La tec­no­lo­gía se­rá, tal vez co­mo nun­ca, una de las má­xi­mas es­tre­llas de Rusia 2018. En­tre los ade­lan­tos, se des­ta­can la iden­ti­fi­ca­ción fa­cial de los hin­chas, un smart­watch pa­ra los ár­bi­tros, el po­lé­mi­co sis­te­ma VAR y has­ta un chip en la pe­lo­ta. Ver pa­ra c

DEL CHIP EN LA PE­LO­TA AL VAR Y DE LA REALI­DAD VIR­TUAL AL RE­CO­NO­CI­MIEN­TO FA­CIAL DE HIN­CHAS. LA TEC­NO­LO­GÍA SE­RÁ UNA DE LAS GRAN­DES PRO­TA­GO­NIS­TAS TAN­TO DEN­TRO CO­MO FUE­RA DE LA CAN­CHA.

La Nueva Domingo - - NUEVA - Por Aní­bal Vat­tuo­ne.

Lan­zán­do­se so­bre la de­re­cha a to­da ve­lo­ci­dad, el in­glés Geof­frey Hurst im­pul­só la pe­lo­ta al án­gu­lo iz­quier­do del arquero ale­mán. El ba­lón se ele­vó. Te­nía des­tino de gol, pe­ro el bor­de in­fe­rior del tra­ve­sa­ño im­pi­dió que en­tra­ra, ha­cién­do­lo re­bo­tar con­tra el pi­so va­rios cen­tí­me­tros de­lan­te de la lí­nea. La de­s­es­pe­ran­za de los lo­ca­les du­ró ape­nas unos se­gun­dos, ya que, inex­pli­ca­ble­men­te, el ár­bi­tro va­li­dó el tan­to (que no fue). In­gla­te­rra-Ale­ma­nia, la fi­nal de ese Mun­dial de ha­ce cin­cuen­ta y un años, no po­dría re­pe­tir­se en la ía y le­ja­na Rusia. Es que el VAR (del in­glés, vi­deo as­sis­tant re­fe­ree) se­rá la gran

ve­det­te del cer­ta­men: se tra­ta de un sis­te­ma que, me­dian­te te­le­vi­so­res, ayu­da a los ár­bi­tros en las ju­ga­das du­do­sas, pa­ra evi­tar erro­res hu­ma­nos que con­di­cio­nen el re­sul­ta­do. De la mano (ro­bó­ti­ca) de la tec­no­lo-

gía, el fút­bol que co­no­ci­mos has­ta el mo­men­to se mo­di­fi­ca ro­tun­da­men­te. ¿Per­de­rá par­te de su esen­cia vi­tal? Eso es lo que de­ba­ten ex­per­tos y afi­cio­na­dos. La FIFA, y pre­via­men­te la In­ter­na­tio­nal Foot­ball As­so­cia­tion Board

(IFAB), pen­só lo con­tra­rio. “El VAR ten­drá un im­pac­to po­si­ti­vo en el Mun­dial. Se­rá al­go histórico. Se­gún el pro­to­co­lo de la IFAB, su uso se con­tem­pla úni­ca­men­te so­bre cua­tro su­pues­tos: go­les, pe­na­les, tar­je­tas ro­jas y erro­res de iden­ti­dad. Nos ba­sa­mos en los ex­pe­ri­men­tos que hi­ci­mos en más de mil par­ti­dos. Sin el VAR, un ár­bi­tro co­me­te un error im­por­tan­te ca­da tres par­ti­dos. Con el VAR, uno ca­da die­ci­nue­ve par­ti­dos. Es fác­ti­co”, di­ce el ita­liano Gian­ni In­fan­tino, pre­si­den­te de la FIFA. Y pro­si­gue: “En es­te ti­po de even­tos se to­man de­ci­sio­nes tras­cen­den­ta­les. No es po­si­ble que, hoy por hoy, to­dos se­pan al ins­tan­te si hu­bo un pe­nal, me­nos el ár­bi­tro”. Pe­ro no to­das son bue­nas no­ti­cias a

fa­vor del VAR. El mis­mí­si­mo pre­si­den­te de la UE­FA, el es­lo­veno Alek­san­der Ce­fe­rin, fue bas­tan­te ca­te­gó­ri­co cuan­do de­fen­dió su pos­tu­ra en La Gaz­zet­ta de­llo Sport. “Ten­go un po­co de te­mor por el Mun­dial. Habrá ár­bi­tros que nun­ca di­ri­gie­ron con el VAR. So­lo es­pe­ro que no ha­ya es­cán­da­los o pro­ble­mas –ma­ni­fes­tó en el tra­di­cio­nal dia­rio ita­liano uno de los ma­yo­res

opo­nen­tes a es­ta me­to­do­lo­gía–. Lo que pa­sa es que to­da­vía no es­tá tan cla­ro pa­ra los hin­chas ni pa­ra los ár­bi­tros. En es­tos me­ses, fui tes­ti­go de si­tua­cio­nes ri­dí­cu­las en Ale­ma­nia, en la Co­pa de In­gla­te­rra y en Ita­lia. Pa­ra el má­xi­mo ni­vel de nues­tro de­por­te, es ne­ce­sa­rio lo me­jor de lo me­jor”. Por otro la­do, quie­nes im­par­ten jus­ti­cia den­tro del cam­po es­ta­rán pre­pa­ra­dos co­mo ja­más se lo ima­gi­na­ron. Por­ta­rán un re­loj de avan­za­da (¿ha­ce fal­ta acla­rar que es de pro­ce­den­cia sui­za?), lla­ma­do Big Bang, ex­clu­si­va­men­te di­se­ña­do pa­ra Rusia 20⒙ El modelo ten­drá una co­ne­xión di­rec­ta con un dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co, el Goal Li­ne Tech­no­logy, que se ocu­pa­rá de se­guir to­das las tra­yec­to­rias de la pe­lo­ta y de­ter­mi­na­rá si es­ta pa­sa o no por com­ple­to la lí­nea de gol. Tran­qui­los, aman­tes de los gad­gets: la fir­ma pon­drá a la ven­ta una se­rie li­mi­ta­da de smart

wa­ches des­ti­na­da a los hin­chas.

In­ter­co­nec­ta­dos

Cuan­do rue­de por la can­cha, se­gu­ra­men­te se­rá al pri­me­ro que irá a buscar, de­ses­pe­ra­da, an­sio­sa… enamo­ra­da. Lio­nel Mes­si la re­ci­bi­rá con su zurda, la aca­ri­cia­rá y la co­bija­rá. Ha­ce­mos men­ción a la Tels­tar (tra­du­ci­do: “es­tre­lla de la te­le­vi­sión”), la pe­lo­ta ofi­cial que le rin­de tributo a la pri­me­ra que la re­nom­bra­da mar­ca ale­ma­na creó pa­ra los mun­dia­les. ¿Qué tie­ne de dis­tin­ta con res­pec­to a la Bra­zu­ca o a la Ja­bu­la­ni? Lle­va­rá un chip de trans­mi­sión de da­tos de pro­xi­mi­dad (NFC, si­gla en in­glés de “co­mu­ni­ca­ción de cam­po cer­cano”), por el cual los usua­rios po­drán in­ter­ac­tuar con ella me­dian­te una ta­blet o un smartp­ho­ne. La te­le­vi­sa­ción se­rá otro de los pun­tos a te­ner en cuen­ta. El go­bierno ru­so dis­pu­so la adap­ta­ción de 680 ca­na­les a Ul­tra HD (amén de 5000 pa­ne­les pa­ra emi­tir en UHD/4K). En el mis­mo ru­bro, habrá cá­ma­ras por do­quier… pe­ro no se­rán co­mu­nes y co­rrien­tes. Ca­da en­cuen­tro se cu­bri­rá con un to­tal de trein­ta y sie­te cá­ma­ras, en­tre nor­ma­les, 360 gra­dos, su­per­len­tas y ex­tra­len­tas, y aé­reas. Pa­ra que na­die se pier­da na­da de na­da. Pa­ra­le­la­men­te, y tras el su­ce­so en ma­te­ria mul­ti­me­dia que se dio en Bra­sil 2014, la pro­duc­ción di­gi­tal y la ofer­ta de ser­vi­cios pa­sa­rán a for­mar par­te de un plan glo­bal, que in­clu­ye dro­nes que so­bre­vo­la­rán no so­lo los due­los fut­bo­lís­ti­cos, sino ca­da una de las ciu­da­des. Otra de las bon­da­des que po­drán dis­fru­tar los sim­pa­ti­zan­tes es la re­vo­lu­cio­na­ria ex­pe­rien­cia de se­guir ca­da par­ti­do con dis­po­si­ti­vos de reali­dad vir­tual. Quie­nes tam­bién se ple­ga­rán a la im­ple­men­ta­ción de la tec­no­lo­gía se­rán los es­ta­dios. Si bien el Luzh­ni­kí se ro­ba to­das las mi­ra­das, el Kres­tovs­ki,

ubi­ca­do en la le­gen­da­ria San Pe­ters­bur­go, no se que­da atrás. Con un cos­to de cons­truc­ción de 1000 mi­llo­nes de dó­la­res, se con­vir­tió en el más ca­ro del pla­ne­ta. En­tre sus par­ti­cu­la­ri­da­des, po­see te­cho re­trác­til y bom­bea 5 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos de ai­re ca­lien­te pa­ra ase­gu­rar en su in­te­rior una tem­pe­ra­tu­ra que pro­me­die los 21 °C. Por otra par­te, el Kras­no­dar pro­me­te sor­pren­der con una es­pec­ta­cu­lar pan­ta­lla de 360 gra­dos, por don­de se anun­cia­rán las for­ma­cio­nes, se pa­sa­rán los go­les y se se­ña­la­rán las sus­ti­tu­cio­nes y el tiem­po de jue­go.

El Gran Her­mano ru­so

Allen­de lo que ocu­rre den­tro del ver­de cés­ped, los or­ga­ni­za­do­res es­tán de­ci­di­dos a pre­ve­nir to­do ti­po de dis­tur­bios y es­ce­na­rios que pue­dan em­pa­ñar el Mun­dial. Pa­ra eso idea­ron el sis­te­ma Fan ID, que re­em­pla­za al pa­sa­por­te y sirve co­mo he­rra­mien­ta de iden­ti­fi­ca­ción. Sin es­te do­cu­men­to, li­sa y lla­na­men­te, no se po­drá ac­ce­der a los

es­ta­dios. Ade­más, pue­de usar­se pa­ra tras­la­dar­se gra­tis y sor­tear los con­tro­les de adua­na sin ne­ce­si­dad de pre­sen

tar una visa. “Es­to per­mi­te rea­li­zar un con­trol fí­si­co mu­cho más rá­pi­do, ya que con so­lo apun­tar un lá­ser sa­be­mos to­do so­bre ca­da in­di­vi­duo y así eva­lua­mos los ries­gos. Se ana­li­za­rán las imá­ge­nes a tra­vés de cá­ma­ras, a fin de de­tec­tar a de­lin­cuen­tes y per­so­nas in­ves­ti­ga­das por la ley”, ex­pli­ca Ni­ko­lái Ni­kí­fo­rov, mi­nis­tro de co­mu­ni­ca­cio­nes ru­so.

De van­guar­dia

La FIFA les ofre­ce­rá a to­das las se­lec­cio­nes una he­rra­mien­ta pa­ra que téc­ni­cos y ana­lis­tas pue­dan man­te­ner con­tac­to en­tre ellos. Ca­da plan­tel con­ta­rá con dos apa­ra­tos: uno pa­ra el ana­lis­ta que ob­ser­va el par­ti­do des­de la tri­bu­na, y otra pa­ra el cuer­po téc­ni­co que es­tá en el ban­co de su­plen­tes. Habrá dos cá­ma­ras de se­gui­mien­to óp­ti­co ubi­ca­das en el pal­co de pren­sa, que se­gui­rán a los fut­bo­lis­tas y a la pe­lo­ta, y re­co­pi­la­rán da­tos que lue­go se pro­ce­sa­rán y re­trans­mi­ti­rán en di­rec­to a los pues­tos de tra­ba­jo de los ana­lis­tas. Es­tos me­di­rán el ren­di­mien­to del de­por­tis­ta, re­pa­sa­rán si­tua­cio­nes de jue­go y re­sal­ta­rán to­do aque­llo que me­rez­ca aten­ción. A la vez, po­drán en­viar una ima­gen con sus ano­ta­cio­nes al área téc­ni­ca y con­ver­sar por ra­dio o por chat. En el en­tre­tiem­po, se po­drá exa­mi­nar lo más sus­tan­cial en el ves­tua­rio. Con­clui­do el par­ti­do, se fa­ci­li­ta­rán los re­sul­ta­dos a las se­lec­cio­nes me­dian­te la pla­ta­for­ma FIFA. El re­co­no­ci­mien­to fa­cial ex­ce­de­rá lo que acon­tez­ca en los al­re­de­do­res de las ca­te­dra­les fut­bo­lís­ti­cas, ya que el go­bierno de Vla­dí­mir Pu­tin con­fir­mó que uti­li­za­rá es­ta cre­den­cial obli­ga­to­ria tan­to en las es­ta­cio­nes de sub­te co­mo en los ae­ro­puer­tos. Pre­ci­sa­men­te, en el Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Mos­cú-Do­mo­dé­do­vo es­ta téc­ni­ca ya se pro­bó –y con éxi­to– pa­ra ga­ran­ti­zar la ex­tre­ma se­gu­ri­dad de los tu­ris­tas. Una no­ve­dad se­rá lo que los es­pe­cia­lis­tas bau­ti­za­ron “In­ter­net pa­ra­le­la”. En po­cas pa­la­bras, Rusia con­ta­ría con una In­ter­net que ope­re por fue­ra del Sis­te­ma de Nom­bres de Do­mi­nio (DNS) que se uti­li­za ac­tual­men­te en el mun­do en­te­ro, y que pro­te­ge­ría con­tra po­si­bles ata­ques ci­ber­né­ti­cos. Eso sí, se­gún el me­dio Rus­sia To­day, es­ta red es­ta­ría dis­po­ni­ble so­lo pa­ra aque­llos que com­po­nen el blo­que BRICS (Bra­sil, Rusia, la In­dia, Chi­na y Su­dá­fri­ca). Las úl­ti­mas no­ti­cias son bien fut­bo­le­ras. ¿Quién no re­cuer­da el hu­mi­llan­te 7 a 1 que le pro­pi­nó Ale­ma­nia a Bra­sil en Be­lo Ho­ri­zon­te? Bueno, los po­pes de la ver­de-ama­re­la in­vir­tie­ron en tec­no­lo­gía pa­ra re­cu­pe­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad ex­tra­via­da. Mo­ni­to­ri­zan­do la per

fo­man­ce de ca­da in­te­gran­te del Scratch, Bra­sil, ba­jo la con­duc­ción de Ti­te y de la mano de Ney­mar, fue una apla­na­do­ra en la cla­si­fi­ca­ción su­da­me­ri­ca­na. Es­pa­ña fue otra se­lec­ción que acu­dió a la tec­no­lo­gía pa­ra re­en­cau­zar su an­dar. Tras la im­pre­vis­ta eli­mi­na­ción en pri­me­ra ron­da en 2014, el téc­ni­co Ju­len Lo­pe­te­gui le en­car­gó a una em­pre­sa in­for­má­ti­ca la con­fi­gu­ra­ción de un soft

wa­re que re­vi­sa­ra el tra­ba­jo de An­drés Inies­ta, Ser­gio Ra­mos y com­pa­ñía en el te­rreno. Dan­te Pan­ze­ri hi­zo fa­mo­sa la ase “fút­bol, di­ná­mi­ca de lo im­pen­sa­do”. En pleno si­glo XXI, la tec­no­lo­gía me­te la co­la en el fút­bol pa­ra no de­jar na­da li­bra­do al azar. Y Rusia no n se­rá la ex­cep­ción.

El re­loj Big Bang se­rá un alia­do más pa­ra los ár­bi­tros a la ho­ra de im­par­tir jus­ti­cia.

De ju­ga­do­res a hin­chas. El po­lé­mi­co VAR de­bu­ta­rá en una co­pa del mun­do. A la de­re­cha, el Fan ID pa­ra in­gre­sar a es­ta­dios y tras­la­dar­se por las ciu­da­des.

Los DT dis­pon­drán de una he­rra­mien­ta con la que po­drán eva­luar en vi­vo el ren­di­mien­to de los fut­bo­lis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.