EL ÚL­TI­MO PI­SO DE UN PRO­YEC­TO, LA ES­TRE­LLA DEL MER­CA­DO ES­PA­ÑOL.

Las uni­da­des de la úl­ti­ma plan­ta con es­pa­cios al ai­re li­bre cues­tan en­tre un 30 y 50 por cien­to más que el res­to de los de­par­ta­men­tos

LA NACION - - PROPIEDADE­S - Por San­dra Ló­pez Le­tón |

Si no fue­ra por su pre­cio y por­que ape­nas hay ofer­ta, to­do el mun­do que­rría com­prar un de­par­ta­men­to con bal­cón te­rra­za. Es­te ti­po de vi­vien­da, que co­ro­na los edi­fi­cios y cu­yo te­so­ro son sus es­pa­cios al ai­re li­bres, que van de 30 a 300 me­tros cua­dra­dos, es la más co­di­cia­da del mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio. Ade­más de un ca­pri­cho, es un ac­ti­vo ca­si blin­da­do que ca­pea co­mo nin­gún otro las épo­cas de cri­sis. Un re­fle­jo de es­to es lo que su­ce­de con los va­lo­res de es­te ti­po de uni­da­des: el pre­cio ba­jó un má­xi­mo de un 15 por cien­to, mien­tras que el res­to de vi­vien­das se de­va­lua­ron en­tre un 30 y un 40 por cien­to”, de­ta­lla Jo­sé Luis Pé­rez Cre­ma­des,

di­rec­tor ge­ne­ral de Gil­mar. “Cuan­do la ten­den­cia del mer­ca­do es al­cis­ta se apre­cian mu­cho más rá­pi­do, y cuan­do las pro­pie­da­des caen de pre­cio se de­va­lúan en­tre un 30 y un 40 por cien­to me­nos”, aña­de Gonzalo Ro­bles, con­se­je­ro de­le­ga­do de la fir­ma Ux­ban.

Eso sí, hay que es­tar dis­pues­tos a des­em­bol­sar al­go más que por cual­quier otra vi­vien­da del mis­mo edi­fi­cio. Se pa­ga pri­va­ci­dad, vis­tas, evi­tar el rui­do del trá­fi­co y de los ve­ci­nos, el po­der dis­fru­tar de jor­na­das al ai­re li­bre en pleno cen­tro de la ciu­dad y, por su­pues­to, ese es­ta­tus que siem­pre da ser due­ño de un áti­co. Por to­do es­to cues­tan un 30 por cien­to más que un pi­so in­ter­me­dio y, cuan­ta más al­tu­ra, más pue­de su­bir es­te por­cen­ta­je, apun­ta Je­sús Du­que, vi­ce­pre­si­den­te de Al­fa In­mo­bi­lia­ria. Ade­más, “es­ta ci­fra se pue­de dis­pa­rar en zo­nas pre­mium, en ba­rrios co­mo el de Sa­la­man­ca en Ma­drid, don­de un úl­ti­mo pi­so con te­rra­za pue­de te­ner un pre­cio en­tre 40 y 50 por cien­to más al­to que el de una uni­dad tra­di­cio­nal. La ex­clu­si­vi­dad se pa­ga y más si tie­ne pis­ci­na pri­va­da”, ex­pli­ca Car­los Smer­dou, con­se­je­ro de­le­ga­do de Fo­ro Con­sul­to­res In­mo­bi­lia­rios.

Aun­que eso son pa­la­bras ma­yo­res, tam­bién hay ofer­ta ase­qui­ble so­bre to­do de Ma­drid y Bar­ce­lo­na, aun­que van sa­lien­do a cuen­ta­go­tas —en ca­da pro­mo­ción hay uno o dos—. Por ejem­plo, uno de obra nue­va en Vi­lla­ver­de (Ma­drid), de cua­tro dor­mi­to­rios y te­rra­za de 50 me­tros cua­dra­dos, se ven­de por 378.000 eu­ros (2486 eu­ros el me­tro cua­dra­do). Es­te es un ejem­plo de que en mu­chos ca­sos las te­rra­zas es­tán per­dien­do me­tros cua­dra­dos pa­ra evi­tar que se dis­pa­re el pre­cio. Ca­si el doble, 775.000 eu­ros, hay que pa­gar por uno con una te­rra­za de 100 me­tros cua­dra­dos en un ba­rrio más ca­ro, co­mo Val­de­be­bas.

Lue­go es­tán los áti­cos –co­mo se la lla­ma a es­te ti­po de uni­da­des en Es­pa­ña- de lu­jo. En ge­ne­ral, es­tán en los ba­rrios más co­ti­za­dos de las ciu­da­des y cues­tan va­rios mi­llo­nes de eu­ros. Lo más ca­ros se en­cuen­tra en Ma­drid, don­de ca­da me­tro cua­dra­do se ven­de a 12.500 eu­ros; por de­lan­te de Bar­ce­lo­na, que ven­de a 10.000 eu­ros el me­tro, di­ce Óscar La­rrea, di­rec­tor ge­ne­ral de Engel & Völ­kers Ma­drid. En Va­len­cia, el cos­te ba­ja has­ta los 8500 eu­ros por me­tro cua­dra­do.

La bús­que­da en el mer­ca­do de se­gun­da mano sue­le dar algunas ale­grías, más que na­da por­que sus pre­cios son un 35 por cien­to más ba­ra­tos que la obra nue­va, pu­dien­do lle­gar en al­gún ca­so a una re­ba­ja del 50 por cien­to. Pe­ro no es el pre­cio el prin­ci­pal es­co­llo pa­ra los que bus­can es­tos in­mue­bles, sino la es­ca­sez cró­ni­ca de ofer­ta. “La de­man­da fá­cil­men­te tri­pli­ca la ofer­ta. En Ma­drid, don­de por ca­da 50 anun­cios pu­bli­ca­dos en por­ta­les in­mo­bi­lia­rios, so­lo hay un áti­co. En es­ta ciu­dad ape­nas re­pre­sen­tan el 6 por cien­to de la ofer­ta”, cal­cu­la To­ni Ex­pó­si­to, di­rec­tor ge­ne­ral de Com­prar­ca­sa. En oca­sio­nes, ni si­quie­ra lle­gan a sa­lir al mer­ca­do. Es de­cir, se ven­den an­tes de co­men­zar con la lis­ta de es­pe­ra. . Tam­bién pue­de ocu­rrir que el pro­mo­tor pre­fie­ra de­jar­los pa­ra el fi­nal.

En los áti­cos de pa­ta ne­gra –una ex­pre­sión que se uti­li­za en to­da Es­pa­ña pa­ra re­fe­rir­se a al­go de ex­ce­len­te ca­li­dad–, es­te se­cre­tis­mo es mu­cho más evi­den­te. En la ofi­ci­na de Engel & Völ­kers en Ma­drid tie­nen unos 12 clien­tes que bus­can es­tos pi­sos mi­llo­na­rios. Pe­ro so­lo cuen­tan con tres a la ven­ta y dos fue­ra de mer­ca­do —no se anun­cian, se ofre­cen a clien­tes ele­gi­dos—por 12 y 15 mi­llo­nes de eu­ros. Uno de es­tos te­so­ros que tie­ne en car­te­ra es un áti­co si­tua­do en pleno ba­rrio de Sa­la­man­ca que se ven­de por ca­si cua­tro mi­llo­nes de eu­ros. Es­tá ubi­ca­do en la oc­ta­va y no­ve­na plan­ta de un edi­fi­cio clá­si­co de 1956, con en­tra­da se­ño­rial y un so­lo ve­cino por plan­ta. La pro­pie­dad cuen­ta con 276 me­tros cons­trui­dos y 130 me­tros de te­rra­za. Eso sí, to­dos tie­nen que ha­cer fren­te a al­gu­nos in­con­ve­nien­tes, co­mo el cos­te ener­gé­ti­co, su­pe­rior al de otros pi­sos. Pe­ro es­to for­ma par­te del ca­pri­cho. •

Una re­si­den­cia de 130 m2 de área des­cu­bier­ta en Sa­la­man­ca se ofre­ce a 3,9 mi­llo­nes de eu­ros

SHUT­TERS­TOCK

EL LA­DO B El cos­to ener­gé­ti­co, una de las des­ven­ta­jas de es­te ti­po de re­si­den­cias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.