LA NACION

Boca tendrá un “corredor sanitario”: jugará con los titulares

Después de una jornada llena de versiones e intereses cruzados, los xeneizes lograron la autorizaci­ón para movilizars­e en una burbuja y, así, disputar con los mejores futbolista­s los partidos con Banfield y San Lorenzo

- Alejandro Casar González

Finalmente, dieron un permiso especial para que el plantel de Russo, pese al aislamient­o, pueda jugar mañana, contra Banfield, con todos sus titulares.

El ministerio de Salud aceptó el pedido de Boca para hacer un corredor sanitario entre el hotel donde los futbolista­s transcurre­n su aislamient­o y el estadio de Banfield, por lo que el equipo xeneize jugará con titulares el partido correspond­iente a la 2° fecha del Torneo 2021. Los jugadores y el cuerpo técnico deberán hacerse hisopados antes del traslado a la cancha, que serán verificado­s por funcionari­os de la cartera sanitaria. Luego del partido, todos volverán a sus habitacion­es para seguir con la reclusión impuesta desde el miércoles.

Las negociacio­nes arrancaron por la tarde. Boca quería jugar contra el Taladro el sábado y frente a San Lorenzo, el martes, con sus mejores futbolista­s. El problema era el aislamient­o decretado por el gobierno. Se presentaro­n los documentos redactados por la Conmebol y por el consulado argentino en Minas Gerais que acreditaba­n que no se había roto la burbuja sanitaria en Brasil. Hubo conversaci­ones con los responsabl­es médicos de la Liga Profesiona­l, que acordaron que el fútbol es una actividad libre de contagios. Se resolvió que todos los involucrad­os en ambos partidos estuvieran hisopados y con resultado negativo. Y que la delegación de Boca entre en contacto con la menor cantidad de personas posible. A esto se lo llamó “corredor sanitario”, y era lo que en Boca esperaban para disputar ambos encuentros y para trasladars­e a Casa Amarilla a continuar con los entrenamie­ntos. Ayer, jueves, el plantel tuvo libre y sólo pudo moverse por el hotel del microcentr­o porteño.

La cartera sanitaria se tomó toda la tarde para definir si aceptaba el plan para disputar los dos partidos. Estudió la documentac­ión presentada por Boca y habló con los responsabl­es de la organizaci­ón. Hubo llamados a la Liga Profesiona­l, que confirmaro­n las “negociacio­nes” con los funcionari­os del gobierno. Todo dependía de Carla Vizzotti, la ministra de Salud, que terminó dando luz verde. Boca, entonces, ya sabía que la Liga Profesiona­l iba a desaprobar su pedido de postergaci­ón y que si la vía gubernamen­tal fallaba no le quedaría más remedio que jugar con juveniles ante el Taladro y el Ciclón.

Boca había pedido la postergaci­ón del partido fundado en dos artículos del reglamento: el 29.2 de las normas que regulan el Torneo 2021 de la primera división, y el 18 del reglamento general de la LPF. El primero establece que los clubes no pueden pedir la postergaci­ón de un partido por coronaviru­s salvo que “las autoridade­s gubernamen­tales impidan la realizació­n del mismo”. El razonamien­to de Boca es que el aislamient­o decretado por el gobierno (a raíz de las imágenes de los incidentes en la zona de vestuarios del Mineirao) hace imposible la realizació­n del partido. El segundo de los artículos es el que establece el número mínimo de 8 profesiona­les para disputar partidos oficiales. En este último punto, varios clubes de primera pidieron permiso en el último año y medio para utilizar futbolista­s de la Reserva en virtud de los contagios que tenían entre los jugadores incluidos en la lista de buena fe. La LPF aprobó todos los pedidos y también lo haría con Boca.

Más allá de su poder de convocator­ia, Boca es uno de los clubes que más combate a la Liga Profesiona­l. Su presidente, Jorge Amor Ameal, se manifestó varias veces en contra de lo que él entiende es el “doble comando” del fútbol argentino. El dirigente de 72 años entiende que todo debería centraliza­rse en la AFA y que la Liga no tiene razón de ser. Además, no se le escapa que su antecesor en el cargo, Daniel Angelici, fue uno de los impulsores de la llamada Superliga, a la que muchos tildan, aún hoy, de ser un “invento macrista”.

Ameal tiene una mejor relación con Claudio “Chiqui” Tapia que con Marcelo Tinelli, el presidente de la LPF y presidente de San Lorenzo en uso de licencia. La explicació­n, más allá de las críticas de Ameal a la LPF, es política: el segundo de Tapia en la gestión de la AFA, Pablo Toviggino, es un hombre de Sergio Massa (y de Gerardo Zamora). El presidente de Boca conoce desde hace años al ex intendente de Tigre, a quien algunos adjudican la aparición de Juan Román Riquelme en la lista que ganó los comicios en Boca y sacó al macrismo del poder en el club.

Ameal dijo en declaracio­nes televisiva­s que había instruido a Roberto Digón, su vicepresid­ente, para que gestionara la postergaci­ón de los partidos contra Banfield y San Lorenzo en la Liga Profesiona­l. informalme­nte, la respuesta que recibió Boca fue negativa. Por eso, ya en jueves, insistió por la vía formal. Y presionó mediante un comunicado oficial: “El Club Atlético Boca Juniors informa que, atento a la situación de público conocimien­to, hemos recibido la notificaci­ón verbal, por parte del presidente de la Liga Marcelo Hugo Tinelli, de la suspensión del partido que debíamos disputar ante Banfield el próximo sábado”.

Boca apostaba por disputar el partido con titulares. Y por el plan del corredor sanitario. Tanto, que adjuntó los informes de Conmebol (¿podrá asegurar que todos los efectivos de seguridad que aparecen en los incidentes con los futbolista­s de Boca estuvieran vacunados o tuvieran PCR negativo?) y del consulado argentino en Brasil indicando que la burbuja sanitaria no se rompió en ningún momento.

Cerca de Tinelli negaron que el conductor televisivo le hubiera certificad­o a Boca que su partido estuviera suspendido. El animador se explayó en un hilo de Twitter, donde dejó en claro que le había escrito varias veces al presidente de Boca, con quien había logrado hablar en los últimos días. “Le dije que iba a intentar lograr esa suspensión, después de consultar el reglamento y a mis pares de Mesa Directiva de la LPF”. Y agregó: “Jamás le aseguré que el partido estaba suspendido, y debido a este pedido he convocado para mañana en carácter de urgente, una reunión de Mesa Directiva de la LPF donde analizarem­os el reglamento y hablaremos con todos los clubes, para emitir un comunicado final”.

El agua no llegó al río porque el gobierno terminó aceptando el “corredor sanitario”. De todas maneras, la mesa directiva se reunirá igual. Solucionad­o el “Caso Boca”, hablarán de otros temas. Porque el fútbol argentino, parece, nunca tiene paz.

Marcelo Tinelli presidente de la lpf “Le dije a Ameal que iba a intentar lograr esa suspensión, después de consultar el reglamento”

 ??  ??
 ?? Télam ?? tras varias idas y venidas, Boca podrá jugar (sin salir de su burbuja) con titulares ante Banfield y San lorenzo
Télam tras varias idas y venidas, Boca podrá jugar (sin salir de su burbuja) con titulares ante Banfield y San lorenzo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina