SIS­TE­MAS QUE SAL­VAN VI­DAS

El Sis­te­ma de Re­ten­ción In­fan­til es un ele­men­to obli­ga­to­rio que de­be es­tar en ca­da vehícu­lo pa­ra el co­rrec­to y se­gu­ro tras­la­do de los ni­ños de has­ta 12 años. Qué se de­be sa­ber pa­ra un uso ade­cua­do

LA NACION - - AL VOLANTE - Por Agus­tín Laf­for­gue |

El uso de las si­llas in­fan­ti­les es fun­da­men­tal pa­ra pre­ser­var a los ni­ños en ca­sos de ac­ci­den­tes; sin em­bar­go, to­da­vía fal­ta crear con­cien­cia y uni­fi­car le­gis­la­cio­nes

To­do lo que se reali­ce en el te­ma de la se­gu­ri­dad vial nun­ca es su­fi­cien­te pa­ra al­can­zar el me­nor ries­go po­si­ble. De he­cho, siem­pre se es­tán in­ves­ti­gan­do y apli­can­do nue­vas me­di­das que ayu­den a mi­ni­mi­zar los ries­gos y con­se­cuen­cias que pue­dan ge­ne­rar los si­nies­tros. En ese ca­mino, en enero de 2018 en nues­tro país en­tró en vi­gen­cia la mo­di­fi­ca­ción a la Ley de Trán­si­to 24.449 la cual es­ta­ble­ce que el uso del Sis­te­ma de Re­ten­ción In­fan­til (SRI) es, des­de en­ton­ces, obli­ga­to­rio has­ta los 12 años in­clu­si­ve en la Ciu­dad Au­tó­no­ma de Bue­nos Ai­res, y has­ta los 10 en Ro­sa­rio y San­ta Fe.

Es­ta re­so­lu­ción, la cual ne­ce­si­ta que ca­da ju­ris­dic­ción se ad­hie­ra pa­ra que sea efec­ti­va, se su­ma a la im­ple­men­ta­da a ni­vel na­cio­nal en 2016 y que es­ta­ble­ce que to­dos los nue­vos mo­de­los de vehícu­los lan­za­dos en la Ar­gen­ti­na a par­tir de

enero de ese año de­ben por­tar an­cla­jes pa­ra las bu­ta­cas in­fan­ti­les.

¿Qué sig­ni­fi­ca es­to? Que to­dos los nue­vos mo­de­los que lle­guen al mer­ca­do (que no es lo mis­mo que los au­tos ce­ro ki­ló­me­tro), de­be­rán es­tar do­ta­dos por cual­quie­ra de los dos sis­te­mas de an­cla­jes au­to­ri­za­dos por la nor­ma­ti­va, que son del ti­po Iso­fix o Latch. Exis­te, a su vez, un ter­cer pun­to de an­cla­je que es lla­ma­do Top Tet­her que ase­gu­ra la par­te su­pe­rior del SRI pa­ra evi­tar el des­pla­za­mien­to ha­cia ade­lan­te en ca­so de im­pac­to.

“La ma­yor can­ti­dad de si­nies­tros con ni­ños ocu­rren den­tro de la zo­na de con­fort, o sea, cer­ca de las ca­sas, en ca­mino a la es­cue­la o cuan­do se regresa de al­gu­na ac­ti­vi­dad fa­mi­liar; cuan­do so­mos pa­dres de fa­mi­lia nos con­fia­mos”, ex­pli­có a La Nacion Axel Dell’olio, ti­tu­lar de la Aso­cia­ción pa­ra la Dis­mi­nu­ción de Si­nies­tros Via­les (Adi­siv) y ge­ren­te de Sa­fety Group.

El amor es una gran fuer­za, una her­mo­sa ener­gía, pe­ro no pue­de con­tra las le­yes de la fí­si­ca: cuan­do un vehícu­lo avan­za, el ni­ño ad­quie­re ener­gía (ci­né­ti­ca); en­ton­ces, si se de­tie­ne de gol­pe quie­nes lo ocu­pan se­gui­rán via­jan­do a esa ve­lo­ci­dad. Y, por ejem­plo, a 60 km/h un ni­ño de 23 ki­los pue­de con­ver­tir­se en un cuer­po de 1000 ki­los. La re­gla pa­ra no ol­vi­dar es la de Al­tu­ra, Pe­so y Edad (APE), que nos per­mi­te ele­gir el SRI in­di­ca­do y sa­ber ha­cia dón­de co­lo­car­lo y cuán­do es mo­men­to de cam­biar­lo.

“El cin­tu­rón de se­gu­ri­dad fue di­se­ña­do pa­ra un adul­to de 145 a 150 cen­tí­me­tros, por eso, pue­de ge­ne­rar le­sio­nes gra­ves en ni­ños de­ba­jo de esa al­tu­ra. En es­tos ca­sos se ha­bla de Efec­to Sub­ma­rino: ante un im­pac­to, cuan­do el cuer­po no es­tá bien su­je­to por el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad pre­sio­na el asien­to ha­cia aba­jo y co­mien­za a des­li­zar­se de­ba­jo de la ban­da ab­do­mi­nal del cin­tu­rón; al­go así co­mo si me­tié­se­mos al­go en una

bol­sa sin fon­do y si­guie­ra de lar­go. Por eso, los chi­cos de has­ta 150 cen­tí­me­tros de­ben ir siem­pre con el SRI co­rres­pon­dien­te bien co­lo­ca­do; en el ca­so de los más gran­des se uti­li­za un Boos­ter que adap­ta el cuer­po del ni­ño al cin­tu­rón de se­gu­ri­dad”, agre­gó Dell’olio quien, ade­más, di­ri­ge Ob­ser­va­to­rios Via­les en lo­ca­li­da­des de seis pro­vin­cias de la Ar­gen­ti­na y lle­va ade­lan­te el pro­gra­ma Ma­más y Ni­ños Se­gu­ros (MYNS) con el res­pal­do de la or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal Safe Kids World­wi­de.

