ELLAS TAM­BIÉN SE SUBEN A LOS CA­MIO­NES

Volks­wa­gen or­ga­ni­zó una jor­na­da pa­ra fo­men­tar la igual­dad y di­ver­si­dad la­bo­ral

LA NACION - - AL VOLANTE - Por Pa­tri­cia Osu­na Gutiérrez |

Volks­wa­gen Ca­mio­nes y Bu­ses reali­zó en el Cen­tro de Ca­pa­ci­ta­ción de la Fa­deeac, en Es­co­bar, una jor­na­da pa­ra fo­men­tar la igual­dad y di­ver­si­dad la­bo­ral. Así, des­de las his­to­rias de dos con­duc­to­ras pro­fe­sio­na­les, Nor­ma Arrúa y Su­sa­na Gar­cía, es po­si­ble co­no­cer más so­bre la ac­tua­li­dad de las trans­por­tis­tas mu­je­res.

Nor­ma tie­ne 50 años, es­tá casada, tie­ne una hi­ja y es la úni­ca de su fa­mi­lia en es­ta pro­fe­sión. Em­pe­zó a con­du­cir ha­ce 7 años y ac­tual­men­te rea­li­za trans­por­te in­ter­ur­bano pa­ra la fir­ma Trans­tony en el re­par­to de au­to­par­tes. “Arran­qué de ca­ra du­ra, pa­sé de ser una ama de ca­sa a su­bir­me a un ca­mión y fue la me­jor de­ci­sión que to­mé en mi vi­da:

nun­ca me ba­ja­ría del ca­mión. Ahí te­nés esa sen­sa­ción úni­ca de li­ber­tad”, di­ce. Y agre­ga: “Mi día em­pie­za a las 4, sal­go ha­cia Bue­nos Ai­res su­mo ki­ló­me­tros en la ciu­dad y no me can­sa, siem­pre ma­ne­jo con ga­nas y al lle­gar a ca­sa, re­vi­so la ta­rea de mi hi­ja y ha­go las co­sas de to­dos los días”.

Su­sa­na tie­ne 63 años, es­tá casada con un trans­por­tis­ta, es ma­dre de tres hi­jos y abue­la de cua­tro nie­tos. Co­men­ta que siem­pre amó los ca­mio­nes, que a los 20 años se subió por pri­me­ra vez a uno y que de­ci­dió que ten­dría el su­yo. Mo­dis­ta de al­ta cos­tu­ra, ges­to­ra, pe­ri­to cla­si­fi­ca­dor de cereales, en 2008 com­pró su primer ca­mión, un Fiat 619 mo­de­lo 78, lue­go tu­vo un Mer­ce­des-benz 1114 mo­de­lo 80 y hoy trans­por­ta cereales ha­cia los puer­tos en un Volks­wa­gen 15.130. “Un día, un cho­fer di­jo que no po­día ha­cer la en­tre­ga. Char­lé con mi ma­ri­do so­bre re­em­pla­zar­lo. Yo te­nía mis pa­pe­les en re­gla y él me ani­mó a ha­cer­lo. Des­de en­ton­ces no me ba­jé más; el ca­mión es mi se­gun­da ca­sa, mi vo­ca­ción”.

Ca­da día, Su­sa­na sa­le a la ru­ta a las 3 y re­co­rre unos 300 km: “En el puer­to, y por te­mas sa­ni­ta­rios, po­dés tar­dar has­ta cua­tro días, por­que si la mer­ca­de­ría no es­tá en con­di­cio­nes, no la des­car­gan”.

Am­bas co­men­tan que en su tra­ba­jo nun­ca han si­do dis­cri­mi­na­das por sus com­pa­ñe­ros va­ro­nes: “Son pa­res nues­tros, co­le­gas de tra­ba­jo; y las ve­ces que nos to­có pe­dir una mano, siem­pre nos la die­ron”, cuen­tan. Y agre­gan que, en cam­bio, en al­gu­nos lu­ga­res de car­ga o des­car­ga de­ben acla­rar que son las cho­fe­res pa­ra que las de­jen se­guir. “No que­re­mos ser ni más ni me­nos que nues­tros co­le­gas y pe­di­mos igual­dad. To­dos tra­ba­mos y te­ne­mos las mis­mas ne­ce­si­da­des, co­mo los ba­ños”, apor­tó Nor­ma. Y Su­sa­na afir­mó: “Hay co­sas ob­vias que no po­de­mos ha­cer por una cues­tión de fuer­za fí­si­ca, pe­ro las de­más las so­lu­cio­na­mos con op­cio­nes crea­ti­vas”.

Fi­nal­men­te, las pro­fe­sio­na­les del vo­lan­te sa­ben que cum­plir, lle­gar a des­tino bien y a ho­ra­rio y ser res­pon­sa­ble con la car­ga es la va­ra pa­ra to­dos, por eso, ca­da jor­na­da vuel­ven a ser re­que­ri­das pa­ra es­te tra­ba­jo.

apa­sio­na­da. Su­sa­na al vo­lan­te de lo que con­si­de­ra su “se­gun­da ca­sa”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.