¿De po­ten­cia he­ge­mó­ni­ca a país del Ter­cer Mun­do?

LA NACION - - OPINIÓN - Ser­gio Be­rensz­tein

“Es pro­ba­ble que los his­to­ria­do­res del fu­tu­ro iden­ti­fi­quen 2020 co­mo el año en el que EE.UU. fi­nal­men­te re­nun­ció a desem­pe­ñar su pa­pel co­mo ac­tor he­ge­mó­ni­co en el sis­te­ma mun­dial”, afir­mó el mar­tes un ape­sa­dum­bra­do Stan­ley Fis­cher fren­te a un nu­tri­do gru­po de in­ver­so­res con­vo­ca­dos por el ban­co bra­si­le­ño Bra­des­co en Nue­va York. “La úl­ti­ma gran cri­sis fi­nan­cie­ra glo­bal fue ge­ne­ra­da por no­so­tros... pe­ro na­die es­pe­ra­ba que Trump in­ten­ta­ra des­truir la ar­qui­tec­tu­ra eco­nó­mi­ca e ins­ti­tu­cio­nal que du­ran­te tan­tas dé­ca­das y tan tra­ba­jo­sa­men­te ha­bía­mos cons­trui­do jun­to con nues­tros alia­dos de Oc­ci­den­te”, agre­gó, con un de­jo de nos­tal­gia, uno de los tes­ti­gos y pro­ta­go­nis­tas de ese pro­ce­so en su ca­rác­ter de eco­no­mis­ta je­fe del Ban­co Mun­dial, pre­si­den­te del Ban­co de Is­rael y vi­ce­pre­si­den­te de la Re­ser­va Fe­de­ral du­ran­te la úl­ti­ma par­te de la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma.

De­ni­grar a los lí­de­res de turno se ha vuel­to ha­bi­tual en casi todo el pla­ne­ta. Mu­chos se com­por­tan de ma­ne­ra tan es­tram­bó­ti­ca que jus­ti­fi­can con cre­ces esas crí­ti­cas. Pe­ro en po­cos paí­ses se oyen co­men­ta­rios tan mor­da­ces co­mo en EE.UU., en especial en es­tos mo­men­tos, co­mo con­se­cuen­cia de las au­dien­cias del jui­cio po­lí­ti­co que con­mo­cio­nan a bue­na par­te de la opi­nión pú­bli­ca. Da­do que en tres años de ges­tión pue­de mos­trar una ma­gra co­se­cha en tér­mi­nos de lo­gros sig­ni­fi­ca­ti­vos, la suer­te de Trump es­tá ata­da a un ci­clo eco­nó­mi­co que, aun­que ha­ya per­di­do vi­gor es­te úl­ti­mo se­mes­tre, si­gue mol­dean­do una sen­sa­ción de bie­nes­tar eco­nó­mi­co que se apa­lan­ca en el boom del mer­ca­do bur­sá­til. En es­te con­tex­to, los son­deos po­nen en evi­den­cia una fuer­te po­la­ri­za­ción de la so­cie­dad y de­ve­lan tam­bién al­gu­nos ma­ti­ces pa­ra te­ner en cuen­ta. Se­gún Fi­veThirt­yEight, que re­co­pi­la re­sul­ta­dos de las prin­ci­pa­les en­cues­ta­do­ras, el apo­yo al im­peach­ment cre­ce desde fi­na­les de sep­tiem­bre y lle­ga en la ac­tua­li­dad al 47,9% de la po­bla­ción, mien­tras que el 45,4% es­tá en con­tra. Sin em­bar­go, al­gu­nos gru­pos de fo­co re­ve­lan que elec­to­res in­de­pen­dien­tes de es­ta­dos re­le­van­tes en el co­le­gio elec­to­ral, co­mo Ohio, no creen que el Ucra­nia­ga­te jus­ti­fi­que un jui­cio po­lí­ti­co.

Si bien da la sen­sa­ción de que la gue­rra co­mer­cial con Chi­na no va a es­ca­lar, tam­po­co es­tá cla­ro que va­ya a lo­grar­se un acuer­do sus­ten­ta­ble en el cor­to pla­zo co­mo pa­ra no ha­cer más da­ño a la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Se­gún Fis­cher, es­to po­ne de ma­ni­fies­to el ni­vel de im­pro­vi­sa­ción por par­te del go­bierno nor­te­ame­ri­cano: “Trump tu­vo el co­ra­je de con­fron­tar con Pe­kín y ha­bía mu­chos pro­ble­mas que de­bían ser abor­da­dos, pe­ro si uno se me­te en se­me­jan­te pe­lea, más va­le que la ga­ne”, afir­mó. ¿Po­drá es­to in­fluir en la elec­ción pre­si­den­cial del pró­xi­mo 3 de no­viem­bre? Es di­fí­cil ha­cer pro­nós­ti­cos. Los du­ros em­ba­tes que su­fre a dia­rio Trump no le han qui­ta­do com­pe­ti­ti­vi­dad elec­to­ral. Unos cuan­tos le­gis­la­do­res den­tro de su partido anun­cia­ron que no bus­ca­rán re­no­var sus ban­cas (evi­den­te con­se­cuen­cia del des­gas­te que una pre­si­den­cia tan po­lé­mi­ca co­mo abra­si­va ge­ne­ró en el elec­to­ra­do), pe­ro quie­nes bus­can desafiar­lo en las elec­cio­nes pri­ma­rias no pa­re­cen has­ta aho­ra cons­ti­tuir ame­na­zas preo­cu­pan­tes. En­tre ellos se des­ta­can el ex­go­ber­na­dor de Mas­sa­chu­setts Bill Weld y Joe Walsh, ex­miem­bro de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. John Ka­sich, ex­go­ber­na­dor de Ohio ca­rac­te­ri­za­do por sus áci­das crí­ti­cas a Trump, tam­bién po­dría even­tual­men­te anun­ciar una pre­can­di­da­tu­ra.

Más allá de las in­ter­nas del GOP (so­bre las cua­les al­gu­nos ima­gi­nan que, si se com­pli­ca mu­cho el pro­ce­so de im­peach­ment, el vi­ce­pre­si­den­te Mi­ke Pen­ce po­dría fi­na­li­zar su man­da­to), Trump con­fía en que los de­mó­cra­tas se­gui­rán sin im­pul­sar un can­di­da­to con chan­ces de ga­nar­le. Con el ex­vi­ce­pre­si­den­te Joe Bi­den cues­tio­na­do en par­ti­cu­lar por los víncu­los de su hi­jo Hun­ter con Ucra­nia, nin­guno de los ac­to­res más ra­di­ca­li­za­dos, co­mo Liz Wa­rren y Ben San­ders, po­dría com­pli­car­le la re­elec­ción. So­lo Pe­te But­ti­gieg, el jo­ven y as­cen­den­te al­cal­de de South Bend, In­dia­na, pa­re­cie­ra cons­ti­tuir una po­ten­cial aun­que le­ja­na ame­na­za. Al­gu­nos ve­te­ra­nos de la cam­pa­ña de Oba­ma tra­ba­jan pa­ra “Mayor Pe­te”, que ha sor­pren­di­do con ex­ce­len­tes son­deos en New Ham­ps­hi­re, el se­gun­do es­ta­do en sos­te­ner elec­cio­nes pri­ma­rias lue­go de Io­wa. Se­gún Fi­veThirt­yEight, si las elec­cio­nes fue­ran hoy, el 46,8% apo­ya­ría al Partido De­mó­cra­ta, mien­tras que el 41,1% op­ta­ría por el Re­pu­bli­cano. El 54,1% de la ciu­da­da­nía desaprue­ba a Trump, mien­tras que el 41,3% ava­la su ges­tión. ¿Será es­to su­fi­cien­te pa­ra arre­ba­tar­le la pre­si­den­cia en 2020? Mien­tras no emer­ja un opo­si­tor con chan­ces con­cre­tas –en las fi­las pro­pias o en el partido ri­val–, el ac­tual man­da­ta­rio se­gui­rá en ca­rre­ra.

