LA NACION

Las inundacion­es no le dan tregua al centro de Europa

Con un saldo de por lo menos 120 muertos y unos 1300 desapareci­dos, el centro de Europa vive una de sus peores inundacion­es en décadas. Alemania es el país más afectado por lluvias récord que también golpearon a Bélgica, Holanda, Luxemburgo y Suiza.

- Luisa Corradini

PARÍS.– Por lo menos 120 personas perdieron la vida y cerca de 1300 desapareci­eron en Alemania en las peores inundacion­es registrada­s en décadas. La incesante lluvia que cae en Europa occidental desde hace días –y que debería continuar– desbordó ríos que devastan todo a su paso, también provocó dramáticas situacione­s en Bélgica, Holanda, Luxemburgo y Suiza.

Alemania paga, sin embargo, el mayor tributo de los actuales diluvios, con por lo menos 108 muertos. Un balance que se espera aumente en las próximas horas debido al gran número de desapareci­dos y a un gigantesco deslizamie­nto de tierra cerca de la ciudad de Colonia. “Temo que recién veamos la magnitud de la catástrofe en los próximos días”, reconoció la canciller alemana, Angela Merkel, que se hallaba ayer en Washington en visita oficial.

Los mayores daños se registraro­n en el oeste del país. En Renania-palatinado el número de muertos pasó ayer de 28 a 50. Cerca de Colonia, en la comuna de Erftstadt, la situación era similar.

“Las casas fueron arrasadas por el agua. Muchas se desmoronar­on”, afirmó en un tuit la comunidad de comunas de esa ciudad. Las imágenes de la zona difundidas por las autoridade­s muestran un vasto cráter en el cual caen masas de tierra, agua marrón y despojos de todo tipo.

En Renania-palatinado las autoridade­s siguen sin noticias de unas 1300 personas en Ahrweiler, el cantón más afectado.

“Cuando unas 60 personas no han dado signos de vida desde hace más de un día, se puede temer lo peor”, declaró el ministro del Interior de ese Land, Roger Lewentz, que no obstante sigue esperando que solo se trate de averías en el sistema de comunicaci­ones.

Y la situación podría empeorar en las próximas horas, pues los especialis­tas anuncian la continuaci­ón de las lluvias en el oeste alemán, mientras el nivel del Rin y de varios de sus afluentes sube peligrosam­ente.

Las lluvias torrencial­es desbordaro­n ríos, arrancaron árboles, inundaron rutas y derrumbaro­n casas. El gobierno movilizó cerca de mil soldados para ayudar en las operacione­s de socorro y la remoción de escombros en ciudades y pueblos. Todos ellos muestran el mismo espectácul­o de desolación. Este viernes, numerosas comunas seguían aisladas del mundo.

Vecinos de las regiones alemanas más afectadas, Bélgica, Holanda y Luxemburgo también padecieron los efectos de las lluvias torrencial­es. En Bélgica, la prensa citaba este viernes más de 15 muertos. “Anoche centenares de personas seguían bloqueadas en sus casas”, declaró el presidente del gobierno valón y ex primer ministro, Elio Di Rupo.

Valonia, región francófona del sur de Bélgica, fue particular­mente afectada y seguía ayer en estado de “alerta inundación”. Bomberos, fuerzas del orden y Ejército –con tanques– participab­an en las misiones de salvataje y evacuación de numerosas ciudades, como, por ejemplo, en Lieja. Decenas de tramos de ruta están cerrados a la circulació­n y gran parte del tráfico ferroviari­o, interrumpi­do.

En Holanda, la ciudad de Valkenburg fue la más golpeada por las inundacion­es, que obligaron a la evacuación de varios hospitales. El país no registró decesos, pero miles de personas en las inmediacio­nes del río Meuse recibieron la orden de dejar sus casas. En la ciudad de Maastricht, 10.000 habitantes fueron evacuados.

Debate

Los temporales en Europa agudizaron el debate sobre el cambio climático, colocándol­o en el corazón de las campañas electorale­s. Ese es el caso en Alemania, donde Angela Merkel debe dejar el poder en septiembre próximo.

“Estos caprichos meteorológ­icos extremos son la consecuenc­ia del cambio climático”, estimó ayer el ministro del Interior, Horst Seehofer, para quien Alemania debe “prepararse mucho mejor”.

“Debemos acelerar las medidas de protección del clima a nivel europeo, nacional y mundial”, dijo por su parte Armin Laschet, candidato del partido conservado­r de Merkel (CDU) y favorito para sucederla.

Una atmósfera más caliente retiene, en efecto, una mayor cantidad de agua y puede provocar precipitac­iones de extrema intensidad, con consecuenc­ias particular­mente devastador­as en regiones urbanas, en presencia de curso de agua mal drenados y construcci­ones en zonas inundables.

 ?? AP ?? Autos volcados en la ciudad alemana de Bad Neuenahr, una de las afectadas por las inundacion­es
AP Autos volcados en la ciudad alemana de Bad Neuenahr, una de las afectadas por las inundacion­es
 ??  ?? La destrucció­n por las inundacion­es en Erftstadt, Alemania
La destrucció­n por las inundacion­es en Erftstadt, Alemania
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina