con­ges­tión en el eve­rest, una trampa mor­tal

Más de 200 al­pi­nis­tas co­lap­san la ru­ta a la ci­ma; hay 6 víc­ti­mas

LA NACION - - NOTAS DE TAPA - In­for­me de Ga­brie­la Ori­glia (Cór­do­ba)

La pos­tal sor­pren­dió y se trans­for­mó en una trampa mor­tal: el miér­co­les pa­sa­do, más de 200 mon­ta­ñis­tas for­ma­ron una fi­la a po­cos me­tros de la ci­ma del mon­te Eve­rest, de 8848 me­tros de al­tu­ra. Así, se ba­tió el ré­cord de as­cen­sos en una mis­ma jor­na­da. Pe­ro la aglo­me­ra­ción tu­vo con­se­cuen­cias mor­ta­les: seis per­so­nas mu­rie­ron por pro­ble­mas de sa­lud que se ha­brían des­en­ca­de­na­do por las de­mo­ras en los as­cen­sos y des­cen­sos. Las ma­yo­res con­ges­tio­nes sue­len pro­du­cir­se en­tre fi­na­les de abril y ma­yo, cuan­do las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas son me­nos ex­tre­mas y, en con­se­cuen­cia, ofre­cen más ven­ta­jas a los mon­ta­ñis­tas. El cre­ci­mien­to de los per­mi­sos de es­ca­la­da tam­bién ex­pli­ca el fe­nó­meno. El mon­ta­ñis­ta ar­gen­tino Ri­car­do Birn, de 51 años, de­bió ser res­ca­ta­do en un he­li­cóp­te­ro.

El do­lor que sen­tía el mon­ta­ñis­ta cor­do­bés Ri­car­do Birn, de 51 años, en la zo­na in­ter­cos­tal era in­ten­so. Em­pe­zó a to­ser con san­gre. Es­ta­ba a unos 500 me­tros de lle­gar a la ci­ma del mon­te Eve­rest y, jun­to con su sher­pa, to­mó la de­ci­sión: de­bían des­cen­der. Lo hi­cie­ron has­ta el Cam­po III (7100 me­tros) y allí es­pe­ra­ron, con de­ses­pe­ra­ción, la lle­ga­da de un he­li­cóp­te­ro que los res­ca­ta­ra.

“El pro­ble­ma fue que, a la al­tu­ra a la que lle­gué, ha­bía mu­cha con­ges­tión de mon­ta­ñis­tas y, así, los tiem­pos que ha­bía­mos es­ti­ma­do ya no eran reales. Cuan­do lle­gué a uno de los úl­ti­mos sec­to­res pre­vios a la cum­bre, cal­cu­lé que que­da­ban unas tres ho­ras más pa­ra al­can­zar la ci­ma”, se­ña­la a la nacion des­de el hos­pi­tal de Kat­man­dú, don­de per­ma­ne­ce in­ter­na­do.

El miér­co­les pa­sa­do, cuan­do Birn de­bió ser res­ca­ta­do, se pro­du­jo un hi­to en la his­to­ria del as­cen­so al Eve­rest, de 8848 me­tros de al­tu­ra: una lar­ga fi­la de más de 200 al­pi­nis­tas tra­ta­ban de ha­cer cum­bre. De he­cho, en me­nos de 48 ho­ras, y lue­go de re­gis­trar­se ese atas­co, mu­rie­ron seis mon­ta­ñis­tas.

“Los do­lo­res eran muy in­ten­sos y pen­sé que ha­bía he­cho un neu­mo­tó­rax”, indica Birn. Fren­te a ese pa­no­ra­ma, con su sher­pa de­ci­dió ba­jar has­ta el Cam­po III, una de las ba­ses de la mon­ta­ña.tar­da­ro­nu­nas­cin­coho­ras.

Sin em­bar­go, la si­tua­ción no pa­re­cía que iba a me­jo­rar cuan­do arri­ba­ron a ese cam­pa­men­to. “Se hi­zo de no­che, me me­tí en la car­pa. So­lo que­da­ba so­bre­vi­vir. Con un te­lé­fono sa­te­li­tal que ten­go em­pe­cé a co­mu­ni­car­me con mi es­po­sa y ella iba coor­di­nan­do la ayu­da des­de la Ar­gen­ti­na. Le ex­pli­qué que ha­bía que ha­cer al­go ex­cep­cio­nal por­que el he­li­cóp­te­ro no lle­ga al Cam­po III, sino al II. So­lo lo ha­bía he­cho unas po­cas ve­ces”.

Aun­que qui­sie­ra, Birn sa­bía que no po­dría des­cen­der al Cam­po II. “No po­día más. No po­día ca­mi­nar ni un pa­so más. Ya no res­pi­ra­ba”. Se in­yec­tó de­xa­me­ta­so­na, un po­ten­te glu­co­cor­ti­coi­de sin­té­ti­co que se usa ha­bi­tual­men­te pa­ra com­ba­tir los ede­mas pul­mo­na­res en la al­ta mon­ta­ña.

