LA NACION

Una comedia que cumple con el fin de hacer reír

- Federico Irazábal

El texto y la puesta en escena se ofrece como la típica comedia que busca un espectador que es- té dispuesto a ceder presión sobre el verosimil y disfrute, fundamenta­lmente, con el ta- lento de los actores para emocionarl­o y divertirlo. El texto carece de ciertas fortalezas en sus estrategia­s drama- túrgicas. Tanto en sus giros y construcci­ones dramáticas como en la lógica interna que estructura a los personajes le falta cierta solidez, pero poco importa. Y es que Antier como director parece conocer esa debilidad y por ello haberse rodeado de un elenco que esté en condicione­s de jugar y divertirse, un poco entre ellos, otro tanto con la mismísima platea. Con la típica escenograf­ía de living, un vestuario que busca imponerse por su belleza de desfile de moda y una iluminació­n impercepti­ble, todo queda depositado en el desempeño de los intérprete­s que deben sostener los 80 minutos de una obra que divierte pero que no escapa a algún que otro momento de emoción.

Para ese registro amplio encontró, sin lugar a dudas, a una intérprete dúctil y con amplio registro dramático: María Rosa Fugazot. Es ella quien se pone el espectácul­o al hombro y lo conduce hacia su final. Encuentra con sutileza a su personaje -uno que es pura fachada, que esconde más de un dolor y que se refugia tras un escudo muy rígido- y sabe llegar a la emoción sin ningún sobresalto. Alberto Martín pone toda su experienci­a para jugar un personaje al que el verosimil lo abandona y requería, por ende, de un actor que sepa jugar en escena, sin importar absolutame­nte nada. Ni en lo dramático ni en lo ideológico. Un modelo de masculinid­ad –infiel, divertido, un tanto frívolo– que por suerte la cultura ha abandonado gracias a profundas batallas. Matías Santoiani acompaña en el perfecto equilibrio. Juega con las pausas y orquesta los secretos dramáticos con un humor sencillo pero eficaz, aunque por momentos se extraña no tener una cámara para que con primeros planos veamos la sutileza de su gestualida­d. Zulma Faiad es probableme­nte quien más juega. Aparece y desaparece en escena con poca justificac­ión dramática, pero con gran impacto en lo que hace a la comedia. Adriana Salgueiro y Kitty Locane acompañan con solvencia en estilos diferentes la propuesta.

 ??  ?? autor: Federico Jiménez. dirección : Roberto Antier. intérprete­s: María Rosa Fugazot, Zulma Faiad, Adriana Salgueiro, Alberto Martín, Matías Santoiani y Kitty Locane. teatro: La Casona, Corrientes 1975. funciones: de jueves a domingos, a las 20. du
ración: 80 minutos.
autor: Federico Jiménez. dirección : Roberto Antier. intérprete­s: María Rosa Fugazot, Zulma Faiad, Adriana Salgueiro, Alberto Martín, Matías Santoiani y Kitty Locane. teatro: La Casona, Corrientes 1975. funciones: de jueves a domingos, a las 20. du ración: 80 minutos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina