Alberto, con dos fren­tes abier­tos

LA NACION - - NOTAS DE TAPA - Car­los Pag­ni

Alberto Fer­nán­dez lle­va ade­lan­te una cam­pa­ña bi­fron­te. En una de sus ca­ras com­pi­te con­tra Mau­ri­cio Ma­cri y su “im­pla­ca­ble ajus­te or­to­do­xo”. Su ar­gu­men­to es cu­rio­so: le­van­ta la bandera gra­dua­lis­ta del pri­mer

Ma­cri. Des­de el otro fren­te, re­ci­be las pre­sio­nes pre­ven­ti­vas de la mi­li­tan­cia so­cial. El hi­per­ac­ti­vis­mo que flo­re­ció des­pués de las pri­ma­rias se di­ri­ge me­nos al ac­tual ofi­cial is mo­que al que, se pre­su­me, es­tá por ve­nir.

En el Fren­te de To­dos hay un ma­len­ten­di­do. Lo que pa­ra Fer­nán­dez es una he­te­ro­do­xia que re­pon­drá los equi­li­brios eco­nó­mi­cos sin mor­ti­fi­car a los más des­am­pa­ra­dos, pa­ra quie­nes se atri­bu­yen la re­pre­sen­ta­ción de esos des­am­pa­ra­dos es li­be­ra­lis­mo sal­va­je. Quie­nes cor­tan ave­ni­das o lle­van a los shop­pings sus per­for­man­ces reivin­di­ca­ti­vas in­ter­pe­lan al can­di­da­to que les asig­nó Cris­ti­na Kirch­ner, más que al pre­si­den­te de Cam­bie­mos. El con­flic­to in­terno que se insinúa en la mar­cha ha­cia el po­der qui­zá se agu­di­ce cuan­do el po­der se ha­ya al­can­za­do.

Ano­che, des­de Tu­cu­mán, Alberto Fer­nán­dez des­alen­tó las pro­tes­tas pi­que­te­ras y pi­dió aban­do­nar “las ca­lles”.

La am­bi­va­len­cia del can­di­da­to kirch­ne­ris­ta es inevi­ta­ble. Él pre­ten­de ser la sín­te­sis de fac­cio­nes muy di­ver­sas. Es­ta con­tra­dic­ción es­tá en la esen­cia de su can­di­da­tu­ra. Fer­nán­dez fue lla­ma­do por la má­xi­ma re­pre­sen­tan­te de los sec­to­res sub­si­dia­dos, y por lo tan­to Es­ta­do­cén­tri­cos, pa­ra am­pliar la ba­se elec­to­ral ha­cia las ca­pas me­dias que se sien­ten aban­do­na­das por Ma­cri. Su ex­pe­ri­men­to con­sis­te en un re­gre­so ima­gi­na­rio a la fa­se ini­cial del kirch­ne­ris­mo, la que trans­cu­rrió en­tre 2003 y 2005, cuan­do des­de la Ca­sa Ro­sa­da se en­sa­yó una trans­ver­sa­li­dad mo­de­la­da en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res, con un sec­tor de la UCR y los res­tos del Fre­pa­so. Así co­mo el Pro, so­bre to­do en te­rri­to­rio bo­nae­ren­se, in­ten­tó co­rrer la frontera del no pe­ro­nis­mo ha­cia las fran­jas su­mer­gi­das, Fer­nán­dez in­sis­te en ex­ten­der la re­pre­sen­ta­ción del pe­ro­nis­mo ha­cia una so­cio­lo­gía que siem­pre le fue es­qui­va.

El dis­cur­so eco­nó­mi­co y de po­lí­ti­ca ex­te­rior del can­di­da­to ha­ce juego con esa pre­ten­sión. Se ofre­ce co­mo un gra­dua­lis­ta a la ma­ne­ra del pri­mer Ma­cri. Es de­cir, al­guien pa­ra quien el res­ta­ble­ci­mien­to de los equi­li­brios ma­croe­co­nó­mi­cos no de­be ser el re­sul­ta­do de ajus­tes no­mi­na­les o ab­so­lu­tos, sino la con­se­cuen­cia del cre­ci­mien­to del pro­duc­to. Ma­cri re­cu­rrió pa­ra esa re­ce­ta a la úni­ca pa­lan­ca dis­po­ni­ble: to­mar re­cur­sos del mer­ca­do fi­nan­cie­ro. Es cu­rio­so que Fer­nán­dez cri­ti­que esa de­ci­sión: el en­deu­da­mien­to era la úni­ca vía dis­po­ni­ble pa­ra fi­nan­ciar el ex­tra­or­di­na­rio dé­fi­cit he­re­da­do. Sal­vo que se eje­cu­ta­ra un ajus­te del gas­to des­pia­da­do. La emi­sión y el au­men­to de im­pues­tos es­ta­ban ago­ta­dos. La pa­lan­ca de Fer­nán­dez es, si se quie­re, si­mé­tri­ca: de­jar de pa­gar, de un mo­do u otro, aque­llos re­cur­sos del mer­ca­do fi­nan­cie­ro. Re­es­truc­tu­ra­ción, re­pro­gra­ma­ción, re­per­fi­la­mien­to, mo­de­lo ucra­niano o uru­gua­yo, son va­rian­tes de lo mis­mo. Es­te neo­gra­dua­lis­mo in­clu­ye un dis­po­si­ti­vo al que Ma­cri se ne­gó: el acuer­do sec­to­rial an­ti­in­fla­cio­na­rio que, en 2016, re­cla­ma­ba Al­fon­so Prat-Gay.

Pa­ra que los ac­to­res eco­nó­mi­cos acep­ten la sin­ce­ri­dad de su plan­teo, Fer­nán­dez ofre­ce un an­te­ce­den­te: la ges­tión de Nés­tor Kirch­ner, na­rra­da en pri­me­ra per­so­na del plu­ral. ¿Kirch­ner co­go­ber­na­ba con su je­fe de Ga­bi­ne­te? Quién hu­bie­ra di­cho. “Con Nés­tor –di­ce el can­di­da­to– es­ta­ble­ci­mos cin­co cri­te­rios”. Man­te­ner el equi­li­brio fis­cal, lo­grar el su­pe­rá­vit co­mer­cial, fa­vo­re­cer la acu­mu­la­ción de re­ser­vas, te­ner un dó­lar com­pe­ti­ti­vo y des­en­deu­dar­nos. Es otra no­ve­dad. O, en reali­dad, una de esas rein­ven­cio­nes del pa­sa­do a las que es tan da­do el kirch­ne­ris­mo. Por­que, si se re­pa­sa la his­to­ria, esas cin­co “nor­mas” fue­ron, en ri­gor, cin­co con­di­cio­nes que Kirch­ner he­re­dó de la ges­tión de Eduar­do Duhal­de/Jor­ge Re­mes/Ro­ber­to La­vag­na/Prat-Gay. Cin­co equi­li­brios que, con el pa­so del tiem­po, él y su es­po­sa fue­ron con­su­mien­do en el pre­sen­te eterno de un pro­yec­to po­pu­lis­ta. Por suer­te, Fer­nán­dez se per­mi­te una piz­ca de ve­ra­ci­dad: di­ce que aho­ra su­ma­rá una sex­ta re­gla, que es la re­duc­ción de la in­fla­ción. No lle­ga, es cier­to, a la evi­den­cia más ob­via: la in­fla­ción que de­be do­ble­gar fue la con­se­cuen­cia inevi­ta­ble de la des­truc­ción de aque­llos equi­li­brios he­re­da­dos, que ter­mi­na­ron pro­vo­can­do el co­lap­so fis­cal, ener­gé­ti­co y cam­bia­rio con que se en­con­tró Ma­cri.

No ha­ce fal­ta con­ti­nuar con es­ta re­vi­sión his­tó­ri­ca. La­vag­na se en­car­ga­rá de ella, en de­fen­sa pro­pia, du­ran­te el pri­mer de­ba­te pre­si­den­cial. Pe­ro es ne­ce­sa­rio acla­rar có­mo fue el pro­ce­so pa­ra des­pe­jar las hi­pó­te­sis de Fer­nán­dez so­bre el pre­sen­te. A di­fe­ren­cia de Kirch­ner, él no ten­drá que pre­ser­var una eco­no­mía en­ca­rri­la­da. Ten­drá que en­ca­rri­lar­la. Re­ci­bi­rá una di­ná­mi­ca in­fla­cio­na­ria pe­li­gro­sa. Por lo tan­to, ni­ve­les de po­bre­za más in­quie­tan­tes. Una ba­lan­za co­mer­cial que so­lo se re­com­pu­so por la caí­da de las im­por­ta­cio­nes im­pues­ta por la re­ce­sión. Un dé­fi­cit fis­cal cu­ya re­duc­ción se de­be, en gran me­di­da, al au­men­to de los pre­cios. El mer­ca­do de cam­bios, de nue­vo, in­ter­ve­ni­do. Y la pa­ri­dad real con un sig­ni­fi­ca­ti­vo atra­so, si se la com­pa­ra, se­gún las es­ta­dís­ti­cas el Ban­co Cen­tral, con la del ci­clo 2003-2004.

