LA NACION

catalejo

Seis grados

- Ariel Torres

El advenimien­to de las redes sociales fue casi premonitor­io. El mecanismo último de las primeras versiones de Facebook era algo llamado los seis grados de separación. Es decir, uno conoce a alguien que conoce a alguien (y así seis veces) que a su vez conoce a una celebridad. En la práctica no siempre son seis grados, sino que pueden ser entre tres y doce. Pero más o menos se cumple. más o menos, digo, porque, como es fácil advertir, depende de un número bastante grande de factores.

En todo caso, esta idea, que planteó por primera vez el escritor húngaro Frigyes Karinthy en 1929, sirve para entender con qué impiadosa aritmética se propagan los virus. Aquí no hay pensamient­o mágico o voluntaris­mo que valgan. Los virus no saben de Karinthy, claro, pero aprovechan este principio de las sociedades humanas para encontrar nuevos huéspedes y replicarse. Lo han estado haciendo desde mucho antes que nuestra especie apareciera en el planeta. Cumplen incluso una función en la vasta relojería de la naturaleza. Pero, de momento, cuando estamos en contacto cercano con alguien, sepamos que esa persona pudo haber estado en contacto con alguien que estuvo en contacto con alguien (etcétera) que tenía Covid. Seamos cautos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina