Un pe­di­do pa­ra que la Ley de Dia­be­tes se ac­tua­li­ce de ma­ne­ra ur­gen­te.

Lla­ma­do de aten­ción pa­ra que se re­plan­teen los me­di­ca­men­tos y tec­no­lo­gías cu­bier­tas por el sis­te­ma. Otro avan­ce que no es­tá con­tem­pla­do y ha sig­ni­fi­ca­do una me­jo­ra son los me­di­do­res de glu­co­sa co­no­ci­dos co­mo "Tec­no­lo­gía Flash".

La Nueva Domingo - - DOMINGO -

UN RE­CLA­MO QUE DE­BE ES­CU­CHAR­SE

Des­de la Aso­cia­ción Ci­vil Dia­be­tes Ar­gen­ti­na (ADA), la Li­ga Ar­gen­ti­na de Pro­tec­ción al Dia­bé­ti­co (LAPDI) y la Fe­de­ra­ción Ar­gen­ti­na de Dia­be­tes (FAD) hi­cie­ron un lla­ma­do de aten­ción pa­ra que se ac­tua­li­cen los me­di­ca­men­tos y tec­no­lo­gías cu­bier­tas por el sis­te­ma de sa­lud.

Se­gún la Ley Na­cio­nal de Dia­be­tes (Nº 26.914) san­cio­na­da en 2013 co­mo una am­plia­ción de la ley ori­gi­nal de 1989, no so­lo se de­be ga­ran­ti­zar la co­ber­tu­ra (sea pú­bli­ca o pri­va­da) del 100 por cien­to del tra­ta­mien­to de la en­fer­me­dad sino que ca­da dos años se de­be ha­cer una ac­tua­li­za­ción pa­ra man­te­ner al día la pro­vi­sión de las me­jo­res he­rra­mien­tas dis­po­ni­bles.

Sin em­bar­go, es­ta ac­tua­li­za­ción aún no ha su­ce­di­do.

Las en­ti­da­des te­men que la tar­dan­za se de­ba a una po­lí­ti­ca de re­cor­te y ajus­te en de­tri­men­to de lo que ga­ran­ti­za el espíritu de la ley: in­cluir los nue­vos me­di­ca­men­tos y tec­no­lo­gías que ya son uti­li­za­dos a dia­rio por los pa­cien­tes en Ar­gen­ti­na y en otros paí­ses del mun­do y que han de­mos­tra­do con­tri­buir a me­jo­rar­les sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el con­trol de su en­fer­me­dad y su ca­li­dad de vi­da.

Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que la dia­be­tes es­tá con­si­de­ra­da una ver­da­de­ra epi­de­mia: se­gún los re­sul­ta­dos de la úl­ti­ma En­cues­ta Na­cio­nal de Fac­to­res de Ries­go del Mi­nis­te­rio de Sa­lud de la Na­ción rea­li­za­da en el año 2013, el 9,8% de los ma­yo­res de 18 años presentó dia­be­tes o glu­ce­mia ele­va­da, lo que cons­ti­tu­ye un nú­me­ro su­pe­rior a los 3 mi­llo­nes de ar­gen­ti­nos.

La fal­ta de un con­trol ade­cua­do de la en­fer­me­dad in­cre­men­ta las po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llar, en­tre otras, afec­cio­nes ocu­la­res con ries­go de ce­gue­ra, in­su­fi­cien­cia re­nal, en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y pro­ble­mas en los miem­bros in­fe­rio­res que pue­den lle­gar in­clu­so a la ampu­tación.

“Lo que es­ta­mos pi­dien­do des­de la co­mu­ni­dad de pa­cien­tes es que la ley pre­vea la co­ber­tu­ra de to­dos los me­di­ca­men­tos e in­su­mos apro­ba­dos en nues­tro país pa­ra el ma­ne­jo de la dia­be­tes. Lue­go, ca­da mé­di­co tra­tan­te con­si­de­ra­rá qué op­ción es la más con­ve­nien­te pa­ra ca­da pa­cien­te y pres­cri­bi­rá lo que co­rres­pon­da”, pun­tua­li­zó la Lic. Syl­via Bru­nol­di, Pre­si­den­te de la Li­ga Ar­gen­ti­na de Pro­tec­ción al Dia­bé­ti­co.

“En­tre lo que la ac­tua­li­za­ción de­ja­ría por afue­ra del va­de­mé­cum y sin re­co­no­ci­mien­to de su co­ber­tu­ra al 100 por cien­to co­mo mar­ca la ley de dia­be­tes, se en­cuen­tran al­gu­nos pro­duc­tos de una ca­te­go­ría más nue­va, co­no­ci­da co­mo análo­gos del GLP-1, que son he­rra­mien­tas de pro­ba­da efi­ca­cia que ayu­dan a con­tro­lar la dia­be­tes y que los pro­fe­sio­na­les ya in­di­can de ma­ne­ra ha­bi­tual des­de ha­ce va­rios años. Tam­po­co es­tá cla­ro en la ley lo que su­ce­de con las bom­bas o in­fu­so­res de in­su­li­na con mo­ni­to­reo in­te­gra­do”, agre­ga­ron des­de las aso­cia­cio­nes.

Otro avan­ce que no es­tá con­tem­pla­do, y que ha sig­ni­fi­ca­do una me­jo­ra en el con­trol de la en­fer­me­dad y una re­vo­lu­ción en la ca­li­dad de vi­da de los pa­cien­tes, son los me­di­do­res de glu­co­sa co­no­ci­dos co­mo ‘tec­no­lo­gía flash’, que per­mi­ten re­du­cir con­si­de­ra­ble­men­te los pin­cha­zos dia­rios y mues­tran las ten­den­cias de com­por­ta­mien­to de la glu­co­sa.

“No nos re­fe­ri­mos a los apa­ra­tos cos­to­sos que en otros paí­ses se in­di­can en al­gu­nos ca­sos muy pun­tua­les, sino al tí­pi­co sen­sor que se apli­ca en el bra­zo en re­em­pla­zo de los múl­ti­ples pin­cha­zos pa­ra me­dir­se los ni­ve­les de glu­co­sa y que en el mun­do ya es una tec­no­lo­gía de uso co­rrien­te.

De he­cho, en Ar­gen­ti­na se ve a gen­te por la ca­lle usán­do­los des­de ha­ce tiem­po”, ex­pli­có Adria­na An­ge­li­na, que tie­ne dia­be­tes ha­ce va­rias dé­ca­das y que pre­si­de la Aso­cia­ción Dia­be­tes Ar­gen­ti­na (ADA).

“Me­dir­se la glu­co­sa sin pin­char­se me­jo­ra en for­ma con­tun­den­te la ca­li­dad de vi­da del pa­cien­te, la cam­bia por com­ple­to. Qui­zás sin te­ner dia­be­tes es di­fí­cil en­ten­der el cam­bio, pe­ro pin­char­se va­rias ve­ces al día, to­dos los días, du­ran­te to­da tu vi­da es muy di­fí­cil.

La cu­ra de la dia­be­tes hoy no es una op­ción, pe­ro es inad­mi­si­ble que se nos pri­ve de avan­ces tan sig­ni­fi­ca­ti­vos que im­pac­tan di­rec­ta­men­te en nues­tra ca­li­dad de vi­da”, re­mar­có An­ge­li­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.