La vuel­ta al FMI y el ries­go de en­deu­dar­se a cam­bio de na­da

La his­to­ria de la re­la­ción ar­gen­ti­na con el or­ga­nis­mo siem­pre ter­mi­nó mal, con el país pi­dien­do ca­da vez más fon­dos has­ta en­trar en una cri­sis.

La Nueva Domingo - - EL PAÍS - Jo­sé Ca­le­ro

La Ar­gen­ti­na in­gre­sa en un nue­vo ci­clo de en­deu­da­mien­to con el FMI, que has­ta aho­ra nun­ca tu­vo fi­nal fe­liz, lo cual plan­tea un desafío in­men­so pa­ra el go­bierno en me­dio del peor mo­men­to eco­nó­mi­co des­de que Cam­bie­mos lle­gó al po­der.

El prin­ci­pal ries­go de es­ta ju­ga­da es que los U$S 50.000 mi­llo­nes se ter­mi­nen li­cuan­do en gas­to co­rrien­te o eva­po­ra­dos por la fu­ga de ca­pi­ta­les, y no en in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra y reade­cua­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra ce­rrar el cí­cli­co pro­ce­so de en­deu­da­mien­to ar­gen­tino.

La ten­ta­ción se­rá gran­de y, co­mo en cual­quier adic­ción, la Ar­gen­ti­na de­be­rá man­te­ner una fé­rrea dis­ci­pli­na pa­ra no re­caer.

La his­to­ria de la re­la­ción ar­gen­ti­na con el FMI siem­pre ter­mi­nó mal, con el país pi­dien­do ca­da vez más fon­dos has­ta que el or­ga­nis­mo ter­mi­na­ba re­cor­tan­do las lí­neas de cré­di­to y se en­tra­ba en cri­sis.

A fi­nes del 2005, Nés­tor Kirch­ner or­de­nó la his­tó­ri­ca de­ci­sión de pa­gar en efec­ti­vo to­da la deu­da con el or­ga­nis­mo, pe­ro lo que en prin­ci­pio pa­re­ció una me­di­da ca­si fun­da­cio­nal, se ter­mi­nó con­vir­tien­do con el tiem­po en una ju­ga­rre­ta más de un go­bierno ar­gen­tino pa­ra tra­tar de ga­nar ha­cien­do tram­pa.

Al no te­ner la su­per­vi­sión del Fon­do, el kirch­ne­ris­mo bus­có ocul­tar la in­fla­ción y la po­bre­za, e ins­tau­ró un sis­te­ma cam­bia­rio más pa­re­ci­do a un pau­pé­rri­mo país afri­cano que a una eco­no­mía con to­do el po­ten­cial de la Ar­gen­ti­na.

El mercado pa­ra­le­lo, tras la im­ple­men­ta­ción del ce­po cam­bia­rio, tor­nó a la Ar­gen­ti­na en una de las na­cio­nes más im­pre­vi­si­bles del mun­do en ma­te­ria fi­nan­cie­ra y pro­vo­có se­ve­ros tras­torno a la so­cie­dad y la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca.

El Go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri le­van­tó de in­me­dia­to ese ce­po y bus­có nor­ma­li­zar las va­ria­bles eco­nó­mi­cas, pe­ro con el tiem­po co­me­tió erro­res y sub­es­ti­mó los pro­ble­mas pro­fun­dos de la Ar­gen­ti­na, has­ta ter­mi­nar te­nien­do que re­ini­ciar el en­deu­da­mien­to con el or­ga­nis­mo, tras la suba de ta­sas en los Es­ta­dos Uni­dos.

La Ar­gen­ti­na es una de las na­cio­nes oc­ci­den­ta­les cu­ya po­bla­ción más cues­tio­na al FMI, al que siem­pre se vio co­mo un agen­te in­ter­na­cio­nal al ser­vi­cio de in­tere­ses fo­rá­neos.

Tal vez por eso, es la pri­me­ra vez que el Fon­do brin­da un enor­me prés­ta­mo y acep­ta que, lle­ga­do el ca­so, el Go­bierno ex­clu­ya a la po­lí­ti­ca so­cial de los ajus­tes.

In­clu­so, alien­ta al go­bierno a ayu­dar a los sec­to­res más vul­ne­ra­bles, un len­gua­je au­sen­te en el or­ga­nis­mo has­ta ha­ce po­co tiem­po.

Esa se­ñal in­di­ca que, es­ta vez sí, el FMI jue­ga a que la Ar­gen­ti­na sea un ca­so de éxi­to en­tre la co­mu­ni­dad fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal, tras el muy mal pa­so da­do en na­cio­nes co­mo Gre­cia.

Es­ta­dos Uni­dos, Ale­ma­nia y otras na­cio­nes que pi­san fuer­te en el or­ga­nis­mo han apos­ta­do to­do pa­ra im­pe­dir que la Ar­gen­ti­na cai­ga en una nue­va cri­sis.

Pa­re­cen te­mer que una ex­pe­rien­cia fa­lli­da de Ma­cri ter­mi­ne re­abrien­do las puer­tas al po­pu­lis­mo por mu­cho tiem­po, co­mo en Ve­ne­zue­la.

Pe­ro el cos­to del res­pal­do fi­nan­cie­ro del or­ga­nis­mo ten­drá un al­to cos­to so­cial, y de­man­da­rá un fuer­te ajus­te.

La Ar­gen­ti­na se com­pro­me­te a dis­mi­nuir con fuer­za el dé­fi­cit fis­cal es­te año y equi­li­brar las cuen­tas a fi­nes del 2019, lo cual de­man­da­rá un fuer­te re­cor­te del gas­to, en es­pe­cial el des­ti­na­do a la obra pú­bli­ca.

No so­lo la Na­ción de­be­rá apli­car una po­lí­ti­ca ra­cio­nal pa­ra con­te­ner el gas­to pú­bli­co, sino que de­be­rá ser acom­pa­ña­da por las pro­vin­cias y los mu­ni­ci­pios.

Re­du­cir el dé­fi­cit fis­cal, ba­jar la in­fla­ción y brin­dar apo­yo a quie­nes vi­ven en si­tua­ción de po­bre­za son los tres pi­la­res en que se ba­sa el pro­gra­ma eco­nó­mi­co acor­da­do en­tre la Ar­gen­ti­na y el or­ga­nis­mo.

En esas pro­yec­cio­nes, el ro­jo pri­ma­rio de­be­ría ba­jar del 2,7% del PBI es­te año a un su­pe­rá­vit de 0,5% en 2021.

De­man­da­rá un enor­me pro­ce­so de re­cor­te del gas­to, y se de­be­rá te­ner en cuen­ta que en el me­dio, en di­ciem­bre de 2019 asu­mi­rá otro go­bierno.

El Fon­do Mo­ne­ta­rio es cons­cien­te del con­tex­to so­cial en el que se lle­va­rá ade­lan­te es­te ajus­te fis­cal en la Ar­gen­ti­na, uno de los más di­fí­ci­les de su his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.