¡ADN vie­jo y pe­lu­do no­más!,

LA NACION - - CAMPO - por Cris­tian Mi­ra

Cul­ti­vos que re­sis­tan al es­trés o bo­vi­nos con ma­yor ca­li­dad de car­ne gra­cias a me­jo­ras tec­no­ló­gi­cas en las que la Ar­gen­ti­na se es­tá po­si­cio­nan­do a la van­guar­dia a ni­vel mun­dial es­tán ca­da vez más cer­ca. La edi­ción gé­ni­ca, una he­rra­mien­tas de la bio­tec­no­lo­gía que sa­cu­de los la­bo­ra­to­rios de los cien­tí­fi­cos y el en­tra­ma­do de em­pre­sas que co­mien­za a ver su po­ten­cial, pue­de per­mi­tir una cla­ra me­jo­ra tec­no­ló­gi­ca que se tras­la­da­rá a la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria en los pró­xi­mos años.

“La edi­ción gé­ni­ca me­dia­da por el sis­te­ma CRISPR/CAS9 es una tec­no­lo­gía de in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca que per­mi­te mo­di­fi­car el ge­no­ma de or­ga­nis­mos vi­vos su­pri­mien­do, al­te­ran­do o agre­gan­do ge­nes con el fin de in­tro­du­cir mu­ta­cio­nes es­pe­cí­fi­cas o co­rre­gir­las”, de­fi­ne el Co­ni­cet. “A di­fe­ren­cia de otras he­rra­mien­tas usa­das pa­ra al­te­rar la se­cuen­cia de ADN, es­ta tec­no­lo­gía, bau­ti­za­da me­ta­fó­ri­ca­men­te co­mo ‘ti­je­ra mo­le­cu­lar’, per­mi­te eli­mi­nar o mo­di­fi­car in­for­ma­ción ge­né­ti­ca de ma­ne­ra pre­ci­sa y con­tro­la­da de for­ma

re­la­ti­va­men­te sen­ci­lla y ca­da vez más se­gu­ra”, aña­de.

Hay un da­to que sor­pren­dió en la pri­me­ra reunión de la Me­sa de Com­pe­ti­ti­vi­dad de Edi­ción Gé­ni­ca que or­ga­ni­zó re­cien­te­men­te la Se­cre­ta­ría de Agroin­dus­tria, con re­pre­sen­tan­tes de or­ga­nis­mos cien­tí­fi­cos es­ta­ta­les, em­pre­sas pri­va­das, na­cio­na­les y ex­tran­je­ras, py­mes y en­ti­da­des del agro. Por pri­me­ra vez, en 2018 las de­ter­mi­na­cio­nes de pro­duc­tos ve­ge­ta­les y ani­ma­les de­ri­va­dos de la edi­ción gé­ni­ca su­pe­raron a las apro­ba­cio­nes de Or­ga­nis­mos Ge­né­ti­ca­men­te Mo­di­fi­ca­dos (OGM), la tec­no­lo­gía pio­ne­ra de la bio­tec­no­lo­gía agrí­co­la que per­mi­tió un enor­me sal­to de pro­duc­ti­vi­dad en el agro. Y se­gún da­tos de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Bio­tec­no­lo­gía (Co­na­bia) en 2019 se re­pe­ti­rá el fe­nó­meno.

Ba­sa­do en la ex­pe­rien­cia re­gu­la­to­ria de los OGM, por la cual la Ar­gen­ti­na es con­si­de­ra­da de re­fe­ren­cia mun­dial por la FAO en ma­te­ria de bio­se­gu­ri­dad, el Go­bierno es­ta­ble­ció una re­gu­la­ción sim­ple so­bre la apro­ba­ción de ma­te­ria­les de­ri­va­dos de la edi­ción gé­ni­ca. En el ca­so de se­mi­llas, por ejem­plo, si se de­ter­mi­na que no fue­ron rea­li­za­das me­dian­te trans­gé­ne­sis, el in­gre­so de un gen ex­terno, se de­ri­va al Ina­se pa­ra que se eva­lúe si co­rres­pon­de ins­cri­bir­lo co­mo nue­vo cul­ti­var. Si es OGM, en cam­bio, tie­ne que pa­sar por la ter­ce­ra eta­pa de apro­ba­ción que es el pro­ba­ble im­pac­to co­mer­cial so­bre los mer­ca­dos.

