El ac­ti­vis­mo am­bien­tal co­mien­za en ca­sa

Los pro­duc­tos sus­ten­ta­bles ga­nan te­rreno en la ru­ti­na del cui­da­do per­so­nal

LA NACION - - SÁBADO - Vicky Guaz­zo­ne Di Pas­sa­lac­qua

Un pa­ñal des­car­ta­ble tar­da 500 años en de­gra­dar­se. Y un be­bé uti­li­za­rá unos 6000 a lo lar­go de sus tres pri­me­ros años de vi­da. Cuan­do Mer­ce­des Mon­se­rrat co­no­ció es­te da­to, su de­ci­sión fue in­me­dia­ta: que­ría pro­bar los pa­ña­les de te­la con su be­bi­to Hi­la­rio. Le bas­ta­ron al­gu­nos me­ses pa­ra to­mar­le la mano, sa­car­se los mie­dos y de­ci­dir pa­sar del “mi­tad y mi­tad” que se pro­pu­so en sus ini­cios al uso de cien por cien­to te­la. Hoy es­tá tan con­ven­ci­da del pro­ce­so que has­ta abrió la cuen­ta @ ma­ma­sus­ten­ta­ble, des­de la que con­cien­ti­za e in­for­ma a otros pa­dres y ofre­ce char­las pa­ra en­se­ñar el buen uso. Cuan­do re­cu­pe­ró su ci­clo, ade­más, ella mis­ma desechó las toa­lli­tas des­car­ta­bles pa­ra pa­sar a las de te­la y a la co­pa mens­trual.

Co­mo Mer­ce­des, son mu­chos los que es­tán co­men­zan­do a adop­tar há­bi­tos sus­ten­ta­bles en sus ru­ti­nas de cui­da­do per­so­nal. En pos de re­du­cir desechos, cui­dar la sa­lud y tam­bién aho­rrar, las va­rian­tes de con­fec­ción eco­ló­gi­ca y li­bres de plás­ti­co y tó­xi­cos van des­de los ya men­cio­na­dos pa­ña­les y toa­lli­tas de te­la y la co­pa mens­trual has­ta cham­pú só­li­do, ja­bón ar­te­sa­nal y pro­duc­tos de lim­pie­za he­chos en ca­sa. En uno de los ru­bros en los que más re­si­duos y con­ta­mi­na­ción se ge­ne­ran, el ac­ti­vis­mo eco­ló­gi­co es­tá pi­san­do ca­da vez más fuer­te, lle­van­do a ele­gir pro­duc­tos de em­pren­de­do­res sus­ten­ta­bles que prio­ri­zan el cui­da­do de los re­cur­sos na­tu­ra­les y el co­mer­cio jus­to.

En es­te ca­mino, tal vez una de las ma­yo­res luchas sea con­tra los pre­jui­cios. Son mu­chos los que ven es­tas co­mo ini­cia­ti­vas loa­bles pe­ro po­co prác­ti­cas o en­go­rro­sas, co­mo es el ca­so de los pa­ña­les de te­la. “Se sue­le te­ner la idea de que vas a usar los de nues­tras abue­las o ma­dres, y la reali­dad es que hoy hay al­go to­tal­men­te dis­tin­to. Des­de el sis­te­ma de cie­rre (bo­to­nes snap) has­ta los ti­pos de te­las y es­tam­pa­dos. Por den­tro son de al­go­dón y por fue­ra PUL, que es im­permea­ble y a la vez per­mi­te que la piel res­pi­re”, des­cri­be Lu­ciano An­dú­jar, que los pro­bó con su se­gun­do hi­jo, Ca­mi­lo. “Es so­lo cues­tión de ge­ne­rar­se una ru­ti­na. El cam­bio de­be ha­cer­se ca­da tres o cua­tro ho­ras, por­que, al igual que los des­car­ta­bles, tie­nen un lí­mi­te de ab­sor­ción, y de­ben ar­mar­se ci­clos de la­va­do pa­ra te­ner siem­pre al­guno dis­po­ni­ble”, ex­pli­ca. Ade­más, es­ta ver­sión per­mi­te he­re­dar­se en vez de con­ti­nuar ex­pan­dien­do la pro­duc­ción. Pa­ra Ana Ma­ría Mé­di­ci y Pao­la Schoen­feld, ma­dres y ami­gas de­trás de la cuen­ta @ma. mas. ar­qui­tec­tas, es­ta fue una ra­zón de pe­so. “Pa­sa­mos de que nos di­je­ran que es­tá­ba­mos lo­cas a con­ta­giar gen­te a que se su­me al ‘pa­ña­leo’. Pao­la ya tie­ne una hi­ja más (sus me­lli­zos ini­cia­les y sus mu­chos pa­ña­les fue­ron una de las gran­des mo­ti­va­cio­nes), y ella los usa des­de el primer mo­men­to, por­que si bien tie­nen un cos­to ini­cial, sir­ven pa­ra siem­pre y pue­den uti­li­zar­se más de un ci­clo. In­clu­so tie­nen un for­ma­to pa­ra ir ‘cre­cien­do’ se­gún lo ha­ce el be­bé”, cuen­ta Ana Ma­ría.

La co­pa mens­trual es otro ele­men­to al que ro­dean bas­tan­tes pre­jui­cios, pe­ro que a po­co a po­co va con­quis­tan­do más mu­je­res. “Des­pués de los pri­me­ros dos ci­clos ya sa­bía có­mo ubi­car­la bien, y me ter­mi­nó re­sul­tan­do mu­cho más có­mo­da que las op­cio­nes tra­di­cio­na­les”, re­la­ta Ce­les­te Ma­ra­tea, cu­yo primer pa­so fue­ron los pro­tec­to­res dia­rios de te­la. “Me ha­cía rui­do que mi hi­jo usa­ra pa­ña­les de te­la y yo, apó­si­tos des­car­ta­bles. Qui­se ser cohe­ren­te y bus­car una op­ción co­mo la que ha­bía­mos en­con­tra­do pa­ra él”, ex­pli­ca. “Las toa­lli­tas y tam­po­nes ge­ne­ran li­te­ral­men­te ki­los de re­si­duos en un año de uso de una so­la mu­jer”, apun­ta Con­nie Is­la, re­co­no­ci­da in­fluen­cer (@cois­la) y ac­ti­vis­ta ve­ga­na que tam­bién uti­li­za la co­pa mens­trual, cu­ya bús­que­da per­so­nal de pro­duc­tos eco­ló­gi­cos pa­ra la hi­gie­ne na­ció con es­pe­cial fuer­za ha­ce un año y me­dio, cuan­do eli­gió es­ta co­rrien­te ali­men­ta­ria. “Por eso, to­do lo que com­pro no fue tes­tea­do en ani­ma­les, tie­ne in­gre­dien­tes ve­ga­nos y fue he­cho por em­pren­de­do­res lo­ca­les e in­de­pen­dien­tes. Creo que lo pri­me­ro y más pro­duc­ti­vo que se pue­de ha­cer por la eco­lo­gía es ha­cer­se ve­gano”, apun­ta. Así, tam­bién usa ja­bón ve­ge­tal, cham­pú y acondicion­ador só­li­do, de­so­do­ran­te y pas­ta de dien­tes que rea­li­za ella mis­ma, ce­pi­llo de dien­tes de bam­bú y cre­mas en fras­cos de vi­drio re­uti­li­za­bles. “Na­da de lo que uti­li­zo viene en plás­ti­co y to­do tie­ne po­cos in­gre­dien­tes y muy na­tu­ra­les”, sin­te­ti­za.

Re­be­lar­se y ser ejem­plo

Otra ra­zón de­trás de es­tas prác­ti­cas es po­lí­ti­ca, y tie­ne que ver con re­be­lar­se fren­te al mer­ca­do y al sis­te­ma que ge­ne­ró la con­ta­mi­na­ción en primer lu­gar. “La res­pon­sa­bi­li­dad de la ca­tás­tro­fe am­bien­tal es de las gran­des em­pre­sas y el mo­de­lo pro­duc­ti­vo, no de los con­su­mi­do­res. Pe­ro em­pe­cé a uti­li­zar es­tos pro­duc­tos por­que en­con­tré mo­vi­mien­tos de iden­ti­dad co­lec­ti­va. Gen­te ac­ti­van­do pro­yec­tos a los que me pa­re­ce bueno con­tri­buir. Co­mo par­te de una cla­se con ac­ce­so a la in­for­ma­ción y po­si­bi­li­dad de ele­gir los con­su­mos, creo que es un ac­to res­pon­sa­ble y acor­de con mi cons­truc­ción mo­ral”, ra­zo­na Agos­ti­na Mi­leo, co­mu­ni­ca­do­ra cien­tí­fi­ca au­to­ra de Que la cien­cia te acom­pa­ñe.

