Pa­pe­lón mun­dial por in­ci­den­tes en la fi­nal Ri­ver-Bo­ca

Las pér­go­las de la pla­za Pe­lle­gri­ni, la de­mo­li­ción del bar La Mo­re­ni­ta, la trans­for­ma­ción de Alem y otras ca­lles dis­pa­ran un de­ba­te com­ple­jo.

La Nueva Domingo - - PORTADA - Ma­rio Mi­ner­vino mmi­ner­[email protected]­nue­va.com

Más de 1.500 efec­ti­vos de la po­li­cía no pu­die­ron cus­to­diar el mi­cro del plan­tel xe­nei­ze, bru­tal­men­te ata­ca­do por hin­chas lo­ca­les. Los ju­ga­do­res Pa­blo Pé­rez y Gon­za­lo La­mar­do re­sul­ta­ron le­sio­na­dos. El par­ti­do fue sus­pen­di­do por la Con­me­bol lue­go de cua­tro ho­ras de de­li­be­ra­cio­nes. La de­fi­ni­ción de la Li­ber­ta­do­res pa­só pa­ra hoy a las 17 en el Mo­nu­men­tal, pe­se a que fue clau­su­ra­do.

Hay que cui­dar­se de de­cir­les que a ve­ces ciu­da­des di­fe­ren­tes se su­ce­den so­bre el mis­mo sue­lo y ba­jo el mis­mo nom­bre, na­cen y mue­ren sin ha­ber­se co­no­ci­do, in­co­mu­ni­ca­bles en­tre sí. En oca­sio­nes has­ta los nom­bres de los ha­bi­tan­tes per­ma­ne­cen igua­les, y el acen­to de las vo­ces, e in­clu­so las fac­cio­nes; pe­ro los dio­ses que ha­bi­tan ba­jo esos nom­bres y en esos lu­ga­res se han ido sin de­cir na­da y en su si­tio

han anida­do dio­ses ex­tran

je­ros”. Ita­lo Cal­vino, “Las Ciu­da­des In­vi­si­bles”

*** ¿Cuán­tas Bahía Blan­ca se su­ce­die­ron des­de que en abril de 1828 los sol­da­dos lle­ga­dos des­de el fuer­te de Tan­dil le­van­ta­ron el pri­mer ran­che­río pa­ra una tro­pa can­sa­da y con frío?

Se po­dría de­cir que mu­chas, pe­ro tam­bién que ha si­do siem­pre la mis­ma. Apre­tu­ja­da al­re­de­dor de la pla­za Ri­va­da­via, con­cen­tra­da en O'Hig­gins-la-gran­vía-del-Sur-Ar­gen­tino, la de la bur­gue­sía que cons­tru­yó el Club Ar­gen­tino y de la so­cie­dad cul­ta que es­tre­nó “Aí­da” en el Tea­tro Mu­ni­ci­pal.

Pe­ro hay en­tre aquel ini­cio y el pre­sen­te una his­to­ria de 190 años.

De ese ca­mino que­dan al­gu­nas hue­llas. Las de pie­dra y las del es­pa­cio, los ele­men­tos de una ciu­dad que dan re­fe­ren­cia de un pa­sa­do co­mún, que de­bie­ran for­ta­le­cer las tra­di­cio­nes y ge­ne­rar la ne­ce­sa­ria iden­ti­dad ur­ba­na.

No es te­ma de ar­qui­tec­tos o de in­ge­nie­ros de­fi­nir una ciu­dad. Es al­go mu­chí­si­mo más com­ple­jo. Exi­ge la par­ti­ci­pa­ción de so­ció­lo­gos, eco­no­mis­tas, edu­ca­do­res, geó­gra­fos y psi­có­lo­gos. De mé­di­cos, ve­ci­nos, em­pre­sa­rios y po­lí­ti­cos.

Por­que lo que cons­ti­tu­ye la ciu­dad no son so­lo sus edi­fi­cios. Sino sus es­pa­cios pú­bli- cos, sus ve­re­das, sus ca­lles, sus pla­zas, sus pa­seos, sus lu­ga­res de en­cuen­tros.

Es aca­so la cons­truc­ción ar­ti­fi­cial más im­por­tan­te en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, en la cual se desa­rro­lla la vi­da de las per­so­nas.

Esa ciu­dad, la que se sos­tie­ne a par­tir de es­tos bie­nes, mu­ta ca­da día. En sus pri­me- ros tiem­pos de ma­ne­ra pau­sa­da, hoy con una di­ná­mi­ca que mo­di­fi­ca cua­dras y lu­ga­res en cues­tión de ho­ras.

Sus ha­bi­tan­tes son me­ros es­pec­ta­do­res. La­men­tan cier­tas pér­di­das pe­ro ha­cen uso in­me­dia­to de lo que se pro­po­ne a cam­bio. Reac­cio­nan an­te el he­cho con­su­ma­do, se la­men­tan pe­ro no se in­vo­lu­cran. El Es­ta­do es el gran au­sen­te. La com­ple­ji­dad se ha­ce ca­da vez ma­yor.

Ciu­dad nue­va

Se po­dría pen­sar que co­mo nun­ca an­tes es­tán des­apa­re­cien­do del pai­sa­je ur­bano vi­vien­das que fue­ron, du­ran­te dé­ca­das, te­lón de fon­do de va­rias ge­ne­ra­cio­nes.

