La cri­sis pro­vo­ca en Bahía el au­ge de los mer­ca­dos en ne­gro

Indumentaria, gas­tro­no­mía y transporte son al­gu­nos de los ru­bros afec­ta­dos, Re­pre­sen­tan­tes de en­ti­da­des for­ma­les plan­tean sus que­jas. Y, tam­bién, hay otras his­to­rias.

La Nueva Domingo - - PORTADA - Re­dac­ción la­ciu­dad@la­nue­va.com

Indumentaria, gas­tro­no­mía y transporte for­man par­te de los ru­bros que más cre­cie­ron en la in­for­ma­li­dad du­ran­te los úl­ti­mos me­ses. Tam­bién se ad­vier­te un fuer­te in­cre­men­to en la ven­ta am­bu­lan­te. Re­pre­sen­tan­tes lo­ca­les so­li­ci­ta­ron a la Mu­ni­ci­pa­li­dad que se res­pe­ten las nor­mas vi­gen­tes.

“Es­ta se­ma­na hu­bo una reunión en la Cá­ma­ra de Co­mer­cio co­mo ha­cía mu­cho tiem­po no te­nía­mos, pen­san­do en cómo va­mos a so­bre­lle­var es­tos 3 o 4 me­ses que vie­nen, por­que cree­mos que va a ha­ber una mor­tan­dad im­por­tan­te de ne­go­cios”.

La frase, con­tun­den­te, per­te­ne­ce al ti­tu­lar de esa en­ti­dad en Bahía Blan­ca, Mar­tín Garmendia.

“Se com­bi­nan pro­ble­mas: al­tas ta­sas de in­te­rés, fuer­tes au­men­tos en los ser­vi­cios, subas en al­qui­le­res, me­nor ca­pa­ci­dad de com­pra de la gen­te y, a eso, le su­ma­mos los em­pren­di­mien­tos co­mer­cia­les de quie­nes no tie­nen es­tos cos­tos”, di­jo.

Indumentaria, za­pa­te­ría e in­clu­so bi­joute­rie o co­mi­das vía de­li­very for­man par­te de los ru­bros que más cre­cie­ron en el mercado en ne­gro.

El fe­nó­meno, co­mo en otros sec­to­res, es una fle­cha de dos pun­tas. Por un la­do, quie­nes in­ten­tan en­con­trar un re­bus­que en la ven­ta dia­ria; por el otro, el clien­te que cui­da su bol­si­llo y va de­trás de los me­jo­res pre­cios, sin preo­cu­par­se por la in­for­ma­li­dad.

“Hay que de­cir con to­das las le­tras que es­to es una cri­sis. No sé si igual, me­jor o peor que 2001, pe­ro lo es. Y aho­ra se agre­gan las re­des so­cia­les. Cual­quie­ra es­cri­be que ne­ce­si­ta un ta­xi tru­cho y tie­ne 10 ofer­tas en 20 mi­nu­tos”, gra­fi­có Garmendia.

Tam­bién apun­tó con­tra el in­cre­men­to de la ven­ta am­bu­lan­te. Al­gu­nos se en­cuen­tran re­gu­la­dos des­de ha­ce va­rios años, pe­ro la Cá­ma­ra no­ta un des­bor­de.

“Es­ta se­ma­na, al pie del mo­nu­men­to a Ri­va­da­via ha­bía una per­so­na ven­dien­do ro­pa. Uno ve mu­chos más ven­de­do­res am­bu­lan­tes y, en al­gu­nos ca­sos, ven­den pro­duc­tos si­mi­la­res a los ne­go­cios con to­do en re­gla, a un pre­cio me­nor por­que no tie­nen nues­tros cos­tos”, men­cio­nó.

“La Mu­ni­ci­pa­li­dad de­be to­mar me­di­das, hay am­bu­lan­tes que vie­nen a es­ta ciu­dad por­que creen que acá no se ha­cen cum­plir las nor­mas”.

Pa­ra el di­ri­gen­te, lo que ocu­rre es es­pe­ra­ble.

“No los jus­ti­fi­co pa­ra na­da, ¿pe­ro cómo ha­ce esa gen­te sin tra­ba­jo pa­ra co­mer y dar de co­mer a su fa­mi­lia? Aquel que se que­dó sin tra­ba­jo y es ho­nes­to, en el sen­ti­do de que no va a aga­rrar un re­vól­ver pa­ra sa­lir a ro­bar, se­gu­ra­men­te pen­sa­rá en es­te ti­po de sa­li­das”.

Garmendia tam­bién apun­tó con­tra la mo­da de los show­rooms. Por ejem­plo, gen­te que trae ro­pa de La Sa­la­da o en al­gu­nos ex­tre­mos des­de paí­ses li­mí­tro­fes o Mia­mi, y ven­de en sus ca­sas.

“Ese es uno de los te­mas más com­ple­jos por­que un ins­pec­tor no pue­de me­ter­se en una vi­vien­da par­ti­cu­lar, tam­po­co la po­li­cía sin or­den de alla­na­mien­to”, co­men­tó.

Sí lo­gra­ron, afir­mó, que es­tas ac­ti­vi­da­des no se reali­cen en clu­bes.

“No pue­den ha­cer un sho­wroom con el ar­gu­men­to de que es­tán jun­tan­do fon­dos pa­ra sol­ven­tar tal o cual dis­ci­pli­na”, di­jo.

Y ce­rró: “Si bien no pa­sa en Bahía, en mu­chas ciu­da­des ya se es­tá li­qui­dan­do indumentaria de in­vierno, pe­se a que to­da­vía no em­pe­zó el in- vierno. El co­mer­cian­te pre­fie­re el di­ne­ro y no en­trar en una rue­da de con­flic­tos fi­nan­cie­ros”.

En los pa­ni­fi­ca­dos

La ele­va­da in­for­ma­li­dad lo­cal en el sec­tor de pa­ni­fi­ca­dos, apun­ta­la­da en par­te por los ele­va­dos ni­ve­les de po­bre­za y mar­gi­na­li­dad pre­sen­tes en la ciu­dad, es un se­rio per­jui­cio pa­ra la in­dus­tria pa­na­de­ra de Bahía Blan­ca.

Así lo dio a co­no­cer Li­san­dro Me­linsky, miem­bro del Cen­tro de In­dus­tria­les Pa­na­de­ros de Bahía Blan­ca y Co- mar­cal Sur.

“Siem­pre ha ha­bi­do gen­te que co­ci­na tor­tas pa­ra festejos o pa­ra pos­tres en sus ca­sas, pe­ro eso no es lo preo­cu­pan­te des­de nues­tro pun­to de vis­ta. Lo que per­ci­bi­mos en es­te úl­ti­mo tiem­po es la apa­ri­ción de fá­bri­cas clan­des­ti­nas que pro­du­cen pan y fac­tu­ras a me­dia­na y gran es­ca­la”.

En tiempos de bol­si­llos ajus­ta­dos, pro­li­fe­ran en la ciu­dad y en el res­to del país ver­da­de­ras “in­dus­trias” de­di­ca­das a la fa­bri­ca­ción y has­ta ven­ta ma­yo­ris­ta de pro­duc­tos pa­ni­fi­ca­dos que ca­re­cen de los mí­ni­mos re­qui­si­tos le­ga­les e im­po­si­ti­vos pa­ra po­der fun­cio­nar, lo que les per­mi­te ofre­cer el pan a cos­tos muy por de­ba­jo de los que de­ben afron­tar quie­nes tie­nen to­do en re­gla.

“De­tec­ta­mos pa­na­de­rías habilitadas o que en su mo­men­to es­tu­vie­ron habilitadas, en su ma­yor can­ti­dad pe­ri­fé­ri­cas, y no pa­gan nin­gún im­pues­to y tie­nen a sus em­plea­dos en ne­gro. De ese mo­do re­du­cen con­si­de­ra­ble­men­te los cos­tos y ven­den los pro­duc­tos más ba­ra­tos. Y tam­bién te­ne­mos los clan­des­ti­nos, que son aque­llos que ad­quie­ren las má­qui­nas ne­ce­sa­rias y las mon­tan en un ga­ra­je o en un gal­pón de sus pro­pias ca­sas. En lo per­so­nal, me pa­só con ex em­plea­dos, que crea­ron una pa­na­de­ría en sus ca­sas y pa­sa­ron a ser com­pe­ti­do­res míos”, agre­gó Me­linsky.

Y am­plió: “En el Cen­tro In­dus­trial de Pa­na­de­ros es­ti­ma­mos que al­re­de­dor del 40 por cien­to del pan que se ven­de en los co­mer­cios de la pe­ri­fe­ria de nues­tra ciu­dad pro­vie­ne de la clan­des­ti­ni­dad, lo cual afec­ta se­ria­men­te al sec­tor que tra­ba­ja co­mo co­rres­pon­de”.

“El es­ce­na­rio es com­ple­jo, por­que es­tas in­dus­trias se ubi­can en ba­rrios pe­ri­fé­ri­cos, don­de se con­cen­tra la gen­te que sufre más ne­ce­si­da­des y tie­ne un ele­va­do con­su­mo de pan por fa­mi­lia. Así, les ven­den el pro­duc­to a un pre­cio me­nor, pe­ro no cum­plen con las exi­gen­cias mí­ni­mas de sa­lu­bri­dad, y mu­cho me­nos las exi­gen­cias en ma­te­ria la­bo­ral e im­po­si­ti­va”.

El ki­lo de pan, en una pa­na­de­ría for­mal, os­ci­la en­tre los 47 y 60 pe­sos. Y en las des­pen­sas, aún re­ven­dien­do, es­tá en­tre 35 y 40.

“Eso mar­ca que es­tán com­pran­do y re­ven­dien­do a mu­cho me­nor cos­to del que te­ne­mos los pa­na­de­ros ins­crip­tos. Es im­po­si­ble com­pe­tir, por­que no­so­tros ya no te­ne­mos más mar­gen de re­duc­ción de cos­tos”.

Pa­ra Me­linsky, com­ba­tir es­ta in­for­ma­li­dad es muy com­pli­ca­da y por ello, en su opi­nión, es pri­mor­dial la con­cien­ti­za­ción.

“Hi­ci­mos una cam­pa­ña de­no­mi­na­da el “Pan Pi­ra­ta”, aler­tan­do so­bre los ries­gos de com­prar y con­su­mir esos pro­duc­tos, por­que en los lu­ga­res que se ha­cen no se tie­nen en cuen­ta la lim­pie­za ni las re­glas de la ma­ni­pu­la­ción de ali­men­tos. No­so­tros apun­ta­mos a que to­das las des­pen­sas o al­ma­ce­nes ex­hi­ban una cre­den­cial ha­bi­li­tan­te de sus pro­vee­do­res, pa­ra que así tam­bién pue­dan ser ins­pec­cio­na­dos y se pue­da com­pro­bar dón­de ad­qui­rie­ron esos pro­duc­tos”.

“Si a la gen­te que tra­ba­ja en blan­co le die­ran los nú­me­ros, se­gu­ra­men­te no se pa­sa­rían al ne­gro. Allí es dón­de se per­ci­ben los efec­tos de es­tas cri­sis eco­nó­mi­cas”, ce­rró Me­linsky.

En la ali­men­ta­ción

El doc­tor Mario Jou­glard, ex pre­si­den­te del Co­le­gio de Ve­te­ri­na­rios de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, Dis­tri­to VII, y ti­tu­lar del De­par­ta­men­to de Bro­ma­to­lo­gía de la Mu­ni- ci­pa­li­dad, re­co­no­ció un cre­ci­mien­to en la ven­ta de pro­duc­tos ali­men­ti­cios por vías no tra­di­cio­na­les.

“No te­ne­mos com­pro­ba­do que pro­li­fe­ren las car­ni­ce­rías o ro­ti­se­rías clan­des­ti­nas, pe­ro es­ta­mos per­ci­bien­do un au­men­to con­si­de­ra­ble de la ven­ta de pro­duc­tos por re­des so­cia­les, que son prác­ti­ca­men­te im­po­si­bles de com­ba­tir. Hay mu­cha ofer­ta de Fa­ce­book e Ins­tra­gram so­bre to­do”, pun­tua­li­zó.

Jou­glard se re­fi­rió a los pe­li­gros que con­lle­va con­su­mir es­tos ali­men­tos.

“La ven­ta de mer­ca­de­ría sin con­trol trae apa­re­ja­dos ries­gos sa­ni­ta­rios. Ge­ne­ral­men­te quie­nes lo pro­du­cen no tie­nen cur­sos de ma­ni­pu­la­ción de ali­men­tos ni los cui­da­dos de lim­pie­za ne­ce­sa­rios”.

Agre­gó: “Sin ir más le­jos, to­dos los bro­tes de tri­qui­no­sis se ge­ne­ran por ven­ta de cha­ci­na­dos y car­nes de cer­do sin con­trol. La ven­ta por re­des so­cia­les ma­si­fi­ca la cues­tión, por­que la ofer­ta lle­ga prác­ti­ca­men­te a to­dos los ho­ga­res”.

“No se pue­den lle­var es­ta- SI­GUE EN LA PÁG. 4

dís­ti­cas ofi­cia­les por­que ge­ne­ral­men­te no se de­nun­cian los ca­sos de in­to­xi­ca­ción, ya que la gen­te que ad­quie­re vía re­des so­cia­les sa­be de los ries­gos de com­prar pro­duc­tos ca­se­ros y, pe­se a ello, igual los ad­quie­re. A ve­ces, ni si­quie­ra aso­cian una co­sa con la otra”.

En el transporte

Uno de los ru­bros que más sien­te el im­pac­to del cre­ci­mien­to de la in­for­ma­li­dad en el transporte son los ta­xis­tas y re­mi­se­ros.

“Por la can­ti­dad de ta­xis tru­chos e ile­ga­les se es­tá po­nien­do en ries­go la fuen­te la­bo­ral de 1.500 bahien­ses”, di­jo el ti­tu­lar del Cen­tro de Pro­pie­ta­rios de Ta­xis, Ro­ber­to De Ba­rre­ne­chea.

