Con Ma­cri en las pla­zas, la cam­pa­ña se jue­ga en va­rios fren­tes

LA NACION - - NOTAS DE TAPA - Car­los Pag­ni

La cam­pa­ña elec­to­ral es­tá su­man­do día tras día nue­vas pa­ra­do­jas. Una de ellas es que Mau­ri­cio Ma­cri, el derrotado en las pri­ma­rias, apa­re­ce li­de­ran­do ma­ni­fes­ta­cio­nes de una di­men­sión y un en­tu­sias­mo ines­pe­ra­dos. Y Al­ber­to Fer­nán­dez, el sor­pren­den­te ven­ce­dor, no con­si­gue aban­do­nar los sa­lo­nes del es­ta­blish­ment. Ma­cri, el re­pu­dia­do, com­po­ne la ima­gen del lí­der acla­ma­do por la gen­te. Y Fer­nán­dez apa­re­ce co­mo el can­di­da­to de las cor­po­ra­cio­nes.

En­tre esas ma­ni­fes­ta­cio­nes po­pu­la­res, al­gu­nas tie­nen ras­gos enig­má­ti­cos.

La que ocu­rrió en Tu­cu­mán el lu­nes pa­sa­do, por ejem­plo, ade­más de lla­mar la aten­ción por su cau­dal, asom­bró por la com­po­si­ción so­cial de los par­ti­ci­pan­tes. Sec­to­res pos­ter­ga­dos cu­ya re­pre­sen­ta­ción, se su­po­ne, mo­no­po­li­za el pe­ro­nis­mo. Que el fe­nó­meno se ha­ya pro­du­ci­do en esa pro­vin­cia tam­bién es re­le­van­te. Allí go­bier­na el con­tro­ver­ti­do Juan Man­zur, que se pro­po­ne co­mo pa­dre fun­da­dor de un to­da­vía ima­gi­na­rio al­ber­to­fer­nan­dis­mo. Ano­che la mis­ma vi­bra­ción que se ve­ri­fi­có en las ca­lles tu­cu­ma­nas sor­pren­dió a los mi­sio­ne­ros en Po­sa­das.

Ma­cri y su je­fe de cam­pa­ña, Mar­cos Pe­ña, apues­tan a po­ten­ciar el im­pac­to sim­bó­li­co de es­ta li­tur­gia el sá­ba­do 19 en el Obe­lis­co. Las con­se­cuen­cias elec­to­ra­les de es­tos ac­tos son im­pre­de­ci­bles. Los mis­mos or­ga­ni­za­do­res se pre­gun­tan si ser­vi­rán pa­ra au­men­tar el nú­me­ro de vo­tos o si se tra­ta de una reac­ción en­do­gá­mi­ca del nú­cleo más fer­vo­ro­so de la coa­li­ción.

Con in­de­pen­den­cia de su im­pac­to so­bre las ur­nas, el ri­tual pre­ten­de in­fluir so­bre la vi­da in­ter­na de Jun­tos por el Cam­bio. No so­lo por lo que es­té ins­pi­ran­do en la psi­co­lo­gía po­lí­ti­ca de Ma­cri. Los re­sul­ta­dos del 11 de agos­to desata­ron allí una dispu­ta su­ce­so­ria que la Ca­sa Ro­sa­da lo­gró blo­quear en ho­me­na­je a la sa­lud elec­to­ral de los pro­pios con­ten­dien­tes. Una de­li­be­ra­ción an­ti­ci­pa­da so­bre el fu­tu­ro li­de­raz­go da­ña­ría la cam­pa­ña de quie­nes re­sol­vie­ran pro­vo­car­la. Sea la con­duc­ción de la UCR, Horacio Ro­drí­guez La­rre­ta o Ma­ría Eu­ge­nia Vidal. Más allá de es­te gi­ro tác­ti­co, el Pre­si­den­te as­pi­ra a so­fo­car cual­quier ger­mi­na­ción de pos­ma­cris­mo. El ar­gu­men­to de su en­torno es sen­ci­llo: “Es evi­den­te que quien con­vo­ca a nues­tra ba­se elec­to­ral es Ma­cri”.

Las ex­te­rio­ri­za­cio­nes ca­lle­je­ras del ofi­cia­lis­mo con­di­cio­nan tam­bién a Fer­nán­dez y a su gru­po. Re­sal­tan el es­te­reo­ti­po cons­trui­do so­bre el can­di­da­to kirch­ne­ris­ta: un bu­ró­cra­ta sin vo­tos, en­car­ga­do de hil­va­nar fac­to­res de po­der. Fue Cris­ti­na Kirch­ner, mu­cho an­tes que Ma­cri, quien co­la­bo­ra con esa ca­rac­te­ri­za­ción. Mien­tras su un­gi­do con­su­me li­tros de ca­fé con di­ri­gen­tes, ella so­lo apa­re­ce ro­dea­da de fe­li­gre­ses en las ma­si­vas pre­sen­ta­cio­nes de su li­bro. Mis­te­rios de es­ta sa­ga elec­to­ral: los dos lí­de­res que más re­cha­zo re­gis­tran en los son­deos de opi­nión son los úni­cos que con­gre­gan mul­ti­tu­des. No de­be­ría asom­brar tan­to. Uno de los fac­to­res que en­fer­vo­ri­zan a ca­da mi­no­ría es el re­pu­dio al je­fe de la otra.

Hay un as­pec­to más de las mo­vi­li­za­cio­nes por el que Al­ber­to Fer­nán­dez se de­be sen­tir in­ter­pe­la­do. Quie­nes re­ci­ben con al­ga­ra­bía a Mau­ri­cio Ma­cri en las 30 ciu­da­des de su mar­cha le­van­tan las ban­de­ras que más in­co­mo­dan al kirch­ne­ris­mo. Trans­pa­ren­cia ad­mi­nis­tra­ti­va, in­de­pen­den­cia de po­de­res, plu­ra­lis­mo ideo­ló­gi­co, res­pe­to a la li­ber­tad de pren­sa. La agen­da re­pu­bli­ca­na.

La con­tra­dic­ción que plan­tea es­te mo­vi­mien­to hun­de sus raí­ces en la his­to­ria. Con mo­du­la­cio­nes dis­tin­tas, se la pue­de iden­ti­fi­car en la Mar­cha de la Cons­ti­tu­ción y la Li­ber­tad de sep­tiem­bre de 1945, con­tra el ré­gi­men mi­li­tar de Fa­rrell y Perón, o en las con­cen­tra­cio­nes que ro­dea­ron en 1983 a Al­fon­sín, que ha­bía su­per­pues­to la ima­gen de la con­duc­ción del PJ con la de la dic­ta­du­ra mi­li­tar que se es­ta­ba de­rrum­ban­do. En to­dos los ca­sos, el mis­mo con­tra­pun­to: re­pú­bli­ca o jus­ti­cia so­cial.

El men­sa­je pa­ra Al­ber­to

El re­cla­mo de las pla­zas de Ma­cri es es­pe­cial pa­ra Fer­nán­dez. Él no es un pe­ro­nis­ta cual­quie­ra. Es un pe­ro­nis­ta de la Ca­pi­tal Fe­de­ral, que, co­mo ob­ser­vó con cier­ta me­lan­co­lía Horacio Gon­zá­lez, no so­lo “se vis­te co­mo un por­te­ño vie­jo”. Re­cla­ma, ade­más, ser abo­ga­do e hi­jo de un juez. Des­de esa pla­ta­for­ma exis­ten­cial, Fer­nán­dez se pro­po­ne co­mo el ga­ran­te de que el kirch­ne­ris­mo no in­vo­lu­cio­na­rá ha­cia su eta­pa au­to­ri­ta­ria. Co­mo Ma­cri, pe­ro sin po­der de­cir­lo, él tam­bién pi­de el vo­to pa­ra ase­gu­rar “que no vuel­va Cris­ti­na”. Es­ta es la ra­zón por la cual des­de la cam­pa­ña del PJ, que tie­ne una de sus uni­da­des bá­si­cas en Co­mo­do­ro Py, se mo­vi­li­zan de­nun­cias y ex­pe­dien­tes que de­mos­tra­rían la de­fec­ción de Ma­cri fren­te a esos va­lo­res. En es­ta lí­nea es­tán las re­ve­la­cio­nes del si­tio El Di­sen­so so­bre so­cie­da­des offs­ho­re inau­gu­ra­das en Mia­mi por la sub­di­rec­to­ra de la AFI, Sil­via Maj­da­la­ni, jun­to a su fa­mi­lia, nue­ve días des­pués de las pri­ma­rias. En la mis­ma lí­nea que la de­nun­cia con­tra Maj­da­la­ni, otra pá­gi­na li­ga­da al kirch­ne­ris­mo, El Des­ta­pe, in­for­mó so­bre las pes­qui­sas que el juez Ro­dol­fo Ca­ni­co­ba Co­rral ha­bría rea­li­za­do so­bre ope­ra­cio­nes de in­te­li­gen­cia del ac­tual go­bierno con­tra jue­ces fe­de­ra­les. Uno de esos ex­pe­dien­tes se ba­sa en in­ves­ti­ga­cio­nes de la na­cion, que, a di­fe­ren­cia de las de Ca­ni­co­ba, fue­ron pu­bli­ca­das cuan­do la de­rro­ta de Ma­cri era inima­gi­na­ble.

Hay otra de­ri­va­ción de las ma­ni­fes­ta­cio­nes de Jun­tos por el Cam­bio, so­bre to­do si a tra­vés de ellas co­mien­za a de­fi­nir­se el li­de­raz­go de esa alian­za. Pa­ra Fer­nán­dez, si triun­fa el 27 de oc­tu­bre, esa dispu­ta pue­de ser cru­cial. No es lo mis­mo que la es­tra­te­gia opo­si­to­ra sea di­se­ña­da por Ma­cri que el he­cho de que ten­ga la im­pron­ta de una alian­za en­tre la UCR –don­de des­pun­ta la po­si­ble je­fa­tu­ra de En­ri­que No­si­glia–, La­rre­ta, Vidal y una re­con­quis­ta­da Mar­ga­ri­ta Stol­bi­zer. Una di­fe­ren­cia no­to­ria tie­ne que ver con el pro­ta­go­nis­mo de Eli­sa Ca­rrió, con­ver­ti­da hoy en la prin­ci­pal alia­da in­ter­na del Pre­si­den­te. Des­de esa con­di­ción im­po­ne un tono al pro­se­li­tis­mo que se pro­lon­ga­ría en las re­la­cio­nes con un nue­vo go­bierno. Bas­ta con con­sig­nar la ca­rac­te­ri­za­ción que hi­zo de dos alia­dos prin­ci­pa­les de Fer­nán­dez, el go­ber­na­dor Juan Man­zur y el em­pre­sa­rio far­ma­céu­ti­co Hu­go Sig­man, du­ran­te una en­tre­vis­ta con el pe­rio­dis­ta tu­cu­mano Fe­de­ri­co Van Ma­me­ren, ha­ce tres se­ma­nas: “Man­zur sa­be que el ma­yor ex­por­ta­dor de efe­dri­na e im­por­ta­dor en la Ar­gen­ti­na es Hu­go Sig­man. Que re­co­no­cen que Hu­go Sig­man fi­nan­cia la cam­pa­ña. ¿Có­mo pue­de ser que el 40% de los fon­dos de la cam­pa­ña de Al­ber­to Fer­nán­dez pro­ven­ga de Tu­cu­mán?”. ¿In­flu­yó Ma­rio Quin­ta­na en es­te en­fo­que? Quin­ta­na es el al­ter ego de Ca­rrió, quien atri­bu­yó su des­pla­za­mien­to del Eje­cu­ti­vo a pre­sio­nes de la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca.

El ba­lan­ce in­terno de Jun­tos por el Cam­bio ten­drá un im­pac­to más con­cre­to so­bre un even­tual go­bierno de Fer­nán­dez que la ma­yor o me­nor du­re­za dis­cur­si­va. Tie­ne que ver con el gra­do de coope­ra­ción que en­cuen­tre el even­tual pre­si­den­te kirch­ne­ris­ta en un ofi­cia­lis­mo que co­men­za­ría a re­ti­rar­se.

En la di­ri­gen­cia ra­di­cal, pe­ro, mu­cho, en el go­bierno por­te­ño, se pre­ten­de que, en ca­so de per­der, los fun­cio­na­rios de Ma­cri se pon­gan a dis­po­si­ción del nue­vo ofi­cia­lis­mo.

Es­te es­pí­ri­tu su­po­ne una de­ci­sión po­lí­ti­ca: com­par­tir al­gu­nas ope­ra­cio­nes que de­be­rá afron­tar cual­quier ad­mi­nis­tra­ción fu­tu­ra. La­rre­ta y Vidal no des­car­tan que las con­ver­sa­cio­nes con el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal y los acree­do­res pri­va­dos pa­ra una re­pro­gra­ma­ción de los ven­ci­mien­tos de la deu­da se ini­cien an­tes del 10 de di­ciem­bre, con la par­ti­ci­pa­ción del equi­po en­tran­te y del sa­lien­te. Los in­ter­lo­cu­to­res que des­ta­có Fer­nán­dez fren­te al Pa­la­cio de Ha­cien­da –Ma­tías Kul­fas, Ce­ci­lia To­des­ca, Gui­ller­mo Niel­sen, Em­ma­nuel Ál­va­rez Agis– ya re­ci­bie­ron ese men­sa­je.