La in­ce­san­te cons­truc­ción de edi­fi­cios en al­tu­ra y lo­ca­les co­mer­cia­les ocu­pa día a día el lu­gar de vi­vien­das que po­si­ble­men­te ha­yan si­do pen­sa­das "pa­ra siem­pre", por­ta­do­ras de es­ti­los de otras épo­cas, con es­pa­cios or­de­na­dos pa­ra otros usos y cos­tum­bres.

En se­ma­nas se bo­rran cua­dras com­ple­tas, cam­bia la fi­so­no­mía de las ca­lles, se mo­di­fi­can los si­tios de en­cuen­tro, al­gu­nos es­pa­cios pú­bli­cos pa­re­cen con­de­na­dos al ol­vi­do.

A una ve­lo­ci­dad que su­pera to­da ca­pa­ci­dad de pre­vi­sión o de an­ti­ci­po, con un Es- ta­do que en­cuen­tra di­fi­cul­tad pa­ra es­ta­ble­cer po­lí­ti­cas que pue­dan ase­gu­rar que esos cam­bios sean lo me­nos trau­má­ti­cos po­si­bles y lo más fa­vo­ra­ble pa­ra la so­cie­dad en su con­jun­to, la ciu­dad del fu­tu­ro es po­co me­nos que una gran in­cóg­ni­ta.

Los 60, la dé­ca­da

Si bien el con­cep­to de pre­ser­va­ción pa­tri­mo­nial en nues­tra ciu­dad co­men­zó a to­mar fuer­za en los 80 y 90, con la pér­di­da de las pri­me­ras obras em­ble­má­ti­cas, -el in­ven­ta­rio de bie­nes pa­tri­mo­nia­les fue rea­li­za­do en 1992--, la pri­me­ra olea­da de de­mo­li­cio­nes co­men­zó en los 60. En la épo­ca de la apa­ri­ción de los edi­fi­cios en al­tu­ra, de la mo­da de vi­vir en de­par­ta­men­tos.

Una ciu­dad com­ple­ta fue bo­rra­da en ese tiem­po, ya no exis­te y ape­nas so­bre­vi­ve en al­gu­nas fotos o pos­ta­les. Des­de en­ton­ces ese cam­bio no se ha de­te­ni­do.

Ya no exis­ten los ci­nes del cen­tro, ni el pa­la­ce­te de New Lon­don en ca­lle O'Hig­gins, ni el edi­fi­cio de la Es­cue­la Nor­mal de Brown y Vi­lla­rino, ni los gal­po­nes fe­rro­via­rios del No­roes­te, ni de­ce­nas de cha­lés de la ave­ni­da Alem, ni las man­sio­nes de Al­si­na, ni las ca­so­nas de Mi­tre, ni los Mer­ca­dos Mo­de­lo.

Los es­tu­dio­sos de la ma­te­ria men­cio­nan una fal­ta de le­gis­la­ción ade­cua­da --so­bre to­do que de­fi­ne co­mo ope­rar e in­ter­ve­nir-- que pro­te­ja me­jor a los bie­nes pa­tri­mo­nia­les, la ca­ren­cia de pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na, el des­ape­go es­ta­tal por el es­pa­cio pú­bli­co, la fal­ta de re­cur­sos pa­ra man­te­ner los bie­nes.

Tam­bién men­cio­nan que los có­di­gos or­de­na­do­res del cre­ci­mien­to de una ciu­dad no pue­den fun­cio­nar sin una cuo­ta de sen­ti­do co­mún y fle­xi­bi­li­dad.

Pre­ten­der, co­mo ocu­rre en nues­tra ciu­dad, que le­gis­lar con un pen­sa­mien­to de la dé­ca­da del 70, re­no­va­do par­cial­men­te en los 90, tie­ne al­go que ver con el pre­sen­te es un error evi­den­te y gro­se­ro.

Un área de pla­nea­mien­to mu­ni­ci­pal de­bie­ra te­ner una di­ná­mi­ca y un equi­po de tra­ba­jo cons­tan­te, de ca­da día. En ese mar­co de ca­ren­cias y li­mi­ta­cio­nes es que su­ce­de lo que su­ce­de.

"Los hom­bres ha­ce­mos las ciu­da­des y des­pués las ciu­da­des nos ha­cen a no­so­tros", di­jo el es­ta­dis­ta Wins­ton Chur­chill.

Ca­da de­ci­sión que se to­ma hoy ten­drá in­fluen­cia, pa­ra bien o pa­ra mal, en los que vi­vi­mos hoy la ciu­dad y en las ge­ne­ra­cio­nes que ven­drán. Ca­da de­ci­sión bo­rra­rá par­te de la me­mo­ria. No es po­ca co­sa.

Lo que cons­ti­tu­ye la ciu­dad no son so­lo sus edi­fi­cios. Sino sus es­pa­cios pú­bli­cos, sus ve­re­das, sus ca­lles, sus pla­zas, sus pa­seos, sus lu­ga­res de en­cuen­tro.

FOTOS: REUTERS Y TÉ­LAM

AR­CHI­VO LA NUE­VA.

La de­mo­li­ción de La Mo­re­ni­ta fue otro gol­pe. Tam­bién los bie­nes fe­rro­via­rios y el es­ta­do de ca­so­nas co­mo en Brown al 400.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.