La ciu­dad de Mos­cú se­rá el epi­cen­tro de la gran fies­ta fut­bo­le­ra. En la vís­pe­ra del pun­ta­pié ini­cial, el pró­xi­mo 14 de ju­nio, des­cu­bri­mos qué es­con­den sus ca­lles, en­tre la tra­di­ción y los pun­tos de in­te­rés mos­co­vi­tas.

SE­RÁ LA SE­DE CLA­VE: ALLÍ SE INI­CIA­RÁ Y CON­CLUI­RÁ RUSIA 2018. VIA­JA­MOS HAS­TA LA CA­PI­TAL RO­JA PA­RA CO­NO­CER SUS ATRAC­TI­VOS, SUS COS­TUM­BRES, Y EM­PE­ZAR A RES­PI­RAR EL CLI­MA PREMUNDIALISTA.

La Nueva Domingo - - NUEVA - Por Mar­tín Chu Li (YouTu­be: Mar­tin Chu Li/Ins­ta­gram: @mar­tin­chu­li­ru­sia). Fotos: Ga­brie­la Man­zo y Pi­xa­bay.

La pri­ma­ve­ra va pin­tan­do sus úl­ti­mas pin­ce­la­das pa­ra dar­le pa­so al ve­rano ru­so. Le­jos de los mi­tos, los días se alar­gan y el ca­lor se ha­ce no­tar des­de bien tem­prano. Es ho­ra de sa­lir a pal­par lo que pa­sa en Mos­cú, la ca­pi­tal de Rusia y se­de ma­dre de la Co­pa del Mun­do. El rit­mo enéti­co de la ciu­dad no ce­sa a pe­sar de que nos en­con­tra­mos en ple­nas va­ca­cio­nes. El trá­fi­co es muy caó­ti­co. Cru­zar la ciu­dad de­man­da­ría en au­to gran par­te del día y de nues­tra pa­cien­cia. La al­ter­na­ti­va es cla­ra y se­duc­to­ra: el sub­te­rrá­neo. Po­pu­lar­men­te co­no­ci­do co­mo “me­tro”, es una de las visitas im­per­di­bles que de­be­mos ha­cer pa­ra aden­trar­nos en la esen­cia del espíritu lo­cal. Un lar­go re­co­rri­do en unas in­ter­mi­na­bles es­ca­le­ras me­cá­ni­cas nos con­du­ci­rá has­ta el cen­tro de las es­ta­cio­nes. Des­de lo más pro­fun­do po­dre­mos con­tem­plar al­gu­nos ele­men­tos vi­gen­tes de la épo­ca so­vié­ti­ca: pin­tu­ras, obras en már­mol y ce­rá­mi­ca, es­ta­tuas de bron­ce, la fi­gu­ra de los tra­ba­ja­do­res y un Le­nin om­ni­pre­sen­te son tes­ti­gos de los nue­ve mi­llo­nes de pa­sa­je­ros que uti­li­zan es­te transporte ca­da día. Su efi­ca­cia, su ecuen­cia de cua­ren­ta y cin­co se­gun­dos en ho­ra pi­co, su co­mo­di­dad, lim­pie­za y co­ne­xión wi­fi gra­tui­ta de al­ta ve­lo­ci­dad son los mo­ti­vos por los que per­so­nas de to­das las eda­des y cla­ses so­cia­les lo con­si­de­ran su me­dio de lo­co­mo­ción fa­vo­ri­to. Ade­más, el Mun­dial fue la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra re­no­var la inaes­truc­tu­ra y mo­der­ni­zar­la pa­ra los mi­les de aman­tes del fút­bol que de- sem­bar­quen por es­tos pa­gos. Se con­tra­tó per­so­nal bi­lin­güe y se in­clu­ye­ron le­tre­ros en in­glés en los prin­ci­pa­les pun­tos de la red, cuan­do ha­ce un pu­ña­do de me­ses los car­te­les es­ta­ban es­cri­tos so­lo en al­fa­be­to ci­rí­li­co. Los mos­co­vi­tas sue­len acor­dar sus en­cuen­tros en las par­tes cen­tra­les de ca­da es­ta­ción y se re­fie­ren al me­tro con el mis­mo én­fa­sis que en la Ar­gen­ti­na le da­mos al ba­rrio. Co­no­cer Mos­cú pe­ro no su sub­te­rrá­neo es un oxí­mo­ron.

His­to­ria pu­ra

Tras el pa­seo por las es­ta­cio­nes del me­tro más dis­tin­gui­das, sa­li­mos nue­va­men­te a tie­rra en la pa­ra­da Park Po­bedy pa­ra to­par­nos con el cos­ta­do sen­si­ble, que más or­gu­llo ge­ne­ra en Rusia y en los paí­ses que for­ma­ban par­te de la Unión So­vié­ti­ca. Es­ta­mos en el Par­que de la Vic­to­ria, en­cla­ve re­ser­va­do pa­ra la me­mo­ria de los vein­ti­sie­te mi­llo­nes de so­vié­ti­cos que de­ja­ron su vi­da de­fen­dien­do a su pa­tria du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. La con­tien­da fue tan te­rri­ble que ca­da fa­mi­lia vio co­mo al me­nos uno de sus miem­bros aban­do­na­ba su ho­gar pa­ra di­ri­gir­se ha­cia el fren­te de ba­ta­lla. De he­cho, el con­flic­to aquí ad­quie­re el nom­bre de Gran Gue­rra Pa­tria y to­ma un pe­río­do más aco­ta­do, que va des­de la in­va­sión de las tro­pas del Ter­cer Reich en te­rri­to­rio so­vié­ti­co, el 22 de ju­nio de 1941, has­ta la ca­pi­tu­la­ción de la Ale­ma­nia na­zi, el 9 de ma­yo de 1945, en Ber­lín. En un rin­cón del par­que, muy cer­ca del mu­seo que con­me­mo­ra los trá­gi­cos su­ce­sos, se cons­tru­ye­ron una mez­qui­ta, una si­na­go­ga y una igle­sia cris­tia­na or­to­do­xa. A un cos­ta­do de es­te si­tio, que sim­bo­li­za el en­ten­di­mien­to y la to­le­ran­cia re­li­gio­sa, des­can­sa en un ban­co Fa­ruj, en­car­ga­do de man­te­ner en con­di­cio­nes los jar­di­nes del par­que. Pro­ve­nien­te de Ta­yi­kis­tán, Fa­ruj nos cuen­ta que arri­bó a Mos­cú en bus­ca de un tra­ba­jo que le per­mi­ta ayu­dar a su fa­mi­lia. Mu­sul­mán de re­li­gión, acla­ra que su ído­lo es Lio­nel Mes­si y nos desea que el com­bi­na­do co­man­da­do por Jorge Sam­pao­li se con­sa­gre el do­min­go 15 de ju­lio. De­ci­mos “Ar­gen

ti­na” y nos men­cio­nan el tan­go, la car­ne, a Die­go Ar­man­do Ma­ra­do­na y, cla­ro, al crack ro­sa­rino, que apa­re­ce cons­tan­te­men­te por te­le­vi­sión co­mo la ca­ra vi­si­ble en pu­bli­ci­da­des de ban­cos, ga­seo­sas y pa­pas itas. Con­clui­mos la ame­na con­ver­sa­ción con Fa­ruj y en­ga­ña­mos el es­tó­ma­go con un ten­tem­pié an­tes de en­ca­rar rum­bo al pró­xi­mo des­tino. Un via­je sin es­ca­las has­ta la es­ta­ción Par­ti­zans­ka­ya por la lí­nea azul del me­tro nos de­ja en el Mercado de Iz­mai­lo­vo, en

don­de se pue­den ha­llar ar­tícu­los de lo más va­ria­dos: des­de an­ti­guas re­li­quias pa­ra co­lec­cio­nis­tas has­ta ma­triosh­kas, las cé­le­bres mu­ñe­cas ru­sas. Mi­les de pues­te­ros se con­gre­gan al cos­ta­do del Krem­lin de Iz­mai­lo­vo, ca­rac­te­rís­ti­co por su ex­tra­va­gan­te di­se­ño, y mon­tan al ai­re li­bre un ver­da­de­ro mu­seo del

