Opi­nan los es­pe­cia­lis­tas

La Nueva Domingo - - EN PRIMER PLANO. INFORME ESPECIAL -

Mau­ri­cio Apri­le, in­ge­nie­ro ci­vil: “Bahía Blan­ca es una ciu­dad ac­ti­va, con una cul­tu­ra que se ve re­fle­ja­da en su pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co, al cual se es­tá tra­tan­do con de­sin­te­rés.

“Si bien hay pro­ble­mas so­cia­les y eco­nó­mi­cos en el país, hay de­ter­mi­na­das co­sas que no se de­be­rían des­aten­der por­que son irre­pa­ra­bles. No es cues­tión de echar cul­pas sino de apor­tar so­lu­cio­nes co­mo ciu­da­da­nos, de tra­ba­jar en con­jun­to.

“En ma­te­ria de bie­nes ar­qui­tec­tó­ni­cos pue­den ins­tru­men­tar­se al­gu­nas me­di­das in­me­dia­tas pa­ra ge­ne­rar re­cur­sos pa­ra la pre­ser­va­ción y con­cre­tar al­gu­nas in­ter­ven­cio­nes bá­si­cas.

“Otro error es pen­sar que reade­cuar edi­fi­cios his­tó­ri­cos es ca­ro. Lo úni­co que se ne­ce­si­ta es usar los ma­te­ria­les de ma­ne­ra ra­zo­na­ble, un sim­ple cri­te­rio de re­glas de buen ar­te.

“Hay que sa­ber apro­ve­char la sin­gu­la­ri­dad de un bien de va­lor pa­tri­mo­nial pa­ra que se jus­ti­fi­que su va­lo­ri­za­ción y que re­cu­pe­rar­lo sea más be­ne­fi­cio­so que de­mo­ler­lo”.

Be­ti­na Kroft, ar­qui­tec­ta: “So­lo una mi­ra­da, tal vez su­per­fi­cial, por los me­ses que tra­ba­jé en Bahía Blan­ca. Me pa­re­ce que es un ciu­dad con po­ca pla­ni­fi­ca­ción, que no sa­be con cla­ri­dad qué quie­re con­ser­var, ¿las áreas ur­ba­nas? ¿los edi­fi­cios? ¿el pai­sa­je ur­bano? ¿las al­tu­ras? Da la im­pre­sión que res­pon­de pun­tual­men­te an­te la pre­sen­ta­ción de so­li­ci­tud de per­mi­sos de obra.

“El rol de una Co­mi­sión Ase­so­ra en cues­tio­nes pa­tri­mo­nia­les es im­por­tan­te. De­bie­ra fi­jar pau­tas y cri­te­rios aun­que des­pués ca­da ca­so sea par­ti­cu­lar y su pro­ble­má­ti­ca de­ba ana­li­zar­se pun­tual­men­te. El área de Pla­nea­mien­to de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de­be­ría pro­pi­ciar reunio­nes en­tre los ac­to­res, es­ti­mu­lar­las, con­vo­car­las. Or­ga­ni­zar de­ba­tes con pro­fe­sio­na­les pa­ra tra­tar ca­sos que sen­ta­rían pre­ce­den­te”.

Jo­sé Va­lle, em­pre­sa­rio: “La de­mo­li­ción del ca­fé La Mo­re­ni­ta (en Was­hing­ton y Al­ber­di, un ca­fé de 1920) me pro­du­jo pro­fun­da tris­te­za, por­que era un si­tio em­ble­má­ti­co de la ciu­dad y de Vi­lla Mi­tre. Ade­más de ser par­te de la iden­ti­dad ba­rrial con­te­nía ob­je­tos im­por­tan­tes, un cua­dro de Agus­tín Ma­gal­di, una ra­dio an­ti­gua.

“Son los pri­va­dos los que de­ben ayu­dar al Es­ta­do pa­ra que no ocu­rran es­tas co­sas. Yo ten­go una re­la­ción con el ca­fé Mi­ra­va­lles (ave­ni­da Ce­rri 700, otro bar his­tó­ri­co), don­de de­ci­dí apli­car mi ex­pe­rien­cia de tra­ba­jar en ba­res no­ta­bles de Bue­nos Ai­res.

“Así ge­ne­ra­mos una pro­pues­ta de 'ver­mú con his­to­ria' que ha ge­ne­ra­do un mo­vi­mien­to in­tere­san­te y fue acer­can­do a otros ges­to­res. Hay he­rra­mien­tas de es­te ti­po que pue­den sal­var un lu­gar. Pe­ro pa­ra eso se ne­ce­si­ta va­lo­rar el pa­sa­do y en­ten­der­lo co­mo una he­rra­mien­ta pa­ra ge­ne­rar un pre­sen­te y un fu­tu­ro me­jor”.

Jo­sé Mar­ci­le­se, li­cen­cia­do en His­to­ria, a car­go del Ar­chi­vo de la Me­mo­ria de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Sur, in­ves­ti­ga­dor del CO­NI­CET: “El pa­tri­mo­nio es­tá for­ma­do por di­fe­ren­tes ele­men­tos, lo in­ma­te­rial, co­mo las tra­di­cio­nes que ha­cen a la cons­truc­ción de un ima­gi­na­rio y, por otro, el ma­te­rial, for­ma­do por los es­pa­cios pú­bli­cos, la ar­qui­tec­tu­ra, los lu­ga­res que tie­nen sen­ti­do pa­ra los ve­ci­nos.

“Bahía Blan­ca des­de ha­ce mu­cho tiem­po no ha con­ser­va­do ese pa­tri­mo­nio. El Es­ta­do no ha desa­rro­lla­do una po­lí­ti­ca de con­ser­va­ción de sus lu­ga­res em­ble­má­ti­cos, no ha des­ti­na­do re­cur­sos. Con los bie­nes pri­va­dos es más com­pli­ca­do, por­que hay in­tere­ses más di­fí­ci­les de re­sol­ver. Ve­ni­mos de dé­ca­das de ata­ques al pa­tri­mo­nio pri­va­do, pe­ro tam­bién del pú­bli­co”.

Al­do Brac­ci­ni, ar­qui­tec­to: “Lo que fal­ta en nues­tra ciu­dad es pla­ni­fi­ca­ción. Hoy no sa­be­mos si­quie­ra ha­cia dón­de cre­ce la ciu­dad, dón­de ubi­car los edi­fi­cios ni cuál es la ciu­dad que pre­ten­de­mos ge­ne­rar. Te­ne­mos un Có­di­go de Pla­ni­fi­ca­ción de los 90, cuan­do mu­cho ha pa­sa­do en los úl­ti­mos 20 años.

“De­bie­ra exis­tir una le­gis­la­ción en ma­te­ria pa­tri­mo­nial, pe­ro vi­vi­mos en una ciu­dad don­de no po­de­mos evi­tar que se es­ta­cio­ne en lu­ga­res prohi­bi­dos, me­nos po­de­mos pe­dir que no de­mue­lan, que no se cor­ten los ar­bo­les o que se cui­den los lu­ga­res pú­bli­cos.

“Fal­ta una con­cien­cia co­lec­ti­va. Si na­die pien­sa en lo pú­bli­co, en­ton­ces no se pue­de es­pe­rar que los pri­va­dos pien­sen en ge­ne­rar pro­pues­tas de va­lor.

“Los es­pa­cios pú­bli­cos ha­cen al sen­ti­do de per­te­nen­cia, pe­ro tam­bién los edi­fi­cios que lo con­tie­nen tie­nen su fun­ción. Lo im­por­tan­te, más allá de man­te­ner obras em­ble­má­ti­cas, es de­fen­der las ca­rac­te­rís­ti­cas de los lu­ga­res, co­mo es el ca­so de la ave­ni­da Alem o del par­que de Ma­yo.

“Los edi­fi­cios no de­ben al­te­rar las ca­rac­te­rís­ti­cas de esas áreas. Bien im­plan­ta­dos, sin per­tu­bar el en­torno, pue­den me­jo­rar el si­tio”.

Darío Fau­re, em­pre­sa­rio, desa­rro­lla­dor in­mo­bi­lia­rio: “Es im­por­tan­te lo­grar un equi­li­brio en­tre pre­ser­va­ción del pa­tri­mo­nio y te­ner las nor­ma­ti­vas que per­mi­tan que la ciu­dad crez­ca.

“No im­pe­dir pe­ro tam­po­co de­jar que se ha­ga cual­quier co­sa. De­be ha­ber re­glas cla­ras y pa­ra eso es cla­ve de­fi­nir qué ciu­dad que­re­mos ge­ne­rar. Al pri­va­do se le de­be in­di­car so­bre qué si­tios in­ter­ve­nir, pe­ro tam­bién te­ner fle­xi­bi­li­dad pa­ra acep­tar y con­si­de­rar sus pro­pues­tas.

“Hay in­ver­so­res que a ve­ces lle­van bue­nas pro­pues­tas al mu­ni­ci­pio pe­ro si no hay fle­xi­bi­li­dad de par­te del Es­ta­do mu­chas ve­ces se pier­den bue­nas opor­tu­ni­da­des”.

Ro­sa­na Vec­chi, ar­qui­tec­ta, do­cen­te: “El es­pa­cio pú­bli­co es lo que de­fi­ne la ca­li­dad de las ciu­da­des. En Bahía Blan­ca ha­ce tiem­po que las po­lí­ti­cas han des­es­ti­ma­do las in­ver­sio­nes en el mis­mo. Se per­ci­be una sen­sa­ción de in­de­fen­sión. Si bien las nor­ma­ti­vas exis­ten, qui­zás no en la di­ver­si­dad ne­ce­sa­ria y en la ma­yo­ría de los ca­sos no se cum­plen. El con­trol es­tá, en va­rios ca­sos, des­man­te­la­do.

“La fal­ta de cul­tu­ra ur­ba­na por par­te de fun­cio­na­rios ha agra­va­do la si­tua­ción de pér­di­da y de­te­rio­ro del es­pa­cio. Des­de la agre­sión al ar­bo­la­do ur­bano, las de­mo­li­cio­nes de edi­fi­cios his­tó­ri­cos o de las pér­go­las de la Pla­za Pe­lle­gri­ni, el pa­no­ra­ma de de­vas­ta­ción es evi­den­te.

“El pa­tri­mo­nio ur­bano no es so­lo ca­ta­lo­gar edi­fi­cios. Hay una im­por­tan­te va­rie­dad de si­tua­cio­nes y pai­sa­jes que es ne­ce­sa­rio com­pren­der en su con­jun­to.

Nin­gu­na de es­tas fi­gu­ras pue­den ser pen­sa­das sin la par­ti­ci­pa­ción de los ve­ci­nos, las or­ga­ni­za­cio­nes y los ac­to­res so­cia­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.