Natty Pe­tro­sino lle­va más de me­dio si­glo al la­do de los más vul­ne­ra­bles

A sus fla­man­tes 80, ase­gu­ra que los pre­mios só­lo le han ser­vi­do pa­ra ser más co­no­ci­da y no de­ja de agra­de­cer el mi­la­gro que la trans­for­mó, me­dio si­glo atrás.

La Nueva Domingo - - PORTADA - Ce­ci­lia Co­rra­det­ti Cco­rra­det­ti@la­nue­va.com

MUN­DIAL­MEN­TE RE­CO­NO­CI­DA

Natty Pe­tro­sino con­fie­sa que “vol­vió” trans­for­ma­da y que des­de en­ton­ces su vi­da cam­bió pa­ra siem­pre.

“Vol­vió”, in­sis­te, pa­ra gra­fi­car –co­mo si na­die lo su­pie­ra-- aque­lla vi­ven­cia que a los 28 años, tras una muer­te clí­ni­ca en me­dio de una ci­ru­gía, la ale­jó de su vi­da aco­mo­da­da y la lle­vó a ser­vir a Dios jun­to a los más des­po­seí­dos.

A sus fla­man­tes 80, más radiante, más hu­mil­de y más lú­ci­da que nun­ca, re­co­no­ce que po­co re­cuer­da de sus años de lu­jo, cuan­do na­die la ima­gi­na­ba en­tre­gan­do su vi­da a una mi­sión. --¿Cómo lo lo­gró?

--No ten­go la res­pues­ta. Fue una fuer­za que me lle­gó del Se­ñor y en­se­gui­da me pu­se a tra­ba­jar. Hoy mi­ro ha­cia atrás y no pue­do creer que, sin con­tar con un so­lo pa­pel, un so­lo do­cu­men­to, ha­ya po­di­do ali­men­tar a 7 mil per­so­nas por día, crear ho­ga­res, lle­nar ca­mio­nes re­ple­tos y via­jar a la sel­va for­mo­se­ña...

--¿Qué re­cuer­da de la eta­pa an­te­rior a su trans­for­ma­ción?

--To­do lo que tu­ve lo si­go con­ser­van­do. Mis hi­jos, aho­ra mis nie­tos, mi fa­mi­lia te­rre­nal... Aquel mi­la­gro me lle­vó a ten­der­les la mano a los po­bres, a ali­viar su do­lor. Pe­ro es Dios quien se ocu­pa de to­do.

--¿En qué la han mo­di­fi­ca­do sus múl­ti­ples pre­mios, in­clu­so su no­mi­na­ción al No­bel de la Paz?

--En na­da, sal­vo en ser re­co­no­ci­da mun­dial­men­te y, por con­si­guien­te, lo­grar más ayu­da.

--Pa­san los años, las dé­ca­das, los go­bier­nos y la de­sigual­dad nun­ca se ter­mi­na ¿Cuál es su re­fle­xión?

--Es cier­to, pa­sa­ron go­bier­nos mi­li­ta­res, de­mo­crá­ti­cos, ra­di­ca­les, pe­ro­nis­tas... y es­to si­gue. En el mun­do en­te­ro se su­ce­die­ron mo­nar­quías, co­mu­nis­mo, so­cia­lis­mo, fe­de­ra­lis­mo, de­mo­cra­cias... Y si­gue. Es kár­mi­co.

--¿Has­ta cuán­do pien­sa continuar con sus mi­sio­nes en For­mo­sa, con­du­cien­do su ca­mio­ne­ta, di­ri­gien­do a sus vo­lun­ta­rios y aten­dien­do par­tos?

--Aho­ra me en­cuen­tro en un im­pás por ra­zo­nes de sa­lud, pe­ro se­gui­ré has­ta don­de pue­da. Soy una ben­de­ci­da.

--¿La fe­li­ci­dad se re­nue­va fren­te a ca­da cam­pa­ña?

--¡Cla­ro! sien­to lo mis­mo que el pri­mer día, cuan­do el Se­ñor me lla­mó ha­ce mu­chos años. Hoy me acom­pa­ñan Su­san y Tom Ber­na, que vi­ven en los al­pes sui­zos. Tam­bién Ga­brie­la Arias Uri­bu­ru sue­le ha­cer­lo y es una ale­gría in­men­sa. Nun­ca es­toy so­la. --¿Cómo po­de­mos ayu­dar a cam­biar el mun­do?

--Siem­pre lo re­pi­to: con amor y ser­vi­cio. La son­ri­sa y el amor que po­de­mos brin­dar to­dos los días no tie­ne pre­cio. Es gra­tis y pue­de ayu­dar de ma­ne­ra im­pen­sa­da.

Una sui­za in­con­di­cio­nal

En for­ma ca­sual, Su­san Ber­na, una sui­za bo­ni­ta, pu­ra ener­gía, con re­si­den­cia en Saint Mo­ritz, oyó una de las tan­tas his­to­rias de Natty.

Pa­re­cía le­jano, im­po­si­ble. Pe­ro un día la en­con­tró fren­te a fren­te. Era 1997. Des­de en­ton­ces Su­san y su es­po­so Tom, un ase­sor fi­nan­cie­ro ya ju­bi­la­do, for­man par­te una vez al año de las mi­sio­nes for­mo­se­ñas.

“¡Qué pri­vi­le­gio!”, re­fle­xio­na ella, son­rien­te, mien­tras evo­ca la fe­li­ci­dad que le pro­vo­ca co­lo­car ca­da la­dri­llo, ali­men­tar a ca­da ni­ño ham­brien­to, car­gar ca­da bol­sa de mer­ca­de­ría...

“Con ella to­do es po­si­ble”

“In­gre­sa­mos al Im­pe­ne­tra­ble, el mis­mo lu­nes vio­len­to en Bue­nos Ai­res. Co­mo ca­da año, Natty es­ta­ba lle­ván­do­les la Na­vi­dad a los wi­chis”, re­la­ta Ga­brie­la Arias Uri­bu­ru, ma­dre que co­no­ce el do­lor y que se unió a la cau­sa de Natty, tam­bién en los 90' .

“Pa­ra Dios no hay im­po­si­bles y Natty lo ha­ce po­si­ble. Apren­dí es­tos días a no de­te­ner­me en en lo que pa­re­ce un ho­rror, o en la que­ja. Es­tos días, tra­ba­jan­do sin pa­rar, nos en­tre­nan a de­jar el ego y po­ner­nos al ser­vi­cio. To­do ar­gen­tino en cual­quier lu­gar que se en­cuen­tre su­frió o sufre por al­go en su vi­da. Te­ne­mos la enor­me opor­tu­ni­dad ca­da ins­tan­te de ele­gir la vi­da, de de­cir­le Sí. To­do es es­fí­me­ro, so­mos mor­ta­les, la muer­te nos lo di­ce jun­to a la vi­da”, posteó en su cuen­ta de Twit­ter.

“La vi­da es­tá es­pe­ran­do que le di­gas Sí, asu­mien­do tu res­pon­sa­bi­li­dad. Na­die nos ha­ce las co­sas, las si­tua­cio­nes vie­nen pa­ra que des­per­te­mos, pa­ra que crez­ca­mos. Pe­di­mos y no de­ci­mos gra­cias, gra­cias por la vi­da. Aquí, una vez más, jun­to a los wi­chis. Y con Natty pue­do de­cir a ca­da ins­tan­te ¡Gra­cias!”.

NATTY PE­TRO­SINO

To­do lo que tu­ve an­tes de mi trans­for­ma­ción lo si­go con­ser­van­do, mis hi­jos, mis nie­tos, es de­cir, mi fa­mi­lia te­rre­nal...”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.