EL PRIMER BA­RRIO EÓ­LI­CO DEL MUN­DO SE CONS­TRU­YE EN SAN­TA CRUZ.

El pro­yec­to que ten­drá un área tu­rís­ti­ca y otra re­si­den­cial se­rá ali­men­ta­do ex­clu­si­va­men­te por la ener­gía ge­ne­ra­da por los vien­tos

LA NACION - - PROPIEDADE­S - Por Lean­dro Mur­cie­go | LA NACION

El cui­da­do de los re­cur­sos na­tu­ra­les y en es­pe­cial el aho­rro ener­gé­ti­co es uno de los te­mas que des­de ha­ce un tiem­po co­men­zó a for­mar par­te de las agen­das no so­lo de los arquitecto­s y desa­rro­lla­do­res sino tam­bién de los man­da­ta­rios de mu­chos paí­ses del con­ti­nen­te. al au­ge de la ener­gía so­lar aho­ra se le su­ma la eó­li­ca y eso se po­ne de ma­ni­fies­to con el desa­rro­llo del primer ba­rrio eó­li­co del mun­do que se pro­yec­ta en la pro­vin­cia de San­ta cruz .

“El se­sen­ta por cien­to de nues­tro te­rri­to­rio tie­ne vien­tos idea­les pa­ra la ge­ne­ra­ción de ener­gía eó­li­ca, so­bre to­do en la Pa­ta­go­nia. Te­ne­mos ese enor­me pri­vi­le­gio pe­ro no lo es­ta­mos apro­ve­chan­do co­mo de­be­ría­mos. El vien­to es­tá ahí y es gra­tis, só­lo se tra­ta de atra­par­lo y ha­cer­lo nues­tro”, sos­tie­ne car­los Ma­nue­li­des, em­pre­sa­rio in­mo­bi­lia­rio que se aso­ció a la em­pre­sa Tan­go Winds pa­ra desa­rro­llar el primer ba­rrio ali­men­ta­do ex­clu­si­va­men­te con ener­gía eó­li­ca ge­ne­ra­da por la pro­pia ur­ba­ni­za­ción.

El ori­gi­nal pro­yec­to, que es­ta­rá ubi­ca­do so­bre ru­ta 23, a unos 45 ki­ló­me­tros del chal­tén y a unos 140 ki­ló­me­tros de ca­la­fa­te, se en­cuen­tra en ple­na ins­tan­cia de desa­rro­llo. Es­te se co­mer­cia­li­za­rá ba­jo el sis­te­ma lla­ve en mano. “En zo­nas de vien­tos ade­cua­dos, co­mo es el ca­so de San­ta cruz, una vi­vien­da pro­vis­ta con es­ta tec­no­lo­gía pue­de pro­du­cir has­ta cin­co ve­ces la ener­gía que ne­ce­si­ta. Es­ta­mos ha­blan­do de una pro­pie­dad que se au­to­abas­te­ce con hol­gu­ra y que ade­más pue­de ven­der lo que le so­bra pa­ra cu­brir ne­ce­si­da­des ve­ci­nas o des­ti­nar­lo a otras ac­ti­vi­da­des que tam­bién re­quie­ren ener­gía. con es­te sis­te­ma de ge­ne­ra­ción, bus­ca­mos que sea

el pro­pie­ta­rio quien ten­ga la lla­ve del ne­go­cio de la ener­gía”, agre­ga Ma­nue­li­des.

El em­pren­di­mien­to cons­ta­rá de dos eta­pas. En la pri­me­ra se pro­yec­ta cons­truir un ba­rrio de vi­vien­das con des­tino tu­rís­ti­co, mien­tras que en una se­gun­da ins­tan­cia se pre­vé el desa­rro­llo de una ur­ba­ni­za­ción que in­clu­ya vi­vien­das per­ma­nen­tes y un área don­de se po­drán desa­rro­llar ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas e in­dus­tria­les pro­vis­tas de la ener­gía que ahí mis­mo se ge­ne­re. “Más que el desa­rro­llo de un ba­rrio, lo que bus­ca­mos es crear un nue­vo ám­bi­to de com­pe­ti­ti­vi­dad, por­que pro­yec­ta­mos no só­lo un des­tino tu­rís­ti­co en un pa­raí­so de la na­tu­ra­le­za sino tam­bién la po­si­bi­li­dad de que la gen­te pue­da vi­vir y tra­ba­jar en un lu­gar so­ña­do, ge­ne­ran­do su pro­pia ener­gía y ase­gu­rán­do­se in­gre­sos adi­cio­na­les por la ven­ta de ex­ce­den­tes, siem­pre en el mar­co de un eco­sis­te­ma que le ga­ran­ti­za ca­li­dad de vi­da”, ase­gu­ró Ma­nue­li­des. El em­pre­sa­rio se re­fi­rió tam­bién al im­pac­to so­cial, eco­nó­mi­co y me­dioam­bien­tal que va a te­ner el em­pren­di­mien­to: “ade­más de las ven­ta­jas que van a ob­te­ner los pro­pie­ta­rios, en tér­mi­nos de com­pe­ti­ti­vi­dad y aho­rro, ten­ga­mos en cuen­ta tam­bién los be­ne­fi­cios que se van a ge­ne­rar en lo que re­fie­re a mano de obra y desa­rro­llo de pro­vee­do­res, ya que la tec­no­lo­gía es na­cio­nal y sus dis­tin­tas apli­ca­cio­nes pue­den rea­li­zar­se ín­te­gra­men­te en nues­tro país. a es­to hay que su­mar­le la po­si­ble crea­ción de em­pren­di­mien­tos pro­duc­ti­vos e in­dus­tria­les que po­drán pro­veer­se su ener­gía a va­lo­res muy ba­jos y así ob­te­ner una bue­na ren­ta­bi­li­dad y con­tri­buir al desa­rro­llo eco­nó­mi­co de la zo­na. To­do es­to se va a po­der lo­grar, ade­más, a tra­vés de una fuen­te de ener­gía lim­pia y sus­ten­ta­ble, con to­do lo que ello im­pli­ca des­de el pun­to de vis­ta me­dioam­bien­tal”, fi­na­li­za. •

EN­TORNO PA­RA­DI­SÍA­CO Las vi­vien­das ten­drán vis­tas al la­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.