El de­fen­sor del ni­ño.

No hay lu­gar pa­ra dis­trac­cio­nes a la ho­ra de de­sig­nar a quien desem­pe­ña­rá una ta­rea tan de­li­ca­da co­mo la cus­to­dia y pro­tec­ción de quie­nes más lo ne­ce­si­tan

LA NACION - - PÁGINA DOS -

No hay lu­gar pa­ra dis­trac­cio­nes a la ho­ra de de­sig­nar a quien desem­pe­ña­rá una ta­rea tan de­li­ca­da co­mo la cus­to­dia y pro­tec­ción de quie­nes más lo ne­ce­si­tan.

El car­go de de­fen­sor del ni­ño fue crea­do por ley el 28 de sep­tiem­bre de 2005. So­lo 13 años des­pués, en sep­tiem­bre pa­sa­do, 68 can­di­da­tos a cu­brir la va­can­te rin­die­ron su exa­men es­cri­to anó­ni­mo ante la Co­mi­sión Bi­ca­me­ral de los De­re­chos de Ni­ñas, Ni­ños y Ado­les­cen­tes, con po­tes­tad pa­ra su de­sig­na­ción. De los 15 fi­na­lis­tas, 14 en­via­ron lue­go sus pro­pues­tas de tra­ba­jo, sien­do la au­dien­cia pú­bli­ca la úl­ti­ma ins­tan­cia.

Un gru­po de aso­cia­cio­nes, fun­da­cio­nes y ONG, agru­pa­das en In­fan­cia en Deu­da, ha­bía re­cla­ma­do pú­bli­ca­men­te por la de­mo­ra en de­sig­nar al de­fen­sor del me­nor, fi­gu­ra pre­vis­ta en la ley de pro­tec­ción in­te­gral de los de­re­chos de las ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen­tes, des­ti­na­da a cum­plir y ha­cer cum­plir to­do aque­llo que ha­ga a la ca­li­dad de vi­da y de­re­chos de los me­no­res de edad, con la am­pli­tud y al­can­ces contemplad­os tan­to por nues­tra Cons­ti­tu­ción, que con­sa­gra la vi­da des­de el ins­tan­te mis­mo de la con­cep­ción, co­mo por la Con­ven­ción de los De­re­chos del Ni­ño.

Fue­ron nu­me­ro­sas tam­bién las cam­pa­ñas en re­des so­cia­les a lo lar­go de es­tos años ante el in­com­pren­si­ble re­tra­so en esa de­sig­na­ción. Una de las úl­ti­mas, en mar­zo pa­sa­do, con par­ti­ci­pa­ción de co­no­ci­dos ac­to­res, ins­ta­ba al Con­gre­so a re­to­mar el te­ma du­ran­te el ini­cio de las se­sio­nes. Re­cor­de­mos que las pos­ter­ga­cio­nes en bus­ca de ma­yo­res con­sen­sos ha­bían de­ja­do, una vez más, el tra­ta­mien­to de la cues­tión fue­ra de la agen­da le­gis­la­ti­va del año pa­sa­do.

Con es­tos an­te­ce­den­tes, el pro­nun­cia­mien­to de la co­mi­sión bi­ca­me­ral, com­pues­ta por cin­co se­na­do­ras y cin­co dipu­tadas, era lar­ga­men­te es­pe­ra­do. La ele­gi­da pa­ra el car­go fue la doc­to­ra Marisa Graham, con Juan Fa­cun­do Her­nán­dez y Fa­bián Re­pet­to co­mo sus ad­jun­tos. To­dos ellos de­be­rían ser ra­ti­fi­ca­dos en sus car­gos por las dos cá­ma­ras le­gis­la­ti­vas con ma­yo­ría sim­ple, en un pla­zo de 180 días.

Más allá de sus ca­pa­ci­da­des pro­fe­sio­na­les, la doc­to­ra Graham, es­pe­cia­lis­ta en De­re­cho de Fa­mi­lia que fue di­rec­to­ra de Ni­ñez y Ado­les­cen­cia en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res, en­tre otros car­gos, mi­li­ta pú­bli­ca­men­te en fa­vor de una ley pa­ra apro­bar la in­te­rrup­ción vo­lun­ta­ria del em­ba­ra­zo. Da­do que la Con­ven­ción so­bre los De­re­chos del Ni­ño in­clu­ye en es­ta ca­te­go­ría a to­da per­so­na des­de la con­cep­ción has­ta los 18 años, se plan­tea una gra­ve con­tra­dic­ción en­tre su pen­sa­mien­to per­so­nal, cier­ta­men­te res­pe­ta­ble, y la obli­ga­ción que de­be­ría asu­mir des­de su fun­ción.

No sor­pren­de su elec­ción por cuan­to la co­mi­sión

bi­ca­me­ral es­ta­ba in­te­gra­da ma­yor­men­te por dipu­tadas y se­na­do­ras de pos­tu­ra pú­bli­ca igual­men­te en­fren­ta­da con la de­fen­sa de las dos vi­das, con­tra­rian­do la sa­na im­par­cia­li­dad que de­be­ría pre­va­le­cer a la ho­ra de con­for­mar un cuer­po cu­yo ob­je­ti­vo es ele­gir a una per­so­na pa­ra el re­fe­ri­do car­go. En ju­lio pa­sa­do, la dipu­tada Cor­ne­lia Sch­midt Lier­mann (Pro) ha­bía aler­ta­do so­bre la ne­ce­si­dad de re­vi­sar la lis­ta de los can­di­da­tos en con­cor­dan­cia con una de­ci­sión tan im­por­tan­te co­mo la que ya ha­bía to­ma­do el Con­gre­so en es­ta di­rec­ción. Des­de gru­pos con­tra­rios a la le­ga­li­za­ción del abor­to, en con­so­nan­cia con pe­ti­cio­nes que su­man fir­mas en pla­ta­for­mas di­gi­ta­les co­mo Chan­ge.org (http:// chng.it/npt4htjsdw), el re­cla­mo tam­bién se ha­ce oír, de­nun­cian­do el ses­go ideo­ló­gi­co del nom­bra­mien­to y pi­dien­do que se re­vi­se lo ac­tua­do.

El Par­ti­do De­mó­cra­ta Cris­tiano por­te­ño, jun­to a or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil que de­fien­den el de­re­cho a la vi­da de la per­so­na por na­cer, por su par­te, cues­tio­nó la de­sig­na­ción de la doc­to­ra Graham y de sus dos ad­jun­tos por ser “abier­ta­men­te abor­tis­tas”. Ade­más de re­cu­sar a la co­mi­sión bi­ca­me­ral por no guar­dar la im­par­cia­li­dad re­que­ri­da en su con­for­ma­ción y pro­po­ner que se ini­cie un nue­vo pro­ce­so.

De­bié­ra­mos po­der ce­le­brar el pos­ter­ga­do nom­bra­mien­to con los me­jo­res au­gu­rios en el mar­co del de­bi­do res­pe­to a la Cons­ti­tu­ción na­cio­nal y a los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les sus­crip­tos que nos ri­gen. Pe­ro no po­de­mos pa­sar por al­to que el primer y más sa­gra­do de­re­cho es el de­re­cho a la vi­da. El com­pro­mi­so ins­ti­tu­cio­nal de sal­dar la deu­da con la in­fan­cia de nues­tro país de­be re­sol­ver­se, pues, cri­te­rio­sa­men­te aun cuan­do pue­da in­su­mir un tiem­po adi­cio­nal, ha­bi­da cuen­ta de que di­cha de­sig­na­ción ya se de­mo­ró ca­si 14 años. La enor­me ta­rea que de­be­rán coor­di­nar to­dos los re­pre­sen­tan­tes de los me­no­res, tan­to en el or­den ad­mi­nis­tra­ti­vo co­mo en el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de la De­fen­sa (ex-de­fen­so­ría de Me­no­res) de­man­da prin­ci­pios cla­ros y con­vic­cio­nes acor­des.

Ins­ti­tu­cio­nal­men­te, el Con­gre­so no de­be­ría apro­bar la cues­tio­na­da de­sig­na­ción cuan­do el año pa­sa­do, de­mo­crá­ti­ca­men­te, re­cha­zó un pro­yec­to de ley pro­pi­cia­to­rio del abor­to.

No pue­den las ur­gen­cias elec­to­ra­les dis­traer­nos fren­te a la re­vi­sión de es­te tras­ce­den­te nom­bra­mien­to que, ante to­do, de­be ser res­pe­tuo­so de las nor­mas que ri­gen nues­tra con­vi­ven­cia re­pu­bli­ca­na. Cuan­do se tra­ta de un fun­cio­na­rio cla­ve, has­ta aquí so­lo ca­be pre­gun­tar­nos si con es­tos an­te­ce­den­tes se­rá de­fen­sor del ni­ño

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.