So­bre el cie­rre de la com­pe­ten­cia, se lu­cie­ron los films de Be­lloc­chio y Su­lei­man

To­dos los pro­nós­ti­cos pa­ra la Pal­ma de Oro, que se en­tre­ga­rá ma­ña­na; bri­lla­ron Il tra­di­to­re, so­bre la vi­da so­cio­po­lí­ti­ca ita­lia­na, ade­más de It Must Be Hea­ven, una tra­gi­co­me­dia so­bre la vio­len­cia

LA NACION - - ESPECTÁCUL­OS - Die­go Batlle

CANNES.– Con dos no­ta­bles películas co­mo del ita­liano Mar­co Be­lloc­chio, ade­más de

de Elia Su­lei­man, ce­rró la com­pe­ten­cia ofi­cial de la 72ª edi­ción del Fes­ti­val de Cannes, que hoy co­no­ce­rá Be In­ter­mez­zo, Hea­ven, Il tra­di­to­re, Mek­toub, My It (Sy­bil, Must Lo­ve: a los ga­na­do­res de la Pal­ma de Oro y del res­to de los pre­mios. En el tra­mo fi­nal tam­bién se ex­hi­bie­ron dos re­pre­sen­tan­tes fran­ce­sas de Jus­ti­ne Triet, y

de Ab­de­lla­tif Ke­chi­che), que no des­per­ta­ron de­ma­sia­do en­tu­sias­mo.

De to­das ma­ne­ras, fue una muy bue­na la co­se­cha de es­te año con por lo me­nos la mi­tad de los 21 tí­tu­los en com­pe­ten­cia con­si­guien­do una apro­ba­ción ca­si uná­ni­me por par­te de los acre­di­ta­dos. El jurado pre­si­di­do por el di­rec­tor me­xi­cano Ale­jan­dro Gon­zá­lez Iñá­rri­tu de­be­rá ele­gir en­tre va­rios fa­vo­ri­tos: el que más sue­na es Pe­dro Al­mo­dó­var (por el ex­ce­len­te ni­vel de la muy per­so­nal

pe­ro tam­bién por su tra­yec­to­ria y el he­cho de que nun­ca ga­nó la Pal­ma de Oro), aun­que tam­bién Do­lor go­me­ra, y glo­ria, Pa­ra­si­te; La han des­lum­bra­do el co­reano Bong Joon-ho con el ru­mano Cor­ne­liu Po­rum­boiu con y Quen­tin Ta­ran­tino con

Ha­bía una vez... en Holly­wood, que bien po­dría que­dar­se con al­guno de los pre­mios más im­por­tan­tes (el de me­jor ac­tor com­par­ti­do por Brad Pitt y Leo­nar­do Dica­prio se­ría un gol­pe maes­tro del mar­ke­ting).

Por el la­do del ci­ne fran­cés, que siem­pre re­ci­be al­gún pre­mio co­mo país an­fi­trión, pe­ro es­te año tu­vo una par­ti­ci­pa­ción bas­tan­te de­cep­cio­nan­te, la más elo­gia­da fue de la jeu­ne fille en feu, his­to­ria Por­trait de épo­ca de Cé­li­ne Sciam­ma, mien­tras que tam­po­co ha­bría que des­car­tar del pal­ma­rés a A Hid­den Li­fe, épi­ca an­ti­bé­li­ca del es­ta­dou­ni­den­se Te­rren­ce Ma­lick am­bien­ta­da en Aus­tria y Ale­ma­nia du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Con Il tra­di­to­re, Mar­co Be­lloc­chio con­si­gue otra po­de­ro­sa pe­lí­cu­la a par­tir de he­chos y per­so­na­jes reales de la vi­da so­cio­po­lí­ti­ca ita­lia­na. Tras

Buon­giorno, not­te, so­bre el se­cues­tro de Al­do Mo­ro por par­te de las Bri­ga­das Ro­jas, y Vin­ce­re, so­bre la aman­te se­cre­ta de Be­ni­to Mus­so­li­ni, aho­ra re­cons­tru­ye la his­to­ria de Tom­ma­so Bus­cet­ta y el de­rrum­be de la Co­sa Nos­tra con ba­se en Palermo.