Los dos dis­po­si­ti­vos prin­ci­pa­les a los que re­cu­rri­ría Fer­nán­dez pa­ra nor­ma­li­zar las cuen­tas, la re­ne­go­cia­ción de la deu­da y el acuer­do sec­to­rial, se mues­tran pro­ble­má­ti­cos. El mer­ca­do fi­nan­cie­ro si­gue con­vul­sio­na­do. No so­lo se afec­tó el cré­di­to pri­va­do por la re­pro­gra­ma­ción de las le­tras en po­der de los fon­dos co­mu­nes de in­ver­sión (FCI). Aho­ra esa restricció­n se vuel­ve más irri­tan­te a la luz de un ven­ci­mien­to cla­ve: el 23 de sep­tiem­bre el Te­so­ro de­be pa­gar el cu­pón del Bo­po­me, un bono ci­fra­do en pe­sos y dó­la­res que emi­tió en 2017 Luis Capu­to. El Go­bierno es­tá an­te un di­le­ma de­li­ca­do. Si pa­ga ese bono, Fer­nán­dez se ha­rá una fies­ta. El 45% de la co­lo­ca­ción es­tá en po­der del me­ga­fon­do Pim­co, que se be­ne­fi­cia­ría en Wall Street con un tra­to más ami­ga­ble que el que re­ci­bie­ron los FCI nac&pop.

Con una de­ri­va­ción adi­cio­nal: los que re­ci­ban pe­sos irán co­rrien­do a do­la­ri­zar­se al mer­ca­do del con­ta­do con li­qui­da­ción, am­plian­do una bre­cha en­tre las dos pa­ri­da­des que ayer era del 20%. Esa di­ver­gen­cia co­mien­za a ser un es­tí­mu­lo a la sa­li­da de pe­sos del sis­te­ma: los pe­que­ños aho­rris­te tas, que tie­nen ac­ce­so a US$10.000 por mes, ha­rían una di­fe­ren­cia de US$2000 res­pec­to del con­ta­do con li­qui­da­ción. Otra ame­na­za pa­ra la es­ta­bi­li­dad cam­bia­ria, aca­so el úni­co man­da­to que Her­nán La­cun­za re­ci­bió del Pre­si­den­te. Eso ins­pi­ra res­tric­cio­nes a esas ope­ra­cio­nes de cam­bio. El mer­ca­do, por su par­te, sos­pe­cha que el Bo­po­me no se pa­ga­rá. Ayer co­ti­za­ba a 33 pe­sos un pa­pel por el que, en 9 me­ses, se re­ci­bi­rán 100 pe­sos más in­tere­ses. Es de­cir, una ga­nan­cia real del 300% anual. Si se cum­plie­ra esa pre­sun­ción, Ma­cri da­ña­ría su ges­tión con otro de­fault. Con­clu­sión: el ais­la­mien­to fi­nan­cie­ro de la Ar­gen­ti­na se va agu­di­zan­do. Y cual­quier “re­per­fi­la­mien­to” de­man­da­rá más de un año. Un con­tex­to que mi­ra con frui­ción el go­bierno chino, es­pe­cia­lis­ta en au­xi­liar eco­no­mías des­qui­cia­das a cam­bio de ma­te­rias pri­mas. Por suer­te, en el dic­cio­na­rio kirch­ne­ris­ta es­ta prác­ti­ca no es­tá de­fi­ni­da co­mo im­pe­ria­lis­mo.

El otro ins­tru­men­to, el pac­to so­cial, en las úl­ti­mas 48 ho­ras co­men­zó a pre­sen­tar inconvenie­ntes. Fer­nán­dez al­mor­zó an­te­ayer con el nú­cleo de la CGT. Ase­gu­ró que no pre­ten­de una re­for­ma la­bo­ral, sino que in­du­ci­rá a la ba­ja del cos­to la­bo­ral a tra­vés de los con­ve­nios por ac­ti­vi­dad. Igual que Ma­cri. Ha­cia el pos­tre, el can­di­da­to alen­tó la uni­dad sin­di­cal pa­ra fa­ci­li­tar el pac­to con el em­pre­sa­ria­do. Arrui­nó to­do. El me­ta­lúr­gi­co An­to­nio Caló en­chas­tró con una pin­ce­la­da de ble­que al au­se­nEl Hu­go Mo­yano, a quien ca­li­fi­có co­mo “em­pre­sa­rio”. Son­reían Car­los West Ocam­po y Ar­man­do Ca­va­lie­ri. Y mas­cu­lla­ba Fer­nán­dez: él vi­si­tó en su ca­sa al ca­mio­ne­ro, con quien acor­dó una li­mi­ta­ción de las pa­ri­ta­rias y al­gu­na asis­ten­cia a OCA a tra­vés del Ena­com. La cri­sis de es­ta em­pre­sa fue uno de los te­mas de la char­la del can­di­da­to con Mar­cos Gal­pe­rín, de Mer­ca­do Li­bre, quien cre­yó es­tar an­te un abo­ga­do de Mo­yano.

