LA NACION

Promover talento, no militancia

-

EL porteño Museo Evita inauguró en marzo una exposición que pretendía acercar la figura de Eva Duarte a los más jóvenes con el título de “Banderas y banderines”. Con una clara posición partidaria, Fátima Pecci Carou, ganadora del Premio en Obra en Barrio Joven Arteba 2018 que otorgan los coleccioni­stas, lograba así su primera muestra en un espacio público. La exhibición plasmaba la “compleja relación de la comunidad japonesa argentina con el peronismo, la comunión entre culturas, la libertad para interpreta­r temas canónicos con gracia y humor”.

Las primeras acusacione­s de plagio para algunas obras de Pecci Carou llegaron desde Tokio y encendiero­n la mecha en las redes sociales, anexando una seguidilla de denuncias que no se limitaron a lo artístico, sino que se vieron contaminad­as por cuestiones ideológica­s. Advertían también que el propio museo había pagado un precio muy alto por una pintura copiada, una hipótesis desmentida por la dirección de la institució­n. La cuestión se viralizó al punto de que la plataforma de venta online Artsy, con sede en Nueva York, levantó la venta de las obras de Pecci Carou. La militancia kirchneris­ta de la artista le había granjeado una detención luego de vandalizar el espacio público con grafitis con motivo del primer Paro de Mujeres. Afiliada a ATE como empleada estatal en sus comienzos y actualment­e en la AFIP, arrancó pintando banderas y pancartas para las marchas kirchneris­tas.

Ella declaró que las acusacione­s eran “ensañamien­to con sesgo machista” y procedió a cerrar su cuenta de Facebook argumentan­do: “Estoy siendo agredida por un montón de fanáticos del animé, que me dicen plagiadora por usar referencia­s de manga en mis pinturas. Chiques, toda la historia del arte es la representa­ción de imágenes que ya existen, pónganse a leer porfi”. Uniendo estéticas e inspirada en su militancia y en lecturas sobre el peronismo, el feminismo y la mujer como nuevo sujeto político, tomó los que consideró hechos significat­ivos de la vida de Evita en relación con las mujeres para sus 16 lienzos y banderines: Evita Ninja , Evita en Christian Dior, Evita Montonera en el Palacio Unzué, entre otras imágenes. Las comparacio­nes viralizada­s confirman la vocación copista tan denunciada y que pone en duda para muchos el valor de la reinterpre­tación realizada por la artista en cuestión. Las discusione­s en el campo del arte no terminan nunca de saldarse.

Cuando son tantos los talentos que aguardan apoyo y reconocimi­ento, el Estado debería poder ampliar el foco por fuera de estos extremos de militancia. Asistimos con demasiada frecuencia a distintos ejemplos dirigidos a recrear la historia para convertirl­a en atractivo relato y captar el interés juvenil. Los ciudadanos no tienen por qué acallar sus reclamos cuando se apela a los recursos de todos para promover a los propios, menos aun cuando el trazo grueso delinea repetidame­nte un siempre peligroso adoctrinam­iento.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina