¿Pro­ble­mas pa­ra al­can­zar re­la­cio­nes se­xua­les ple­nas?

CON L-ARGININA LA DIS­FUN­CIÓN ERÉC­TIL PO­DRÍA SER SU­PE­RA­DA RÁ­PI­DA­MEN­TE.

La Nueva Domingo - - NUEVA -

La dis­fun­ción eréc­til se con­si­de­ra un pro­ble­ma co­mún que afec­ta

a los hom­bres. Co­mo es un te­ma sen­si­ble por­que for­ma par­te de la vi­da ín­ti­ma de los hom­bres, no se tra­ta abier­ta­men­te y los des­ani­ma a buscar ayu­da. La dis­fun­ción eréc­til es la in­ca­pa­ci­dad de man­te­ner una erec­ción lo su­fi­cien­te­men­te es­ta­ble pa­ra per­mi­tir una re­la­ción se­xual sa­tis­fac­to­ria y sue­le apa­re­cer con la edad, so­bre to­do en los hom­bres ma­yo­res aun­que es­ta dis­fun­ción no es ex­clu­si­va del pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to. Es­te tras­torno de­te­rio­ra el flu­jo de san­gre al miem­bro por lo que la L-Arginina cum­ple un rol ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te a la ho­ra de fa­ci­li­tar las he­rra­mien­tas pa­ra so­lu­cio­nar­lo. La L-Arginina es un ami­noá­ci­do que uti­li­za el or­ga­nis­mo pa­ra pro­du­cir óxi­do ní­tri­co; és­te ayu­da a la di­la­ta­ción de los te­ji­dos ca­ver­no­sos pa­ra de­jar fluir la san­gre li­bre-

DIS­FRU­TE CA­DA VEZ QUE QUIE­RA

Au­men­te su ca­pa­ci­dad eréc­til, pa­ra un se­xo más es­ta­ble y du­ra­de­ro men­te. Una vez ini­cia­do es­te pro­ce­so, el te­ji­do eréc­til se abre con ma­yor elas­ti­ci­dad per­mi­tien­do la en­tra­da flui­da de san­gre, ge­ne­ran­do así me­jo­res re­sul­ta­dos y pro­vo­can­do me­jor efi­cien­cia en las re­la­cio­nes se­xua­les. NO CON­TIE­NE SILDENAFIL, NIN­GUNO DE SUS DE­RI­VA­DOS NI SUS­TAN­CIAS PROHI­BI­DAS

CA­DA VEZ MÁS HOM­BRES ELI­GEN CAM­BIAR SU VI­DA:

ELI­GEN EL ME­JOR PRO­DUC­TO ELA­BO­RA­DO CON L-ARGININA, GIN­SENG Y VI­TA­MI­NA B1 ELI­GEN MEJORAR EL REN­DI­MIEN­TO SE­XUAL Y UN COM­POR­TA­MIEN­TO MÁS ES­TA­BLE Y DU­RA­DE­RO ELI­GEN UNA ME­JOR CIR­CU­LA­CIÓN SAN­GUÍ­NEA Y UNA MA­YOR SEN­SI­BI­LI­DAD ELI­GEN UNA PO­TEN­CIA IN­SU­PE­RA­BLE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.