De­nun­cian a po­li­cías por mal­tra­tar a ado­les­cen­tes

Tras la muer­te de cua­tro jó­ve­nes sur­gen nue­vas acu­sa­cio­nes

LA NACION - - NOTAS DE TAPA - Be­li­sa­rio San­gior­gio

SAN MI­GUEL DEL MON­TE.– La muer­te de los tres ado­les­cen­tes y un jo­ven de 22 años du­ran­te una per­se­cu­ción po­li­cial en es­ta ciu­dad no so­lo con­mo­vió a to­dos los ve­ci­nos, que ayer mar­cha­ron nue­va­men­te pa­ra pe­dir jus­ti­cia, sino que tam­bién abrió la puer­ta a un fuer­te re­cla­mo con­tra los efec­ti­vos lo­ca­les, que has­ta aho­ra se man­te­nía ocul­to. Los ado­les­cen­tes re­la­ta­ron aquí his­to­rias de va­rios hos­ti­ga­mien­tos. In­clu­so, el her­mano de Da­ni­lo San­so­ne ex­pre­só que tan­to él co­mo su her­mano fa­lle­ci­do, de 13 años, ha­bían es­ta­do ar­bi­tra­ria­men­te pri­va­dos de su li­ber­tad en la co­mi­sa­ría. “En es­ta ciu­dad, la po­li­cía es una ma­fia”, di­jo Nicolás, al bor­de del llan­to y abra­za­do a su pa­dre. La su­ya no es la úni­ca his­to­ria que se es­cu­chó aquí so­bre me­no­res mal­tra­ta­dos por los po­li­cías.

Cua­tro de los efec­ti­vos fue­ron pro­ce­sa­dos por los ho­mi­ci­dios y otros cua­tro es­tán impu­tados por par­ti­ci­par del en­cu­bri­mien­to, en­tre ellos, una mu­jer po­li­cía de­te­ni­da ayer. El Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad bo­nae­ren­se in­ves­ti­ga­rá las de­nun­cias que si­guie­ron al mo­men­to ini­cial de do­lor y es­tu­por.

Los ve­ci­nos de San Mi­guel del Mon­te re­co­rrie­ron nue­va­men­te las ca­lles en bus­ca de una res­pues­ta por las muer­tes de cua­tro jó­ve­nes en una ab­sur­da per­se­cu­ción. Otra vez fue la pla­za cen­tral el eje de la con­cen­tra­ción de la an­gus­tia, del enojo. Allí irrum­pie­ron las vo­ces ado­les­cen­tes con sus his­to­rias de mal­tra­tos po­li­cia­les. Un ín­ti­mo ami­go de Da­ni­lo, cu­yo nom­bre se man­ten­drá en re­ser­va co­mo en los ca­sos en los que se con­si­guió el tes­ti­mo­nio de otros me­no­res afec­ta­dos, di­jo a la nacion: “Es­te era un lu­gar tran­qui­lo, pe­ro aho­ra cam­bió pa­ra siem­pre; cam­bió la pla­za, cam­bió el res­pe­to por la po­li­cía y cam­bia­rán las de­ci­sio­nes que los pa­dres to­men cuan­do sus hi­jos sal­gan a pa­sear”.

Y agre­gó: “Los po­li­cías no nos res­pe­tan. Te en­cie­rran en una cel­da y te pe­gan. Eso es abu­so de au­to­ri­dad. Yo –sin­ce­ra­men­te– no ten­go idea de por qué nos tra­tan así”.

No so­lo los chi­cos de es­ta ciu­dad con­ta­ron los ro­ces que te­nían con los in­te­gran­tes de la co­mi­sa­ría lo­cal. Du­ran­te un diá­lo­go con la nacion, la in­ten­den­ta de San Mi­guel del Mon­te, San­dra Ma­yol, con­fir­mó ha­ber re­ci­bi­do que­jas por­que los po­li­cías que lle­ga­ban co­mo re­fuer­zos “te­nían una ac­ti­tud dis­tin­ta, que no era amis­to­sa”.

Pa­ra la je­fa co­mu­nal, na­da ex­tra­ño en el com­por­ta­mien­to de los ado­les­cen­tes per­se­gui­dos se pu­do ob­ser­var en las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad mu­ni­ci­pa­les. “Es­tá gra­ba­do el re­co­rri­do de los chi­cos des­de la pla­za has­ta la la­gu­na y ese ma­te­rial lo en­tre­ga­mos al fis­cal Da­mon­te”.

Otros dos chi­cos, ami­gos de las víc­ti­mas, con­ta­ron que ha­bían si­do hu­mi­lla­dos por agen­tes. “Des­pués de las mar­chas, cuan­do vuel­vo a mi ca­sa, ten­go mie­do de que me pe­guen. Acá en la pla­za no ten­go mie­do por­que es­ta­mos to­dos jun­tos. Yo quie­ro que los ase­si­nos se pu­dran en la cár­cel”, di­jo uno de esos ado­les­cen­tes.

Su ami­go agre­gó: “Yo fui mal­tra­ta­do. Y no creo ser una ma­la per­so­na por ha­blar­le con fir­me­za a un po­li­cía que me agre­de sin mo­ti­vos”.

En la mis­ma lí­nea se ex­pre­sa­ron tres mu­je­res que es­ta­ban en la pla­za pa­ra ma­ni­fes­tar­se con­tra la vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal, y ase­gu­ra­ron que los ado­les­cen­tes de la ciu­dad sien­ten “te­rror” cuan­do son de­te­ni­dos en un con­trol. Un te­mor real

Esas si­tua­cio­nes, que se­gún los re­la­tos lo­ca­les pa­re­cen ha­ber si­do co­ti­dia­nas, pue­den te­ner que ver con la tra­ge­dia que en­lu­tó a es­ta ciu­dad. Na­die sa­be, ni si­quie­ra las au­to­ri­da­des aún, por qué fue per­se­gui­do el Fiat 147 con­du­ci­do por Car­los Suá­rez, al que acom­pa­ña­ban Ca­mi­la Ló­pez, Da­ni­lo San­so­ne, Gonzalo Do­mín­guez y Ro­cío Gua­glia­re­llo, la ado­les­cen­te que lu­cha por su vi­da en el Hos­pi­tal El Cru­ce, en Flo­ren­cio Va­re­la. Se afir­ma que Suá­rez ya ha­bía si­do pre­sio­na­do a pa­gar una coima por no te­ner con­cre­ta­da la trans­fe­ren­cia del vehícu­lo. Sin em­bar­go, ese mie­do que aho­ra pa­re­ce ver­ba­li­zar­se pue­de ha­ber te­ni­do al­go que ver con el es­ca­pe del vehícu­lo.

Los fun­cio­na­rios bo­nae­ren­ses co­men­ta­ron ayer que la Di­rec­ción de Asun­tos In­ter­nos in­ves­ti­ga­rá las de­nun­cias que em­pie­zan a es­cu­char­se en una co­mu­ni­dad en la que to­dos se co­no­cen.

Los abo­ga­dos de las fa­mi­lias San­so­ne con­fir­ma­ron a la nacion que el pa­dre del chi­co fa­lle­ci­do fue ame­na­za­do an­te­ayer por dos per­so­nas con ar­mas de fue­go y que por eso fue pre­sen­ta­da una de­nun­cia ante au­to­ri­da­des ju­di­cia­les.

Se­gún el re­la­to de los ve­ci­nos, al me­nos otros dos chi­cos fue­ron hos­ti­ga­dos y ame­dren­ta­dos por des­co­no­ci­dos cuan­do re­gre­sa­ban a sus ho­ga­res lue­go de las mar­chas en las que pi­den trans­pa­ren­cia en la in­ves­ti­ga­ción por las muer­tes.

En la pla­za prin­ci­pal, do­cen­tes y pa­dres ava­la­ban y aplau­dían la va­len­tía de los chi­cos al dar tes­ti­mo­nio de los pro­ble­mas que ha­bían en­fren­ta­do. Jun­to a su ma­dre, la chi­ca ex­pli­có: “A mis com­pa­ñe­ros del co­le­gio, los po­li­cías los de­tie­nen so­lo por­que son jó­ve­nes”, con­tó una ado­les­cen­te, que con­cu­rrió a la mar­cha acom­pa­ña­da por su ma­dre.

“Es­ta es una co­mu­ni­dad muy tran­qui­la. Los jó­ve­nes se reúnen pa­ra pa­sear, es­cu­char mú­si­ca y char­lar. Pe­ro el hos­ti­ga­mien­to de la po­li­cía, que con­tro­la la zo­na a tra­vés de la vio­len­cia, es cons­tan­te”, di­jo Ro­ber­to Ci­priano, abogado es­pe­cia­lis­ta en de­re­chos hu­ma­nos de la Co­mi­sión Pro­vin­cial por la Me­mo­ria y re­pre­sen­tan­te le­gal de las fa­mi­lias San­so­ne y Ló­pez.

Las fa­mi­lias de las víc­ti­mas bus­ca­ron con­tac­to con re­pre­sen­tan­tes de or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos y vol­ve­rán a mar­char en la tar­de de hoy pa­ra so­li­ci­tar que las muer­tes no que­den im­pu­nes.

“Lo que le pa­só a los chi­cos que mu­rie­ron en la per­se­cu­ción po­dría ha­ber­le pa­sa­do a mis hi­jos”, di­jo una ma­dre que acom­pa­ñó a su hi­jo a la es­cue­la Cru­ce­ro Ge­ne­ral Bel­grano don­de es­tu­dia­ban tres de las víc­ti­mas mor­ta­les. “Hay alum­nos llo­ran­do en las au­las. To­dos los chi­cos es­tán muy asus­ta­dos, y no­so­tros es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra con te­ner­los ”, co­men­ta­ron en ese co­le­gio.

La co­mi­sa­ría lo­cal que­dó en el fo­co de la con­tro­ver­sia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.