PI­CAN­TE, DI­VER­TI­DO Y CON MU­CHO ES­TI­LO; ASÍ ES EL NUE­VO MI­NI COO­PER S.

El re­no­va­do MI­NI Coo­per S Look JCW se des­ta­ca no so­lo por su es­té­ti­ca in­con­fun­di­ble, sino por una me­cá­ni­ca po­ten­te y un com­por­ta­mien­to digno de un de­por­ti­vo

LA NACION - - AL VOLANTE - Por Die­go Cú­neo

Pa­ra los aman­tes de los au­tos, los MI­NI Coo­per siem­pre han si­do con­si­de­ra­dos co­mo ob­je­tos de de­seo. Es que no son mu­chos los vehícu­los que pue­dan pre­su­mir de tan­ta per­so­na­li­dad y ca­rác­ter co­mo el mo­de­lo crea­do por Alec Is­si­go­nis en 1959 pa­ra la Bri­tish Mo­tor Cor­po­ra­tion. Si a eso le su­ma­mos que su­bir­se y con­du­cir­los re­sul­ta siem­pre una ex­pe­rien­cia ex­tra­or­di­na­ria, que­dan cla­ras las ra­zo­nes de tan­ta pa­sión.

En mar­zo se lan­zó en nues­tro país un fa­ce­lift de la úl­ti­ma ge­ne­ra­ción –ape­nas la cuar­ta en es­tos 60 años de his­to­ria– con una ga­ma com­ple­ta que in­clu­ye al MI­NI Coo­per S Look JCW (por John Coo­per Works), la ver­sión in­ter­me­dia y que pro­ba­mos. ¿Qué cam­bia res­pec­to de la ge­ne­ra­ción an­te­rior? Fun­da­men­tal­men­te, que cre­ció unos cen­tí­me­tros y que se le hi­cie­ron al­gu­nos cam­bios es­té­ti­cos que apun­ta­ron a los de­ta­lles. En ese sen­ti­do, el más dis­tin­ti­vo (y que es el que per­mi­te iden­ti­fi­car a las uni­da­des de es­ta ge­ne­ra­ción) es que las lu­ces tra­se­ras tie­nen tiras de LED que di­bu­jan la ban­de­ra bri­tá­ni­ca. Y en cuan­to al resty­ling, tam­po­co son de­ma­sia­das las va­rian­tes: los fa­ros de­lan­te­ros nue­vos vie­nen con sis­te­ma Ma­trix Led (adap­ta la in­ten­si­dad de la luz al trán­si­to y el mo­men­to del día) y se han re­di­se­ña­do los lo­gos.

Es­ta ver­sión cuen­ta con un pack de es­té­ti­ca de­por­ti­va ins­pi­ra­da en el más po­ten­te de la ga­ma (el John Coo­per Works de 231 CV, tam­bién dis­po­ni­ble en nues­tro mer­ca­do) y que in­clu­ye un ale­rón am­plio so­bre la lu­ne­ta, llan­tas de alea­ción de 17” en ne­gro bri­llan­te, bu­ta­cas de­por­ti­vas y el em­ble­ma de JCW en el zó­ca­lo.

El in­te­rior mues­tra al­gu­nos cam­bios. A la me­jo­ra sus­tan­cial en cuan­to a ma­te­ria­les y ter­mi­na­cio­nes, su­ma una pan­ta­lla tác­til de 6,5”, nue­vos

ta­pi­za­dos y un vo­lan­te mul­ti­fun­ción re­no­va­do. El equi­pa­mien­to es com­ple­to e in­clu­ye cli­ma­ti­za­dor bi­zo­na, na­ve­ga­dor, co­nec­ti­vi­dad por Blue­tooth y con­trol de ve­lo­ci­dad cru­ce­ro, en­tre otros. El es­pa­cio es ex­ce­len­te pa­ra las dos pla­zas de­lan­te­ras (hay que re­cor­dar que es­ta­mos en un 2+2 es de­cir, dos pla­zas am­plias ade­lan­te y dos bas­tan­te es­cue­tas atrás) y la po­si­ción de ma­ne­jo es muy sen­ci­lla de en­con­trar de­bi­do a que los asien­tos pue­den re­gu­lar­se a vo­lun­tad (son eléc­tri­cos) y el vo­lan­te se ajus­ta en al­tu­ra y pro­fun­di­dad. En tan­to, el baúl es bas­tan­te pe­que­ño: ape­nas 211 L. En se­gu­ri­dad in­clu­ye 6 air­bags, con­trol de es­ta­bi­li­dad y trac­ción, an­cla­jes Iso­fix y de­más.

Ba­jo del ca­pot equi­pa un mo­tor naf­te­ro con turbo 2.0 L que ge­ne­ra 192 CV a 5000 rpm y un tor­que de 28,5 kgm en­tre 1250 y 4600 rpm. Es un im­pul­sor muy pro­ba­do, con­fia­ble y efi­cien­te (el con­su­mo pro­me­dio en mo­do Eco es de 6,5 L/100km) que en es­ta edi­ción 2019 se aso­cia a una nue­va ca­ja au­to­má­ti­ca de 7 ve­lo­ci­da­des y doble em­bra­gue (desa­rro­llo de BMW) de enor­me pre­ci­sión y res­pues­ta in­me­dia­ta y que se her­ma­na a la per­fec­ción con el im­pul­sor pa­ra lo­grar un con­jun­to de­fi­ni­ti­va­men­te ex­cep­cio­nal: por ejem­plo, en mo­do Eco las pri­me­ras mar­chas son cor­tas y a par­tir de la quin­ta bien lar­gas, mien­tras que en Sport y con la trans­mi­sión en ma­nual se es­ti­ran has­ta arri­ba del ta­có­me­tro y van pa­san­do de ma­ne­ra ex­plo­si­va. Al­gu­nos pa­rá­me­tros: ace­le­ra de 0 a 100 km/h en 6,7 s, al­can­za una ve­lo­ci­dad má­xi­ma (de­cla­ra­da por el fa­bri­can­te) de 235 km/h y tie­ne una elas­ti­ci­dad ex­ce­len­te, ya que re­cu­pe­ra de 80 a 120 km/h en 4,2 s.

El MI­NI siem­pre fue un au­to di­ver­ti­do pa­ra con­du­cir, ya sea en ciu­dad, don­de se des­pla­za en­tre el trán­si­to con una agi­li­dad ma­ra­vi­llo­sa (aun­que pue­de re­sul­tar un po­co du­ro de­bi­do a los neu­má­ti­cos run flat de ba­jo per­fil), co­mo en ru­ta o en cir­cui­to, don­de trans­mi­te una sen­sa­ción si­mi­lar a la que se tie­ne cuan­do se ma­ne­ja un kar­ting. Es que es en mo­do Sport cuan­do real­men­te se lu­ce. Pi­can­te y ver­ti­gi­no­so, ya des­de el sonido gra­ve que pro­du­ce el im­pul­sor re­gu­lan­do has­ta las ex­plo­sio­nes que se es­cu­chan cuan­do se rea­li­zan los re­ba­jes, to­do in­vi­ta a exi­gir­lo. Y lo me­jor es que siem­pre res­pon­de con hol­gu­ra y con un com­por­ta­mien­to di­ná­mi­co tí­pi­co de un de­por­ti­vo: se

aga­rra muy bien en las curvas (gra­cias a la ge­ne­ro­sa dis­tan­cia en­tre ejes, la tro­cha bien an­cha y el con­jun­to de sus­pen­sio­nes más bien du­ro que evi­ta ro­li­dos y des­pla­za­mien­tos) mien­tras que en rec­tas se lo no­ta brio­so y por mo­men­tos un tan­to ines­ta­ble (la di­rec­ción al ser tan di­rec­ta res­pon­de de ma­ne­ra ins­tan­tá­nea al mí­ni­mo mo­vi­mien­to, por lo que exi­ge cier­ta fir­me­za).

No hay en nues­tro mer­ca­do mu­chos au­tos que trans­mi­tan las sen­sa­cio­nes si­mi­la­res a las de es­te MI­NI, y aun­que el pre­cio pue­da re­sul­tar un po­co al­to (US$51.200 pa­ra es­ta ver­sión) sin du­da la in­ver­sión va­le la pe­na.

Cau­ti­van­te. En el in­te­rior con­vi­ven ele­men­tos mo­der­nos y clá­si­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.