La pre­mier que lle­gó so­la y con una mi­sión que ter­mi­nó por de­vo­rar­la

LA NACION - - EL MUNDO - Ra­fa de Mi­guel

Tres años des­pués, ante el pe­lo­tón de fusilamien­to de sus pro­pios com­pa­ñe­ros con­ser­va­do­res, The­re­sa May ha­bía de re­cor­dar el mo­men­to en que abra­zó con in­ge­nui­dad re­den­to­ra la pro­me­sa del Bre­xit. Ce­ga­da por la leal­tad a un par­ti­do al que de­di­có su vi­da, no en­ten­dió que su elec­ción por des­car­te, cuan­do nin­guno de sus ri­va­les tu­vo las aga­llas de ha­cer­se con las rien­das de una for­ma­ción en pro­ce­so de des­com­po­si­ción por la eter­na cues­tión de Eu­ro­pa, era el primer pa­so ha­cia un fra­ca­so inevi­ta­ble. Y un em­pe­ño im­po­si­ble.

“A la vez que aban­do­na­mos la Unión Eu­ro­pea, for­ja­re­mos nues­tro nue­vo pa­pel en el mun­do. Va­lien­te y po­si­ti­vo. Ha­re­mos del Reino Uni­do un país que fun­cio­ne, no so­lo pa­ra unos po­cos privilegia­dos, sino pa­ra to­do el mun­do”. Era el 13 de ju­lio de 2016. La hi­ja del pas­tor an­gli­cano Hu­bert Bra­sier, edu­ca­da en la cul­tu­ra del es­fuer­zo y el mé­ri­to de esa cla­se me­dia que sos­tie­ne en si­len­cio las me­jo­res vir­tu­des del Reino Uni­do, pro­nun­cia­ba su primer dis­cur­so co­mo pri­me­ra mi­nis­tra, a las puer­tas del 10 de Dow­ning Street.

En esa ten­sión per­ma­nen­te en la que siem­pre os­ci­lan los par­ti­dos con­ser­va­do­res, en­tre el cen­tro y el ex­tre­mo, May se ads­cri­bió siem­pre a la co­rrien­te fun­da­da por el ex primer mi­nis­tro Ben­ja­min Dis­rae­li. Era una con­ser­va­do­ra One Na­tion. Gran Bre­ta­ña, un so­lo país. Pe­ro no hay que con­fun­dir­se. Na­da que ver con el nacionalis­mo. Más bien con la idea de que los to­ries no pue­den ser un par­ti­do de eli­tes, sino una for­ma­ción de­mo­crá­ti­ca atrac­ti­va pa­ra to­das las cla­ses y es­tra­tos so­cia­les. “De­be­mos de­mos­trar a los vo­tan­tes que so­mos el par­ti­do que con­ser­va lo me­jor de nues­tra he­ren­cia, pe­ro que no tie­ne mie­do al cam­bio. Un par­ti­do pa­trio­ta, pe­ro no na­cio­na­lis­ta”, re­cor­da­ba en oc­tu­bre pa­sa­do en Bir­ming­ham, en el úl­ti­mo con­gre­so de los con­ser­va­do­res.

Acos­tum­bra­da a na­ve­gar sin pro­ble­mas en las con­tra­dic­cio­nes en­tre el prag­ma­tis­mo y la ideo­lo­gía –has­ta aho­ra, la opi­nión pú­bli­ca bri­tá­ni­ca siem­pre pre­mia­ba al pri­me­ro–, May fue ca­paz de sos­te­ner un dis­cur­so de mano du­ra con la in­mi­gra­ción du­ran­te su eta­pa al fren­te del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, ba­jo el man­da­to de Da­vid Ca­me­ron, mien­tras re­pro­cha­ba a sus com­pa­ñe­ros de fi­las que el Par­ti­do Con­ser­va­dor se ha­bía con­ver­ti­do en el nasty party (el par­ti­do an­ti­pá­ti­co) a ojos de la ciu­da­da­nía. A la vez que de­fen­día la ca­za del zorro o la re­duc­ción del nú­me­ro de se­ma­nas pa­ra que las mu­je­res pu­die­ran in­te­rrum­pir su em­ba­ra­zo, abra­za­ba la lle­ga­da de los ma­tri­mo­nios del mis­mo se­xo. Ba­ta­lla

No se dio cuen­ta de que el Bre­xit era la ba­ta­lla ideo­ló­gi­ca de su ge­ne­ra­ción, y de que ya no eran po­si­bles las me­dias tin­tas ni las com­po­nen­das. A pe­sar de que hi­zo cam­pa­ña a fa­vor de la per­ma­nen­cia en la UE du­ran­te el re­fe­rén­dum de 2016, el su­yo fue un dis­cur­so con des­ga­na, más prác­ti­co que ilu­sio­nan­te. Des­de un mi­nis­te­rio des­car­na­do co­mo el de In­te­rior, re­sal­tó más las ven­ta­jas de re­te­ner una es­truc­tu­ra co­mún de se­gu­ri­dad en Eu­ro­pa que los be­ne­fi­cios de per­te­ne­cer a un club que, co­mo mu­chos de sus co­rre­li­gio­na­rios con­ser­va­do­res, no en­ten­día y mi­ra­ba con sos­pe­cha.

Ca­yó en el ada­nis­mo que in­fec­ta siem­pre los ini­cios de una ca­rre­ra po­lí­ti­ca, y abra­zó con la fe del con­ver­so la de­ci­sión de sus com­pa­trio­tas de aban­do­nar la UE. Bre­xit means

Bre­xit (Bre­xit quie­re de­cir Bre­xit) fue la le­yen­da con la que co­men­zó un man­da­to en el que lle­gó a creer que era po­si­ble lo­grar lo me­jor de am­bos mun­dos: con­ver­tir de nue­vo a Gran Bre­ta­ña en un ac­tor glo­bal so­li­ta­rio y or­gu­llo­so, y re­te­ner a la vez to­das las ven­ta­jas ad­qui­ri­das du­ran­te 40 años de per­te­nen­cia al club de Bru­se­las.

Su primer error fue no caer en la cuen­ta de que el jue­go po­lí­ti­co en Gran Bre­ta­ña rehú­ye el con­sen­so y que el ejer­ci­cio del po­der su­po­ne to­mar de­ci­sio­nes en so­li­ta­rio y sos­te­ner­las. Cons­tru­yó un Con­se­jo de Mi­nis­tros en el que mez­cló lea­vers y re­mai­ners (par­ti­da­rios del Bre­xit y de la per­ma­nen­cia en la UE) pa­ra bus­car una po­si­ción co­mún, y no tar­dó en dar­se cuen­ta de que ha­bía crea­do un ni­do de serpientes. Di­mi­sio­nes en cas­ca­da, fil­tra­cio­nes cons­tan­tes a la pren­sa –lle­gó a obli­gar a sus mi­nis­tros que en­tre­ga­ran sus teléfonos mó­vi­les a la en­tra­da de las reunio­nes y los re­tu­vo en­ce­rra­dos en Dow­ning Street has­ta que se die­ra a co­no­cer la ver­sión ofi­cial de lo acor­da­do–, des­leal­ta­des sin el co­rres­pon­dien­te cas­ti­go, por­que la au­to­ri­dad de la pri­me­ra mi­nis­tra se iba mer­man­do a la ve­lo­ci­dad del ra­yo. Da­vid Da­vis, Bo­ris John­son, Do­mi­nic Raab o An­drea Lead­som. Los pe­sos pe­sa­dos de su go­bierno fue­ron aban­do­nán­do­la, con elo­gios im­pos­ta­dos que ape­nas ocul­ta­ban sus ver­da­de­ras in­ten­cio­nes.

Su se­gun­do error fue con­vo­car en 2017 unas elec­cio­nes ge­ne­ra­les, con­ven­ci­da de que las ur­nas le da­rían el man­da­to pa­ra im­pul­sar el Bre­xit rea­lis­ta que pre­ten­día. Los con­ser­va­do­res re­tu­vie­ron a du­ras pe­nas el po­der, y de­pen­die­ron des­de en­ton­ces de los so­cios no­rir­lan­de­ses del DUP.

Su ter­cer error fue in­ten­tar un con­sen­so im­po­si­ble con el lí­der la­bo­ris­ta, Je­remy Corbyn. Una eu­ro­es­cép­ti­ca con­ver­sa jun­to a un eu­ro­es­cép­ti­co his­tó­ri­co, en un bai­le de más­ca­ras del que nun­ca des­apa­re­ció la des­con­fian­za mu­tua. Los con­ser­va­do­res no per­do­na­ron a May las ce­sio­nes a un “mar­xis­ta irre­den­to” en cu­yas ma­nos no se po­día po­ner el des­tino del país. Los la­bo­ris­tas no iban a per­mi­tir a Corbyn que fue­ra la ta­bla sal­va­vi­das de una pri­me­ra mi­nis­tra en sus úl­ti­mos es­ter­to­res.

May si­gue los pa­sos de Mar­ga­ret That­cher, por la que nun­ca ex­pre­só ad­mi­ra­ción. Am­bas fue­ron trai­cio­na­das por un par­ti­do es­pe­cia­li­za­do en las úl­ti­mas dé­ca­das en pe­gar­se un ti­ro en el pie. Pe­ro con una no­ta­ble di­fe­ren­cia. La Da­ma de Hie­rro man­tu­vo to­da la au­to­ri­dad has­ta que se que­dó so­la. May es­tu­vo so­la des­de el primer día, y la au­to­ri­dad so­lo se la pres­ta­ron du­ran­te un breve es­pe­jis­mo. © El País, SL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.