Tras bas­ti­do­res, Was­hing­ton y Tehe­rán es­qui­van una gue­rra

LA NACION - - EL MUNDO - Ri­card Gon­zá­lez

LTÚNEZ os pa­ra­le­lis­mos en­tre la si­tua­ción ac­tual de ten­sión en­tre Was­hing­ton y Tehe­rán, y la que pre­ce­dió a la in­va­sión de Irak en 2003, son fá­ci­les de tra­zar: un pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano bra­vu­cón ha­ce so­nar los tam­bo­res de gue­rra con­tra un país de Me­dio Orien­te con in­gen­tes re­ser­vas de pe­tró­leo des­pués de años de hos­ti­li­dad mu­tua. De he­cho, se­gún una re­cien­te en­cues­ta, prác­ti­ca­men­te la mi­tad de los es­ta­dou­ni­den­ses con­si­de­ran “pro­ba­ble” una gue­rra con­tra Irán en los pró­xi­mos años.

Sin em­bar­go, exis­ten tam­bién no­ta­bles di­fe­ren­cias en­tre am­bos con­tex­tos. Irán no es un país dé­bil y ais­la­do en la es­ce­na in­ter­na­cio­nal, co­mo lo era el Irak de Sad­dam Hus­sein en 2003. En ca­so de es­ta­llar una gue­rra, pro­ba­ble­men­te, Do­nald Trump no con­ta­ría con el apo­yo de nin­gún país eu­ro­peo, mien­tras que Geor­ge W. Bush sí tu­vo a su la­do a Gran Bre­ta­ña, Es­pa­ña y Po­lo­nia. Ade­más, sin un trau­ma re­cien­te co­mo el que re­pre­sen­tó el 11-S, y con los de­mó­cra­tas ha­bien­do apren­di­do la lec­ción de sus erro­res res­pec­to

de Irak, no pa­re­ce que Trump pue­da dar por he­cho un apo­yo in­terno ma­yo­ri­ta­rio.

Aho­ra bien, qui­zás el prin­ci­pal ar­gu­men­to pa­ra du­dar de una gue­rra in­mi­nen­te es que nin­guno de los lí­de­res de am­bos paí­ses, tan­to Trump co­mo el aya­to­llah Ali Kha­me­nei, es­tán in­tere­sa­dos en una con­fla­gra­ción bé­li­ca de con­se­cuen­cias im­pre­vi­si­bles. En el ca­so de Trump, por­que la in­va­sión de un país el tri­ple de ex­ten­so que Irak y con una geo­gra­fía ru­go­sa se po­dría con­ver­tir en una au­tén­ti­ca pe­sa­di­lla. Pa­ra Kha­me­nei, por­que una gue­rra po­dría de­bi­li­tar un ré­gi­men que se sa­be im­po­pu­lar en­tre am­plias ca­pas de la so­cie­dad ira­ní.

No obs­tan­te, tam­po­co se pue­de des­car­tar un con­flic­to bé­li­co pro­vo­ca­do por un error de cálcu­lo en un es­ce­na­rio de es­ca­la­da de pro­vo­ca­cio­nes, so­bre to­do aho­ra que no pa­re­ce ha­ber nin­gún canal de co­mu­ni­ca­ción abier­to en­tre Was­hing­ton y Tehe­rán, y que el en­vío de re­fuer­zos mi­li­ta­res es­ta­dou­ni­den­ses al Gol­fo Pér­si­co au­men­tó el vo­lu­men de tro­pas hos­ti­les em­pla­za­das a una cor­ta dis­tan­cia (ver apar­te). Tam­po­co ayu­da a ale­jar el fan­tas­ma de una nue­va gue­rra en la re­gión el he­cho de que en am­bos ban­dos ha­ya hal­co­nes fa­vo­ra­bles a ten­tar la suer­te en po­si­cio­nes de po­der, co­mo el se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Mi­ke Pom­peo, o el con­se­je­ro de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal de Trump, John Bol­ton.

En la cues­tión ira­ní, el inefa­ble Trump pa­re­ce que­rer apli­car una vez más su pe­cu­liar es­tra­te­gia ne­go­cia­do­ra, pro­pia del mun­do de los ne­go­cios y ex­pli­ca­da en su li­bro The art of deal. Es de­cir, pro­yec­tar una ima­gen ame­na­za­do­ra e in­fle­xi­ble con el ob­je­ti­vo de re­ba­jar las ex­pec­ta­ti­vas del ad­ver­sa­rio, pa­ra lue­go sen­tar­se a la me­sa de diá­lo­go en una me­jor po­si­ción ne­go­cia­do­ra. Esa es la es­tra­te­gia que em­pleó tan­to en Co­rea del Nor­te co­mo en la re­ne­go­cia­ción del Naf­ta, el acuer­do de Li­bre Co­mer­cio con Mé­xi­co y Ca­na­dá.

Ante el ré­gi­men ira­ní, la es­ce­ni­fi­ca­ción de Trump di­fí­cil­men­te lle­ga­rá a buen puer­to. En primer lu­gar, por­que el Es­ta­do ira­ní es el he­re­de­ro de una ci­vi­li­za­ción con más de 5000 años de his­to­ria, co­no­ci­da por su so­fis­ti­ca­da di­plo­ma­cia, y no se de­ja­rá im­pre­sio­nar por sus tru­cos. En se­gun­do lu­gar, por­que la con­fian­za ha­cia Trump por par­te de los lí­de­res ira­níes es nu­la. No en vano fue él quien rom­pió el acuer­do nu­clear con Irán a pe­sar de que, se­gún los otros sig­na­ta­rios del pac­to, Tehe­rán es­ta­ba cum­plien­do es­cru­pu­lo­sa­men­te los tér­mi­nos del mis­mo. En aque­lla con­tro­ver­ti­da de­ci­sión, que so­lo res­pal­dó el sec­tor más ra­di­cal del Par­ti­do Re­pu­bli­cano, se ha­lla la raíz de la ac­tual con­fron­ta­ción.

Un año des­pués no es­tá cla­ro si hu­bo otras ra­zo­nes que im­pul­sa­ran a Trump a rom­per el acuer­do nu­clear más allá de su vo­lun­tad de com­pla­cer a Is­rael y Ara­bia Sau­di­ta o de su in­qui­na ha­cia el prin­ci­pal le­ga­do en po­lí­ti­ca ex­te­rior de su pre­de­ce­sor. El pac­to fue fru­to de años de in­ten­sas ne­go­cia­cio­nes y de im­por­tan­tes con­ce­sio­nes de to­das las par­tes, in­clui­do Irán, que acep­tó es­tric­tas li­mi­ta­cio­nes a su pro­gra­ma nu­clear. De he­cho, los hal­co­nes del ré­gi­men de los aya­to­llahs nun­ca lle­ga­ron a apro­bar es­ta apues­ta del pre­si­den­te Has­san Roha­ni, re­pre­sen­tan­te del ala más prag­má­ti­ca.

Las prin­ci­pa­les que­jas de la ad­mi­nis­tra­ción Trump ha­cían re­fe­ren­cia a asun­tos que no es­ta­ban en el acuer­do, co­mo el desa­rro­llo del pro­gra­ma de mi­si­les ba­lís­ti­cos ira­ní o su in­je­ren­cia en otros paí­ses de la re­gión, que Was­hing­ton de­fi­ne co­mo “apo­yo al te­rro­ris­mo”. Si ya fue com­pli­ca­do for­zar a Tehe­rán a li­mi­tar su plan nu­clear, creer que acep­ta­rá nue­vas res­tric­cio­nes a su so­be­ra­nía en otros ám­bi­tos re­sul­ta ilu­so­rio.

Así, pues, a lo má­xi­mo que po­dría as­pi­rar Trump es a un nue­vo pac­to nu­clear con un con­te­ni­do pa­re­ci­do, pe­ro con otro en­vol­to­rio, que lue­go él ven­de­ría co­mo un éxi­to his­tó­ri­co. Exac­ta­men­te lo mis­mo que hi­zo con el Naf­ta. Mu­cho más pro­ba­ble es que Irán de­je sim­ple­men­te pa­sar el tiem­po con la es­pe­ran­za de que en 2020 los de­mó­cra­tas re­cu­pe­ren la Ca­sa Blan­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.