El doble desafío del Sub 20: su­bir 7 es­ca­lo­nes y re­cu­pe­rar el es­ti­lo

En el Mun­dial, los ju­ve­ni­les ar­gen­ti­nos de­bu­ta­rán ante Su­dá­fri­ca; his­to­rias de éxi­tos y fra­ca­sos, con la ilu­sión de re­pe­tir los gran­des su­ce­sos del ci­clo Pe­ker­man

LA NACION - - DEPORTES - Alberto Can­to­re

La cla­si­fi­ca­ción era un desafío y la Ar­gen­ti­na lo cum­plió con su­fi­cien­cia, co­mo sub­cam­peón del cam­peo­na­to Sud­ame­ri­cano en Chi­le, des­pués de un ini­cio de re­co­rri­do con zo­zo­bras. El nue­vo re­to de la se­lec­ción Sub 20 aho­ra es­tá en Po­lo­nia, se­de del Mun­dial, y se­rá fre­nar un ci­clo de flo­jos re­sul­ta­dos que se co­se­cha­ron en las úl­ti­mas Co­pas del Mun­do. Lle­gar a la ci­ma de­man­da tre­par sie­te pel­da­ños, una ex­pe­rien­cia que al­gu­na vez re­sul­tó una cos­tum­bre y que des­de 2009 se con­vir­tió en una mi­sión im­po­si­ble. En el es­ta­dio mu­ni­ci­pal de Tychy, una de las seis ciu­da­des que re­co­rre­rá la ci­ta que em­pe­zó el re­cien­te jue­ves y ten­drá el epi­so­dio fi­nal el sá­ba­do 15 de ju­nio, en Lodz, los ju­ve­ni­les se me­di­rán con Su­dá­fri­ca, des­de las 15.30, en la jor­na­da que com­ple­ta­rá el Gru­po F, que com­po­nen una po­ten­cia co­mo Por­tu­gal y Co­rea del Sur.

La his­to­ria de la Ar­gen­ti­na en los mun­dia­les Sub 20 tu­vo ca­pí­tu­los má­gi­cos. Im­po­si­ble no re­cor­dar las ma­ña­nas de Ja­pón 1979, cuan­do Die­go Ma­ra­do­na des­lum­bró a los cin­co con­ti­nen­tes jun­to a Ra­món Díaz y el equi­po se ci­ñó por pri­me­ra vez la co­ro­na en su pri­me­ra par­ti­ci­pa­ción, ya que no es­tu­vo en Tú­nez, dos años an­tes. En ocho mi­nu­tos, Hu­go Al­ves, Ma­ra­do­na y Díaz frus­tra­ron a la Unión So­vié­ti­ca, cam­peón de­fen­sor, que se ha­bía ade­lan­ta­do en el re­sul­ta­do. Con el cam­bio de ti­món en la se­lec­ción, tras la sa­li­da de Cé­sar Me­not­ti y el arri­bo de Car­los Bi­lar­do, Mé­xi­co

1983 tu­vo a la Ar­gen­ti­na en la fi­nal, aun­que Bra­sil se im­pu­so 1-0 en el es­ta­dio Az­te­ca, don­de tres años des­pués la se­lec­ción ma­yor ce­le­bra­ría su se­gun­da co­ro­na.

Aho­ra, la Ar­gen­ti­na em­pa­re­jó la peor ra­cha: cin­co mun­dia­les sin ser pro­ta­go­nis­ta, sin com­ple­tar esa ilu­sión de los sie­te es­ca­lo­nes. Dos au­sen­cias: Egip­to 2009 y Tur­quía

2013 –con el agra­van­te de no su­pe­rar la eta­pa de gru­pos de un Sud­ame­ri­cano que se ju­gó con se­des en Men­do­za y San Juan–; dos re­tor­nos apre­su­ra­dos, en pri­me­ra rue­da, en Nue­va Ze­lan­da 2015 y Co­rea del Sur 2017, mien­tras que Co­lom­bia 2011 aso­ma co­mo el me­jor ren­di­mien­to: Por­tu­gal le pu­so pun­to fi­nal a la ex­cur­sión en de­fi­ni­ción por pe­na­les en los cuar­tos de fi­nal.