sou­ve­nir ru­so. Lo que lla­ma la aten­ción del lu­gar es la fuer­za con la que la ima­gen de Vla­dí­mir Pu­tin ocu­pa ca­da una de las pe­que­ñas tien­das. Su fi­gu­ra se lu­ce en ta­zas, ban­de­ras, mu­ñe­cos de plo­mo y re­me­ras. In­clu­so mu­chas de ellas mues­tran al pre­si­den­te ru­so con el tor­so des­nu­do do­man­do a un oso sal­va­je, o ju­gan­do al hockey so­bre hie­lo. Los ven­de­do­res son de los po­cos que es­pe­ran con an­sie­dad la com­pe­ten­cia, ya que im­pli­ca­rá el ate­rri­za­je de un gran nú­me­ro de tu­ris­tas, mu­chos de ellos dis­pues­tos a gas­tar ele­va­das su­mas de di­ne­ro. Es por es­to por lo que los re­cuer­dos alu­si­vos al Mun­dial ya es­tán des­pa­rra­ma­dos a dies­tra y si­nies­tra. Aquí creen que el fa­vo­ri­to de los hin­chas se­rá la us­han­ka, el tí­pi­co go­rro que por­tan los lu­ga­re­ños. La ex­cur­sión por el mercado fue bre­ve, ya que nues­tros ca­ño­nes apun­tan al co­ra­zón de la ciu­dad. Des­pués de quin­ce mi­nu­tos arri­ba­mos a la es­ta­ción Plósh­chad Re­vo­lut­sii (Pla­za de la Re­vo­lu­ción), con más de se­ten­ta es­cul­tu­ras de bron­ce. Allí, a me­tros de la es­ta­tua de Karl Marx y fren­te al Tea­tro Bols­hói, nos ci­ta­mos con nues­tro cón­sul en Rusia, Mar­tín Die­ser, con quien to­ma­mos un ca­fé y ahon­da­mos en la pre­pa­ra­ción de la mi­sión di­plo­má­ti­ca pa­ra el Mun­dial. Se­gún un es­tu­dio de la Em­ba­ja­da de Ar­gen­ti­na en Rusia, unos trein­ta mil fa­ná­ti­cos se ha­rán pre­sen­tes pa­ra alen­tar al se­lec­cio­na­do na­cio­nal du­ran­te el mes que se ex­ten­de­rá la com­pe­ti­ción, los que se sumarán a los 284 com­pa­trio­tas que re­si­di­mos re­gu­lar­men­te en el país ( un da­to: el do­mi­nio de idio­mas ex­tran­je­ros es po­bre y sa­ber in­glés no siem­pre es la sal­va­ción). Die­ser ex­pli­ca que, pa­ra evi­tar in­con­ve­nien­tes, se de­ben res­pe­tar sí o sí las le­yes y có­di­gos de con­duc­ta. Y da­mos fe de ello: las nor­ma­ti­vas son ex­tre­ma­da­men­te ri­gu­ro­sas y la gran can­ti­dad de ofi­cia­les ar­ma­dos y cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia que cus­to­dian los es­pa­cios pú­bli­cos con­fir­man que las au­to­ri­da­des es­tán aten­tas al más mí­ni­mo de­ta­lle. Sin ne­ce­si­dad de su­bir­nos a nin­gún transporte, ca­mi­na­mos ha­cia uno de los rin­co­nes más her­mo­sos que ate­so­ra Mos­cú. El Mau­so­leo de Le­nin, el Krem­lin, la Ca­te­dral de San Ba­si­lio, el cen­tro co­mer­cial GUM y el Mu­seo Histórico Es­ta­tal ha­cen de pe­rí­me­tro del sím­bo­lo más em­ble­má­ti­co que po­see Rusia. La Pla­za Ro­ja es lo pri­me­ro que a un ex­tranje­ro se le vie­ne a la ca­be­za cuan­do se le pre­gun­ta por el país que li­de­ra Pu­tin por ter­ce­ra vez. Aquí, un gru­po de ar­gen­ti­nos pla­nea rea­li­zar un banderazo de alien­to en las vís­pe­ras del de­but en­te a Islandia. Pe­ro el que avi­sa no trai­cio­na: es­te ti­po de ma­ni­fes­ta­cio­nes es­tán prohi­bi­das, son se­ve­ra­men­te re­pri­mi­das, y so­lo hay per­mi­so pa­ra fla­mear la ban­de­ra ru­sa. Fue­ra de la pla­za, en di­rec­ción a la ave­ni­da Tvers­ka­ya, la más im­por­tan­te de Mos­cú, nos cau­ti­va el re­loj que mar­ca cuán­to res­ta pa­ra el ini­cio de Rusia 2018 y una ex­hi­bi­ción al ai­re li­bre con in­for­ma­ción so­bre los par­ti­ci­pan­tes, los cam­peo­nes y las se­des. Ya se res­pi­ra cli­ma de Mun­dial.

He­la­dos y cer­ve­zas a -30 ºC

Lue­go de un día mo­vién­do­nos de aquí pa­ra allá en una ciu­dad quin­ce ve­ces más gran­de que la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, rei­nan el ham­bre y el can­san­cio. Las op­cio­nes pa­ra cal­mar el ape­ti­to abun­dan. Pe­se a las ge­ne­ro­sas car­tas oc­ci­den­ta­les, Rusia brin­da una ex­ce­len­te chan­ce pa­ra de­gus­tar lo más so­fis­ti­ca­do de la co­ci­na cau­cá­si­ca, es­la­va y asiá­ti­ca. En un tra­di­cio­nal res­tau­ran­te ru­so, el me­nú pue­de es­tar com­pues­to por una so­pa borsch (a ba­se de re­mo­la­cha), pel­me­ni (pas­ta re­lle­na con car­ne), en­sa­la­da Oli­vié ( nues­tra en­sa­la­da ru­sa) y, ló­gi­ca­men­te, vod­ka. Atentos, por­que lo que pa­re­ce tan sen­ci­llo co­mo sen­tar­se a disutar de una ce­na pue­de con­ver­tir­se en un es­co­llo pa­ra aque­llos que tie­nen ma­ñas con el or­den en el que los mo­zos traen los pe­di­dos. El chef va sa­can­do los pla­tos no bien los ter­mi­na, por lo que un co­men­sal pue­de es­tar con el pos­tre mien­tras otro to­da­vía no re­ci­bió no­ti­cias de su en­tra­da. El he­la­do que man­da es el de vai­ni­lla, y jus­ta­men­te en es­te ru­bro se es­con­de una pa­ra­do­ja: en cru­dos me­ses de in­vierno, le­jos de caer en ven­tas, las he­la­de­rías man­tie­nen y au­men­tan su pro­duc­ción. Las tem­pe­ra­tu­ras que bajan has­ta los -30 °C no son su­fi­cien­tes pa­ra enar el amor que los ru­sos tie­nen por el he­la­do. Ellos ase­gu­ran que el ío ha­ce más de­li­cio­sa la ex­pe­rien­cia. De­ci­di­mos co­ro­nar la ve­la­da to­man­do al­gu­nas cer­ve­zas y pa­ra eso es acon­se­ja­ble ir a la zo­na de Kuz­netsky Most. Hay dos as­pec­tos a des­ta­car: la pro­li­fe­ra­ción de ba­res y que a los ru­sos les gus­ta be­ber (y mu­cho). El al­coho­lis­mo es uno de los gran­des pro­ble­mas den­tro de es­ta so­cie­dad. Las po­lí­ti­cas im­ple­men­ta­das por Gor­ba­chov du­ran­te la fa­mo­sa pe­res­troi­ka mi­ni­mi­za­ron no­ta­ble­men­te su co­mer­cia­li­za­ción. La po­li­cía mul­ta­ba a quie­nes es­ta­ban ebrios en la vía pú­bli­ca y los de­mo­ra­ba has­ta que re­co­bra­ran su es­ta­do. In­gre­sa­mos a un pub ir­lan­dés e in­ter­cam­bia­mos ases con un tal Igor. El mu­cha­cho de 35 años no ocul­ta su ob­se­sión por la pe­lo­ta y su amor por el so­vié­ti­co Lev Yas­hin (pa­ra la FIFA, el me­jor arquero del si­glo XX). Cons­cien­te de las

li­mi­ta­cio­nes de su se­lec­cio­na­do, se­rá fe­liz con, al me­nos, ver­lo pa­sar a la se­gun­da fa­se del cer­ta­men. Abo­ga­do de pro­fe­sión, an­ti­ci­pa que el Mun­dial se vi­vi­rá con ma­yor eu­fo­ria en las se­des más pe­que­ñas. Por otra par­te, nos co­men­ta que no tu­vo suer­te du­ran­te la ven­ta de en­tra­das, ya que las lo­ca­li­da­des se ago­ta­ron en un abrir y ce­rrar de ojos (el pre­cio de re­ven­ta pa­ra los par­ti­dos de la Ar­gen­ti­na es­tá al­re­de­dor de mil dó­la­res). Sin em­bar­go, pro­me­te ser uno más en el Fan Fest ubi­ca­do den­tro del pre­dio de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Mos­cú. Una vez allí, el Río Mos­cú se­rá lo úni­co que lo se­pa­re del es­ta­dio Luzh­ni­kí, es­ce­na­rio de la fi­nal. Lo ad­ver­ti­mos: el cho­que cul­tu­ral se­rá im­pre­sio­nan­te en una de las ciu­da­des más con­tra­dic­to­rias del pla­ne­ta. La ca­ra más cru­da del ca­pi­ta­lis­mo se im­po­ne en una po­bla­ción que aún con­ser­va cier­tas hue­llas del igua­li­ta­ris­mo so­vié­ti­co. Sea co­mo fue­re, aquí se po­sa­rá la mi­ra­da de mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res cuan­do le­van­te y cai­ga el te­lón de Rusia 20⒙ Mos­cú ve­rá co­mo uno de los trein­ta y dos ca­pi­ta­nes al­za la tan so­ña­da co­pa. En Mes­si con­fia­mos.

Za­bi­va­ka, la mascota del Mun­dial, en la cén­tri­ca pla­za del Ma­nè­ge. Allí tam­bién apa­re­ce el car­tel con los par­ti­ci­pan­tes.

Una postal tí­pi­ca del ir y ve­nir co­ti­diano en la es­ta­ción de sub­te No­vos­lo­bóds­ka­ya, inau­gu­ra­da el 30 de enero de 1952.

Arri­ba izq.: los lu­ga­re­ños sue­len res­tau­rar au­tos an­ti­guos. Arri­ba der.: mu­ral del ma­ris­cal Gueor­gui Zhú­kov en la ca­lle Ar­bat. De­re­cha: el Krem­lin de Iz­mai­lo­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.