Elia Gas­pa­ro­lo. “Me apa­sio­na ver has­ta dón­de pue­do exi­gir­les a los ma­te­ria­les”

Ins­pi­ra­da en el bioar­te, di­se­ñó un ves­ti­do con las cás­ca­ras de las man­da­ri­nas que co­mió du­ran­te es­tos me­ses de ais­la­mien­to

LA NACION - - SÁBADO - Tex­to Vi­vian Ur­feig | Fo­to Mau­ro Alfieri

Con la cás­ca­ra de las man­da­ri­nas que co­mió du­ran­te la cua­ren­te­na, Elia Gas­pa­ro­lo di­se­ñó un ves­ti­do. La ar­tis­ta vi­sual na­ci­da en Go­doy Cruz, Men­do­za, hil­va­nó con hi­lo y agu­ja los plie­gues de su pro­pia me­mo­ria emo­ti­va. Y re­cu­pe­ró el aro­ma de los cítricos que mo­ja­ba en el ca­fé jun­to a su abue­la Po­la. Mo­dis­ta, mujer de “tie­rra aden­tro”, Po­la ate­so­ra­ba los mol­des de la re­vis­ta Bur­da que aho­ra for­man par­te del le­ga­do fa­mi­liar. Esos pa­tro­nes fue­ron el pun­to de par­ti­da pa­ra la in­ves­ti­ga­ción so­bre bio­ma­te­ria­les que Gas­pa­ro­lo pro­fun­di­zó en su de­par­ta­men­to por­te­ño, jun­to a sus dos hi­jos. Con­vir­tió su li­ving en la­bo­ra­to­rio y desa­rro­lló una lí­nea de ac­ce­so­rios que ma­ri­dan con el ves­ti­do: co­lla­res de pé­ta­los de vino, pa­pa y ro­me­ro y la­van­da. Una co­lec­ción que flo­re­ció en pri­ma­ve­ra, con los des­car­tes de la co­mi­da del in­vierno. Un via­je ex­pe­ri­men­tal ha­cia su pro­pia in­fan­cia, don­de la co­ne­xión con su abue­la afian­zó el víncu­lo vía vi­deo lla­ma­da. Gas­pa­ro­lo es­tu­dió en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de las Ar­tes, co­la­bo­ró en dis­tin­tas mues­tras de bioar­te, creó ro­bots con in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y ac­tual­men­te in­te­gra el equi­po de tra­ba­jo del ar­tis­ta Gaspar Li­be­dinsky.

–Las man­da­ri­nas co­mo puen­te a un tiem­po y es­pa­cio de tu ni­ñez te co­nec­ta­ron con re­cuer­dos. ¿Có­mo fue es­te pro­ce­so en el con­tex­to de la cua­ren­te­na?

–Me in­tere­san las pro­pie­da­des de los ma­te­ria­les y sus li­mi­ta­cio­nes.

Me apa­sio­na ver has­ta dón­de se les pue­de exi­gir. A me­di­da que iban pa­san­do los días me di cuen­ta de que cier­tos ob­je­tos te­nían el po­der de co­nec­tar­me con cier­tas ex­pe­rien­cias de la ni­ñez que me pro­du­cían año­ran­za. Y las man­da­ri­nas, pun­tual­men­te, fun­cio­na­ron co­mo cons­te­la­cio­nes. Me lle­va­ron di­rec­to a la ca­sa de mi abue­la y a esas tar­des don­de mo­já­ba­mos los ga­jos de man­da­ri­nas en el ca­fé. Siem­pre fui fa­ná­ti­ca de las man­da­ri­nas. A ese frag­men­to de mi me­mo­ria lue­go se su­ma­ron otros ma­te­ria­les: ar­ci­lla, la­van­da, ti­lo, pa­pa y vino.

–¿Cuán­to tiem­po te lle­vó el desa­rro­llo del ves­ti­do y cuán­tas man­da­ri­nas re­qui­rió el mol­de?

–Ca­si tres me­ses de­man­dó es­te mo­de­lo que no tie­ne bro­ches ni cie­rres. Es­tá co­si­do a mano. Uti­li­cé la cás­ca­ra de 80 man­da­ri­nas que fui­mos guar­dan­do en la he­la­de­ra. No ha­cen fal­ta gran­des can­ti­da­des pa­ra ela­bo­rar bio­ma­te­ria­les, ya que la fór­mu­la es ca­se­ra. En es­te ca­so, el bio­plás­ti­co fue rea­li­za­do con una mez­cla de agua, ge­la­ti­na y gli­ce­ri­na ve­ge­tal. Lo más com­pli­ca­do fue se­car la mez­cla por­que en­tre la llu­via y la hu­me­dad se com­pli­ca­ba el pro­ce­so. Co­mo el tén­der del la­va­de­ro me que­dó chi­co tam­bién usé la te­rra­za del edi­fi­cio. Los ve­ci­nos col­ga­ban las sá­ba­nas, yo dis­po­nía mis bio­tex­ti­les anaran­ja­dos, en to­na­li­da­des di­fe­ren­tes por­que las cás­ca­ras son to­das dis­tin­tas.

–¿Qué otros des­car­tes de alimentos uti­li­zas­te?

–Pa­pa, ro­me­ro, mal­bec, la­van­da y ti­lo. Tam­bién ar­ci­lla. To­dos re­mi­ten a mi in­fan­cia en Men­do­za. Con es­tos in­gre­dien­tes desa­rro­llé bio­cue­ros, a ba­se de al­mi­dón de maíz, agua, gli­ce­ri­na y vi­na­gre, que es el com­po­nen­te que rom­pe la cé­lu­la del al­mi­dón. El len­gua­je es muy sim­ple, la tex­tu­ra es muy de­li­ca­da. La idea fue re­du­cir los des­car­tes de nues­tras pro­pias co­mi­das, pa­ra no ge­ne­rar otra in­dus­tria y con­tri­buir a un im­pac­to am­bien­tal mí­ni­mo. Del vino, por ejem­plo, só­lo usé me­dio va­so y con dos pa­pas fue su­fi­cien­te pa­ra con­fec­cio­nar el co­llar. En Men­do­za es muy co­mún to­mar vino ca­lien­te con es­pe­cias, so­bre to­do en in­vierno. Mi abue­la le po­nía cla­vo de olor. Así lle­gué a otro de los mo­de­los, que tam­bién me lle­vó sin es­ca­las a su ca­sa. El re­sul­ta­do es una tex­tu­ra li­via­na y trans­pa­ren­te. El res­to de los in­gre­dien­tes sa­lió de las plan­tas aro­má­ti­cas que cul­ti­vo en el bal­cón, co­mo la­van­da y ro­me­ro. Y de lo que que­da­ba de los sa­qui­tos del té de ti­lo, que es lo que apor­ta el tono tor­na­so­la­do.

–Te­ji­do co­nec­ti­vo es el nom­bre de tu ex­plo­ra­ción ma­te­rial, ¿A qué re­mi­te?

–A una gran cons­te­la­ción fa­mi­liar. To­mo cla­ses de as­tro­lo­gía y du­ran­te los cur­sos por Zoom sue­lo fa­bri­car es­tas te­las. La fuer­za de la tie­rra, la fle­xi­bi­li­dad y el signo Es­cor­pio apa­re­cen mu­chí­si­mo. La ar­ci­lla que uti­li­zo tam­bién re­fie­re a mi tie­rra y el te­ji­do co­nec­ti­vo, que es el que sos­tie­ne ór­ga­nos co­mo una piel muy pro­fun­da, a mi ma­má que es mé­di­ca. Me in­tere­sa se­guir abor­dan­do las tec­no­lo­gías an­ces­tra­les que ge­ne­ran nue­vas mi­ra­das. De­te­ner­me en los pro­ce­sos es clave. Re­cuer­do que de chi­ca me apa­sio­na­ban los gu­sa­nos de se­da, ob­ser­var có­mo las lar­vas se con­ver­tían en ma­ri­po­sas.

–Le sa­cas­te el ju­go a la cua­ren­te­na, en to­do sen­ti­do…

–To­tal­men­te. Me per­mi­tió pro­fun­di­zar la re­la­ción con los ci­clos de la na­tu­ra­le­za y los tiem­pos. Y es­tu­diar. Daniela Lu­ce­na, in­ves­ti­ga­do­ra, me acer­có ri­quí­si­mo ma­te­rial bi­blio­grá­fi­co so­bre sus­ten­ta­bi­li­dad, mo­da y so­cio­lo­gía que de­vo­ré en el ais­la­mien­to. Una vez que pa­se es­ta pan­de­mia ten­dre­mos una mi­ra­da dis­tin­ta. Na­da se­rá igual, a pe­sar de que vuel­van cier­tos há­bi­tos. La cua­ren­te­na nos dio la opor­tu­ni­dad de vi­vir nues­tra pro­pia piel. Es­pe­ro que el pro­ce­so ten­ga un buen im­pac­to.

–Par­ti­ci­pas­te en la mues­tra Des­te­llos de Na­tu­ra­le­za, de Joa­quín Far­gas y desa­rro­llas­te ro­bots pa­ra Gla­cia­tors, la pri­me­ra Bie­nal de la An­tár­ti­da. Ade­más, el ro­bot que pro­ta­go­ni­zó la ex­pe­di­ción por el De­sier­to de Ata­ca­ma fue ex­hi­bi­do en Ma­ker Fai­re Ro­me y Ro­bo­ti­ka. ¿Có­mo se ar­ti­cu­la el tra­ba­jo de los bio­ma­te­ria­les con la ro­bó­ti­ca, el ar­te y otras dis­ci­pli­nas?

–Siem­pre me in­tere­só la in­ves­ti­ga­ción y el cru­ce in­ter­dis­ci­pli­na­rio, so­bre to­do en el cam­po del bioar­te. Aho­ra pla­neo desa­rro­llar un si­tio que fun­cio­ne co­mo una ma­te­rio­te­ca, don­de com­par­tir con el res­to de co­le­gas y ar­tis­tas los avan­ces de las in­ves­ti­ga­cio­nes. Un es­pa­cio de có­di­go abier­to pa­ra que cual­quier per­so­na in­tere­sa­da pue­da des­car­gar las re­ce­tas.

–¿Cuál es tu fun­ción en el equi­po del ar­tis­ta Gaspar Li­be­dinsky (ar­tis­ta vi­sual, ar­qui­tec­to y cu­ra­dor)?

–In­te­gro su es­tu­dio des­de 2019 jun­to a un gru­po in­ter­dis­ci­pli­na­rio ma­ra­vi­llo­so. Aho­ra es­toy a car­go de la pro­duc­ción de la mues­tra re­tros­pec­ti­va 2010-2020, pre­vis­ta pa­ra inau­gu­rar en el Mu­seo de Ar­te De­co­ra­ti­vo en 2022. Es una ex­po muy am­bi­cio­sa, con mu­cha obra. Es­toy desa­rro­llan­do un mó­vil con li­bé­lu­las de alu­mi­nio pa­ra ro­dear la es­cul­tu­ra de la an­te­cá­ma­ra. Va a ser muy im­pac­tan­te.

–¿Qué di­jo tu abue­la del ves­ti­do y los ac­ce­so­rios?

–¡Que co­sía muy bien! Se ma­ta­ba de ri­sa, si­guió to­do el pro­ce­so y me acon­se­jó­mu­cho.ella,asu­ma­ne­ra,fueu­na ha­ce­do­ra, una ma­ker (en re­fe­ren­cia a la cul­tu­ra del Do It Your­self). Hoy to­dos po­de­mos ser ma­kers.

Gas­pa­ro­lo in­te­gra ac­tual­men­te el equi­po del ar­tis­ta Gaspar Li­be­dinsky

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.