Ese acor­ta­mien­to de pla­zos re­gu­la­to­rios tie­ne un efec­to eco­nó­mi­co.

Se cal­cu­la que la in­ver­sión y el tiem­po pa­ra desa­rro­llar y lan­zar en el mer­ca­do un OGM os­ci­la ron­da los US$ 130 mi­llo­nes en 13 años, mien­tras que pa­ra la edi­ción gé­ni­ca se es­ti­ma un pro­me­dio de US$10 mi­llo­nes en cin­co años. Los OGM pa­gan así el pre­cio de ha­ber si­do la tec­no­lo­gía pio­ne­ra, ob­je­to de una vi­ru­len­ta cam­pa­ña de te­mor y des­in­for­ma­ción. Sus pro­mo­to­res, tras 30 años de uso de trans­gé­ni­cos, si­guen sin dar evi­den­cias so­bre el su­pues­to da­ño que iban a pro­vo­car.

“La edi­ción gé­ni­ca es una he­rra­mien­ta que le va a per­mi­tir al país ge­ne­rar ri­que­za y em­pleo”, di­ce San­tia­go del So­lar, je­fe de Ga­bi­ne­te de la Se­cre­ta­ría de Agroin­dus­tria. “No se tra­ta de una tec­no­lo­gía me­jor que la de los OGM, es una ven­ta­na nue­va y se­gu­ra”, aña­de.

El me­nor cos­to en­tre una he­rra­mien­ta y otra es que pue­de per­mi­tir desa­rro­llos cien­tí­fi­cos de py­mes lo­ca­les, a di­fe­ren­cia de los OGM que, en su ma­yo­ría, fue­ron desa­rro­lla­dos por gran­des com­pa­ñías mul­ti­na­cio­na­les. Tam­bién tie­nen una fuer­te par­ti­ci­pa­ción los in­ves­ti­ga­do­res es­ta­ta­les del INTA, el Co­ni­cet y las Uni­ver­si­da­des. En tiem­pos de re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios no es la me­jor no­ti­cia que se pa­se la po­da por quie­nes es­tán a la van­guar­dia del co­no­ci­mien­to.

Lo que se ad­vier­te es que se es­tá con­for­ma­do un eco­sis­te­ma in­no­va­dor, en­tre py­mes, cien­tí­fi­cos y start ups, que da­rá mu­cho que ha­blar y con­vie­ne se­guir de cer­ca. La apro­ba­ción es­ta se­ma­na de la ley del Co­no­ci­mien­to, que otor­ga­rá be­ne­fi­cios fis­ca­les a em­pre­sas de bio­tec­no­lo­gía, en­tre otros sec­to­res, es un da­to fa­vo­ra­ble pa­ra es­te nue­vo mun­do.

Hay un es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal com­ple­jo. Va­rios paí­ses ya es­tán en la ca­rre­ra de la edi­ción gé­ni­ca, ex­pli­ca Martín Le­ma, di­rec­tor de la Co­na­bia. El fun­cio­na­rio es­tu­vo es­ta se­ma­na en Ru­sia don­de el pre­si­den­te Pu­tin anun­ció que su país in­ver­ti­rá 1000 mi­llo­nes de dó­la­res en edi­ción gé­ni­ca. De allí se fue a Chi­na pa­ra ha­blar con fun­cio­na­rios y cien­tí­fi­cos de Pe­kín so­bre las re­gu­la­cio­nes de bio­tec­no­lo­gía.

Otras na­cio­nes, co­mo Su­dá­fri­ca, Pa­ra­guay y Chi­le se ins­pi­ra­ron en la re­gu­la­ción ar­gen­ti­na pa­ra apro­bar los nue­vos pro­duc­tos. EE.UU., Ja­pón y Bra­sil tam­bién son fa­vo­ra­bles a es­ta tec­no­lo­gía. En Eu­ro­pa, don­de la tec­no­fo­bia en­cuen­tra cam­po fér­til, el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia de­ter­mi­nó que la edi­ción gé­ni­ca de­be con­si­de­rar­se co­mo OGM. Los cien­tí­fi­cos eu­ro­peos di­cen otra co­sa.

Se es­tá con­for­man­do un eco­sis­te­ma in­no­va­dor de py­mes, cien­tí­fi­cos y start ups que da­rá mu­cho que ha­blar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.