Mu­rió Bar­to­lo­mé Mi­tre, el di­rec­tor de LA NACION

Te­nía 79 años y di­ri­gía el dia­rio des­de 1982; ADE­PA des­ta­có su tra­yec­to­ria

LA NACION - - NOTAS DE TAPA - NACION. LA

El di­rec­tor de LA NACION, Bar­to­lo­mé Luis Mi­tre, fa­lle­ció ayer, a los 79 años, en un sa­na­to­rio de es­ta ca­pi­tal, al que de­bió ser tras­la­da­do de ur­gen­cia el mar­tes pa­sa­do por do­len­cias en su sa­lud que se fue­ron agra­van­do en los úl­ti­mos años.

Ta­ta­ra­nie­to del ge­ne­ral Bar to lo­méMit re, quien fun­dó es­te dia­rio el 4 de enero de 1870, el doctor Mi­tre ha­bía na­ci­do el 2 de abril de 1940, hi­jo de Ma­ría del Rosario Noa­les y de Bar to lo­méMit re. Es­ta­ba ca­sa­do con Ne­qui Ga­lot­ti y te­nía cin­co hi­jos: Dolores, Rosario, Bar­to­lo­mé, Es­me­ral­da y San­tos.

La Aso­cia­ción de En­ti­da­des Pe­rio­dís­ti­cas Ar­gen­ti­nas (ADE­PA), que agru­pa a 180 em­pre­sas edi­to­ras de me­dios del país, la­men­tó el fa­lle­ci­mien­to y re­cor­dó que la ins­ti­tu­ción le otor­gó al doctor Mi­tre un re­co­no­ci­mien­to es­pe­cial en 2010 por su “tra­yec­to­ria en de­fen­sa de las li­ber­ta­des de ex­pre­sión y de pren­sa”. En ese mis­mo sen­ti­do se ex­pre­só la So­cie­dad In­te­ra­me­ri­ca­na de Pren­sa (SIP), que re­cor­dó a Mi­tre co­mo un “hom­bre cla­ve” de esa ins­ti­tu­ción, de la que fue por varias dé­ca­das se­cre­ta­rio.

Des­de muy jo­ven sin­tió un par­ti­cu­lar amor por el cam­po y la na­tu­ra­le­za, al igual que fas­ci­na­ción por los ca­ba­llos ára­bes y por el po­lo, de­por­te que prac­ti­có du­ran­te cua­ren­ta años. Se des­ta­có por su sen­ci­llez y su cor­dia­li­dad, que le va­lie­ron no so­lo el res­pe­to sino ade­más la es­ti­ma y el afec­to de quie­nes pa­sa­ron por LA NACION. Tam­bién so­bre­sa­lió por su sen­ti­do del hu­mor, aun en los mo­men­tos en que de­bió atra­ve­sar se­rios pro­ble­mas de sa­lud, que so­bre­lle­vó con no­ta­ble fortaleza.

Dos años des­pués de re­ci­bir­se co­mo abo­ga­do en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires, se in­cor­po­ró a LA

NACION, en 1966. Fue su­ce­si­va­men­te ads­crip­to a la ad­mi­nis­tra­ción, ge­ren­te de ven­tas, subad­mi­nis­tra­dor y ad­mi­nis­tra­dor del dia­rio, has­ta que, en agos­to de 1982, fue de­sig­na­do al fren­te de la di­rec­ción pe­rio­dís­ti­ca, lu­gar que ha­bía que­da­do va­can­te tras la muer­te de su pa­dre.

Ade­más de di­ri­gir LA NACION, des­de donde bre­gó in­can­sa­ble­men­te por la de­fen­sa de la li­ber­tad de pren­sa, fue miem­bro del di­rec­to­rio de Papel Pren­sa SA, em­pre­sa de la que tam­bién fue vi­ce­pre­si­den­te y presidente. Fue asi­mis­mo fundador y presidente del Gru­po de Dia­rios Amé­ri­ca.

Fue reconocido co­mo aca­dé­mi­co emé­ri­to de la Aca­de­mia Na­cio­nal de Cien­cias de la Em­pre­sa, al tiem­po que nu­me­ro­sas en­ti­da­des, ta­les co­mo el In­ter­na­tio­nal Press Ins­ti­tu­te, la In­ter­na­tio­nal Law As­so­cia­tion y el Con­se­jo Argentino pa­ra las Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les (CA­RI), lo con­ta­ron en­tre sus miem­bros.

In­nu­me­ra­bles dis­tin­cio­nes in­ter­na­cio­na­les re­ci­bió el doctor Mi­tre en re­co­no­ci­mien­to a su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal y en mé­ri­to a su vo­ca­ción por el es­tre­cha­mien­to de los víncu­los con el mun­do. En­tre ellas, varias con­de­co­ra­cio­nes de paí­ses ex­tran­je­ros, ta­les co­mo las ór­de­nes del mé­ri­to otor­ga­das por los go­bier­nos de Ita­lia, Bra­sil, Co­lom­bia, Ale­ma­nia y España; la Or­den de Ca­ba­lle­ro de la Le­gión de Ho­nor de Fran­cia, y la Or­den del Sol de Pe­rú.

Tam­bién fue reconocido con dis­tin­cio­nes de la agencia es­pa­ño­la de no­ti­cias EFE y de la Fun­da­ción Se­ve­ro Vac­ca­ro, y con el pre­mio Agus­tín Edwards McC­lu­re, otor­ga­do por la So­cie­dad In­te­ra­me­ri­ca­na de Pren­sa (SIP). En 1997, ob­tu­vo el pre­mio Ko­nex de Pla­tino en la ca­te­go­ría Di­rec­ción Pe­rio­dís­ti­ca.

Al re­ci­bir de ma­nos de los re­yes de España, en 2014, el pre­mio Lu­ca de Te­na, otor­ga­do por el cen­te­na­rio dia­rio es­pa­ñol ABC a las tra­yec­to­rias pe­rio­dís­ti­cas so­bre­sa­lien­tes, Mi­tre a fir­mó :“Ni la de­mo­cra­cia ni el Es­ta­do de De­re­cho pueden ser con­ce­bi­bles sin ese va­lor fun­da­men­tal que es la li­ber­tad de ex­pre­sión, pi­lar de to­das las otras li­ber­ta­des que enal­te­cen la con­di­ción hu­ma­na. Ra­zón por la cual he sos­te­ni­do siempre que sin li­ber­tad de pren­sa no ha­brá li­ber­tad”.

Fue un asi­duo par­ti­ci­pan­te ac­ti­vo en las reunio­nes anua­les de la SIP, de cu­ya junta de di­rec­to­res for­mó parte, donde de­ba­tió so­bre la si­tua­ción de la li­ber­tad de pren­sa en el con­ti­nen­te. Un va­lio­so tes­ti­mo­nio de su per­ma­nen­te pré­di­ca por es­tos prin­ci­pios fue la pu­bli­ca­ción, en 1990, del libro ti­tu­la­do Sin li­ber­tad de pren­sa no hay li­ber­tad.

Las pá­gi­nas de esa obra dan cuen­ta de la mi­li­tan­cia del di­rec­tor de

LA NACION en fa­vor de un de­re­cho esen­cial pa­ra la vi­gen­cia y la con­so­li­da­ción de la de­mo­cra­cia. De una doc­tri­na que to­ma co­mo re­fe­ren­cia las en­se­ñan­zas que de­jó el pro­pio ge­ne­ral Mi­tre cuan­do, allá por 1852, en los de­ba­tes pre­vios al Acuer­do de San Nicolás, ex­pre­só: “Soy de los que pien­san que es pre­fe­ri­ble ir­se un po­co más allá en ma­te­ria de li­ber­tad que que­dar­se más acá o ir­se un po­co más allá en ma­te­ria de au­to­ri­dad o des­po­tis­mo. Los ma­les que pue­de oca­sio­nar la li­ber­tad se re­me­dian con ella mis­ma. Es co­mo la lan­za de Aqui­les, que cu­ra las he­ri­das que abre”. O del re­cor­da­do prin­ci­pio enun­cia­do por Thomas Jef­fer­son, prin­ci­pal re­dac­tor de la De­cla­ra­ción de la In­de­pen­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos, quien afir­mó: “En­tre un gobierno sin pren­sa li­bre y una pren­sa li­bre sin gobierno, me in­cli­na­ría por es­ta úl­ti­ma al­ter­na­ti­va”.

La pré­di­ca de esos va­lo­res, ne­ce­sa­rios pa­ra el desa­rro­llo de un periodismo in­de­pen­dien­te, era vi­tal du­ran­te los tiem­pos en que Mi­tre con­du­jo es­te dia­rio. Tiem­pos de la an­sia­da tran­si­ción ha­cia la de­mo­cra­cia que dio un pa­so fun­da­men­tal con las elec­cio­nes de 1983, que con­sa­gra­ron presidente de la Re­pú­bli­ca a Raúl Al­fon­sín, jun­to con el res­ta­ble­ci­mien­to de las li­ber­ta­des pú­bli­cas. Y tiem­pos más re­cien­tes en los cua­les se de­bió ha­cer fren­te a inusi­ta­dos ataques contra la la­bor pe­rio­dís­ti­ca y contra los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que se opu­sie­ron a ser coop­ta­dos por el po­der po­lí­ti­co.

En sus nu­me­ro­sas di­ser­ta­cio­nes an­te dis­tin­tos ám­bi­tos aca­dé­mi­cos del país y del ex­tran­je­ro, el di­rec­tor de LA NACION sos­tu­vo que la historia de la ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal es, en medida sus­tan­cial, la historia de la li­ber­tad del hom­bre y que la li­ber­tad es la ba­se a par­tir de la cual se es­ti­mu­la el es­pí­ri­tu crea­dor del hom­bre. “La li­ber­tad no es un don gra­tui­to: se debe lu­char por ella en una ta­rea in­ce­san­te. La li­ber­tad se con­quis­ta a dia­rio”, pun­tua­li­zó.

Su con­cep­ción so­bre el va­lor de la li­ber­tad de pren­sa se sus­ten­ta­ba en la idea de que el ejer­ci­cio de la so­be­ra­nía por el pue­blo so­lo pue­de cum­plir­se ca­bal­men­te cuan­do la ciu­da­da­nía tie­ne ac­ce­so a la más am­plia in­for­ma­ción, cuan­do pue­de co­no­cer to­das las opi­nio­nes so­bre asun­tos de in­te­rés ge­ne­ral y cuan­do estas go­zan de la po­si­bi­li­dad de di­fun­dir­se sin obstáculos. Es así co­mo el es­que­ma cons­ti­tu­cio­nal de equi­li­brio de po­de­res, que im­pi­de los des­po­tis­mos y ga­ran­ti­za el fun­cio­na­mien­to del ré­gi­men de­mo­crá­ti­co, tie­ne co­mo con­di­ción ne­ce­sa­ria la li­ber­tad de ex­pre­sión. Y de allí –se­gún sos­tu­vo Mi­tre– que sin li­ber­tad de pren­sa, el en­te­ro edi­fi­cio cons­ti­tu­cio­nal re­sul­ta­ría va­cío de sus­ten­to, casi co­mo un cas­ti­llo de are­na que la primera ola de­rrum­ba­rá.

La li­ber­tad de pren­sa era pa­ra Mi­tre “el oxí­geno que vi­vi­fi­ca el cuerpo de la Na­ción”. Si se su­pri­me aque­lla, la Na­ción pierde sus mejores ener­gías crea­do­ras. “Por es­ta ra­zón es que sin li­ber­tad de pren­sa no hay li­ber­tad”, con­clu­yó el di­rec­tor de

Re­ci­bió dis­tin­cio­nes de la SIP, la agencia EFE y el pre­mio Lu­ca Te­na, del dia­rio ABC

La li­ber­tad de pren­sa era pa­ra Mi­tre “el oxí­geno que vi­vi­fi­ca el cuerpo de la Na­ción”

LA NACION

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.