La iden­ti­dad de un ar­tis­ta ex­pre­sa­da en una can­ción

LA NACION - - ESPECTÁCUL­OS - Adrián Iaies El au­tor es mú­si­co de jazz y di­rec­tor ar­tís­ti­co del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal Bue­nos Ai­res Jazz

Hay dos as­pec­tos des­de los cua­les eva­luar lo que se co­no­ce co­mo “jazz stan­dards”. Uno re­fie­re a la fa­mi­lia que in­te­gra en tan­to can­ción po­pu­lar. Des­de ese pun­to de vis­ta, “Emily” ha­bla tan­to de Johnny Man­del, su crea­dor, co­mo de, por ejem­plo, Bill Evans que fue uno de sus más fre­cuen­tes in­tér­pre­tes, del mis­mo mo­do en que “Sur” nos cuen­ta tan­to acer­ca de la vi­da de Troi­lo y Man­zi co­mo de la de Ri­ve­ro o Go­ye­ne­che.

Co­mo cual­quier can­ción, un stan­dard es una en­ti­dad for­mal­men­te muy sim­ple, usual­men­te no más de 32 com­pa­ses aun­que a ve­ces so­lo tie­nen 12 –si es un blues–, o 16. Sue­len te­ner dos par­tes y pue­den te­ner una in­tro­duc­ción y even­tual­men­te una co­da. Y esa sim­ple­za ope­ra a fa­vor de su po­ten­cia y su ge­ne­ro­si­dad: esa for­ma es tan abier­ta que los lí­mi­tes so­lo de­pen­den de la ima­gi­na­ción, el ta­len­to y el buen gus­to de quien los in­ter­pre­ta. El se­gun­do as­pec­to ha­ce a su es­pe­ci­fi­ci­dad. Aun­que se los en­glo­ba y agru­pa in­dis­cri­mi­na­da­men­te en la mis­ma ca­te­go­ría, es muy di­fe­ren­te un jazz stan­dard

que na­ció co­mo mú­si­ca y le­tra de una pe­lí­cu­la o de una obra de tea­tro de Broad­way, que una com­po­si­ción que pro­vie­ne de la plu­ma de un mú­si­co de jazz, usual­men­te ins­tru­men­tal y que lue­go es plau­si­ble de te­ner una le­tra.

Den­tro del primer gru­po, to­da la mú­si­ca de Co­le Por­ter, de Gersh­win, Rod­gers & Hart o tan­tos otros. Pa­ra el se­gun­do ca­so, el primer ejem­plo que viene a mi men­te es el de Car­men Mcrae ha­cien­do la mú­si­ca de Monk o Jo­ni Mit­chell ha­cien­do Min­gus. O, mu­cho más cer­ca nues­tro, Ju­lia Mos­car­di­ni ha­cien­do una gran ver­sión del clá­si­co de Benny Gol­son “Sta­ble­ma­tes”.

En cual­quier ca­so, pro­ven­gan de don­de pro­ven­gan, ten­gan le­tra o sean ins­tru­men­ta­les, la vi­gen­cia de los stan­dards tie­ne que ver con que son y se­gui­rán sien­do una gran pla­ta­for­ma a par­tir de la cual un ar­tis­ta pue­de mos­trar su iden­ti­dad. El otro mo­ti­vo es la vi­ta­li­dad con que ese re­per­to­rio se en­gro­sa día a día. Brad Mehl­dau to­ca con la mis­ma cer­te­za las com­po­si­cio­nes de Je­ro­me Kern, Ra­diohead o su pro­pia mú­si­ca.

Si Bill Evans no hu­bie­se com­pues­to ni un so­lo te­ma, su in­fluen­cia e im­por­tan­cia en la his­to­ria del jazz no se­ría ni un cen­ta­vo me­nor a la que tu­vo, gra­cias a que “ha­bló con su pro­pia voz” a par­tir de un cor­pus de mú­si­ca que no es­cri­bió él y, aun así, con eso mo­di­fi­có el desa­rro­llo del piano en el jazz mo­derno. Al­go si­mi­lar pue­do de­cir de Stan Getz, Os­car Pe­ter­son, Dex­ter Gor­don o in­clu­so de con­su­ma­dos com­po­si­to­res co­mo Paul Bley o Char­lie Ha­den.

Chano Dominguez, Da­ni­lo Pé­rez o Jerry Gon­zá­lez, por so­lo nom­brar ar­tis­tas fue­ra de USA, han pin­ta­do ca­da uno de ellos su pro­pia al­dea gra­cias a Monk.

Vol­vien­do al prin­ci­pio, pa­ra re­don­dear y sa­lien­do de lo es­pe­cí­fi­ca­men­te jaz­zís­ti­co, Mer­ce­des So­sa o Li­lia­na He­rre­ro son per­fec­tos ejem­plos de ese doble jue­go: las gran­des can­cio­nes las han po­ten­cia­do co­mo in­tér­pre­tes y ellas de­vol­vie­ron ese re­ga­lo ha­cien­do aún más gran­des a esas can­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.