Una co­la­bo­ra­ción si­mi­lar po­dría ocu­rrir fren­te a de­ci­sio­nes des­agra­da­bles que ha­brá que adop­tar des­pués de las elec­cio­nes. Una de ellas es el des­con­ge­la­mien­to del pre­cio de los com­bus­ti­bles pa­ra los par­ti­cu­la­res. Es­tá pre­vis­to pa­ra el 13 de no­viem­bre. Si fue­ra por La­rre­ta, quien se ima­gi­na con­vi­vien­do con Fer­nán­dez cua­tro años, y Vidal, la ges­tión ac­tual de­be­ría anun­ciar los nue­vos va­lo­res. La po­si­ción de esos di­ri­gen­tes es de­ci­si­va: son los pa­dri­nos de Her­nán La­cun­za, el mi­nis­tro de Ha­cien­da y Fi­nan­zas.

Otro fren­te con­flic­ti­vo es el de los im­pues­tos. Aquí hay otro ac­tor atra­pa­do en la po­lé­mi­ca: la Cor­te. Ma­cri re­sol­vió pe­dir ex­pli­ca­cio­nes a los má­xi­mos jue­ces por la cau­te­lar a fa­vor de los go­ber­na­do­res pe­ro­nis­tas que no quie­ren re­cor­tes en su re­cau­da­ción por la re­ba­ja del IVA en ali­men­tos y la pos­ter­ga­ción del ade­lan­to de Ga­nan­cias.

El es­cri­to pre­sen­ta­do por La­cun­za y Dan­te Si­ca ex­pu­so in­con­sis­ten­cias en el pro­nun­cia­mien­to de los jue­ces e in­co­mo­dó con una pre­gun­ta: ¿cuál se­ría el mon­to de la com­pen­sa­ción que la Na­ción de­be­ría gi­rar a las pro­vin­cias? An­tea­yer se reunie­ron los fis­ca­les de Es­ta­do de las ju­ris­dic­cio­nes que hi­cie­ron el re­cla­mo y no pu­die­ron des­pe­jar la in­cóg­ni­ta. Tal vez por eso ayer la Cor­te pre­fi­rió re­cha­zar la so­li­ci­tud del Eje­cu­ti­vo. Ma­cri dis­fru­ta de­jan­do a los jue­ces en una po­si­ción an­ti­pá­ti­ca fren­te a quie­nes fes­te­jan el re­cor­te im­po­si­ti­vo. Es­tá con­ven­ci­do de que ese anun­cio cam­bió en su fa­vor el cli­ma elec­to­ral. Ri­car­do Lo­ren­zet­ti, a quien se atri­bu­ye la ju­ga­da ju­di­cial, le hi­zo co­no­cer su enojo a tra­vés de su in­ter­lo­cu­tor más ha­bi­tual.

La pre­gun­ta cla­ve es si, en­tu­sias­ma­do por las mo­vi­li­za­cio­nes an­ti­kirch­ne­ris­tas, Ma­cri es­ta­rá dis­pues­to a com­par­tir cos­tos po­lí­ti­cos con su even­tual su­ce­sor. Pa­ra con­tes­tar­la hay que re­cor­dar que el Pre­si­den­te re­pro­cha a Al­ber­to Fer­nán­dez ha­ber cons­pi­ra­do en su con­tra fren­te al Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal y con sus de­cla­ra­cio­nes so­bre la co­ti­za­ción del dó­lar y la re­es­truc­tu­ra­ción de la deu­da.

La UCR y el go­bierno por­te­ño pre­ten­den que, en ca­so de per­der, los fun­cio­na­rios de Ma­cri se pon­gan a dis­po­si­ción del nue­vo ofi­cia­lis­mo

La­rre­ta y Vidal no des­car­tan que las con­ver­sa­cio­nes con el FMI y los acree­do­res pri­va­dos pa­ra una re­pro­gra­ma­ción de la deu­da se ini­cien an­tes del 10 de di­ciem­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.