Un as­cen­so que per­dió la ma­gia de ser una aven­tu­ra

LA NACION - - SOCIEDAD - Tommy Hein­rich

opi­nión

En 1995 fui­mos tan so­lo cin­co per­so­nas las que al­can­za­mos la cum­bre del mon­te Eve­rest por la ru­ta South Eas­tern Rid­ge, des­de Ne­pal. Fue el as­cen­so nú­me­ro 600 en la his­to­ria que co­men­zó en 1921. Du­ran­te las se­ma­nas y días pa­sa­dos, es­ta ru­ta fue tes­ti­go de cen­te­na­res de per­so­nas que for­ma­ron fi­la y es­pe­ra­ron por ho­ras pa­ra al­can­zar el pun­to más al­to del ma­jes­tuo­so mon­te.

Has­ta 1996, el go­bierno de Ne­pal otor­ga­ba has­ta tres per­mi­sos pa­ra po­der as­cen­der al Eve­rest y otros mon­tes de ese país. A su vez, se li­mi­ta­ba a 10 per­so­nas el nú­me­ro de in­te­gran­tes por per­mi­so. Era en­ton­ces tam­bién muy re­cien­te y no­ve­do­so el as­cen­so guia­do que co­men­zó en 1988, cuan­do Dick Bass de los Es­ta­dos Uni­dos con­tra­tó al ve­te­rano Da­vid Breas­hiers pa­ra que le asis­tie­ra en su pro­yec­to de as­cen­der a la ci­ma del mon­te más al­to del mun­do, el lla­ma­do “Sie­te cum­bres”, en­tre los que tam­bién se en­cuen­tra el Acon­ca­gua. Fue jus­ta­men­te en 1996 que es­ta­lló la pu­bli­ci­dad del as­cen­so guia­do cuan­do –al as­cen­der al rit­mo del más len­to se con­ges­tio­na­ra la ru­ta de as­cen­so– 12 per­so­nas mu­rie­ron en po­cas ho­ras.

Des­de en­ton­ces ha si­do ex­po­nen­cial­men­te cre­cien­te el nú­me­ro de per­so­nas que quie­ren as­cen­der al mon­te, y hoy es re­la­ti­va­men­te ma­yor el nú­me­ro de per­so­nas que ca­re­cen de la ex­pe­rien­cia ne­ce­sa­ria y de la pre­pa­ra­ción fí­si­ca pa­ra po­der al­can­zar la cum­bre y re­gre­sar al cam­po ba­se de for­ma se­gu­ra, tan­to clien­tes, por­tea­do­res co­mo guías.

Re­gre­sé al Eve­rest en 1998 y

1999, pe­ro de­ci­dí ya no vol­ver lue­go de vi­vir un em­bo­te­lla­mien­to a

8800 me­tros de al­tu­ra, in­mer­so en una fi­la de 57 per­so­nas, to­das afe­rra­das a la mis­ma cuer­da que se ha­bía fi­ja­do a una es­ta­ca de alu­mi­nio en el hie­lo. En ese mo­men­to sen­tí que el ma­yor pe­li­gro lo re­pre­sen­ta­ba la mul­ti­tud –mu­cho más allá del ries­go que im­pli­ca es­ca­lar mon­ta­ñas– y el no po­der sa­lir de esa hi­le­ra que cre­ce año a año, dé­ca­da tras dé­ca­da.

La tem­po­ra­da de as­cen­so al Eve­rest se ex­tien­de des­de fi­na­les de mar­zo has­ta fi­na­les de ma­yo, pe­río­do du­ran­te el que es ne­ce­sa­rio as­cen­der y des­cen­der la mon­ta­ña pa­ra que el cuer­po se adap­te fi­sio­ló­gi­ca­men­te a la fal­ta de oxí­geno, pe­ro el ace­cho a la cum­bre se li­mi­ta a unos po­cos días, que es­tán con­di­cio­na­dos por el buen cli­ma. Cuan­do la po­si­bi­li­dad de al­can­zar la cum­bre se es­tre­cha, se ge­ne­ra la lla­ma­da “fie­bre de cum­bre”, en la que cuan­do un gru­po de­ci­de rea­li­zar el as­cen­so fi­nal, sue­le su­mar­se otro, y en su afán por no per­der la opor­tu­ni­dad se agre­gan más y más per­so­nas. Así se ge­ne­ra una gran con­ges­tión a po­cos me­tros de la cum­bre.

Lo que ha­ce 25 años era con­si­de­ra­do di­fí­cil ya de­jó de ser­lo, por el con­fort que brin­dan las ex­pe­di­cio­nes co­mer­cia­les, los sher­pas que fi­jan cuer­das a lo lar­go de to­da la ru­ta an­tes de que su­ban los clien­tes, car­gan­do prác­ti­ca­men­te to­do su equi­pa­mien­to, pa­ra fa­ci­li­tar el as­cen­so y ase­gu­rar el des­cen­so.

En 2018, hu­bo 802 as­cen­sos has­ta la cum­bre, y el Hi­ma­la­yan Da­ta­ba­se re­por­ta has­ta di­ciem­bre 9159 cum­bres al­can­za­das por 5294 per­so­nas, de ellas 536 son mu­je­res, con 1211 per­so­nas –ma­yor­men­te sher­pas– con múl­ti­ples as­cen­sos y 295 muer­tes. Es muy fac­ti­ble que es­tas ci­fras si­gan au­men­tan­do año a año, ya que el Eve­rest si­gue sien­do ma­jes­tuo­so y atrae gen­te por ser, des­pués de to­do, la mon­ta­ña más al­ta del mun­do.

Sin em­bar­go, as­cen­der has­ta su cum­bre es hoy una ex­pe­rien­cia que per­dió la ma­gia de ser una aven­tu­ra.

El au­tor es el primer ar­gen­tino en al­can­zar la cum­bre del Eve­rest y es fo­tó­gra­fo de National Geo­grap­hic

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.