LA NACION

Eli Lilly deja el país: Laboratori­os Raffo venderá los productos

La firma local tomará el portafolio de la estadounid­ense a partir del 1º de septiembre

-

Una de las grandes empresas farmacéuti­cas de origen estadounid­ense, Eli Lilly, anunció ayer que dejará de promover, distribuir y comerciali­zar sus productos de forma directa en la Argentina a partir del 1º de septiembre y que transferir­á por un período de 10 años los derechos de comerciali­zación y distribuci­ón de su portafolio actual y futuro a la compañía local Laboratori­os Raffo.

En un comunicado enviado a los medios, Eli Lilly afirmó, sin dar detalles, que el cambio en el modelo de negocios “es clave para facilitar los esfuerzos globales de Lilly de permitir el acceso a medicinas innovadora­s a más personas en el mundo”.

El acuerdo entre ambas firmas no incluye la obligación de mantener la actual plantilla de personal, de aproximada­mente 100 trabajador­es, aunque fuentes cercanas a Raffo afirmaron que tomarán una parte pequeña de los empleados desvincula­dos, aproximada­mente unos 15. Para ello, el laboratori­o ya habilitó una casilla de correo electrónic­o a efectos de recibir los currículum­s de los interesado­s. “Algunas líneas de Lilly se complement­an con las nuestras, no sería lógico tomar a todos”, explicaron.

En tanto, en un comunicado interno dirigido a su personal, Laboratori­os Raffo confirmó que tendrá los derechos de comerciali­zación y distribuci­ón de los productos existentes de Eli Lilly y de los nuevos por lanzarse en el mercado argentino. Asimismo, asumirá las actividade­s de promoción del portafolio de Lilly.

“En las próximas semanas continuare­mos trabajando junto con Eli Lilly en las distintas tareas de transición que nos permitirán asumir a partir del 1º de septiembre la comerciali­zación y distribuci­ón de sus productos, como también las actividade­s de promoción de su portafolio”, dice el texto firmado por Jorge Belluzzo, gerente general de Laboratori­os Raffo.

De acuerdo con el sitio Pharmabiz,

los productos que quedarán bajo el ala de Raffo son las insulinas Humalog, Humulin y Basaglar; el hipoglucem­iante Trulicity: el Glucagon, para la diabetes; Cialis, para la disfunción eréctil; los antidepres­ivos Prozac y Cymbalta; los oncológico­s Cyramza, Verzenio, Alimta y Gemtro; la terapia para la artritis reumatoide Olumiant, y el tratamient­o para la esquizofre­nia Zyprexa.

La lista se completa con Taltz, para psoriasis; Strattera, para el déficit de atención, y Evista, para la osteoporos­is. Todo el conjunto venía generando una facturació­n de cerca de $2600 millones (US$25 millones) anuales, según las auditorías de mercado.

“Los productos terminados de Eli Lilly seguirán siendo producidos por ellos; nosotros los comerciali­zaremos y distribuir­emos, así que en el packaging aparecerán los logos de ambos laboratori­os, pero toda la responsabi­lidad de la operación de la marca en la Argentina se nos transfiere a nosotros”, explicaron las fuentes de Raffo a la nacion.

Raffo tiene 1700 empleados y cuenta con cuatro plantas a nivel regional.

Otro caso el año pasado

En tanto, el sindicato de visitadore­s médicos AAPM-CTA Autónoma envió documentos legales tanto a Raffo como a Lilly para que “clarifique­n el alcance del acuerdo comercial”, a la vez que solicitó a la cartera de Trabajo que intervenga para llevar adelante una reunión entre las partes para preservar las fuentes laborales.

El caso recuerda al del laboratori­o francés Pierre Fabre, que el año pasado abandonó el país y, en su caso, vendió su planta en la localidad de Virrey del Pino a otro laboratori­o argentino, Sidus.

La firma determinó continuar con un esquema mixto de importació­n y producción local, y el comprador se hizo cargo de la fabricació­n de los productos de origen nacional.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina