Un mun­do com­par­ti­do en­tre fu­ti­li­dad y con­duc­tas erran­tes

El ro­bo de una bi­ci­cle­ta des­en­ca­de­nó una muer­te, en un am­bien­te en el que la mar­gi­na­li­dad ex­plo­tó po­nien­do en su­per­fi­cie una reali­dad sub­ya­cen­te.

La Nueva Domingo - - SEGURIDAD -

La teo­ri­za­ción so­bre la trá­gi­ca con­se­cuen­cia de un ro­bo de­ter­mi­na­do –que has­ta pue­de ser con­si­de­ra­do ab­sur­do cuan­do el bo­tín es una bi­ci­cle­ta, co­mo en el ca­so que nos ocu­pa- mar­ca la tras­cen­den­cia de al­gu­nos es­tí­mu­los apa­ren­te­men­te co­ti­dia­nos que pue­den sa­car a re­lu­cir in­ma­ne­ja­bles as­pec­tos ocul­tos que con­lle­ven a una iner­cia des­fa­vo­ra­ble, in­ser­tan­do a la per­so­na en una reali­dad ab­so­lu­ta­men­te erran­te.

Tal vez por ello, lle­ga­do el mo­men­to, los jueces -en es­te ca­so Da­niel Fa­bia­na Cas­ta­ño, Gui­ller­mo Ló­pez Ca­me­lo y Pa­blo Hernán Sou­mou­lou, del Tri­bu­nal en lo Cri­mi­nal Nº 3- va­lo­ra­ron co­mo agra­van­te “la fu­ti­li­dad de los mo­ti­vos” que lle­va­ron a con­su­mar el ho­mi­ci­dio y que ale­ja­ron de un com­por­ta­mien­to es­pe­ra­do al au­tor del he­cho, sin de­jar de ad­ver­tir, co­mo ate­nuan­tes, las con­di­cio­nes so­cia­les y am­bien­ta­les del acu­sa­do”, con es­pe­cial re­fe­ren­cia a los pro­ble­mas de al­coho­lis­mo que pa­de­cía.

La re­fe­ren­cia ju­rí­di­ca fue ex­pre­sa­da en la sen­ten­cia con­de­na­to­ria que re­ca­yó en Má­xi­mo Pa­blo Tra­ca­mi­lla -nue­ve años de pri­sión-, co­mo au­tor del ho­mi­ci­dio de Ju­lio Ri­car­do Hi­dal­go (18 años), ocu­rri­do al­re­de­dor de las 2 del 25 de enero de 2006, fren­te a una vi­vien­da de For­ti­ne­ros al 1300.

“Se equi­vo­có”, di­ce es­cue­ta­men­te hoy Jo­sé Tri­go, pro­pie­ta­rio de la ca­sa don­de se des­en­ca­de­nó la tra­ge­dia, al re­cor­dar el pro­ce­der de Tra­ca­mi­lla (39, al mo­men­to del he­cho), quien apu­ña­ló a Hi­dal­go en la axi­la de­re­cha, el cuello y la es­pal­da.

Du­ran­te el jui­cio, el impu­tado se­ña­ló que aque­lla ma­dru­ga­da, an­tes de ir a tra­ba­jar al mercado fru­tas y ver­du­ras, con­cu­rrió a la ca­sa de Tri­go a to­mar cer­ve­za, pe­ro Hi­dal­go “no sé cómo lle­gó, an­da­ba dan­do vuel­tas, pa­ró y que­dó ahí”.

El fa­lle­ci­do es­ta­ba re­si­dien­do tran­si­to­ria­men­te en nues­tra ciu­dad, en la ca­sa de per­so­nas co­no­ci­das.

“Di­cen que, su­pues­ta­men­te, era de Bue­nos Ai­res”, co­men­ta Tri­go. “Yo no te­nía tra­to con él, pe­ro sí con Tra­ca­mi­lla”, com­ple­ta.

En cier­to mo­men­to Hi­dal­go se re­ti­ró de la vi­vien­da de ca­lle For­ti­ne­ros pa­ra ir a buscar una con­ser­va­do­ra que le pres­ta­ría a Tri­go, quien te­nía pre­vis­to ir a pes­car.

Al ra­to, cuan­do Tra­ca­mi­lla de­ci­dió ir­se, ad­vir­tió que le fal­ta­ba la bi­ci­cle­ta con la que ha­bía lle­ga­do al lu­gar, por lo que al regresar Hi­dal­go, le pre­gun­tó si sabía al­go al res­pec­to. Y a pe­sar de la ne­ga­ti­va de la víc­ti­ma, el dra­ma es­ta­ba en desa­rro­llo.

“Es que él sabía que le ha­bía lle­va­do la bi­ci­cle­ta. De mi ca­sa no se iba a per­der la bi­ci, por­que nun­ca se per­dió na­da”, di­ce Tri­go, en voz ba­ja, pe­ro con fir­me­za.

Ade­más, lue­go del ho­mi­ci­dio, la po­li­cía co­rro­bo­ró que “la bi­ci­cle­ta es­ta­ba en la ca­sa de él”, di­jo en re­fe­ren­cia al lu­gar que ha­bi­ta­ba la víc­ti­ma.

“Se pe­lea­ron y al p... sa­có el cu­chi­llo. Es más, yo ya le ha­bía sa­ca­do uno”, ase­gu­ra Tri­go.

El hombre tam­bién brin­dó tes­ti­mo­nio en el jui­cio.

“La cau­sa ya pa­só; yo ya acla­ré lo que te­nía que acla­rar. Es más, ha­bía caí­do pre­so con mi se­ño­ra y otro mu­cha­cho más. Y has­ta que no aga­rra­ron al otro (por Tra­ca­mi­lla) no nos sol­ta­ron a no­so­tros. Y pa­ra ello pa­sa­ron co­mo do­ce ho­ras. Es que ha­bía pa­sa­do en la ve­re­da de mi ca­sa y no les que­da­ba otra. Así que has­ta que no apa­re­ció...”.

El pre­sen­te

Fi­nal­men­te, Tri­go co­men­ta que ac­tual­men­te sue­le ver­lo a Tra­ca­mi­lla.

“Yo aho­ra lo veo y an­da bien, es­tá tra­ba­jan­do de vuel­ta en el mercado co­mo tie­ne que ha­cer­lo, y co­mo siem­pre lo hi­zo. Na­da más que ese día fue el mo­men­to de ca­len­tu­ra”, con­si­de­ra.

Lue­go de co­men­tar que “no se ha­bló nun­ca más” de lo ocu­rri­do en los en­cuen­tros con Tra­ca­mi­lla.

Tri­go, a sus 45 años, ase­gu­ra que “to­do lo ma­lo que he he­cho lo he pa­ga­do, en ca­na o co­mo sea; he su­fri­do y si­go la­bu­ran­do en la cons­truc­ción. No an­do ro­ban­do, ni ma­tan­do, ni na­da. Re­cién lle­go, si hu­bie­sen lle­ga­do vein­te mi­nu­tos an­tes no me en­con­tra­ban. Y aho­ra, den­tro de un ra­to, me pon­go a pi­car le­ña, que lue­go sal­go a ven­der”.

Al mo­men­to de in­que­rir­lo so­bre sus vi­ven­cias en la cár­cel, su pre­ten­di­do her­me­tis­mo fue una con­si­de­ra­ción elo­cuen­te.

“No, de lo de ahí aden­tro me­jor ni acor­dar­se”.

Tri­go, quien fue­ra otro ca­mi­nan­te de esa reali­dad erran­te que sub­ya­ce en la so­cie­dad, de­nos­ta al­gu­nas ac­ti­tu­des de quie­nes ac­tual­men­te tran­si­tan esa vi­da.

“Aho­ra an­dan pi­bi­tos de 12 años que ha­cen cual­quier co­sa... An­tes, cuan­do yo an­da­ba en eso, ob­vio que se pe­lea­ba, pe­ro co­mo se te­nía que pe­lear... Aho­ra, no; an­dá a pe­lear­te con cual­quier pi­be: sa­ca un cu­chi­llo o te pe­ga un ti­ro. Es­tá to­do muy atre­vi­do aho­ra; por eso hay que que­dar­se en la ca­sa”.

“Se pe­lea­ron y al p... sa­có el cu­chi­llo... fue el mo­men­to de ca­len­tu­ra”, con­si­de­ró Jo­sé Tri­go, due­ño de la ca­sa don­de se desa­rro­lló la tra­ge­dia.

El lu­gar del he­cho, por el cual Má­xi­mo Tra­ca­mi­lla fue lle­va­do a Tri­bu­na­les y con­de­na­do a nue­ve años de pri­sión.

AR­CHI­VO LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.