El hu­mo, ri­val in­có­mo­do del Abier­to de Aus­tra­lia

El hu­mo de los in­cen­dios afec­ta la ciu­dad del pri­mer tor­neo de Grand Slam del año; en la cla­si­fi­ca­ción hu­bo va­rios ju­ga­do­res con pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios y la es­lo­ve­na Ja­ku­po­vic se re­ti­ró de su par­ti­do; pro­tes­tas en re­des so­cia­les

LA NACION - - NOTAS DE TAPA -

MEL­BOUR­NE.– Lo plan­teó No­vak Djo­ko­vic la se­ma­na pa­sa­da: ¿se de­be ju­gar es­te Abier­to de Aus­tra­lia, en un país afec­ta­do por los in­cen­dios y el hu­mo? Ayer, en la cla­si­fi­ca­ción, se re­gis­tró la pri­me­ra ba­ja: la es­lo­ve­na Da­li­la Ja­ku­po­vic no re­sis­tió un ata­que de tos por el ai­re vi­cia­do y aban­do­nó. Por aho­ra, la or­ga­ni­za­ción del cer­ta­men, que de­be co­men­zar en la no­che ar­gen­ti­na de es­te do­min­go, no al­te­ró el pro­gra­ma, pe­ro cre­cen las con­tro­ver­sias.

Mel­bour­ne, be­llí­si­ma ciu­dad aus­tra­lia­na, ama­ne­ce te­ñi­da por una bru­ma es­pe­sa. No es el cie­lo plo­mi­zo con llu­via lon­di­nen­se, cla­ro. Lo que ti­ñe el pai­sa­je es el hu­mo de los de­ses­pe­ran­tes in­cen­dios fo­res­ta­les que es­tán, des­de ha­ce se­ma­nas, pro­vo­can­do da­ños gra­ví­si­mos en el país (28 per­so­nas muer­tas, una in­con­ta­ble ci­fra de ani­ma­les fa­lle­ci­dos, mi­llo­nes de hec­tá­reas que­ma­das). Las par­tí­cu­las de ai­re al­can­zan el ni­vel más al­to en la es­ca­la de con­ta­mi­na­ción y los ras­ca­cie­los se pier­den en el hu­mo. Las re­des so­cia­les del es­ta­do de Vic­to­ria emi­ten aler­tas de sa­lud, se re­co­mien­da que na­die es­té al ai­re li­bre y que se pro­te­ja a las mascotas.

En Mel­bour­ne Park, el es­ce­na­rio del Abier­to de Aus­tra­lia, pri­mer gran­de de la tem­po­ra­da de tenis, la alar­ma es­tá en­cen­di­da. Se atra­san los par­ti­dos de la pri­me­ra rue­da de la cla­si­fi­ca­ción, pe­ro no se can­ce­lan. Los ju­ga­do­res com­pi­ten, co­mo pue­den. Les ar­den los ojos, les pi­can las gar­gan­tas. Has­ta que su­ce­de al­go gra­ve en el court 3: la es­lo­ve­na Da­li­la Ja­ku­po­vic (180ª de la WTA; 28 años) es­tá 6-4, 5-6 y sa­can­do con ven­ta­ja an­te la sui­za Ste­fa­nie Voe­ge­le (117ª; 29), pe­ro em­pie­za a sen­tir­se mal, a to­ser; se po­ne de ro­di­llas so­bre el ce­men­to azul. La asis­te el um­pi­re; lue­go, una mé­di­ca. Voe­ge­le le co­lo­ca una toa­lla con hie­lo en el cue­llo. Ja­ku­po­vic, ayu­da­da, se va de la can­cha; se re­ti­ra. Es la pri­me­ra víc­ti­ma del ai­re tó­xi­co en el cer­ta­men.

“Real­men­te tu­ve mie­do de des­ma­yar­me: así es pe­li­gro­so pa­ra los atle­tas. Nun­ca tu­ve pro­ble­mas de sa­lud, pe­ro no lo­gra­ba res­pi­rar y caí”, re­ve­ló Ja­ku­po­vic. Su ca­so pro­vo­có, de in­me­dia­to, una gran in­dig­na­ción en­tre los ju­ga­do­res ya ins­ta­la­dos en Mel­bour­ne. “¿Fe­de­rer y Djo­ko­vic re­ci­bi­rían el mis­mo tra­to?”, se pre­gun­tó el es­ta­dou­ni­den­se Noah Ru­bin (249º). “No es jus­to que los or­ga­ni­za­do­res pi­dan a los ju­ga­do­res sa­lir a la can­cha en es­tas con­di­cio­nes. No es sa­lu­da­ble. Pen­sé que no ju­ga­ría­mos, pe­ro no tu­vi­mos elec­ción. Es­toy shoc­kea­da”, la­men­tó Mandy Mi­ne­lla (Lu­xem­bur­go; 140ª). Un al­can­za­pe­lo­tas co­lap­só en el par­ti­do en­tre el es­lo­veno Blaz Kav­cic y el bri­tá­ni­co Jay Clar­ke, en el court 13. La ca­na­dien­se Eu­ge­nie Bou­chard ne­ce­si­tó de asis­ten­cia mé­di­ca du­ran­te su pri­mer par­ti­do de la cla­si­fi­ca­ción an­tes de vencer a You Xiao­di. El aus­tra­liano Ber­nard To­mic se fro­tó los ojos an­tes de su par­ti­do y pi­dió una pau­sa mé­di­ca al pa­de­cer pro­ble­mas pa­ra res­pi­rar, an­tes de per­der con­tra De­nis Kud­la. “¿Por qué de­be­mos es­pe­rar que pa­se al­go pa­ra ac­tuar?”, di­jo la ucra­nia­na Eli­na Svi­to­li­na, 5ª.

