es­ta­ble­cen có­mo fue el cri­men de lo­la chom­na­lez

La Jus­ti­cia uru­gua­ya fi­jó una ver­sión del ca­so

LA NACION - - NOTAS DE TAPA -

La jue­za uru­gua­ya Rossana Or­te­ga ex­pu­so la me­cá­ni­ca de la muer­te de la ado­les­cen­te Lo­la Chom­na­lez al re­sol­ver el pro­ce­sa­mien­to del úni­co sos­pe­cho­so impu­tado por el cri­men co­me­ti­do en di­ciem­bre de 2014. Án­gel Mo­rei­ra es­tá acu­sa­do co­mo coau­tor del ho­mi­ci­dio de la me­nor de 15 años, co­me­ti­do en el bal­nea­rio de Ba­rra de Va­li­zas. Se es­ta­ble­ció que una mu­jer y un hom­bre ha­brían si­do los cóm­pli­ces del chan­ga­rín de­te­ni­do. Sin em­bar­go, esos res­pon­sa­bles aún no han si­do iden­ti­fi­ca­dos. En el pro­ce­sa­mien­to fir­ma­do por la jue­za Or­te­ga se afir­mó que Mo­rei­ra es­tu­vo du­ran­te el ata­que a Lo­la y que in­clu­so le to­mó el pul­so pa­ra com­pro­bar el fa­lle­ci­mien­to.

Án­gel Mo­rei­ra, co­no­ci­do co­mo el Ca­chi­la, uno de los par­tí­ci­pes del ho­mi­ci­dio de la ado­les­cen­te Lo­la Chom­na­lez, ocu­rri­do en di­ciem­bre de 2014 en el bal­nea­rio uru­gua­yo de Ba­rra de Va­li­zas, es­tu­vo con la víc­ti­ma has­ta el mo­men­to de su fa­lle­ci­mien­to y has­ta ve­ri­fi­có si te­nía sig­nos vi­ta­les. Cuan­do el sos­pe­cho­so com­pro­bó que ha­bía muer­to, hu­yó de la es­ce­na del cri­men. Así se des­pren­de de la re­so­lu­ción de la jue­za de Ro­cha Rossana Or­te­ga, don­de pro­ce­só a Mo­rei­ra co­mo coau­tor del ho­mi­ci­dio de Lo­la.

La cau­sa de la muer­te fue pro­vo­ca­da por­que la víc­ti­ma fue su­je­ta­da con­tra el sue­lo as­pi­ran­do y tra­gan­do are­na, que fue en­con­tra­da en sus vías aé­reas, bron­quios, trá­quea y ca­vi­dad bu­cal, evi­den­cian­do que se in­ten­tó as­fi­xiar­la con­tra el sue­lo”, se afir­mó en el ex­pe­dien­te ju­di­cial.

En el pro­ce­sa­mien­to, la jue­za tu­vo en cuen­ta la opi­nión de un es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na le­gal, iden­ti­fi­ca­do co­mo doc­tor G. B., que sos­tu­vo: “La se­cuen­cia de la agre­sión pu­do ha­ber si­do: se le apro­xi­ma a Lo­la la per­so­na agre­so­ra por de­trás. Ella tra­ta de es­ca­par ha­cia los ar­bus­tos, le da al­can­ce, la to­ma por de­trás y le ha­ce cor­tes pa­ra na­da pro­fun­dos, la en­fren­ta y re­ci­be el gol­pe de pu­ño li­ge­ro en re­gión fron­to-tem­po­ral iz­quier­da, cae en la are­na, y aun­que se afe­rra a las ra­mas y se arro­lla sin de­fen­der­se adop­tan­do la po­si­ción de fle­xión, la­te­ra­li­za­da a de­re­cha tal cual es ha­lla­da es apre­ta­da con­tra la are­na. Mue­re. Se la ta­pa con are­na”.

Exis­te otra po­si­ble se­cuen­cia pa­ra el es­pe­cia­lis­ta. “Lo­la ca­mi­nan­do de re­gre­so a Va­li­zas, se en­fren­ta al agre­sor, que le pro­pi­na pri­me­ro un gol­pe en la re­gión fron­to-tem­po­ral. Ella corre ha­cia las du­nas, es alcanzada des­de atrás, he­ri­da y pos­te­rior­men­te apre­ta­da en la are­na”. Es de­cir que pa­ra la Jus­ti­cia, Lo­la mu­rió as­fi­xia­da y te­nía en su apa­ra­to res­pi­ra­to­rio are­na, in­clu­so en trá­quea y bron­quios.

