Ex­pe­rien­cias al mar­gen de la for­ma­li­dad

La Nueva Domingo - - EN PRIMER PLANO. INFORME ESPECIAL -

Atra­vés de las re­des so­cia­les, “La Nue­va.”

con­tac­tó a va­rias per­so­nas que se ga­nan la vi­da al mar­gen del mercado la­bo­ral for­mal. Aun­que to­dos son cons­cien­tes de esa si­tua­ción, es­gri­men que la fal­ta de tra­ba­jo, o bien la es­ca­sa re­mu­ne­ra­ción que ob­tie­nen en ellos, los obli­ga a desa­rro­llar es­ta la­bor. Es­tos son los tes­ti­mo­nios:

--Car­la (28): “Via­jo ca­da 15 días a La Sa­la­da pa­ra com­prar ro­pa, que des­pués re­ven­do en­tre mis amigos o bien a gen­te que con­tac­to vía re­des so­cia­les. Una vez me pu­se a sa­car nú­me­ros y es im­po­si­ble que ga­ne la mis­ma pla­ta abrien­do un ne­go­cio. Ob­via­men­te que corro ries­gos, por­que en és­tas épo­cas es im­po­si­ble ven­der al con­ta­do y to­dos pi­den cuo­tas. En ese ca­so, in­ten­to que la pri­me­ra cuo­ta cu­bra el va-

lor que pa­gué yo la pren­da pa­ra, al me­nos, no sa­lir per­dien­do si esa per­so­na des­apa­re­ce”.

--Ma­ría Eu­ge­nia (42): “Yo ten­go un tra­ba­jo for­mal, pe­ro en mis tiempos li­bres pre­pa­ro tor­tas pa­ra cum­plea­ños. Hi­ce un cur­so de de­co­ra­ción y las co­cino en mi ca­sa. Ob­via­men­te que sa­len más ba­ra­tas que en una pa­na­de­ría, pe­ro ten­go dos pro­ble­mas: no las pue­do ha­cer de un día pa­ra el otro y tam­po­co ten­go la ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer va­rias a la vez. De pro­me­dio, ven­do dos o tres por fin de se­ma­na y eso me per­mi­te un in­gre­so ex­tra”. --Ya­mi­la (41): “Yo soy em­plea­da y el suel­do no me al­can­za. En­ton­ces em­pe­cé a ha­cer vian­das, que se las sue­lo ven­der a mis co­no­ci­dos. To­do lo que ven­do es co­ci­na­do y en­tre­ga­do en el mo­men­to pa­ra evi­tar co­rrer ries­gos con la ca­de­na de frío. Bus­co pro­duc­tos en ofer­ta pa­ra ge­ne­rar los me­núes y, de esa ma­ne­ra, ha­cer un po­co más de di­fe­ren­cia”.

--Ro­cío (32): “Me de­di­co a ven­der tec­no­lo­gía, que com­pro en el ex­te­rior. Has­ta aho­ra nun­ca tu­ve pro­ble­mas con la Adua­na. Voy a Chi­le o a Mia­mi. Ge­ne­ral­men­te trai­go pro­duc­tos pe­que­ños, co­mo te­lé­fo­nos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción o net­books, y les ha­go una bue­na di­fe­ren­cia, por­que aquí son mu­cho más ca­ros. En uno de mis úl­ti­mos via­jes a Es­ta­dos Uni­dos co­no­cí a una chi­ca que via­ja pa­ra com­prar ro­pa en los outlets y re­ven­der­las, por-

que aquí son mar­cas de van­guar­dia”.

--Es­te­la (50): “Yo tra­ba­ja­ba en una ro­ti­se­ría y ce­rró. Con mi ma­ri­do de­ci­di­mos in­ver­tir el di­ne­ro de la in­dem­ni­za­ción y un cré­di­to que pe­di­mos pa­ra com­prar un po­co de ma­qui­na­ria. Y en el ga­ra­je de nues­tra ca­sa ha­ce­mos mi­la­ne­sas, ham­bur­gue­sas y arro­lla­dos de po­llo. Vía Fa­ce­book hi­ci­mos una clien­te­la bas­tan­te gran­de, que nos per­mi­te so­bre­vi­vir”.

--Iris (35): “Me que­dé sin tra­ba­jo y con mi ma­ri­do, pa­ra su­mar un po­co más al suel­do de él, va­mos al ma­yo­ris­ta a com­prar pro­duc­tos ali­men­ti­cios que des­pués se­pa­ra­mos pa­ra ar­mar una es­pe­cie de ca­nas­ta bá­si­ca. Le po­ne­mos fi­deos, arroz, acei­te y esa cla­se de pro­duc­tos no pe­re­ce­do­res y la ofre­ce­mos por Fa­ce­book”. --Lau­ra (31): “Ten­go dos hi­jos y des­de fe­bre­ro que es­toy de­socu­pa­da. Lle­vo a los hi­jos de mis ami­gas a la es­cue­la, al club, a bai­lar los sá­ba­dos a la no­che o adon­de me pi­dan. Gano unos 8.000 pe­sos men­sua­les y so­lo lle­vo co­no­ci­dos”. --Al­ber­to (53): “Ha­ce 3 años que se fun­dió la em­pre­sa en la que tra­ba­ja­ba y no con­si­go tra­ba­jo. Lle­vo ju­bi­la­dos a co­brar al ban­co, los es­pe­ro y los vuel­vo a de­jar a sal­vo en sus ca­sas”.

--Silvina (53): “Me de­di­co a ve­ci­nos de la pe­ri­fe­ria al hos­pi­tal o al cen­tro. Les co­bro 17 pe­sos el ki­ló­me­tro y vi­vo ro­gan­do que no se me rom­pa el au­to pa­ra po­der tra­ba­jar. Sé que lo que ha­go es­tá fue­ra de la ley pe­ro no me que­da otra. Mu­chas ma­dres pre­fie­ren de­jar a sus hi­jas ado­les­cen­tes en mis ma­nos cuan­do vuelven de bai­lar a que las lle­ve un des­co­no­ci­do en un ta­xi”.

Cuan­do lle­vás a un pa­sa­je­ro a la ter­mi­nal o a un hos­pi­tal tie­ne que via­jar en el asien­to de ade­lan­te, pa­gar de ma­ne­ra an­ti­ci­pa­da y si hay que de­te­ner­se en lu­ga­res don­de pa­ran ta­xis­tas si­mu­lar un pa­ren­tez­co o víncu­lo cer­cano”. ( SILVINA).

La co­mi­da ca­se­ra, una de las op­cio­nes de tra­ba­jo in­for­mal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.