Ella lle­va es­ta idea a dis­tin­tos ar­tícu­los de hi­gie­ne, tan­to per­so­nal co­mo de la ca­sa, y así has­ta fa­bri­ca sus pro­pios lim­pia­do­res mul­ti­uso, per­fu­me pa­ra te­las, crema pa­ra el cuer­po, pas­ta de dien­tes y de­sin­fec­tan­te.

Fa­cun­do Ber­tra­nou, au­tor del li­bro Green­vi­vant y en­tre­pre­neur del mun­do sa­lu­da­ble con el si­tio ho­mó­ni­mo, se re­mi­te a su pro­fe­sión ini­cial de di­se­ña­dor grá­fi­co co­mo el pun­ta­pié pa­ra su des­ve­lo por re­du­cir desechos. “La ba­su­ra es un error de di­se­ño. En nin­gu­na par­te de la na­tu­ra­le­za exis­ten los desechos, es un in­ven­to del hom­bre, y en par­ti­cu­lar tie­ne que ver con la ca­pa­ci­dad del di­se­ño, de crear ob­je­tos y si­tua­cio­nes que ge­ne­ran ba­su­ra”, apun­ta. Di­cho es­to, cree que la prin­ci­pal ac­ción que pue­de ha­cer­se es exi­gir a los go­ber­nan­tes que to­men de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas pa­ra re­ver­tir es­tos con­su­mos, así co­mo mu­chas otras prác­ti­cas que aten­tan con­tra el me­dioam­bien­te. “Es ver­dad que te­ne­mos que cui­dar el agua y ce­rrar la ca­ni­lla cuan­do nos la­va­mos los dien­tes, por ejem­plo, pe­ro el 70% del agua dul­ce po­ten­cial­men­te po­ta­ble la con­su­men la mi­ne­ría y la agroin­dus­tria. So­lo el 5 o 10%, de­pen­dien­do el país, es de uso do­més­ti­co”, des­cri­be. Así, si bien los es­fuer­zos in­di­vi­dua­les son muy va­lio­sos y de­ben se­guir pro­mo­vién­do­se, tal co­mo ha­ce su si­tio, la gran di­fe­ren­cia pue­de ha­cer­se en la to­ma de de­ci­sio­nes glo­ba­les.

Pa­ra otros, con o sin res­pon­sa­bi­li­dad, es cues­tión de ser ejem­plo, en es­pe­cial pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes que vie­nen. “Siem­pre tu­ve mu­cha con­cien­cia am­bien­tal y me preo­cu­pó la hue­lla de car­bono que de­ja­mos en el planeta, por lo que cuan­do em­pe­cé a co­no­cer es­tas al­ter­na­ti­vas me pa­re­cie­ron al­go muy na­tu­ral. In­clu­so pen­sé có­mo no se me ha­bían ocu­rri­do an­tes…”, des­cri­be Sop­hie Star­zens­ki, que cuen­ta que se sin­tió abru­ma­da el día que to­mó no­ta de la gran can­ti­dad de en­va­ses de plás­ti­co que uti­li­za­ba a dia­rio. Hoy usa des­de cham­pú só­li­do y ce­pi­llo de dien­tes de bam­bú has­ta pa­ñue­los de te­la, y ase­gu­ra es­tar sa­tis­fe­cha con to­dos los reem­pla­zos. “Me pa­re­ce im­por­tan­te cam­biar la for­ma en la que con­su­mi­mos y ser un ejem­plo pa­ra los ni­ños. Lo ha­blo mu­cho con mis hi­jos: to­dos es­pe­ran que al­guien sal­ve el planeta, y la ver­dad es que hay que em­pe­zar por uno mis­mo”.

Así co­mo ella re­cha­za las bol­sas de plás­ti­co y los sor­be­tes que se le ofre­cen al com­prar, con­si­de­ra que la di­fe­ren­cia pue­de ser enor­me si mu­chos más co­mien­zan a ha­cer­lo. “A ve­ces me sien­to me­dio ton­ta cuan­do in­sis­to con es­to, pe­ro si la gen­te se con­cien­ti­za­ra e hi­cie­ra lo mis­mo, po­drían lle­gar a ser mi­llo­nes de sor­be­tes me­nos en el mun­do. Co­mo con­su­mi­do­res po­de­mos ha­cer una di­fe­ren­cia gi­gan­te”, alien­ta.

La hi­gie­ne per­so­nal es uno de los ru­bros que más re­si­duos y con­ta­mi­na­ción crean

Pa­ra sal­var el planeta la ver­dad es que hay que em­pe­zar por uno mis­mo

S. FI­LI­PUZ­ZI

Mer­ce­des Mon­se­rrat uti­li­za pa­ña­les de te­la con su hi­jo Hi­la­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.