Se­gún re­la­ta, pa­só la peor no­che de su vi­da, a la es­pe­ra de que lle­gue el res­ca­te. Tu­vo mie­do de mo­rir por­que sa­bía cuá­les eran las di­fi­cul­ta­des de coor­di­nar res­ca­tes excepciona­les; esa em­pre­sa que in­ten­ta­ba su es­po­sa. “No me que­ría dor­mir. Mi es­po­sa me ayu­da­ba lla­mán­do­me por te­lé­fono y el sher­pa, ha­blan­do. Bus­ca­mos re­du­cir el ries­go, pe­ro esas ho­ras fue­ron una eter­ni­dad”, di­ce. Ha­ce dos años, ya ha­bía in­ten­ta­do al­can­zar la cum­bre, pe­ro de­bió re­gre­sar des­de los 8700 me­tros por pro­ble­mas en un ojo, con­ge­la­mien­to en los de­dos del pie e in­su­fi­cien­cia de oxí­geno.

Cuan­do lle­gó el he­li­cóp­te­ro, el guía lo asis­tió pa­ra equi­par­se. “A pu­ro gri­to de do­lor me iza­ron y en 10 mi­nu­tos, en me­dio de una odi­sea, lle­ga­mos al cam­po ba­se, don­de me ayu­da­ron, me me­tie­ron en el he­li­cóp­te­ro y así lle­gué al hos­pi­tal”, cuen­ta. Aho­ra, Birn es­tá in­ter­na­do. Tie­ne la pleu­ra del pul­món de­re­cho in­fla­ma­da, neu­mo­nía y una in­fec­ción. “Me mo­ni­to­rean, me alien­tan y me ayu­dan mu­cho. Es­pe­ro re­cu­pe­rar­me pron­to”, afir­ma.

Su ca­so se pro­du­jo en me­dio de una gran con­ges­tión de más de 200 mon­ta­ñis­tas que se re­gis­tró a me­tros de la ci­ma y que en so­lo 48 ho­ras, en­tre el miér­co­les y an­te­ayer, pro­du­jo seis muer­tos.

Los al­pi­nis­tas for­ma­ron un atas­co de va­rias ho­ras, mien­tras es­pe­ra­ban en un es­tre­cho pa­so de la cres­ta su­res­te cer­ca de la ci­ma. Dos de ellos mu­rie­ron mien­tras des­cen­dían, des­pués de ha­ber al­can­za­do la cum­bre: el es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Lynn Cash y la in­dia An­ja­li Kul­kar­ni, am­bos de 55 años.

Se­gún con­sig­nó la agen­cia AFP, el or­ga­ni­za­dor de la ex­pe­di­ción de Kul­kar­ni, Arun Trek, atri­bu­yó los de­ce­sos al ex­ce­si­vo flu­jo de mon­ta­ñis­tas, que re­tra­só su des­cen­so.

Ayer, en tan­to, las au­to­ri­da­des y los or­ga­ni­za­do­res de ex­pe­di­cio­nes de la zo­na anun­cia­ron la muer­te de cua­tro per­so­nas más. Así, en es­ta tem­po­ra­da ya su­man ocho los al­pi­nis­tas fa­lle­ci­dos al in­ten­tar al­can­zar la ci­ma.

Es­tas con­ges­tio­nes se pro­du­cen en­tre fi­na­les de abril y fi­na­les de ma­yo, cuan­do las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas son me­nos ex­tre­mas y, en con­se­cuen­cia, ofre­cen más ven­ta­jas pa­ra as­cen­der. Se­gún los es­pe­cia­lis­tas con­sul­ta­dos por AFP, otra de las cau­sas que ex­pli­can los atas­cos es la pro­li­fe­ra­ción de per­mi­sos de es­ca­la­da. Ca­da una de esas au­to­ri­za­cio­nes cues­ta US$11.000.

A es­ta al­tu­ra ex­tre­ma, el oxí­geno es más es­ca­so en la at­mós­fe­ra y los al­pi­nis­tas de­ben re­cu­rrir a tu­bos de oxí­geno pa­ra lle­gar a la ci­ma. Una al­tu­ra su­pe­rior a 8000 me­tros so­bre el ni­vel del mar es con­si­de­ra­da co­mo la “zo­na de la muer­te”.

“per­ma­ne­cer mu­cho tiem­po en es­ta área au­men­ta los ries­gos de con­ge­la­mien­to, de su­frir mal de las al­tu­ras o in­clu­so mo­rir”, ex­pli­ca a AFP Ang Tse­ring Sher­pa, ex­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Al­pi­nis­tas de Ne­pal.

Se­gún da­tos de las au­to­ri­da­des ne­pa­líes, has­ta an­te­ayer, 550 per­so­nas al­can­za­ron la cum­bre. El año pa­sa­do mu­rie­ron cin­co per­so­nas en el Eve­rest.

Ri­car­do Birn mon­ta­ñis­ta “A la al­tu­ra a la que lle­gué, ha­bía mu­cha con­ges­tión y, en­ton­ces, los tiem­pos que ha­bía es­ti­ma­do ya no eran reales. Cal­cu­lé que que­da­ban tres ho­ras más pa­ra al­can­zar la ci­ma”

HANDOUT/AFP

AFP

El miér­co­les pa­sa­do, más de 200 mon­ta­ñis­tas se agol­pa­ron pa­ra lle­gar a la ci­ma del mon­te Eve­rest

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.