MA­TE­RIA PEN­DIEN­TE

Hay un ba­jo uso de las co­ber­tu­ras

LA NACION - - CAMPO - CAR­LOS MARIN MO­RENO

Los mer­ca­dos de fu­tu­ros ofre­cen he­rra­mien­tas pa­ra evi­tar que se re­pi­ta lo que pa­só en es­ta cam­pa­ña

Mu­cho­sem­pre­sa­rios ru­ra­les son ex­ce­len­tes pro­duc­to­res de gra­nos por me­dio de un com­ple­to pa­que­te tec­no­ló­gi­co apli­ca­do en los lo­tes agrí­co­las. Sin em­bar­go, ese al­to ni­vel de pro­duc­ción fí­si­ca no siem­pre es acom­pa­ña­do por un ni­vel equi­va­len­te en el área co­mer­cial y se per­ju­di­ca por si­tua­cio­nes co­mo la de la cam­pa­ña 2018/19, en la que ocu­rrió una fuer­te caí­da de pre­cios que com­pro­me­tió los in­gre­sos fi­na­les ob­te­ni­dos.

Pa­ra mues­tra bas­ta un bo­tón. En abril de 2018 se po­día ven­der so­ja pa­ra en­tre­gar en abril de 2019 a 319 US$/T; mu­chos pro­duc­to­res de­ja­ron pa­sar esa opor­tu­ni­dad. En agos­to de 2018 se po­día com­pro­me­ter so­ja pa­ra abril de 2019 a 277 US$/T; po­cos apro­ve­cha­ron esa co­ti­za­ción. Fi­nal­men­te, en abril de 2019 el pre­cio se de­rrum­bó a 218 US$/T y mu­chos de­bie­ron ven­der a ese va­lor.

El re­sul­ta­do eco­nó­mi­co de las dis­tin­tas al­ter­na­ti­vas ha­bla por sí so­lo: quien pu­do cap­tu­rar la pri­me­ra op­ción ne­ce­si­tó un rin­de de so­lo 28qq/ ha pa­ra cu­brir los cos­tos en cam­po al­qui­la­do de la zo­na nú­cleo. Quien apro­ve­chó la se­gun­da opor­tu­ni­dad ne­ce­si­tó 32qq/ha. Por úl­ti­mo, quien de­bió to­mar los pre­cios de ple­na co­se­cha tu­vo que des­ti­nar 42qq/ha de so­ja pa­ra “sa­lir he­cho”.

En maíz pa­só al­go si­mi­lar: en abril

2018 se po­día ven­der el ce­real pa­ra en­tre­gar en épo­ca de co­se­cha tem­pra­na a 169 US$/T; en agos­to se po­dían per­ci­bir 165; en abril de es­te año ca­yó a 130. Los rin­des de in­di­fe­ren­cia pa­ra las tres op­cio­nes fue­ron 75,4, 77,5 y 100qq/ha.

“Si bien es­ta es una com­pa­ra­ción to­tal­men­te teó­ri­ca, por­que na­die ven­de an­ti­ci­pa­da­men­te el 100% de su pro­duc­ción esperada por el al­to ries­go de no te­ner­la por cues­tio­nes cli­má­ti­cas, mues­tra el se­rio de­te­rio­ro de los re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos por no desa­rro­llar una pla­ni­fi­ca­ción co­mer­cial efi­cien­te en am­bos cul­ti­vos cap­tu­ran­do pre­cios fu­tu­ros que es­tu­vie­ron dis­po­ni­bles du­ran­te el ci­clo pa­ra ce­rrar el ne­go­cio”, apun­ta el con­sul­tor Ju­lio Lieu­tier, au­tor del aná­li­sis.

“Las en­se­ñan­zas que de­ja la cam­pa­ña son alec­cio­na­do­ras y lle­va­rán a re­pen­sar los es­que­mas de co­mer­cia­li­za­ción de mu­chos agri­cul­to­res en el pró­xi­mo ci­clo agrí­co­la”, agre­ga.

He­rra­mien­tas

“Hay va­rios con­di­men­tos a te­ner en cuen­ta al fi­jar la po­lí­ti­ca de ven­tas. En­tre otros, se con­si­de­ran las pers­pec­ti­vas de mer­ca­do y el co­no­ci­mien­to de la pro­pia sol­ven­cia fi­nan­cie­ra, que mar­ca o no la ne­ce­si­dad de ven­ta en co­se­cha o la po­si­bi­li­dad de re­te­ner el grano es­pe­ran­do cis­nes ne­gros que ca­da tan­to apa­re­cen, co­mo el re­tra­so de la siembra de maíz en Es­ta­dos Uni­dos. Tam­bién se de­be de­fi­nir cuál es el pre­cio ga­ti­llo pa­ra que cie­rre el ne­go­cio. Po­si­ble­men­te, es­te sea el nu­do de la cues­tión: en ge­ne­ral el pro­duc­tor es al­cis­ta y de­ja el ne­go­cio abier­to”, apun­ta Lieu­tier.

La tra­yec­to­ria his­tó­ri­ca de mu­chos pro­duc­to­res mues­tra que no to­man co­ber­tu­ras por una par­te im­por­tan­te de la pro­duc­ción por esa ac­ti­tud o por des­co­no­ci­mien­to de las he­rra­mien­tas de co­ber­tu­ra. Ha­bría que cam­biar esa ac­ti­tud y en­ten­der que “las es­tra­te­gias de co­ber­tu­ra pa­ra las ac­ti­vi­da­des agrí­co­las tie­nen co­mo pro­pó­si­to cap­tu­rar in­gre­sos cuan­do los pre­cios al­can­zan un ni­vel que per­mi­te ob­te­ner de­ter­mi­na­do re­sul­ta­do eco­nó­mi­co”, se­gún re­cuer­da el con­sul­tor Se­bas­tián Oli­ve­ro. Las he­rra­mien­tas por uti­li­zar pue­den ser más rí­gi­das o más fle­xi­bles, y ca­da una tie­ne dis­tin­tas for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des.

La idea que hay de­trás de es­tas he­rra­mien­tas es que, cuan­do los pre­cios al­can­zan un va­lor fi­ja­do co­mo ob­je­ti­vo pa­ra ce­rrar un re­sul­ta­do eco­nó­mi­co, con una ren­ta prees­ta­ble­ci­da, hay que to­mar­los. Y si se con­si­de­ra que pue­den te­ner po­si­bi­li­da­des de suba en el me­diano pla­zo, se pue­den uti­li­zar las he­rra­mien­tas más fle­xi­bles o una com­bi­na­ción de he­rra­mien­tas.

Exis­ten dis­tin­tos ins­tru­men­tos pa­ra al­can­zar esos ob­je­ti­vos. “El más di­fun­di­do es el con­tra­to for­ward. Con es­ta mo­da­li­dad se es­ta­ble­ce un com­pro­mi­so de en­tre­ga de de­ter­mi­na­da can­ti­dad de grano fí­si­co, en una fe­cha cier­ta, a un pre­cio fi­jo, en de­ter­mi­na­do lu­gar”, ex­pli­ca Oli­ve­ro.

“Las ma­yo­res ven­ta­jas del for­ward son su prac­ti­ci­dad, sen­ci­llez y au­sen­cia de cos­tos fi­nan­cie­ros, mien­tras que en­tre los in­con­ve­nien­tes fi­gu­ra al ries­go de no po­der cum­plir”, ob­ser­va Lieu­tier.

Otra po­si­bi­li­dad es la ven­ta de fu­tu­ros a tra­vés de los Mer­ca­dos a Tér­mino. “Se to­ma un com­pro­mi­so con un con­tra­to –por ejem­plo, de 100 to­ne­la­das de so­ja– pa­ra de­ter­mi­na­da fe­cha y a de­ter­mi­na­do pre­cio, co­mo

240US$/T pa­ra la po­si­ción abril de

2020”, aña­de el con­sul­tor. Se con­cre­ta me­dian­te una cuen­ta con un co­rre­dor. Pa­ra la so­ja, el Mer­ca­do a Tér­mino exi­ge un de­pó­si­to ini­cial de 10 US$/T de grano. “Si du­ran­te el desa­rro­llo del con­tra­to el mer­ca­do sube a 260US$/T, el pro­duc­tor de­be apor­tar la di­fe­ren­cia, en es­te ca­so 20 US$/T. Si el mer­ca­do ba­ja a

220, en cam­bio, el pro­duc­tor re­ci­be

20 US$/T en su cuen­ta”, di­fe­ren­cia Oli­ve­ro. Ade­más, es­tas ope­ra­cio­nes tie­nen una co­mi­sión del co­rre­dor del

0,2% del im­por­te to­tal del con­tra­to. La ven­ta fu­tu­ra se can­ce­la con la ope­ra­ción con­tra­ria y se co­bran o pa­gan las di­fe­ren­cias de co­ti­za­cio­nes en­tre el dis­po­ni­ble y lo pac­ta­do. “Son ope­ra­cio­nes prin­ci­pal­men­te fi­nan­cie­ras y muy po­cas ve­ces se con­cre­ta la en­tre­ga de mer­ca­de­tex­to ría fí­si­ca”, acla­ra el es­pe­cia­lis­ta.

Las po­si­cio­nes del Mer­ca­do a Tér­mino que co­ti­zan los pro­duc­tos son enero, mar­zo, ma­yo, ju­lio y di­ciem­bre pa­ra tri­go; abril, ju­lio, sep­tiem­bre y di­ciem­bre pa­ra maíz; ma­yo, ju­nio, ju­lio, sep­tiem­bre, no­viem­bre y enero pa­ra so­ja. Las po­si­cio­nes que tie­nen ma­yor vo­lu­men y fa­ci­li­dad pa­ra ha­cer la ope­ra­ción con­tra­ria son las cer­ca­nas a la co­se­cha.

Co­mo se ve, la ven­ta de un fu­tu­ro tie­ne la ven­ta­ja de ase­gu­rar un pre­cio al pro­duc­tor, pe­ro tam­po­co per­mi­te cap­tu­rar subas. “Los pro­duc­to­res que no lo usan ex­pli­can su ac­ti­tud por los cos­tos y la in­mo­vi­li­za­ción de ca­pi­tal que exi­ge por las ga­ran­tías”, ex­pli­ca Lieu­tier.

Otras he­rra­mien­tas más fle­xi­bles son las op­cio­nes: put y call, aun­que es­tán me­nos di­fun­di­das. La com­pra de un put da el de­re­cho –pe­ro no la obli­ga­ción– de ven­der, a de­ter­mi­na­do pre­cio, una can­ti­dad pre­de­ter­mi­na­da de grano en una épo­ca del año pa­gan­do una pri­ma al po­ten­cial com­pra­dor. “Con es­ta he­rra­mien­ta se ase­gu­ra un pi­so en la co­ti­za­ción si el mer­ca­do se ubi­ca por de­ba­jo al mo­men­to de co­se­cha”, afir­ma el analista. Si el mer­ca­do sube por en­ci­ma del pre­cio fi­ja­do, el pro­duc­tor aban­do­na el put y ven­de su pro­duc­to en el mer­ca­do dis­po­ni­ble. En es­te ca­so pier­de lo que abo­nó co­mo pri­ma.

Pa­ra un agri­cul­tor, la com­pra de un call per­mi­te cap­tu­rar even­tua­de les subas fu­tu­ras. El me­ca­nis­mo es si­mi­lar al del put: si el pre­cio a co­se­cha sube por en­ci­ma del pre­cio de ejer­ci­cio se ejer­ce el call y se cap­tu­ra la di­fe­ren­cia. Si no sube se pier­de la pri­ma. Puts y calls tie­nen una co­mi­sión de US$25 por con­tra­to que co­bra el co­rre­dor.

Otra co­ber­tu­ra más com­ple­ja es el put sin­té­ti­co. In­clu­ye la ven­ta de un for­ward y la com­pra de un call. Por ejem­plo, se ven­de so­ja a un ex­por­ta­dor a 240US$/T pa­ra la po­si­ción abril de 2020, lo que ase­gu­ra un pi­so de pre­cio. Aho­ra bien, ade­más se adi­cio­na la com­pra de un call, de mo­do de po­der par­ti­ci­par de al­zas si el mer­ca­do sube. La ven­ta a 240 que­da ina­mo­vi­ble, pe­ro la op­ción com­pra­da per­mi­te cap­tu­rar par­te de las me­jo­ras si la ten­den­cia cam­bia.

Las op­cio­nes tam­bién se pue­den to­mar en el Mer­ca­do de Chica­go. Por me­dio de un co­rre­dor se depositan pe­sos en una cuen­ta en la Ar­gen­ti­na, que se con­vier­ten en dó­la­res y se apli­can a con­tra­tos de 127 to­ne­la­das de maíz o 136 to­ne­la­das de tri­go y so­ja. Es­tas he­rra­mien­tas se uti­li­zan prin­ci­pal­men­te cuan­do se en­fren­tan mer­ca­dos con mu­cha vo­la­ti­li­dad, co­mo el de maíz en es­tos días en Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo. “Com­prar un call de maíz en Chica­go ac­tual­men­te pue­de te­ner más pro­ba­bi­li­da­des de suba que uno equi­va­len­te en los mer­ca­dos do­més­ti­cos”, di­fe­ren­cia Oli­ve­ro.

Da­niel ja­yo

DIE­GO LI­MA

co­se­cha Los rin­des fí­si­cos fue­ron su­pe­rio­res al pro­me­dio; so­bre el cie­rre de la tri­lla hu­bo caí­das en los pre­cios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.