Res­pec­to de Mo­rei­ra, so­bre la ba­se de los pe­ri­ta­jes psi­co­ló­gi­cos y psi­quiá­tri­cos, en la re­so­lu­ción se afir­mó que “se tra­ta de un hom­bre vio­len­to, que re­ve­la gran dis­tan­cia afec­ti­va, des­pla­zan­do res­pon­sa­bi­li­da­des en el he­cho ha­cia ar­te­sa­nos de la zo­na. Sur­ge asi­mis­mo que uti­li­za el me­ca­nis­mo ha­bi­tual de la men­ti­ra en si­tua­cio­nes en que se sien­te ame­na­za­do pa­ra des­vir­tuar la ver­dad en be­ne­fi­cio pro­pio, pre­sen­ta un tono an­ti­so­cial que re­pre­sen­ta un pa­trón ge­ne­ral de des­pre­cio y vio­la­ción de de­re­chos de los de­más, de­mos­tran­do asi­mis­mo ma­ni­pu­la­ción y con­trol du­ran­te la ins­tan­cia pe­ri­cial en su be­ne­fi­cio pa­ra evi­tar un po­si­ble cas­ti­go”.

Y se agre­gó: “El pe­ri­ta­je de­mos­tró que no de­mues­tra an­gus­tia ni au­to­per­cep­ción so­bre las ne­ce­si­da­des de los de­más”.

La jue­za Or­te­ga ex­pli­có que “va­lién­do­se de su in­de­fen­sión, no­ta de alevosía co­mo agra­van­te ge­ne­ral del de­li­to, tras su­frir el ata­que pri­ma­rio, la víc­ti­ma fue re­te­ni­da en un si­tio apar­ta­do en­tre Ba­rra de Va­li­zas y Aguas Dul­ces, zo­na de mé­da­nos, si­tua­da en un área bos­co­sa. Se tra­ta de un lu­gar es­con­di­do en­tre la ar­bo­le­da, des­crip­ta por la Po­li­cía Cien­tí­fi­ca co­mo una cue­va o ga­le­ría na­tu­ral for­ma­da por los ar­bus­tos del lu­gar, con­tra la du­na de are­na, ubi­cán­do­se una zo­na don­de pre­do­mi­na el pas­to”.

En la re­so­lu­ción de la jue­za fue in­cor­po­ra­da la de­cla­ra­ción del di­rec­tor de la Po­li­cía Cien­tí­fi­ca, iden­ti­fi­ca­do so­lo por sus ini­cia­les J. A. El fo­ren­se sos­tu­vo que el en­cuen­tro en­tre la víc­ti­ma y sus agre­so­res no fue pre­me­di­ta­do, fue ca­sual.

Cuan­do la jue­za Or­te­ga le pre­gun­tó qué ele­men­tos exis­ten pa­ra sos­te­ner que el en­cuen­tro fue ca­sual, el es­pe­cia­lis­ta res­pon­dió: “El lu­gar en sí, ella sa­lió a pa­sear, sa­lió a ca­mi­nar, la vie­ron so­la en un lu­gar bas­tan­te ais­la­do, ca­paz la idea no fue ma­tar­la, sino pre­ten­der te­ner al­go con ella y de­ri­vó en la muer­te”.

“La víc­ti­ma no lle­ga de for­ma vo­lun­ta­ria [a la es­ce­na del cri­men]. La lle­van has­ta allí con al­gún ti­po de ame­na­zas, los cor­tes de los bra­zos pu­die­ron ha­ber si­do in­ti­mi­da­to­rios, y no fue lle­va­da por una so­la per­so­na, tal vez dos”, se­gún el tes­ti­mo­nio de J. A., in­cor­po­ra­do en la re­so­lu­ción de la jue­za.

Se­gún se des­pren­de del fa­llo de la ma­gis­tra­da se de­be avan­zar en la iden­ti­fi­ca­ción de una per­so­na de se­xo fe­me­nino y de un pre­sun­to acom­pa­ñan­te de Mo­rei­ra pa­ra que sean in­da­ga­dos y se les prac­ti­que exa­men de ADN”.

Lo­la Chom­na­lez ase­si­na­da en 2014

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.