Do­cu­men­tal sin na­da va­lio­so que apor­tar

LA NACION - - ESPECTÁCUL­OS - Her­nán Fe­rrei­rós

(es­ta­dos uni­dos/2019). crea­dor: Tho­mas Bens­ki. di­rec­ción: Ch­ris Smith. dis­po­ni­ble en: Net­flix.

En los úl­ti­mos años, un sec­tor del pú­bli­co desa­rro­lló una ob­se­sión por el gé­ne­ro de true cri­me. Si bien exis­te des­de ha­ce dé­ca­das, con pro­gra­mas co­mo Ame­ri­ca’s Most Wan­ted (que se ca­rac­te­ri­za­ba por in­só­li­tas re­cons­truc­cio­nes de los crí­me­nes de fu­gi­ti­vos de la Jus­ti­cia), aca­so el éxi­to del pod­cast Se­rial, en 2014, ha­ya ini­cia­do una re­con­ver­sión del ru­bro ha­cia re­la­tos más só­li­dos, tan im­pre­vi­si­bles co­mo un buen po­li­cial, pe­ro re­cons­trui­dos con gran ri­gor pe­rio­dís­ti­co, que con­quis­ta­ron a una nue­va au­dien­cia, po­si­ble­men­te fas­ci­na­da tan­to por el mor­bo que pro­vo­ca el cri­men real co­mo por la po­si­bi­li­dad de ju­gar al de­tec­ti­ve. Muy bue­nos pro­gra­mas co­mo Ma­king a Mur­de­rer o The Jinx con­so­li­da­ron al gé­ne­ro y dis­pa­ra­ron una ava­lan­cha de ex­po­nen­tes si­mi­la­res. Pa­ra no crear un sus­pen­so in­ne­ce­sa­rio, se pue­de ade­lan­tar que La desapa­ri

ción de Ma­de­lei­ne Mc­cann no tie­ne nin­gu­na de esas ca­rac­te­rís­ti­cas. Se sa­be que tu­vo pro­ble­mas des­de su ori­gen: Net­flix es­tu­vo a pun­to de can­ce­lar­lo y lue­go, de re­du­cir­lo a una so­la emi­sión de una ho­ra; fi­nal­men­te, lle­gó a la pan­ta­lla co­mo una se­rie de ocho ca­pí­tu­los. Si el re­la­to de una in­ves­ti­ga­ción pue­de pa­sar de una ho­ra a ocho sin que ha­yan tras­cen­di­do des­cu­bri­mien­tos que jus­ti­fi­quen esa bru­tal in­fla­ma­ción, en­ton­ces se de­be con­cluir que pro­ba­ble­men­te le so­bren sie­te ho­ras. La ver­dad es que en es­te ca­so so­bra to­da­vía más.

Pe­ro el ma­yor pro­ble­ma no es tan­to lo que so­bra co­mo lo que fal­ta. La des­apa­ri­ción más im­pac­tan­te de es­ta se­rie do­cu­men­tal no es la de Ma­de­lei­ne –que ya es bien co­no­ci­da–, sino la de sus pa­dres, que fue­ron los prin­ci­pa­les im­pul­so­res de la bús­que­da y lue­go los prin­ci­pa­les sos­pe­cho­sos. Los Mc­cann se ne­ga­ron a ser par­te de un pro­yec­to que lle­va­ría su pes­qui­sa a una au­dien­cia po­ten­cial de 150 mi­llo­nes de per­so­nas. Otra pé­si­ma se­ñal. Sin los pro­ta­go­nis­tas, lo que que­da es un des­fi­le de ve­ci­nos, ami­gos, pe­rio­dis­tas o in­ves­ti­ga­do­res que aban­do­na­ron el ca­so ha­ce años, es de­cir, ca­si cual­quie­ra que se pres­ta­ra a sa­lir ante una cá­ma­ra. Pa­ra ca­rac­te­ri­zar la com­ple­ji­dad de la in­ves­ti­ga­ción, uno de los en­tre­vis­ta­dos di­ce: “No tie­nen pis­tas, no tie­nen tes­ti­gos, no hay na­da”. Bien po­dría es­tar ha­blan­do de es­te do­cu­men­tal.

Con­si­de­ran­do las li­mi­ta­cio­nes y más allá del mis­te­rio prin­ci­pal (que a es­ta al­tu­ra es por qué Net­flix dio luz ver­de a es­to), la se­rie bien po­dría ha­ber si­do una re­fle­xión so­bre su pro­pio gé­ne­ro pre­sen­tan­do to­das las teo­rías de­li­ran­tes que ge­ne­ra la me­dia­ti­za­ción de un ca­so po­li­cial. Pe­ro al no lle­gar a dar la vuel­ta so­bre sus pro­pias fa­len­cias so­lo se tra­ta del in­ten­to bur­do (e in­mo­ral, da­do que in­vo­lu­cra la pro­ba­ble muer­te de una ni­ña) de ca­pi­ta­li­zar el in­te­rés por los crí­me­nes ver­da­de­ros con un ca­so que to­dos re­cuer­dan, pe­ro so­bre el que na­die tie­ne na­da nue­vo que de­cir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.