Lego fa­bri­ca­rá sus blo­ques con sis­te­ma brai­lle

LA NACION - - SÁBADO -

NUE­VA YORK(Th eN ew York Ti­mes).– la fun­da­ción lego, fi­nan­cia­da por la com­pa­ñía da­ne­sa de ju­gue­tes que fa­bri­ca di­chos la­dri­llos, anun­ció un nue­vo pro­yec­to que re­uti­li­za­rá co­mo pun­tos de brai­lle las co­no­ci­das pro­tu­be­ran­cias que es­tán so­bre los la­dri­llos. Ade­más, pues­to que los la­dri­llos tam­bién se­rán gra­ba­dos con la le­tra, nú­me­ro o signo de pun­tua­ción co­rres­pon­dien­te, tan­to ni­ños in­vi­den­tes co­mo los que ven bien po­drán ju­gar con ellos. El pro­yec­to, lla­ma­do Lego Brai­lle Bricks (La­dri­llos Lego en Brai­lle), es­tá en su fa­se pi­lo­to y se es­pe­ra que se lan­ce al mer­ca­do en co­la­bo­ra­ción con es­cue­las y aso­cia­cio­nes pa­ra per­so­nas in­vi­den­tes en 2020.

“Cuan­do tie­nen un Lego en sus ma­nos, es al­go in­tui­ti­vo pa­ra ellos –di­jo Dia­na Rin­ge Krogh, quien su­per­vi­sa el pro­yec­to–. Apren­den brai­lle ca­si sin dar­se cuen­ta de que es­tán apren­dien­do. Real­men­te es un mé­to­do de apren­di­za­je lú­di­co”.

Los pro mo­to­res afir­man que el pro­duc­to po­dría trans­for­mar el pro­ce­so de lec­tu­ra pa­ra los ni­ños con de­fi­cien­cias vi­sua­les y ha­ría que la ex­pe­rien­cia del brai­lle sea más in­clu­si­va y se ayu­de a com­ba­tir lo que se ha lla­ma­do “una cri­sis de al­fa­be­ti­za­ción del brai­lle”. A pe­sar de que los es­tu­dios han si­do po­cos, al­gu­nos cálcu­los in­di­can que tan so­lo el diez por cien­to de los ni­ños in­vi­den­tes en Es­ta­dos Uni­dos apren­de a leer brai­lle, a pe­sar de que la lec­tu­ra tác­til es­tá aso­cia­da con me­jo­res re­sul­ta­dos la­bo­ra­les en la edad adul­ta. En 2017, me­nos de la mi­tad de los adul­tos con de­fi­cien­cias vi­sua­les te­nían em­pleo, se­gún un in­for­me so­bre dis­ca­pa­ci­da­des de la Uni­ver­si­dad Cor­nell.

El brai­lle, que an­tes se en­se­ña­ba mu­cho en las es­cue­las pa­ra ni­ños in­vi­den­tes, ha caí­do en desuso a par­tir de los se­ten­ta, cuan­do la ley em­pe­zó a exi­gir a las es­cue­las pú­bli­cas que les die­ran la mis­ma edu­ca­ción a los ni­ños con dis­ca­pa­ci­da­des. Los ni­ños in­vi­den­tes po­dían es­tar en el sa­lón con sus com­pa­ñe­ros vi­den­tes, pe­ro las es­cue­las tra­di­cio­na­les, que fa­vo­re­cían a las per­so­nas no cie­gas y con­ta­ban con po­cos maes­tros dis­po­ni­bles, con fre­cuen­cia pre­sio­na­ban a los ni­ños que aún po­dían ver al­go a de­pen­der de la le­tra im­pre­sa mag­ni­fi­ca­da. Ade­más, una ex­plo­sión de tec­no­lo­gías ac­ce­si­bles, co­mo au­dio­li­bros, apli­ca­cio­nes y lec­to­res de pan­ta­lla, ha for­ta­le­ci­do la de­pen­den­cia en el audio, que los pro­mo­to­res afir­man no pue­de en­se­ñar con efi­ca­cia ha­bi­li­da­des esen­cia­les co­mo la or­to­gra­fía y la gra­má­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.