En Il tra­di­to­re, su pe­lí­cu­la más am­bi­cio­sa en por lo me­nos la úl­ti­ma dé­ca­da (y, a ni­vel pre­su­pues­ta­rio, de to­da su ca­rre­ra), Be­lloc­chio na­rra 20 años en la vi­da de Bus­cet­ta, uno de los pri­me­ros ma­fio­sos si­ci­lia­nos que in­gre­só co­mo pen­ti­to (in­for­man­te) del pro­gra­ma de pro­tec­ción de tes­ti­gos que de­ri­va­ron en jui­cios (el más

fa­mo­so el que im­pul­só el ma­gis­tra­do Gio­van­ni Fal­co­ne) que lle­va­ron a la cár­cel a 366 in­te­gran­tes de la Co­sa Nos­tra y tu­vie­ron im­pli­can­cias po­lí­ti­cas que al­can­za­ron, en­tre otros, al to­do­po­de­ro­so Giu­lio An­dreot­ti. Be­lloc­chio em­pa­ti­za con “el trai­dor”, pe­ro no lo juz­ga, no lo con­vier­te en hé­roe ni tam­po­co en víc­ti­ma, sino que le otor­ga un al­to gra­do de con­cien­cia res­pec­to de su ac­cio­nar y sus efec­tos.

Epi­ca, ope­rís­ti­ca, ita­lia­na (si­ci­lia­na) has­ta la mé­du­la, Il tra­di­to­re ex­po­ne un ca­pí­tu­lo im­por­tan­te de la his­to­ria de su país sin con­ce­sio­nes, sin con­tem­pla­cio­nes y, al mis­mo tiem­po, in­cur­sio­nan­do en el th­ri­ller ju­di­cial, en el me­lo­dra­ma fa­mi­liar y en el ci­ne de ac­ción con ab­so­lu­ta na­tu­ra­li­dad, so­li­dez y con un cla­si­cis­mo na­rra­ti­vo que se dis­fru­ta y agra­de­ce.

Otro que bri­lló fue el pa­les­tino Elia Su­lei­man, al que los ci­né­fi­los ar­gen­ti­nos co­no­cen por Cró­ni­ca de una des­apa­ri­ción, In­ter­ven­ción di­vi­na y El tiem­po que que­da. Es­te dis­cí­pu­lo de Bus­ter Kea­ton y Jac­ques Tati a la ho­ra de tra­ba­jar el hu­mor, pe­ro tam­bién due­ño de una aci­dez úni­ca co­mo des­pia­da­do re­tra­tis­ta de la reali­dad so­cio­po­lí­ti­ca en Me­dio Orien­te, ofre­ce en It Must Be Hea­ven una mi­ra­da tra­gi­có­mi­ca so­bre la vio­len­cia, la in­com­pren­sión, las con­tra­dic­cio­nes, los con­tra­sen­ti­dos y las pa­ra­do­jas en su tie­rra y en otros lu­ga­res del planeta (trans­cu­rre no so­lo en su ciu­dad de Na­za­reth, sino tam­bién en Pa­rís y en Nue­va York). “En mis películas an­te­rio­res tra­té de pre­sen­tar a Pa­les­ti­na co­mo un mi­cro­cos­mos den­tro del mun­do; En

It Must Be Hea­ven, por el con­tra­rio, in­ten­té mos­trar al mun­do co­mo si fue­se el mi­cro­cos­mos de Pa­les­ti­na”, ex­pli­có.

Su­lei­man es­tá ca­si siem­pre en pan­ta­lla, pe­ro prác­ti­ca­men­te no ha­bla (so­lo le di­ce “Soy pa­les­tino” a un ta­xis­ta neo­yor­quino). Se li­mi­ta a ob­ser­var (atri­bu­la­do, sor­pren­di­do) las si­tua­cio­nes que ocu­rren a su al­re­de­dor (do­mi­na­das por la vio­len­cia ca­lle­je­ra, la re­pre­sión po­li­cial, el con­trol ex­ce­si­vo so­bre el ciu­da­dano, el ac­cio­nar de la bu­ro­cra­cia e in­clu­so los as­pec­tos más de­sola­do­res de la in­dus­tria del ci­ne in­ter­na­cio­nal con el ne­go­cio de las co­pro­duc­cio­nes) y que lue­go él –ya en su fa­ce­ta de guio­nis­ta y di­rec­tor– tra­ba­ja con ese hu­mor ab­sur­do y asor­di­na­do que son su mar­ca de fá­bri­ca, su inimi­ta­ble se­llo per­so­nal.

Fotos afp

It Must Be Hea­ven, del pa­les­tino Elia Su­lei­man

Mar­co Be­lloc­chio con el ac­tor Pier­fran­ces­co Fa­vino

Il tra­di­to­re, de Mar­co Be­lloc­chio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.