Des­de el sec­tor em­pre­sa­rio lle­gó el con­tra­gol­pe. A pe­sar de la fo­to de ayer de Fer­nán­dez con el sin­di­ca­lis­ta Héc­tor Daer y el in­dus­trial Mi­guel Ace­ve­do, Da­niel Fu­nes de Rio­ja acla­ró que la UIA no tie­ne au­to­ri­dad pa­ra que las em­pre­sas asu­man compromiso­s ne­go­cia­dos a ni­vel mul­ti­sec­to­rial. De nue­vo Fer­nán­dez, si ga­na, se ve­rá obli­ga­do a re­pe­tir a Ma­cri: cual­quier acuer­do eco­nó­mi­co-so­cial de­be­rá ges­tio­nar­se en las con­ven­cio­nes co­lec­ti­vas.

Es­tos inconvenie­ntes son detalles si se exa­mi­na el otro fren­te de la cam­pa­ña de Fer­nán­dez. Quie­nes ex­pre­san la de­man­da so­cial han lan­za­do un “ope­ra­ti­vo ca­le­si­ta”: una pro­tes­ta con un pro­ta­go­nis­ta dis­tin­to ca­da día. La pre­sión, en apa­rien­cia, es­tá di­ri­gi­da a Ma­cri. Pe­ro es un men­sa­je pre­ven­ti­vo pa­ra el pro­pio can­di­da­to.

La mo­ti­va­ción es múl­ti­ple. Quie­nes reivin­di­can a los más vul­ne­ra­bles ca­re­cen de un li­de­raz­go uni­fi­ca­do y de un lu­gar en la me­sa de Fer­nán­dez. Di­ri­men en las ca­lles su lu­gar en un fu­tu­ro es­que­ma de po­der. Ade­más, es po­si­ble que esos di­ri­gen­tes ten­gan una vi­sión más pe­si­mis­ta que su pro­pio can­di­da­to. Sos­pe­chan, con ra­zón, que las di­fi­cul­ta­des de fi­nan­cia­mien­to obli­ga­rán a al­gún con­ge­la­mien­to del gas­to pú­bli­co. Es de­cir, de sus in­gre­sos. Y por eso lan­zan una advertenci­a. Ma­cri los ayu­da. Des­de las re­ba­jas de im­pues­tos y apor­tes per­so­na­les has­ta el con­ge­la­mien­tos del pre­cio de los com­bus­ti­bles y las ta­ri­fas, to­do ven­ce cuan­do se inau­gu­re el nue­vo man­da­to.

El re­ce­lo de la mi­li­tan­cia so­cial se ex­tien­de a to­da la di­ri­gen­cia kirch­ne­ris­ta. Cris­ti­na Kirch­ner les im­pu­so un can­di­da­to que con­fra­ter­ni­za con la Me­sa de En­la­ce agro­pe­cua­ria, se re­fie­re a Mag­net­to co­mo “Héc­tor” y con­sul­ta a Car­los Mel­co­nian. Es­te úl­ti­mo de­ta­lle es digno de aten­ción: Fer­nán­dez in­di­có a los em­pre­sa­rios es­pa­ño­les que “ha­blen con Guillermo Niel­sen”. Pe­ro en­car­gó a Mel­co­nian un plan ma­cro­eco­nó­mi­co com­ple­to. El tra­ba­jo es­tá bas­tan­te avan­za­do. El eco­no­mis­ta sue­le re­cor­dar que tra­ta con Fer­nán­dez des­de ha­ce más de una dé­ca­da. Tam­bién es ami­go del gra­vi­tan­te Ser­gio Mas­sa. No ha­ce fal­ta acla­rar las coor­de­na­das de Mel­co­nian: un or­to­do­xo que en­car­nó la im­pug­na­ción más sis­te­má­ti­ca al gra­dua­lis­mo de Cam­bie­mos.

El an­ti­kirch­ne­ris­mo pa­de­ce una pe­sa­di­lla. Que, des­pués de ga­nar las elec­cio­nes, Fer­nán­dez se qui­te la más­ca­ra y mues­tre el ros­tro de Cris­ti­na Kirch­ner. El kirch­ne­ris­mo co­men­zó a so­bre­sal­tar­se con otro sue­ño atroz. Que el que es­té es­con­di­do de­trás de la más­ca­ra sea Ma­cri.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.