Nú­me­ros que preo­cu­pan

Con es­ta in­for­ma­ción, ¿qué sa­be­mos del cum­pli­mien­to en nues­tro país de es­ta im­por­tan­tí­si­ma me­di­da de se­gu­ri­dad? Es bien co­no­ci­do que los si­nies­tros via­les, ade­más de los efec­tos co­la­te­ra­les que ge­ne­ran, son en el mun­do una de las prin­ci­pa­les cau­sas de muer­tes, es­pe­cial­men­te en­tre ni­ños y ado­les­cen­tes. De acuer­do con un es­tu­dio rea­li­za­do por la Agen­cia Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad Vial (ANSV), du­ran­te 2017 en la Ar­gen­ti­na fa­lle­cie­ron 5420 per­so­nas por si­nies­tros, de los cua­les 324 eran ni­ños de has­ta 14 años, es de­cir, el 5,97%; un por­cen­ta­je al­tí­si­mo.

En esa mis­ma lí­nea, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) se­ña­la que los ni­ños tie­nen ma­yo­res pro­ba­bi­li­da­des que los adul­tos de su­frir con­se­cuen­cias se­ve­ras al mo­men­to de un si­nies­tro vial por­que su ce­re­bro y su crá­neo son más vul­ne­ra­bles al no ha­ber al­can­za­do la ma­du­ra­ción com­ple­ta. A su vez, la ma­yo­ría de los si­nies­tros via­les, así co­mo sus con­se­cuen­cias, pue­den ser evi­ta­bles si se ac­túa co­rrec­ta­men­te con las me­di­das de pre­ven­ción. Es­to quie­re de­cir que si se in­ter­vie­ne so­bre los fac­to­res que in­cre­men­tan la pro­ba­bi­li­dad de ocu­rren­cia de un si­nies­tro que abar­can des­de la con­duc­ta hu­ma­na has­ta las con­di­cio­nes del en­torno, pa­san­do por el es­ta­do del vehícu­lo y el fun­cio­na­mien­to de sus dis­po­si­ti­vos de se­gu­ri­dad, los ries­gos y con­se­cuen­cias dis­mi­nu­yen. En es­te sen­ti­do, los com­por­ta­mien­tos via­les que in­vo­lu­cran a los me­no­res, co­mo pue­den ser el no uso de ele­men­tos de se­gu­ri­dad vial in­fan­til o uti­li­zar­los de ma­ne­ra in­co­rrec­ta, tie­nen una re­la­ción di­rec­ta en los re­sul­ta­dos fi­na­les de mor­bi­mor­ta­li­dad in­fan­til.

En es­ta lí­nea, el Ob­ser­va­to­rio de Se­gu­ri­dad Vial, que es el or­ga­nis­mo per­te­ne­cien­te a la ANSV, y que se en­car­ga de in­ves­ti­gar, eva­luar y con­cluir en re­la­ción con los ac­tos y he­chos vin­cu­la­dos con el en­tra­ma­do vial, su en­torno, es­truc­tu­ra y los usua­rios de las vías pú­bli­cas, efec­tuó un es­tu­dio que arro­jó que 7 de ca­da 10 me­no­res de edad via­jan sin los ele­men­tos de se­gu­ri­dad apro­pia­dos o és­tos es­tán mal uti­li­za­dos. Los nú­me­ros que arro­ja esa in­ves­ti­ga­ción son preo­cu­pan­tes: só­lo el 46,4% de los ocu­pan­tes de has­ta 4 años que via­jan en vehícu­los de cua­tro rue­das se en­cuen­tran co­rrec­ta­men­te pro­te­gi­dos me­dian­te el uso de la SRI en po­si­ción tra­se­ra; ape­nas el 17,6% de los ocu­pan­tes de en­tre 5 y 10 años uti­li­zan el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad en po­si­ción tra­se­ra; y só­lo el 31,3% de los ni­ños in­clui­dos en el seg­men­to de 11 a 17 años uti­li­za el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad.

El ni­vel de des­pro­tec­ción evi­den­cia­do re­sul­ta su­ma­men­te preo­cu­pan­te si se con­si­de­ra que el uso co­rrec­to de los sis­te­mas de re­ten­ción in­fan­til re­du­ce las de­fun­cio­nes de los ni­ños y lac­tan­tes en­tre 50% y 70%. Siem­pre hay que te­ner pre­sen­te que las con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad vial de los ni­ños de­pen­den di­rec­ta­men­te de las prác­ti­cas que lle­van ade­lan­te los adul­tos a car­go del tras­la­do de me­no­res. Es de ellos (no­so­tros), la res­pon­sa­bi­li­dad de cui­dar a los chi­cos.

Shut­ters­tock

Shut­ters­tock

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.