LA NACION

Independie­nte juega una final antes de tiempo y debe encontrar el gol

La alarma está encedida ante Santos: el Rojo sufre su baja eficacia en el arco rival

- Rodolfo Chisleansc­hi

La nueva temporada apenas acaba de comenzar, pero Independie­nte ya vivirá su primera noche de emociones fuertes. La revancha ante Santos, por los octavos de final de la Copa Sudamerica­na (19.15, ESPN y Directv) y la necesidad de remontar el 1-0 en contra cosechado hace una semana en Vila Belmiro no solo oficia de “final anticipada”, también es una alarma encendida para el futuro cercano del conjunto que comanda Julio César Falcioni.

Por lo general, en este tipo de eliminator­ias una desventaja mínima se considera un resultado más o menos sencillo de superar, pero no hace falta más que mirar las estadístic­as para percatarse que el gol constituye todo un desafío para el Rojo, y esto ensombrece el pronóstico. Aún no ha festejado en los dos encuentros disputados desde la vuelta del fútbol, pero si se toman en cuenta los últimos cuatro jugados antes del paréntesis por la Copa América, la cifra alcanza solo a dos tantos en seis partidos (uno en contra y otro de Silvio Romero, ante Bahía y Guabirá respectiva­mente), ambos logrados en jugadas afortunada­s y después de sendos rebotes.

El déficit, por supuesto, castiga los números de los principale­s encargados de convertir. Sebastián Palacios hace 14 partidos que no logra gritar un gol propio; Alan Velasco suma uno en sus últimas 18 actuacione­s, y Andrés Roa no marca desde antes de la pandemia. Así, todo el peso de la responsabi­lidad recae en Silvio Romero, que si bien cumple con su misión (lleva 6 en 2021), tampoco consigue disimular la falta de acierto de sus compañeros.

Tras el discreto 0-0 frente a Argentinos Juniors el pasado domingo, Falcioni apeló a la coartada de la “mala puntería” como principal explicació­n al problema. Sin embargo, el origen quizás haya que buscarlo en la línea media, la menos atendida por el técnico que se hizo cargo del plantel. El ‘Emperador’ inició su marcha enfatizand­o la defensa, con tres centrales amurados a la puerta del área propia; y ahora, tal vez para sofocar las críticas, decidió apostar por cuatro futbolista­s con vocación de delanteros. En ambos casos, el mediocampo apenas queda sostenido por dos jugadores –actualment­e, Lucas Romero y Domingo Blanco– y esto incide de manera directa en la calidad de los ataques. El Rojo tiende a llegar poco, y casi nunca lo hace con la limpieza suficiente para poner uno de los suyos cara a cara con el arquero rival.

Solucionar semejante problema es el gran reto, acrecentad­o en este caso por el riesgo de desprotege­rse en la búsqueda del gol. Santos no mostró gran seguridad defensiva en la ida, pero en cambio enseñó armas suficiente­s para lastimar arriba, más aún si encuentra espacio disponible para las carreras de Marinho y Kaio Jorge (la posibilida­d de protestar su inclusión en el primer partido quedó desestimad­a). Cabe recordar que por cada gol que pueda marcar el conjunto brasileño, Independie­nte deberá anotar dos más.

Así, casi sin red, entrará en la cancha Independie­nte. El reto no es menor: necesita pasar de etapa para consolidar­se en lo futbolísti­co, ganar confianza y seguir recaudando dólares que ayuden a tapar los agujeros económicos. La inteligenc­ia del planteo y la eficacia en el área de enfrente decidirán su suerte.

 ?? Independie­nte ?? Una pesada mochila sobre Silvio Romero
Independie­nte Una pesada mochila sobre Silvio Romero

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina