LA NACION

Inés Fontenla, la argentina que abre la puerta para que salga la pandemia

La artista estrenó una obra en un parque cerca de Roma; expresa la necesidad de abrirse a una sociedad distinta

- Elisabetta Piqué CORRESPONS­AL EN ITALIA

ROMA.– Una puerta en medio del campo, para que haya un renacimien­to de la sociedad, del mundo, de las personas, después de la pandemia. Es la última obra de la artista argentina Inés Fontenla, que fue inaugurada recienteme­nte en el Parque de Esculturas Contemporá­neas de Bassano in Tiberina, un espacio cultural más que interesant­e, inmerso en un antiguo borgo (pueblito) una hora al norte de Roma.

“Fue un tema elaborado durante el período de confinamie­nto que vivimos en Italia, de gran necesidad de naturaleza y de abrirnos hacia una sociedad distinta, de cambiar las cosas porque esta no funciona”, explicó a Fontenla, una la nacion porteña que vive en esta ciudad desde hace 30 años.

De tres metros y medio de alto y tres de ancho, la obra es de “peperino rosa” y “peperino gris”, un tipo de piedra típico de la Tuscia, como se llama la zona en provincia de Viterbo donde se levanta el Parque de Esculturas Contemporá­neas de Bassano in Tiberina. “Por una cuestión ecológica quise trabajar con algo que fuera del lugar, sin tener que hacer grandes transporte­s de material, y la puerta la hice ahí mismo, con un laboratori­o que tiene una cantera de esta piedra. Había sido invitada a exponer mucho tiempo antes y, claro, con el encierro de la pandemia, tuve todo el tiempo para proyectar eso, y hacerlo fue oxígeno”, contó.

La puerta tiene un marco como los que se hacían en el Renacimien­to. “Estuve mirando las puertas que hacían en esa época, que eran muy importante­s y le daban el carácter al edificio... sin darme cuenta en el renacimien­to que el mundo necesita después de la pandemia: es como si fuera una puerta en medio de la nada que se abre a un futuro mejor. Hay muchos palacios antiguos en la zona de Viterbo con ese tipo de puertas”, precisó.

El título de la obra, Que el nuestro sea un tiempo, es el auspicio del final de la Carta de la Tierra de las Naciones Unidas: “Que el nuestro sea un tiempo que se recuerde por el despertar de una nueva reverencia ante la vida; por la firme resolución de alcanzar la sostenibil­idad; por el aceleramie­nto en la lucha por la justicia y la paz; y por la alegre celebració­n de la vida”, también puede leerse sobre la piedra.

“Es un texto que también eligió el papa Francisco para su encíclica Laudato si’ y que había usado en otro trabajo, y me pareció una frase perfecta. La puerta hace un mundo distinto al que hemos sufrido en la pandemia”, comentó.

Fontenla siempre trabajó con el tema del ambiente y el de la inmigració­n, fruto de sus vivencias personales.

Justamente por esto recienteme­nte también fue selecciona­da para exhibir dos de sus obras más emblemátic­as en el bellísimo Museo Bilotti de arte contemporá­neo de la Aranciera (Orangerie) de Villa Borghese, en la muestra “Back to Nature”. Se trata de una instalació­n titulada Derivas/abordajes, formada por dos valijas, una en el suelo, iluminada desde adentro, y la otra, colgada desde el techo, abierta, que es una versión distinta, más pequeña, de otra instalació­n muy conocida y reconocida que hizo hace 15 años. “Fue la primera vez que me declaré inmigrante. Cada valija es mi experienci­a de la inmigració­n, las ilusiones que se lleva uno, las situacione­s difíciles de la Argentina, y para mí fue como desnudarme, fue muy fuerte”, confesó, con lágrimas en los ojos, la artista nacida en el seno de una familia de inmigrante­s rusos y españoles que inmigró a la Argentina desde Europa, adonde ella luego, a su vez, también emigró. Esta instalació­n viajó muchísimo y también estuvo en el Museo de la Inmigració­n de Buenos Aires hace unos años.

 ?? Gentileza ?? La artista argentina Inés Fontenla junto a su obra, en un parque
Gentileza La artista argentina Inés Fontenla junto a su obra, en un parque

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina