LA NACION

El kirchneris­mo y la oposición no logran acordar las listas en Córdoba

Negri no definió si se postula al Senado, en tensión con Juez y con el pedido de Macri; la Casa Rosada busca convencer a Gill

- Gabriela Origlia

CÓRDOBA.– En la ruta final hacia la presentaci­ón de listas para las PASO –el plazo cierra mañana a la medianoche– ni Juntos por el Cambio ni el Frente de Todos lograron despejar las principale­s incógnitas: si el diputado radical Mario Negri se postulará o no para el Senado, y si el kirchneris­ta Martín Gill dejará su cargo en el Gobierno para encabezar la boleta de diputados.

Hacemos por Córdoba, el peronismo local que responde a Juan Schiaretti, resolvió que la diputada Alejandra Vigo, esposa del gobernador, encabece la fórmula para el Senado, acompañada por Eduardo Acastello. Natalia de la Sota, hija del fallecido exgobernad­or José Manuel de la Sota, liderará la boleta de candidatos a diputados.

Por su parte, este martes el presidente Alberto Fernández se reunió con Carlos Caserio, quien buscará la reelección en el Senado, y la diputada camporista Gabriela Estévez, quien lo secundará. El objetivo era avanzar en la lista para diputados, pero el encuentro terminó sin definicion­es.

En un distrito adverso como es Córdoba, el kirchneris­mo busca sacarle votos al schiaretti­smo y quiere encabezar la boleta con Gill (secretario de Obras Públicas e intendente bajo licencia de Villa María) y a Adriana Nazario (exesposa de De la Sota). Si bien Nazario no terminó bien su relación con el schiaretti­smo, tiene un perfil bajo y en su momento no aceptó ser candidata a intendenta de Río Cuarto cuando De la Sota era gobernador.

Según fuentes del gobierno nacional, Gill está más cerca de aceptar porque el ministro Gabriel Katopodis se involucró en el diálogo por pedido del Presidente y de Cristina Kirchner. Si bien la vicepresid­enta es muy cercana a Martín Fresneda, exsecretar­io de Derechos Humanos, admite que las encuestas favorecen a Gill, quien por su actual rol tiene contacto con todos los intendente­s del interior.

En el caso de Juntos por el Cambio, la expectativ­a sigue concentrad­a en Negri, quien aspira a encabezar la boleta para el Senado, pero a quien el propio Mauricio Macri le pidió que siga en la Cámara baja. Palabras más, palabras menos, le dijo que siga siendo “el mejor diputado que hay” y le reiteró que es clave para frenar los embates de los kirchneris­tas que “lo quieren preso”.

Negri preferiría no ir a internas e insiste en que las encuestas lo favorecen. La lógica que plantea la UCR es que si en Buenos Aires Juntos por el Cambio usa los números para decidir los candidatos, en el resto de los distritos debería hacer lo mismo. El radicalism­o cordobés sabe que en las legislativ­as se juega también el 2023 y no quiere quedar rezagado en esa pelea.

Hay intentos de lograr una lista de unidad dentro del radicalism­o por un principio de acuerdo entre Negri, Rodrigo de Loredo y el sector de Ramón Mestre. Para la lista de Diputados –si fueran a las Paso– barajan convocar a Héctor Baldassi, dirigente del Pro.

El Pro ofrece que la UCR ponga la cabeza de senadores y dejar a Juez en el segundo puesto –con un triunfo renuevan las dos bancas–. Además, si Juez va al Senado, asume en su banca de diputado Marcos Carasso, socio político y amigo de Negri y presidente del radicalism­o cordobés. La UCR no acepta la oferta y espera que el exministro de Turismo de Macri, Gustavo Santos, sea “bajado” al tercer casillero de la boleta de diputados.

 ?? Archivo ?? Mario Negri aún no define su jugada
Archivo Mario Negri aún no define su jugada

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina