El sue­ño de la ca­sa in­te­li­gen­te

El avan­ce de los sis­te­mas to­tal­men­te inalám­bri­cos fa­ci­li­ta la trans­for­ma­ción de un ho­gar análo­gi­co; ade­más, la po­si­bi­li­dad de au­to­ma­ti­zar en eta­pas ba­ja los cos­tos

LA NACION - - PROPIEDADE­S - POR Sil­vi­na Vi­ta­le pa­ra la nacion | FOTOS Ig­na­cio Sán­chez

El avan­ce de la tec­no­lo­gía fa­ci­li­ta la trans­for­ma­ción de un ho­gar analó­gi­co; ade­más, la po­si­bi­li­dad de au­to­ma­ti­zar en eta­pas ba­ja los cos­tos.

La tec­no­lo­gía pue­de ha­cer la vi­da más sen­ci­lla, y en el ca­so de las pro­pie­da­des per­mi­te no só­lo cons­truir ca­sas más con­for­ta­bles sino tam­bién más se­gu­ras. El se­cre­to es­tá en la apli­ca­ción del “In­ter­net of things” (iot) que per­mi­te in­ter­co­nec­tar los ob­je­tos de uso co­ti­diano. El con­cep­to ac­tual de ca­sa in­te­li­gen­te es­tá li­ga­do con el he­cho de que to­dos los dis­po­si­ti­vos que for­man par­te de la vi­vien­da es­tén co­nec­ta­dos a in­ter­net: des­de la ilu­mi­na­ción, las cor­ti­nas, el ai­re acon­di­cio­na­do, los sis­te­mas de audio y de vi­deo has­ta la se­gu­ri­dad. “Una ca­sa ín­te­gra­men­te in­te­li­gen­te es aque­lla en la que to­dos los ser­vi­cios que fun­cio­na­ban de for­ma ma­nual pa­san a ser di­gi­ta­li­za­dos y ope­ra­dos des­de un dis­po­si­ti­vo, ya sea a tra­vés de una ta­blet o des­de un ce­lu­lar, pu­dien­do ac­ce­der in­clu­so des­de afue­ra del ho­gar”, se­ña­lan los arquitecto­s Ga­brie­la laino y ro­ber­to alonso. Es­te ti­po de ca­sa, tam­bién lla­ma­das do­mó­ti­cas, po­seen sis­te­mas que apor­tan ser­vi­cios de ges­tión ener­gé­ti­ca, se­gu­ri­dad, bie­nes­tar y co­mu­ni­ca­ción.

“Una ca­sa in­te­li­gen­te, en primer lu­gar, de­be­ría ser un ho­gar cons­trui­do en ba­se a la efi­cien­cia, que pue­de ma­ni­fes­tar­se en aho­rro ener­gé­ti­co, ais­la­mien­to acús­ti­co, se­gu­ri­dad an­ti­rro­bo, y por su­pues­to, tam­bién, dis­po­si­ti­vos que per­mi­tan con­tro­lar las di­ver­sas fun­cio­nes del ho­gar des­de nues­tro te­lé­fono”, de­fi­ne Martín Mom, ceo pa­ra Su­da­mé­ri­ca de rehau, em­pre­sa que tra­ba­ja en la efi­cien­cia en to­dos sus as­pec­tos: des­de las ven­ta­nas has­ta en sis­te­mas com­ple­tos de ca­le­fac­ción y agua sa­ni­ta­ria – con tu­be­rías has­ta con cal­de­ras, pa­ne­les so­la­res y sis­te­mas nea smart, que per­mi­ten con­tro­lar la tem­pe­ra­tu­ra des­de el ce­lu­lar–.

El equi­pa­mien­to mí­ni­mo que se ne­ce­si­ta pa­ra lo­grar una pro­pie­dad do­mó­ti­ca es un pro­ce­sa­dor co­nec­ta­do a in­ter­net, una es­pe­cie de ce­re­bro que pro­ce­sa in­for­ma­ción de to­dos los ele­men­tos que ha­ya en la ca­sa. “Se pue­de em­pe­zar con un con­tro­la­dor bá­si­co, y lue­go am­pliar­lo. por ejem­plo, co­lo­car un con­trol de ilu­mi­na­ción en áreas so­cia­les de la ca­sa, lue­go ir in­cor­po­ran­do otros ru­bros in­clu­yen­do un sis­te­ma que per­mi­te aten­der al tim­bre des­de el ce­lu­lar, in­ter­ac­tuar (con cá­ma­ra y mi­cró­fono), y has­ta abrir la ce­rra­du­ra des­de cual­quier par­te del mun­do”, re­la­ta Da­río Kas­vin, ceo de Haus­tech, em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en la ins­ta­la­ción de sis­te­mas in­te­li­gen­tes en el ho­gar. Es­tos pue­den per­so­na­li­zar­se al pun­to de ha­cer que el ac­ce­so al ho­gar sea a tra­vés de la hue­lla di­gi­tal, có­di­go per­so­nal o re­co­no­ci­mien­to fa­cial. Es de­cir la ca­sa se amol­da al per­fil del usua­rio. “De es­ta ma­ne­ra la per­so­na al in­gre­sar a su ho­gar po­dría te­ner la es­ce­na de lu­ces desea­da, la tem­pe­ra­tu­ra pre­fe­ri­da y has­ta po­dría en­cen­der la te­le­vi­sión en su canal pre­fe­ri­do y dis­fru­tar de su lis­ta­do de Spo­tify cuan­do abre la puer­ta”, agre­ga Kas­vin.

La apli­ca­ción de la tec­no­lo­gía tam­bién per­mi­te que de­ter­mi­na­dos sis­te­mas fun­cio­nen de ma­ne­ra au­tó­no­ma co­mo por ejem­plo: si el sol en­tra por la ven­ta­na se ba­jen au­to­má­ti­ca­men­te las cor­ti­nas pa­ra pro­te­ger los mue­bles cer­ca­nos. “la do­mó­ti­ca me­jo­ra la ca­li­dad de vi­da pe­ro lo más im­por­tan­te es que bus­ca la sim­ple­za en el ma­ne­jo de la vi­vien­da, y que cual­quier in­te­gran­te de la fa­mi­lia pue­da dis­fru­tar­la”, ana­li­za Kas­vin.

Mom po­ne otro te­ma so­bre la me­sa y ade­lan­ta que an­tes que ha­blar de una “ca­sa in­te­li­gen­te”, hay que pen­sar en “usua­rios in­te­li­gen­tes” pa­ra ele­gir la me­jor ecua­ción en­tre con­fort y efi­cien­cia. “Hoy es­tá al al­can­ce de to­dos; ya no se tra­ta de pro­yec­tos im­po­si­bles o muy cos­to­sos: to­dos nues­tros sis­te

mas se ofre­cen a pre­cios com­pe­ti­ti­vos, in­clu­si­ve a ve­ces has­ta de me­nor pre­cio que al­ter­na­ti­vas de pro­duc­tos que no son tan efi­cien­tes”, des­mi­ti­fi­ca el te­ma de al­ta in­ver­sión, el eje­cu­ti­vo. “Hoy de­jó de ser un ser­vi­cio al­ta­men­te cos­to­so, y se pue­de apli­car has­ta en un edi­fi­co de de­par­ta­men­tos de al­qui­ler de un am­bien­te. Con un pro­ce­sa­dor y po­cos ac­tua­do­res lo­grás con­tro­lar por me­dio de un te­lé­fono to­da tu vi­vien­da”, coin­ci­den Laino y Alonso. Ade­más la au­to­ma­ti­za­ción se vol­vió más ac­ce­si­ble gra­cias al avan­ce tec­no­ló­gi­co. Se­bas­tián Iko­ni­coff, Ceo de Li­fe2bet­ter, una com­pa­ñía con ocho años de ex­pe­rien­cia en el mer­ca­do agre­ga que “hoy la do­mó­ti­ca ya no es ni ca­blea­da ni de­man­da de gran­des sis­te­mas de ins­ta­la­ción, es­to sin du­da hi­zo mu­cho más ac­ce­si­ble su apli­ca­ción en vi­vien­das”. Res­pec­to a la in­ver­sión es­ti­ma que pa­ra ha­cer in­te­li­gen­te “una ca­sa de 50 me­tros cua­dra­dos hay que des­ti­nar en­tre US$2000 y

US$2200; mien­tras que en el ca­so de una vi­vien­da de 400 m2 los va­lo­res as­cien­den a US$12.000 y US$15.000. Un da­to im­por­tan­te es que an­tes ese pro­ce­so de­man­da­ba en­tre US$30.000 y USS60.000”,

Una bue­na no­ti­cia pa­ra quien sue­ña con habitar una ca­sa in­te­li­gen­te es que la tec­no­lo­gía que se usa es ca­da vez me­nos in­va­si­va a ni­vel cons­truc­ti­vo y, hoy se pue­de trans­for­mar una ca­sa que ya es­té ter­mi­na­da.

En el ca­so de que la de­ci­sión sea trans­for­mar una ca­sa tra­di­cio­nal en in­te­li­gen­te, la ven­ta­ja de los sis­te­mas to­tal­men­te inalám­bri­cos, ba­sa­dos en ra­dio­fre­cuen­cia, es que no se ne­ce­si­ta rom­per pa­re­des, ni pa­sa­jes de ca­ños in­de­pen­dien­tes a los de ten­sión, ni re­vo­ques ni pin­tu­ra, ya que la uni­dad cen­tral de pro­ce­so ( UCP ) y los mó­du­los que in­te­gran la red se co­mu­ni­can en­tre sí me­dian­te ra­dio­fre­cuen­cia uti­li­zan­do al­gún pro­to­co­lo in­ter­na­cio­nal di­se­ña­do de for­ma tal que per­mi­ta una ges­tión au­to­má­ti­ca de las co­mu­ni­ca­cio­nes en­tre los ele­men­tos del sis­te­ma. Es­tos pro­to­co­los ase­gu­ran la for­ma­ción de re­des di­ná­mi­cas, co­mu­ni­ca­cio­nes se­gu­ras con avi­so de re­cep­ción de men­sa­jes y con­fir­ma­ción de eje­cu­ción, elec­ción de las ru­tas de co­mu­ni­ca­ción más efec­ti­vas, re­em­pla­zo de ru­tas en ca­so de pro­ble­mas en al­guno de los no­dos. Tal es así, que en es­tas re­des ca­da mó­du­lo cuen­ta con un nú­me­ro de se­rie úni­co que lo iden­ti­fi­ca den­tro de la mis­ma, evi­tán­do­se así el in­gre­so de dis­po­si­ti­vos aje­nos a la red y la po­si­bi­li­dad de ac­ce­sos ex­ter­nos no desea­dos.

Otra ven­ta­ja que tie­nen los sis­te­mas pa­ra do­mó­ti­ca que uti­li­zan ra­dio­fre­cuen­cia es que son es­ca­la­bles. Se pue­de co­men­zar au­to­ma­ti­zan­do al­gu­nos artefactos pa­ra ir agre­gan­do lue­go otros mó­du­los a la red a me­di­da que se pre­sen­tan nue­vas ne­ce­si­da­des.

Bien pro­te­gi­das

La se­gu­ri­dad es uno de los ejes cen­tra­les del desa­rro­llo de las ca­sas in­te­li­gen­tes. “La se­gu­ri­dad elec­tró­ni­ca su­po­ne un eco­sis­te­ma de dis­po­si­ti­vos pa­ra con­trol de ac­ce­so, sis­te­ma de vi­gi­lan­cia con cá­ma­ra, sis­te­ma de alar­mas in­te­li­gen­tes, con­trol de in­cen­dio y de mo­nó­xi­do de car­bono, en­tre otros que con­for­man el fun­cio­na­mien­to de una ca­sa in­te­li­gen­te”, cuen­ta Gui­ller­mo Freund, miem­bro del co­mi­té di­rec­ti­vo de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de In­dus­trias Elec­tró­ni­cas, Elec­tro­me­cá­ni­cas y Lu­mi­no­téc­ni­cas (Ca­dieel) que jun­to a Mes­se Frank­furt Ar­gen­ti­na or­ga­ni­za­rá el BIEL Light + Buil­ding Bue­nos Ai­res. Un en­cuen­tro que se desa­rro­lla­rá en­tre el 11 y el 14 de sep­tiem­bre en la Ru­ral en el que se pre­sen­ta­rá lo úl­ti­mo en ilu­mi­na­ción in­te­li­gen­te, do­mó­ti­ca, smart ci­ties, ener­gía re­no­va­ble y te­le­ges­tión. Ade­más se en­tre­ga­rán los pre­mios del con­cur­so Ca­dieel 4.0 IOT, que dis­tin­gui­rán pro­yec­tos de apli­ca­ción de IOT desa­rro­lla­dos en Ar­gen­ti­na por em­pren­de­do­res. Es que el te­ma des­per­tó la aten­ción de más de un en­tre­pre­neur. Un ca­so es el de We Haus, la una app pa­ra ca­sas in­te­li­gen­tes com­pa­ti­ble con los sis­te­mas IOS y An­droid desa­rro­lla­da por un ar­gen­tino. El sis­te­ma fun­cio­na a par­tir de la ins­ta­la­ción de un hub que se co­nec­ta al wifi de la ca­sa y ac­túa co­mo un ce­re­bro que con­tro­la to­dos los equi­pos do­mó­ti­cos del ho­gar. En­tre ellos, la tem­pe­ra­tu­ra, ilu­mi­na­ción, cli­ma­ti­za­ción, con­su­mo eléc­tri­co, sis­te­ma de alar­mas, sis­te­ma de audio. Ade­más per­mi­te crear re­glas de au­to­ma­ti­za­ción per­so­na­li­za­das se­gún las ne­ce­si­da­des y gus­tos del con­su­mi­dor. Por ejem­plo, se pue­den en­cen­der las lu­ces de la ca­sa de ma­ne­ra re­mo­ta an­tes de lle­gar, pren­der la ca­le­fac­ción o el ai­re acon­di­cio­na­do, la te­le o el equi­po de mú­si­ca. Tam­bién abrir la puer­ta a al­guien y has­ta ac­ti­var el sis­te­ma de rie­go. El va­lor del sis­te­ma arranca en los US$500 sin ins­ta­la­ción. Y des­de US$600 con ser­vi­cio téc­ni­co de ins­ta­la­ción. Pe­ro pa­ra un pro­yec­to don­de hay una ges­tión del ho­gar con ce­rra­du­ra, lu­ces, cá­ma­ras y sen­so­res se cal­cu­la un cos­to que os­ci­la en­tre los US$2500 y los US$3500.