¿Una ex­tra­ñe­za? Los malos re­sul­ta­dos no im­pi­die­ron que fut­bo­lis­tas de esas ca­ma­das se des­ta­quen en Eu­ro­pa y sean par­te de la se­lec­ción ma­yor: Ta­glia­fi­co, Pez­ze­lla, La­me­la, Ro­ber­to Pe­rey­ra, Mam­ma­na, Drius­si, Án­gel Co­rrea, Gio Si­meo­ne, Mus­so, Lan­zi­ni, Lau­ta­ro Martínez, Foyth, As­ca­cí­bar, Li­san­dro Mar­tí­sol­ta­rá nez, Mon­tiel, Exe­quiel Palacios…

A aquel sub­cam­peo­na­to en Mé­xi­co 83 le si­guie­ron las au­sen­cias en URSS 1985 y Chi­le 1987, la eli­mi­na­ción en 4os de fi­nal a ma­nos de Bra­sil en Ara­bia Sau­di­ta 1989 –plan­tel que in­te­gró el ac­tual en­tre­na­dor Fer­nan­do Ba­tis­ta, jun­to con Si­meo­ne, Moha­med, Gam­boa–; el es­cán­da­lo en Por­tu­gal 1991: eli­mi­na­ción en eta­pa de gru­pos, las ex­pul­sio­nes de Clau­dio Pa­ris, Ma­xi­mi­li­ano Pe­lle­grino y Juan Es­nai­der en la caí­da con los lu­sos y un mal com­por­ta­mien­to de­ri­vó en una san­ción de la FIFA, que im­pi­dió par­ti­ci­par en Aus­tra­lia 1993.

El reor­de­na­mien­to, con la asun­ción de Jo­sé Pe­ker­man, ge­ne­ró la oxi­ge­na­ción. Se res­ca­ta­ron los va­lo­res y se acu­mu­la­ron los pre­mios: cin­co tí­tu­los en sie­te par­ti­ci­pa­cio­nes, con el agre­ga­do de que aque­llos que bri­lla­ron en las se­lec­cio­nes ju­ve­ni­les nu­trie­ron más tar­de a la ma­yor. De Qa­tar 1995 a Ma­la­sia 1997, pa­san­do por Ar­gen­ti­na 2001, con la fir­ma de Pe­ker­man; en Ho­lan­da 2005, los hin­chas co­no­cie­ron a Mes­si. El círcu­lo se ce­rró en Ca­na­dá 2007, ba­jo la tu­te­la de Hu­go To­ca­lli, mano de­re­cha de Pe­ker­man, con Agüe­ro, Di Ma­ría, Ro­me­ro, Ba­ne­ga, Mer­ca­do, Pa­pu Gó­mez co­mo in­tér­pre­tes de la sexta co­ro­na.

El Bo­cha Ba­tis­ta fue di­ri­gi­do por Pe­ker­man des­de sexta a cuar­ta di­vi­sión y fue Jo­sé quien lo pro­mo­vió a dar el sal­to a pri­me­ra. Con su exen­tre­na­dor, Ba­tis­ta man­tie­ne char­las, aun­que por cer­ca­nía y dis­po­ni­bi­li­dad es con To­ca­lli con quien se jun­ta a to­mar ca­fé y a re­pa­sar aque­llos días do­ra­dos. Con­ver­sa­cio­nes en las que Ba­tis­ta se im­preg­na de las ex­pe­rien­cias, pre­gun­ta y es­cu­cha, pa­ra des­pués de­ci­dir. “Siem­pre di­go que la FIFA nos da tres par­ti­dos y no­so­tros te­ne­mos que bus­car ju­gar los cua­tro res­tan­tes. Quie­ro que sea­mos un equi­po com­pe­ti­ti­vo, con buen jue­go y que man­ten­ga la fi­lo­so­fía de las se­lec­cio­nes ju­ve­ni­les”, re­sal­tó el Bo­cha, du­ran­te la úl­ti­ma con­fe­ren­cia de pren­sa, a la que asis­tió con el ca­pi­tán Nehuén Pé­rez. El za­gue­ro es una pie­za in­dis­pen­sa­ble; des­de ha­ce cua­tro me­ses se en­tre­na en Atlé­ti­co de Ma­drid; al igual que San­tia­go So­sa, Cris­tian Ferreira y Ju­lián Ál­va­rez, de River; Eze­quiel Bar­co trae la es­tre­lla de un título en la MLS, con Atlan­ta Uni­ted.

En Po­lo­nia, la Ar­gen­ti­na ini­cia la per­se­cu­ción de un doble ob­je­ti­vo: cum­plir con los sie­te par­ti­dos y re­co­brar un es­ti­lo.

@ar­gen­ti­na

Ju­lián Ál­va­rez y San­tia­go So­sa en ac­ción, en la an­te­sa­la del es­pe­ra­do de­but en Po­lo­nia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.