Se­gún el re­fe­ren­te de los ta­xis­tas el pro­ble­ma se arras­tra des­de el año 2000 y se si­gue agra­van­do con el pa­so de los su­ce­si­vos go­bierno mu­ni­ci­pa­les.

“Aho­ra es­ta­mos en un pun­to don­de analizamos cor­tar la ciu­dad pa­ra po­ner en evi­den­cia lo que es­tá pa­san­do, por­que no hay con­tro­les ni na­die que pue­da pa­ra a los ta­xis ile­ga­les”, se que­jó.

Tam­bién di­jo que la di­fe­ren­cia con años an­te­rio­res es que la fal­ta de em­pleo se ha­ce ca­da vez más evi­den­te y que eso ge­ne­ra una cri­sis más no­to­ria en el sec­tor.

Al mis­mo tiem­po re­cor­dó que el año pa­sa­do se apro­bó una nue­va or­de­nan­za que sur­gió tras un acuer­do en­tre ri­va­li­da­des his­tó­ri­cas co­mo los ta­xis­tas y re­mi­se­ros.

“Se hi­zo con el ob­je­ti­vo de com­ba­tir a los ile­ga­les, pe­ro la reali­dad es que al no es­tar re­gla­men­ta­da y la inac­ción del Mu­ni­ci­pio por la fal­ta de con­tro­les ca­lle­je­ros no ge­ne­ró nin­gún efec­to”.

Por úl­ti­mo re­cor­dó que pre­sen­ta­ron va­rias de­nun­cias con pa­ten­tes, fotos y nú­me­ros de te­lé­fono de quie­nes tra­ba­jan co­mo ta­xis­tas con au­tos par­ti­cu­la­res pe­ro que mu­chos si­guen tra­ba­jan­do sin que al­guien de la co­mu­na lo im­pi­da.

“A no­so­tros se nos exi­gen mu­chí­si­mas co­sas y no se nos pro­te­ge de es­ta com­pe­ten­cia des­leal”, sos­tu­vo.

Los ta­xis­tas ile­ga­les no son más que de­socu­pa­dos que po­nen sus au­tos par­ti­cu­la­res pa­ra con­ver­tir­los en un me­dio de transporte pa­ra­le­lo a los ta­xis o re­mi­ses, pe­ro a pre­cios mu­cho más ba­jos. Eso los con­vier­te atrac­ti­vos pa­ra una gran can­ti­dad de gen­te.

In­clu­so hay pa­dres que usan esos ser­vi­cios pa­ra que sus hi­jos va­yan a la es­cue­la. “Hay com­bis tru­chas y mu­chos ta­xi ha­cien­do ese tra­ba­jo. Lo que ha­ce­mos quie­nes pres­ta­mos un ser­vi­cio en re­gla es de­nun­ciar al Mu­ni­ci­pio”, con­tó Juan Cen­ci, due­ño de una com­bi de un transporte es­co­lar que fun­cio­na de ma­ne­ra le­gal.

Días atrás, re­pre­sen­tan­tes del Cen­tro de Pro­pie­ta­rios de Ta­xis y re­fe­ren­tes de los re­mi­se­ros fue­ron al Con­ce­jo De­li­be­ran­te a pe­dir cam­bios en la or­de­nan­za que re­gu­la am­bas ac­ti­vi­da­des.

En­tre las mo­di­fi­ca­cio­nes que pi­den se in­clu­ye el plo­teo de to­dos los au­tos. Y en el fon­do ex­pli­ca­ron que la lu­cha es con­tra los cien­tos de ta­xis y re­mi­ses tru­chos que deam­bu­lan por la ciu­dad y que se­gún di­je­ron “les ro­ban el tra­ba­jo y son una com­pe­ten­cia des­leal”.

“Hay más ta­xis y re­mi­ses tru­chos que le­ga­les en es­tas ca­lles. Pa­ra con­tro­lar­los se ne­ce­si­ta­rían mu­chos más ins­pec­to­res que los que tie­nen des­ti­na­dos pa­ra ese fin”, se que­jó el re­fe­ren­te de ta­xis­tas (le­ga­les) Ro­ber­to de Ba­rre­ne­chea.

A no­so­tros se nos exi­gen mu­chí­si­mas co­sas y no se nos pro­te­ge de es­ta com­pe­ten­cia des­leal”, sos­tu­vo”, se­ña­ló Ro­ber­to De Ba­rre­ne­chea, re­fe­ren­te de los ta­xis­tas.

La ofer­ta on­li­ne es muy di­fí­cil de con­tro­lar. Y ca­da vez pros­pe­ra más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.