La vio­len­cia nar­co en Ro­sa­rio dispu­ta un mer­ca­do ile­gal de $3500 mi­llo­nes anua­les

El san­grien­to ne­go­cio ile­gal en la ciu­dad san­ta­fe­si­na re­pre­sen­ta el 8 por cien­to del mo­vi­mien­to eco­nó­mi­co al­can­za­do en la Ar­gen­ti­na por la co­mer­cia­li­za­ción de dro­gas

LA NACION - - NOTAS DE TAPA - Da­niel Ga­llo

La vio­len­cia en Ro­sa­rio su­ma es­te año 17 ase­si­na­tos. Dos ho­mi­ci­dios se agre­ga­ron ayer, con las con­tun­den­tes se­ña­les de los ajus­tes de cuen­tas nar­co. Las víc­ti­mas fue­ron acri­bi­lla­das por si­ca­rios. Esa cur­va as­cen­den­te de muer­tes re­pre­sen­ta allí, co­mo en nin­gún otro la­do, la lu­cha por el con­trol de un ape­te­ci­ble mer­ca­do. La ven­ta mi­no­ris­ta de dro­gas re­par­te en Ro­sa­rio una ganancia anual de $3500 mi­llo­nes, ci­fra que re­pre­sen­ta el 8 por cien­to del ne­go­cio nar­co es­ti­ma­do en el país.

Ese vo­lu­men del mo­vi­mien­to eco­nó­mi­co ile­gal pue­de de­ter­mi­nar­se con el cru­ce de in­for­mes, rea­li­za­dos por la Se­dro­nar, so­bre uso de sus­tan­cias psi­coac­ti­vas y ca­rac­te­rís­ti­cas de los con­su­mi­do­res.

Esos $3500 mi­llo­nes que los con­su­mi­do­res ro­sa­ri­nos de­jan ca­da año en ma­nos de Los Mo­nos y de otras si­mi­la­res ban­das te­rri­to­ria­les emer­gen co­mo el bo­tín en dispu­ta en me­dio de las ba­la­ce­ras.

En ese con­tex­to apa­re­cen los ase­si­na­tos que lla­man la aten­ción na­cio­nal en es­tos días. El mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad san­ta­fe­sino, Mar­ce­lo Saín, hi­zo re­fe­ren­cia al “ne­go­cio enor­me” que se dispu­tan ban­das cri­mi­na­les y po­li­cías co­rrup­tos. Esa men­ción del fun­cio­na­rio tie­ne un sus­ten­to es­ta­dís­ti­co a ni­vel na­cio­nal: en Ro­sa­rio se con­cen­tra el 8 por cien­to del vo­lu­men ge­ne­ra­do en to­do el país por la co­mer­cia­li­za­ción de ma­rihua­na y co­caí­na.

La mag­ni­tud eco­nó­mi­ca del mo­vi­mien­to en la Ar­gen­ti­na de sus­tan­cias psi­coac­ti­vas ile­ga­les que­dó se­ña­la­do el año pa­sa­do por un in­for­me ela­bo­ra­do por el Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad de la Na­ción. En ese do­cu­men­to se ha­bía ex­pues­to que en nues­tro país cir­cu­lan ca­da año dro­gas por va­lor es­ti­ma­do por las au­to­ri­da­des en $45.000 mi­llo­nes.

Pa­ra lle­gar a esa afir­ma­ción, los fun­cio­na­rios na­cio­na­les ha­bían cru­za­do in­for­mes de la Se­dro­nar so­bre con­su­mo y da­tos de las in­ves­ti­ga­cio­nes cri­mi­na­les. Una se­cuen­cia si­mi­lar pue­de de­fi­nir el bo­tín por el que matan los di­fe­ren­tes gru­pos nar­co en los ba­rrios pe­ri­fé­ri­cos de Ro­sa­rio.

El re­gis­tro de con­su­mo de dro­gas efec­tua­do por la Se­dro­nar en 2016 es­ta­ble­ció en San­ta Fe que la pre­va­len­cia anual de uso de co­caí­na al­can­za al 1,8% de la po­bla­ción, mien­tras que en el mis­mo pe­río­do 9,8 por cien­to de los san­ta­fe­si­nos fu­ma­ron ma­rihua­na. El 40 por cien­to de la mues­tra co­rres­pon­de a Ro­sa­rio. Con esos da­tos se pue­de se­ña­lar que unos 12.000 ro­sa­ri­nos son com­pra­do­res ha­bi­tua­les de co­caí­na y al­go más de 55.000 bus­can de ma­ne­ra co­ti­dia­na abas­te­cer­se de ma­rihua­na.

Ese el es mer­ca­do ur­bano por el que pe­lean los cla­nes de Los Mo­nos, Fu­nes, Alvarado o Ca­mi­nos, con los di­fe­ren­tes nom­bres pro­pios que sur­gen a me­di­da que una ba­la cer­te­ra cam­bia la je­fa­tu­ra de una ban­da. Otros in­for­mes de la Se­dro­nar apun­ta­ron a es­ta­ble­cer las ca­rac­te­rís­ti­cas de los con­su­mi­do­res me­dian­te tra­ba­jos de cam­po en cen­tro de tra­ta­mien­tos y en­cues­tas rea­li­za­das en ciu­da­des de más de 80.000 ha­bi­tan­tes, en una po­bla­ción de los 16 a 65 años. Así se lle­gó a la con­clu­sión ofi­cial que ca­da con­su­mi­dor de co­caí­na gas­ta, en pro­me­dio, unos US$120 ($7560 al cam­bio ofi­cial) por mes que lle­ga di­rec­ta­men­te a ma­nos de las ban­das de nar­co­me­nu­deo. En tan­to que pa­ra el uso del can­na­bis el pro­me­dio de gas­to men­sual fue de $3500.

“Mu­chos de los ho­mi­ci­dios en com­pe­ten­cia en­tre gru­pos cri­mi­na­les en de­ter­mi­na­das pe­ri­fe­rias son pa­ra abas­te­cer de sus­tan­cias prohi­bi­das, dro­gas o co­sas ro­ba­das a la so­cie­dad que es­tá den­tro de los bu­le­va­res”, ha­bía se­ña­la­do Saín la se­ma­na pa­sa­da, cuan­do em­pe­za­ba a per­fi­lar­se es­ta nue­va arre­me­ti­da de la vio­len­cia en las ca­lles ro­sa­ri­nas. Y de­fi­nió, ade­más, que esos re­cur­sos eco­nó­mi­cos no que­dan en los ba­rrios do­mi­na­dos por los nar­cos, sino que des­apa­re­cen ha­cia una zo­na in­vi­si­ble que se com­pro­me­tió a po­ner a la luz pú­bli­ca. Reac­cio­nes po­li­cia­les y ac­ti­vi­dad des­ca­ra­da de si­ca­rios pa­re­cen ser una res­pues­ta a esa mi­ra­da so­bre un fe­nó­meno que no so­lo es cri­mi­nal, sino tam­bién so­cial y eco­nó­mi­co.

Ese di­ne­ro ge­ne­ra­do por el nar­co­me­nu­deo no pa­re­ce ser aco­pia­do por los nar­co­ven­de­do­res al vie­jo es­ti­lo co­lom­biano, con pis­ci­nas des­bor­da­das de dó­la­res. Apa­re­ce aquí la de­no­mi­na­ción usa­da por es­pe­cia­lis­tas an­ti­dro­gas: eco­no­mía nar­co de sub­sis­ten­cia. En los ba­rrios se ins­ta­lan los bún­ke­res de ex­pen­dio de dro­gas. Y lle­ga un flu­jo de di­ne­ro que da un em­pu­jón fi­nan­cie­ro a zo­nas sin cré­di­tos. Fa­mi­lias en­te­ras vi­ven de ese ne­go­cio. La abue­la y los chi­cos pre­pa­ran las do­sis, la ma­dre y el pa­dre ven­den el pro­duc­to y los hi­jos ma­yo­res se ha­cen un es­pa­cio co­mo sol­da­di­tos. Es una es­ce­na que se re­pi­te en ca­da ba­rrio dispu­tado por nar­cos, en Ro­sa­rio, en Mo­reno o en la por­te­ña vi­lla 31.

En Ro­sa­rio cir­cu­la­ron en esos ba­rrios el equi­va­len­te en ca­da mo­men­to a los ac­tua­les $3500 mi­llo­nes anua­les, un mo­vi­mien­to de bi­lle­tes que se man­tie­ne des­de al me­nos una dé­ca­da. Ese di­ne­ro no pa­re­ce ha­ber que­da­do en esos te­rri­to­rios fla­ge­la­dos por pri­va­cio­nes y muer­tes. Las ci­fras del mer­ca­do nar­co dan con­tex­to a la se­rie de ase­si­na­tos.

La lu­cha por te­rri­to­rios de ven­ta de dro­ga tie­ne di­rec­ta vin­cu­la­ción con la di­men­sión del mer­ca­do de con­su­mo. En Ro­sa­rio po­drá anu­lar­se en al­gún mo­men­to la in­fluen­cia de los Can­te­ro y su clan Los Mo­nos o bien des­ar­ti­cu­lar las co­ne­xio­nes en­tre ven­de­do­res mi­no­ris­tas y po­li­cías, pe­ro la ten­den­cia de con­su­mo de sus­tan­cias psi­coac­ti­vas se­ña­la que la de­man­da de ma­rihua­na y co­caí­na se­gui­rá al­ta. La úl­ti­ma en­cues­ta so­bre es­tu­dian­tes de ni­vel me­dio ex­pu­so que en Ro­sa­rio con­su­men co­caí­na el 5,5 por cien­to de los alum­nos de 15 y 16 años, fran­ja eta­ria con un 20 por cien­to de con­su­mi­do­res co­ti­dia­nos de ma­rihua­na.

Go­bierno de san­ta fe

El mi­nis­tro Mar­ce­lo Saín se reunió ayer con el go­ber­na­dor Omar Pe­rot­ti

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.