El Abier­to de Aus­tra­lia ins­tru­men­tó po­lí­ti­cas pa­ra mi­ti­gar el ca­lor ex­tre­mo que afec­ta a Mel­bour­ne du­ran­te el ve­rano, pe­ro la ca­li­dad del ai­re es un “pro­ble­ma nue­vo” y los or­ga­ni­za­do­res es­tán li­dian­do con el pro­to­co­lo en me­dio de la cri­sis del país por los in­cen­dios. “Es una nue­va ex­pe­rien­cia pa­ra to­dos có­mo ma­ne­jar la ca­li­dad del ai­re y te­ne­mos que es­cu­char a los ex­per­tos”, ar­gu­men­tó el di­rec­tor del tor­neo, Craig Ti­ley. Mel­bour­ne Park tie­ne dis­tin­tos equi­pos que mo­ni­to­rean los ni­ve­les de ca­li­dad del ai­re y, se­gún la or­ga­ni­za­ción, con­sul­ta­rán a mé­di­cos, me­teo­ró­lo­gos y cien­tí­fi­cos de la Au­to­ri­dad de Pro­tec­ción Ani­mal pa­ra dis­cer­nir si es se­gu­ro ju­gar. El tor­neo de Grand Slam os­ten­ta tres es­ta­dios con te­cho re­trác­til y ai­re acon­di­cio­na­do; tam­bién po­see ocho courts cu­bier­tos en el cen­tro na­cio­nal, en un sec­tor con­ti­guo a Mel­bour­ne Park.

Las re­des so­cia­les se con­vir­tie­ron en las pla­ta­for­mas don­de los te­nis­tas se desaho­ga­ron. El fran­cés Lu­cas Poui­lle, que no ac­tua­rá en Aus­tra­lia por una le­sión, pu­bli­có: “No ha­go más que leer que es pe­li­gro­so ju­gar en es­tas con­di­cio­nes y veo a com­pa­ñe­ros que­jar­se. No pue­do juz­gar por­que no es­toy allí, pe­ro, ¿por qué acu­dís a la can­cha?”. Die­go Sch­war­tz­man to­mó el tuit y lo ce­le­bró con emo­jis de aplau­sos. En Koo­yong, lu­gar de las tra­di­cio­na­les ex­hi­bi­cio­nes pre­vias a Aus­tra­lia, Ma­ria Sha­ra­po­va y la ale­ma­na Laura Sie­ge­mund pac­ta­ron ter­mi­nar su par­ti­do an­tes de tiem­po al en­ten­der que no era sa­lu­da­ble con­ti­nuar. “Co­men­cé a sen­tir una tos in­có­mo­da, pe­ro es­tu­ve en­fer­ma al­gu­nas se­ma­nas, así que pen­sé que te­nía al­go que ver con eso. En­ton­ces es­cu­ché a Laura de­cir­le al um­pi­re que ella es­ta­ba pa­san­do por lo mis­mo que yo”, ex­pre­só la ru­sa.

El se­gun­do día de cla­si­fi­ca­ción em­pe­zó igual que el pri­me­ro, con re­tra­sos por la con­ta­mi­na­ción del ai­re. Pre­di­cen que la ma­la ca­li­dad se man­ten­drá du­ran­te días. El lu­nes aus­tra­liano (el do­min­go a la no­che en la Ar­gen­ti­na) se pon­drá en mar­cha el tor­neo, siem­pre y cuan­do la si­tua­ción no em­peo­re. Se ve­rá.

ReuteRs

Ino­cul­ta­ble: el smog por los in­cen­dios afea el pai­sa­je de Mel­bour­ne, pe­ro so­bre to­do es ries­go­so pa­ra la sa­lud, in­clui­da la de los ju­ga­do­res del Abier­to que em­pe­za­rá el do­min­go

Cap­tu­ra de tv

La es­lo­ve­na Da­li­la Ja­ku­po­vic su­frió un ata­que de tos por el ai­re tó­xi­co y aban­do­nó su com­pro­mi­so por la pri­me­ra rue­da de la cla­si­fi­ca­ción de Aus­tra­lia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.