Rin­des. En maíz y so­ja to­da­vía se pue­den me­jo­rar los re­sul­ta­dos

Ajus­tar las prác­ti­cas agro­nó­mi­cas re­sul­ta cla­ve pa­ra ex­plo­rar el po­ten­cial ge­né­ti­co

LA NACION - - FN FERTILIZAN­TES - Do­ri­var Ruiz Díaz El au­tor es pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad del Es­ta­do de Kan­sas, en EE.UU.

Cuan­do se ob­ser­van los ren­di­mien­tos de los prin­ci­pa­les cul­ti­vos en el me­dio oes­te de los Es­ta­dos Uni­dos es fac­ti­ble pen­sar que en la Ar­gen­ti­na se es­tá muy le­jos de esa si­tua­ción. Y si bien es cier­to que hay una bre­cha in­men­sa, la cla­ve pa­ra me­jo­rar los rin­des to­dos los años es la mis­ma: el cons­tan­te ajus­te en las prac­ti­cas agro­nó­mi­cas que per­mi­tan ex­plo­rar el po­ten­cial ge­né­ti­co de ca­da ma­te­rial. Las me­jo­res prác­ti­cas de ma­ne­jo ha­cen una ma­yor efi­cien­cia en el uso de los nu­trien­tes y, así, se lo­gran los ob­je­ti­vos.

Las he­rra­mien­tas de diag­nós­ti­co y re­co­men­da­ción no pue­den se­guir una re­ce­ta sino que de­ben ser exa­mi­na­das y re­vi­sa­das en for­ma con­ti­nua, co­mo la cien­cia mis­ma, de ma­ne­ra de lo­grar ren­ta­bi­li­dad y sustentabi­lidad del sis­te­ma en un con­tex­to de ba­ja de pre­cios.

Cuan­do se pien­sa en me­jo­rar la po­ten­cia­li­dad del ren­di­mien­to se

tie­ne que con­si­de­rar que el ajus­te de nu­trien­tes de­be ser in­me­dia­to, de­bi­do a que de otra ma­ne­ra las de­fi­cien­cias nu­tri­cio­na­les pue­den apa­re­cer tem­pra­na­men­te. Así es que los mues­treos de sue­lo se vuel­ven más fre­cuen­tes y las do­sis va­rían más de lo ima­gi­na­do.

Si bien el ni­tró­geno y el fós­fo­ro son los nu­trien­tes a con­si­de­rar por ex­ce­len­cia, el azu­fre y los mi­cro­nu­trien­tes co­mo el zinc, el clo­ro y el hie­rro hoy es­tán ac­tuan­do co­mo li­mi­tan­tes y es ca­da vez ma­yor la fre­cuen­cia de res­pues­ta.

Otro te­ma de in­te­rés ac­tual en los Es­ta­dos Uni­dos es la irrup­ción de los fer­ti­li­zan­tes lí­qui­dos, es­pe­cial­men­te pa­ra maíz, don­de se rea­li­zan apli­ca­cio­nes pa­ra com­ple­tar las do­sis que fue­ron apli­ca­das a la siembra, siem­pre en fun­ción del aná­li­sis de sue­lo y del diag­nós­ti­co del lo­te.

Las apli­ca­cio­nes di­vi­di­das de fer­ti­li­zan­tes tam­bién es­tán ga­nan­do te­rreno por la ma­yor efi­cien­cia en el uso del ni­tró­geno. Se han do­cu­men­ta­do ex­pe­rien­cias de ab­sor­ción de ni­tró­geno en post­flo­ra­ción y mo­vi­li­za­ción a grano.

Siem­pre es ne­ce­sa­rio eva­luar las con­di­cio­nes agro­cli­má­ti­cas y ac­tuar en con­se­cuen­cia. La mi­ne­ra­li­za­ción del ni­tró­geno es un fac­tor in­elu­di­ble, más aún en las lla­nu­ras nor­te­ame­ri­ca­nas, don­de la la­bran­za to­da­vía es una ta­rea fre­cuen­te. En­ton­ces, el desafío que se pre­sen­ta hoy es pre­de­cir más ajus­ta­da­men­te la mi­ne­ra­li­za­ción del ni­tró­geno del sue­lo.

Tec­no­lo­gías dis­po­ni­bles

Si­guien­do la idea de no to­mar re­ce­tas, hoy apa­re­ce un aba­ni­co ca­da vez ma­yor de tec­no­lo­gías dis­po­ni­bles pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des nu­tri­cio­na­les. El uso de fer­ti­li­zan­tes de li­be­ra­ción len­ta, las apli­ca­cio­nes tar­días de ni­tró­geno y los fun­gi­ci­das ga­nan te­rreno.

En cuan­to al fós­fo­ro, en so­ja se re­gis­tra­ron bue­nas res­pues­tas al efec­to re­si­dual del nu­trien­te pro­ve­nien­te de un an­te­ce­sor maíz. En maíz no se en­con­tra­ron gran­des di­fe­ren­cias en apli­ca­cio­nes al vo­leo o en ban­das co­mo arran­ca­dor.

Otro de los te­mas ac­tua­les en Es­ta­dos Uni­dos es la exi­gen­cia por par­te de la so­cie­dad de lo­grar una agri­cul­tu­ra sos­te­ni­ble, así es que en­ton­ces hay un in­te­rés ca­da vez ma­yor en la sa­lud del sue­lo co­mo un fac­tor in­dis­pen­sa­ble pa­ra la pro­duc­ción. Por lo tan­to, se es­tá tra­ba­jan­do ca­da vez con ma­yor én­fa­sis en aná­li­sis quí­mi­cos de la sa­lud del sue­lo que, a su vez, pue­dan pro­por­cio­nar ne­ce­si­da­des de fer­ti­li­za­ción.

Un te­ma que en la Ar­gen­ti­na ya pa­re­ce re­suel­to y en los Es­ta­dos Uni­dos aún no es la im­ple­men­ta­ción de la siembra di­rec­ta co­mo una prác­ti­ca sos­te­ni­ble de con­ser­va­ción del re­cur­so, com­ple­men­tán­do­se con el uso de arran­ca­do­res y fer­ti­li­zan­tes lí­qui­dos que per­mi­tan una apli­ca­ción sen­ci­lla.

Las me­jo­res prác­ti­cas de ma­ne­jo ha­cen una ma­yor efi­cien­cia en el uso de los nu­trien­tes

Die­go Li­ma

La so­ja res­pon­de bien al apor­te de fós­fo­ro

Shut­ters­tock

Cre­ce el uso de fer­ti­li­zan­tes lí­qui­dos en maíz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.