El fe­nó­meno al que to­dos ad­mi­ran

Le­jos de ser fu­gaz, el eterno Luis Sco­la es le­yen­da y si­gue bri­llan­do en­tre elo­gios de to­dos

LA NACION - - NOTAS DE TAPA - Die­go Mo­ri­ni

Tie­ne 39 años y en­ca­be­za el se­lec­cio­na­do ar­gen­tino se­mi­fi­na­lis­ta en el Mun­dial de bás­quet­bol. No es­tá de re­lleno en el plan­tel: bri­lla en el juego, mar­ca ré­cords y li­de­ra a los jó­ve­nes con el ejem­plo. Mu­cho an­tes de Chi­na 2019, se in­ter­nó en su cam­po pa­ra en­tre­nar­se por su cuen­ta. Sus com­pa­ñe­ros, y de­ce­nas de mi­les de afi­cio­na­dos, le piden pú­bli­ca­men­te que con­ti­núe en el equi­po na­cio­nal has­ta los Jue­gos Olím­pi­cos To­kio 2020. Los ri­va­les lo res­pe­tan y lo elo­gian. Luis Sco­la es más que el ca­pi­tán, el má­xi­mo go­lea­dor his­tó­ri­co de la Ar­gen­ti­na y cam­peón olím­pi­co de 2004: es, pa­ra to­dos, una le­yen­da.

DONGGUAN, Chi­na.– Siem­pre un ges­to adus­to. Co­mo si es­tu­vie­se con­tra­ria­do. Se des­ar­ma esa idea cuan­do se lo ve in­ter­ac­tuar con gen­te lo­cal. Sa­lu­da ama­ble­men­te y a ca­da pa­so es­cu­cha un “nihao, nihao”, la for­ma en la que se sa­lu­da por es­tas tie­rras. Len­tes os­cu­ros y una tran­qui­li­dad que no ha­ce pen­sar que una le­yen­da del bás­quet­bol se mez­cla con los sim­ples mor­ta­les. Luis Sco­la, el me­jor ju­ga­dor de la se­lec­ción ar­gen­ti­na de la his­to­ria, no se nu­bla por na­da, vi­ve la cla­si­fi­ca­ción pa­ra las se­mi­fi­na­les con la cal­ma de quien sa­be cuán­to po­ten­cial tie­ne en sus ma­nos.

Gher­son, un chi­co de 14 años que vi­ve aquí, no pue­de con­te­ner su emo­ción por sa­ber que en cual­quier mo­men­to pue­de apa­re­cer el ca­pi­tán de la Ar­gen­ti­na por el Kan­de In­ter­na­tio­nal, el bún­ker del con­jun­to na­cio­nal. Ca­mi­na a pa­so apu­ra­do y re­pi­te una fra­se sin pa­rar: “Sī kē lā shì yī­gè chuán­qí”. Quie­re por to­dos los me­dios que se en­tien­da lo que es­tá di­cien­do, in­sis­te, no se de­tie­ne. Un te­lé­fono lo ayu­da en la ta­rea: “Sco­la es una le­yen­da”. Y to­dos lo con­si­de­ran así. Por ejem­plo, los ju­ga­do­res de Fran­cia, an­tes del due­lo con Es­ta­dos Uni­dos, cru­za­ron sa­lu­dos con Sco­la y se ad­ver­tía ese res­pe­to en ca­da uno de esos in­ter­cam­bios.

“Sco­la es el lí­der emo­cio­nal de Ar­gen­ti­na y tal vez una de las leyendas más gran­des de to­dos los tiem­pos en el bás­quet­bol”. La fra­se es de Alek­sandr Djord­je­vic, el di­rec­tor técnico de Ser­bia, que lo su­frió en la no­che en la que el ca­pi­tán se con­vir­tió en el bas­quet­bo­lis­ta que más par­ti­dos, 39, ju­gó en la his­to­ria de la Co­pa del Mun­do, una com­pe­ten­cia na­ci­da en Ar­gen­ti­na 1950. El ca­pi­tán ar­gen­tino su­peró los 38 de Je­ro­me Mincy, el ala-pi­vo­te de Puer­to Ri­co que par­ti­ci­pó en cin­co mun­dia­les: Es­pa­ña 1986, Ar­gen­ti­na 1990, Ca­na­dá 1994, Gre­cia 1998 y Es­ta­dos Uni­dos 2002. Co­mo en una su­ce­sión, aque­lla com­pe­ten­cia de 2002 fue la pri­me­ra de Sco­la; la si­guie­ron Ja­pón 2006, Tur­quía 2010, Es­pa­ña 2014 y Chi­na 2019, en el que si­gue es­cri­bien­do ca­pí­tu­los fan­tás­ti­cos.

Él no se de­tie­ne. Pue­den sus com­pa­ñe­ros re­la­jar­se, co­mo su­ce­dió des­pués de la me­mo­ra­ble vic­to­ria so­bre Ser­bia. La ma­yo­ría al­mor­zó en el ho­tel y por la tar­de sa­lió a des­pe­jar­se. Al­go de shop­ping pa­ra Ni­co­lás Brus­sino, Lu­ca Vil­do­za, Má­xi­mo Fje­lle­rup… Una sa­li­da de com­pras pa­ra Fa­cun­do Cam­paz­zo y Ni­co­lás La­pro­vit­to­la. Des­can­so pa­ra Pa­tri­cio Ga­rino y Ga­briel Deck, aun­que sin de­ma­sia­da sies­ta: “Ape­nas 40 mi­nu­tos. Con es­to de la ali­men­ta­ción no es­tás pe­sa­do y duer­mes po­co”, cuen­ta Tor­tu­ga Deck.

Pe­ro pa­ra el ca­pi­tán, na­da de sa­li­das. En el al­muer­zo ya es­ta­ba pen­san­do en los po­si­bles ri­va­les. Char­ló de las al­ter­na­ti­vas con sus com­pa­ñe­ros, cru­zó al­gún co­men­ta­rio con par­te del staff técnico. Na­da cam­bió pa­ra Sco­la, aun al día si­guien­te al gran gol­pe ar­gen­tino en la Co­pa del Mun­do.

No hay nú­me­ro es­ta­dís­ti­co que lo sa­que de eje, por­que con la cla­si­fi­ca­ción pa­ra las se­mi­fi­na­les, Sco­la se ase­gu­ró ju­gar al me­nos dos par­ti­dos más: la pro­pia se­mi­fi­nal y la fi­nal o el par­ti­do por el ter­cer pues­to. Al cie­rre del tor­neo, su mar­ca se que­da­rá en 41 en­cuen­tros mun­dia­lis­tas. Un re­gis­tro im­pre­sio­nan­te. Pe­ro más allá de las de las cues­tio­nes que que­da­rán en los ar­chi­vos, hay un de­seo cre­cien­do a ca­da se­gun­do en el plan­tel: que el ca­pi­tán acep­te par­ti­ci­par en los Jue­gos Olím­pi­cos To­kio 2020.

“En el pri­mer par­ti­do, con­tra Co­rea del Sur, cuan­do pen­sé que es­te po­día ser el úl­ti­mo mun­dial de Luis, que qui­zá no ju­ga­ría más al bás­quet des­pués de es­te tor­neo, me di­je «no pue­de ser, no pue­de ser que es­te crack se re­ti­re en es­ta com­pe­ten­cia». Y si que­dá­ba­mos afue­ra de los Jue­gos Olím­pi­cos íba­mos a sen­tir­nos un po­co cul­pa­bles. Pe­ro cuan­do le ga­na­mos a Po­lo­nia, se vi­vió esa sen­sa­ción de ali­vio y co­men­zó ese mur­mu­llo de «che, que Luis jue­gue un año más». Sien­to real­men­te mu­chas ga­nas de que Luis jue­gue un año más con no­so­tros por­que es­tá im­pe­ca­ble, por­que nos apo­ya­mos mu­cho en él en la ofen­si­va y por to­do lo que pre­sen­ta. Me­re­ce to­do lo que es­tá pa­san­do. Dis­fru­ta­mos to­dos los días te­ner­lo”, di­ce Vil­do­za, uno de los jó­ve­nes del plan­tel ar­gen­tino.

El ba­se de Baskonia di­jo que el gru­po dis­fru­ta­ba los éxi­tos tan­to por sí co­mo por su lí­der. Y el otro ca­be­ci­lla del plan­tel, Cam­paz­zo, muy ac­ti­vo en Twit­ter pa­ra sus 283.000 se­gui­do­res, di­rec­ta­men­te hi­zo ma­si­vo un pe­di­do: “RT pa­ra que Sco­la va­ya a to­kio...”. El cor­do­bés con­si­guió lo que pre­ten­día: 52.600 re­tui­teos has­ta la tar­de de ayer, ade­más de 31.200 “me gus­ta”. De to­dos mo­dos, no pa­re­ce ser ne­ce­sa­rio el cla­mor po­pu­lar: con ma­yor o me­nor con­tun­den­cia, Luis dio a en­ten­der en en­tre­vis­tas que se­gui­ría en el se­lec­cio­na­do si se lo­gra­ba la cla­si­fi­ca­ción olím­pi­ca. Y ese ob­je­ti­vo ya es­tá en­tre los que cum­plió la Ar­gen­ti­na en Chi­na 2019.

A los 39 años el nom­bre de Luis es­tá gra­ba­do a fue­go. Los ex­com­pa­ñe­ros lo ele­van has­ta el Olim­po y quie­nes com­par­ten equi­po aho­ra con él lo si­guen sin du­dar ni un se­gun­do su guía. Su­ce­de que Sco­la se pre­pa­ró co­mo nun­ca pa­ra es­ta com­pe­ten­cia y su­mó ho­ras y ho­ras de entrenamie­nto en su cam­po en Cas­te­lli, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, jun­to a Marcelo Ló­pez, su pre­pa­ra­dor fí­si­co, que tam­bién es par­te del gru­po de tra­ba­jo en la se­lec­ción. Por eso uno y otro se abra­za­ron tras la vic­to­ria con­tra Ser­bia: am­bos sa­ben cuán­to hi­cie­ron pa­ra lo­grar que el ala-pi­vo­te es­tu­vie­ra in­tac­to, co­mo si el ca­len­da­rio no lo hu­bie­ra atra­pa­do.

El ca­pi­tán ar­gen­tino ya tie­ne 680 pun­tos mun­dia­lis­tas en la mano. Es el se­gun­do ano­ta­dor de la his­to­ria, de­trás del bra­si­le­ño Os­car Sch­midt y sus 906, pe­ro tam­bién im­pac­ta que a su edad ha­ya ano­ta­do 107 tan­tos en seis par­ti­dos en Chi­na 2019, a una me­dia de 17,83 uni­da­des por juego, más 7,3 re­bo­tes. “Es una má­qui­na. Pa­re­ce sa­li­do de otro pla­ne­ta”, di­jo Ma­nu Gi­nó­bi­li lue­go del triun­fo ar­gen­tino so­bre los bal­cá­ni­cos.

En la tar­de pos­te­rior al lo­gro fue a cenar con sus com­pa­ñe­ros. Se tra­tó de la se­gun­da reunión del equi­po du­ran­te el cer­ta­men. La pri­me­ra tu­vo lu­gar en Wuhan, la pri­me­ra ciu­dad que vi­si­tó el plan­tel, y fue or­ga­ni­za­da por el pro­pio Sco­la. Aho­ra tam­bién pro­mo­vió el en­cuen­tro de to­dos los in­te­gran­tes del gru­po.

Una le­yen­da pa­sa por es­ta ciu­dad. Luis Sco­la, el ca­pi­tán eterno. El ta­len­to que na­ció en Flo­res­ta, se crio en Mar­tín Co­ro­na­do, con­quis­tó el mun­do y no tie­ne fe­cha de ven­ci­mien­to.

AFP

Ca­pi­tán y má­xi­mo go­lea­dor his­tó­ri­co del se­lec­cio­na­do, Sco­la mar­ca ré­cords de par­ti­ci­pa­ción en el Mun­dial y es fi­gu­ra de la Ar­gen­ti­na se­mi­fi­na­lis­ta, que ju­ga­rá con­tra Fran­cia

Andy Wong / AP

Unas pa­la­bras a sus com­pa­ñe­ros du­ran­te un par­ti­do: Sco­la es el res­pe­ta­do puen­te en­tre la Ge­ne­ra­ción Do­ra­da y el gru­po ac­tual

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.