Es tí­pi­co que apa­rez­can ru­mo­res so­bre el es­ta­do de sa­lud de lí­de­res con­tro­ver­sia­les que se afe­rran al po­der y mues­tran mejores po­si­bi­li­da­des de re­elec­ción que las que sus crí­ti­cos desea­rían. El úl­ti­mo fin de se­ma­na los me­dios cu­brie­ron con in­sis­ten­cia una ines­pe­ra­da vi­si­ta de Trump al Wal­ter Reed Na­tio­nal Mi­li­tary Me­di­cal Cen­ter en Was­hing­ton. La Casa Blan­ca des­es­ti­mó esos co­men­ta­rios al ar­gu­men­tar que so­lo se tra­ta­ba de aná­li­sis de ru­ti­na y que el pre­si­den­te ha­bía apro­ve­cha­do un fin de se­ma­na sin com­pro­mi­sos pa­ra vi­si­tar el no­so­co­mio. Sean Con­ley, su mé­di­co per­so­nal, ase­gu­ró en un co­mu­ni­ca­do que “no fue tra­ta­do de nin­gu­na cues­tión agu­da ni ur­gen­te, ni so­me­ti­do a exá­me­nes car­dio­ló­gi­cos ni neu­ro­ló­gi­cos”. Da­do que se tra­ta de un go­bierno con enor­mes pro­ble­mas de cre­di­bi­li­dad, estas afir­ma­cio­nes es­tu­vie­ron le­jos de mi­ti­gar las in­tri­gas más va­ria­das, en especial en las re­des so­cia­les.

Cuan­do to­da­vía no se aca­lla­ban las po­lé­mi­cas por la vi­si­ta de Re­cep Tay­yip Er­do­gan a la Casa Blan­ca, el tán­dem Trum­pPom­peo vol­vió a sor­pren­der al anun­ciar que los asen­ta­mien­tos is­rae­líes en Cis­jor­da­nia no vio­lan las le­yes in­ter­na­cio­na­les, re­to­man­do la his­tó­ri­ca pos­tu­ra de Rea­gan y con­tra­di­cien­do la po­lí­ti­ca im­pul­sa­da por Oba­ma, ade­más de ge­ne­rar aún más dis­tan­cia en­tre EE.UU. y la Unión Eu­ro­pea, que si­gue man­te­nien­do su apo­yo a los re­cla­mos pa­les­ti­nos. Una ho­ra des­pués del anun­cio de Pom­peo, la je­fa de la di­plo­ma­cia eu­ro­pea, Fe­de­ri­ca Mog­he­ri­ni, re­do­bló la apues­ta y emi­tió un du­ro co­mu­ni­ca­do en el que afir­mó que la po­si­ción de la UE no cam­bia­ba y que to­da ac­ti­vi­dad de los asen­ta­mien­tos es ile­gal y ero­sio­na las pers­pec­ti­vas de una paz du­ra­de­ra en la re­gión.

Fis­cher, que tie­ne doble na­cio­na­li­dad (nor­te­ame­ri­ca­na e is­rae­lí), no pa­re­ció im­pre­sio­na­do por es­te gi­ro en la po­lí­ti­ca ex­te­rior. Su de­fi­ni­ción res­pec­to del rum­bo po­ten­cial de la ad­mi­nis­tra­ción Trump pro­du­jo ru­mo­res en un au­di­to­rio exi­gen­te y aten­to: “Si es­te pre­si­den­te lo­gra la re­elec­ción, EE.UU. se en­ca­mi­na a con­ver­tir­se en un país del Ter­cer Mun­do”. No de­be­ría en­ton­ces sor­pren­der que los ad­lá­te­res de Trump es­tén ha­blan­do de in­ten­tos de gol­pe de Es­ta­do.

Mien­tras no emer­ja un opo­si­tor con chan­ces con­cre­tas (en las fi­las pro­pias o en el partido ri­val), Trump se­gui­rá en ca­rre­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.