En la Ar­gen­ti­na la se­gu­ri­dad elec­tró­ni­ca pa­ra los ho­ga­res se desa­rro­lló ha­ce más de 50 años pe­ro la ven­ta­ja ac­tual es que los sis­te­mas mo­der­nos son más fá­ci­les de ins­ta­lar, más eco­nó­mi­cos y fun­da­men­tal­men­te más su­ti­les a la de­tec­ción. “En el corto pla­zo a es­tos ele­men­tos se su­ma­rán desa­rro­llos de In­ter­net de las co­sas apli­ca­dos por ejem­plo a ilu­mi­na­ción efi­cien­te o con­trol re­mo­to de elec­tro­do­més­ti­cos que brin­da­rán aún una me­jor ca­li­dad y con­fort a las ca­sas y edi­fi­cios en ge­ne­ral”, co­men­ta Freund. Res­pec­to a los prin­ci­pa­les com­po­nen­tes que ha­cen a un in­mue­ble se­gu­ro, el es­pe­cia­lis­ta enu­me­ra: los sis­te­mas de con­trol de in­tru­sión ex­te­rior que de­tec­tan la pre­sen­cia de una per­so­na o mo­vi­mien­to ex­tra­ño en el ex­te­rior de la ca­sa y da avi­so al pro­pie­ta­rio o la po­li­cía; las ba­rre­ras in­fra­rro­jas y de mi­cro­on­das que de­tec­tan y dan alar­ma ante in­tru­sio­nes y sue­len apli­car­se en pro­pie­da­des abier­tas, sin ca­sas al­re­de­dor; los cer­cos ener­gi­za­dos y de pro­tec­ción que fun­cio­nan con al­ta ten­sión de pul­sos y muy ba­ja co­rrien­te; los con­tro­les de in­tru­sión in­te­rior. En es­te ca­so se uti­li­zan cen­tra­les que di­vi­den la ca­sa has­ta en ocho zo­nas. El sis­te­ma bá­si­co in­clu­ye: en­tre seis y ocho de­tec­to­res de mo­vi­mien­to y/o ca­lor, seis mag­né­ti­cos pa­ra la aper­tu­ra de puer­tas o ven­ta­nas, dos si­re­nas, dos te­cla­dos e ins­ta­la­ción ca­blea­da. Tam­bién es­tá la op­ción de apli­car un sis­te­ma de vi­deo vi­gi­lan­cia que uti­li­za en­tre cua­tro a seis cá­ma­ras co­nec­ta­das a dis­po­si­ti­vos de gra­ba­ción di­gi­tal (DVR). Su mo­ni­to­reo pue­de ha­cer­se des­de el te­lé­fono ce­lu­lar o des­de pá­gi­nas web. Tam­bién exis­ten de­tec­to­res de ro­tu­ra de vi­drios que fun­cio­nan con un mi­cró­fono es­pe­cial, muy sen­si­ble; los con­tro­les de ac­ce­so que fun­cio­nan a par­tir de tar­je­tas o lla­ve­ros elec­tró­ni­cos y ce­rra­du­ras elec­tro­mag­né­ti­cas pa­ra la puer­ta; los sis­te­mas bio­mé­tri­cos que uti­li­zan mé­to­dos de iden­ti­fi­ca­ción me­dian­te lec­to­res de hue­lla dac­ti­lar, pal­ma de mano o por re­co­no­ci­mien­to fa­cial y los sis­te­mas de de­tec­ción de in­cen­dios y de mo­nó­xi­do de car­bono. Los cos­tos de es­tos sis­te­mas va­rían en­tre los $25.000 y los $ 35.000 pa­ra el sis­te­ma de con­trol de in­tru­sión con ca­blea­do (si es inalám­bri­co el cos­to de ins­ta­la­ción se tri­pli­ca). Mien­tras que la co­lo­ca­ción de un cer­co ener­gi­za­do pa­ra un fren­te de unos 10 me­tros es de $14.500; un sis­te­ma de vi­gi­lan­cia de vi­deo de­man­da $30.000, y el de con­trol de ac­ce­so, $22.000, se­gún Ca­dieel.

En sín­te­sis, to­do es­tá cam­bian­do a un rit­mo ver­ti­gi­no­so. “Hoy el cen­tro no es la do­mó­ti­ca. Va más allá. Por ejem­plo, en un ho­gar to­do se co­nec­ta­rá a tra­vés de In­ter­net: el te­lé­fono, el sis­te­ma de alar­mas y has­ta la me­di­ci­na. Es de­cir, en no mu­cho tiem­po ten­dre­mos una cha­pi­ta o un cheap con nues­tra his­to­ria clí­ni­ca. Y no só­lo por­ta­re­mos nues­tro his­to­rial de sa­ni­ta­rio sino que ade­más has­ta ser­vi­rá pa­ra sal­var vi­das ante un ac­ci­den­te ca­lle­je­ro. Tam­bién se uti­li­za­rá pa­ra sa­ber dón­de de­jas­te el au­to o la bi­ci”, fi­na­li­za Iko­ni­coff.

SHUT­TERS­TOCK

MÁS AC­CE­SI­BLE ● Pa­ra “con­tro­lar” un ho­gar se ne­ce­si­ta un pro­ce­sa­dor co­nec­ta­do a In­ter­net

● LA AS­PI­RA­DO­RA IN­TE­LI­GEN­TE Lim­pia la ca­sa en au­sen­cia de quien la ha­bi­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.